Airbus vs. Boeing: una historia anotada y animada

Dennis A. Muilenburg ya no es el CEO de Boeing. Los terribles errores de diseño cometidos con el Boeing 737 MAX que provocaron dos accidentes aéreos en Indonesia y Etiopía (con la muerte de 346 personas) ha traído un punto de inflexión en la compañía. Desde entonces, este modelo no tiene permitido volar. Los aviones se acumulan parados en las fábricas de la compañía.

La crisis de este modelo de 737 es importante. Estamos hablando de la familia de modelos que pelea con Airbus y su 320 en los últimos años. Es cierto que quizás la crisis de reputación no se gestionó bien: Boeing culpó inicialmente a la falta de mantenimiento de las aerolíneas. Luego la compañía admitió que el sistema de estabilización automático (MCAS) fue un elemento importante en ambos accidentes: provocó el descenso del morro del avión hasta 20 veces tras haber recogido lecturas erróneas. Se culpó al software o a la informática en ese momento. La política de ahorro en gasto en la formación de los pilotos parece que llevó a que las relaciones entre pilotos también se dejaran de fortalecer; que también salió como otra posibilidad para haber detectado la posibilidad de fallo del MCAS. La interacción humano-máquina, también apareció como otro elemento de juicio y seguramente reflexión (las máquinas pueden llegar a ser inteligentes, pero deberán también ser usadas y por lo tanto, tener relación, con humanos).

Más allá de los datos y de lo que devenga el futuro para las compañías, me parece realmente apasionante leer sobre una industria tan compleja como la aeronáutica. Quizás es por las horas que acumulo en aviones de Boeing y Airbus a lo largo del año. Pero lo cierto es que las catástrofes humanas como la de un accidente de avión me recuerdan siempre lo compleja que es la ingeniería y sobre todo, el uso de los artefactos que produce. El mundo se vuelve complejo y cada vez más tecnológico. Por lo que aportar seguridad y bienestar a la humanidad desde la tecnología me parece crítico. No voy a ser yo el que juzgue lo sucedido con el 737 MAX, pero me ha parecido especialmente sugerente la última lectura que os enlazaba en cuanto a la relación humano-máquina. Y que esto sea auditado desde las agencias públicas reguladoras, aún más. El vehículo autónomo lo tenemos ahí cerca. Y las aplicaciones móviles hacen cosas (y obtienen datos), que creo también debería seguir caminos de trazabilidad parecidos.

The Federal Aviation Administration, under fire for its approval of the now-grounded Boeing 737 Max, will work to better assess how human pilots interact with increasingly automated and complex aircraft, the agency’s chief said Tuesday.

Me apetecía narrar esta historia de la compleja industria aeronáutica a partir de una visualización. Os dejo aquí el código que genera la gráfica anotada y animada que abajo os dejo. Tras escrapear la web de la Wikipedia con los datos de aviones entregados por ambas compañías en los últimos 30 años, he hecho uso de ggplot, gganimate y otras librerías de anotaciones gráficas para narrar esta historia temporal con algunos de los hitos que a lo largo de los años ocurrieron. He sombreado los últimos tres años, los de la caída en picado de aviones entregados por Boeing, que da muestra de los motivos de preocupación que pueden tener los accionistas y el gobierno federal americano en su extensión.

Airbus vs. Boeing: una historia animada y anotada
Airbus vs. Boeing: una historia animada y anotada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .