Blockchain, Bitcoin y su (supuesta) aportación social

Sobre Blockchain escribí hace bastante tiempo. Era un tiempo en el que en España muchos se preguntaban qué era esa nueva palabra que empezaba a ocupar conversaciones “populares”. Con el tiempo, se está hablando del minado en todos los sitios, y sobre todo, se está popularizando la idea de que su aportación al desarrollo de nuestras sociedades está fuera de toda duda. Especialmente, por su relación con el bitcoin y su también supuesta aportación social. Como siempre, la historia tiene más matices que claridad.

La tecnología de cadena de bloques o “blockchain” muchos la conocen ya como la “máquina de la confianza”. Se trata de una tecnología criptográfica que permite disponer de un “libro mayor” distribuido y que así requiere también de un consenso (igualmente distribuido, naturalmente) para poder modificar la información que almacena. Por todo ello, la seguridad aumenta.

Esta arquitectura y diseño le permite disponer de un discurso fresco que cala muy bien en todos aquellos sectores que ven como el culpable de todos los males a las instituciones tradicionales (no solo a las financieras): ser independiente de un banco central para procesar pagos o comprar divisas, suena muy bien. Descentralizar el poder, también. Disponer de contratos inteligentes que se “autoexpresan” sin dependencia de terceros (notarios, registradores, etc.) también gusta a la gente. Y hacer transferencias de forma segura de activos digitales, también pinta bien.

Todo esto ha traído que no solo mucha gente hable de ello y piense que va a revolucionar nuestras sociedades, sino que también, lo ha empezado a utilizar. En el último Foro Económico Mundial de Davos, Blockchain fue la segunda palabra más empleada (después de “Trump”). Algunos ejemplos que se pueden encontrar por ahí:

  • Carrefour en Francia ya está utilizando estas cadenas de bloques para trazar la procedencia de productos como la miel, queso, leche, salmón o hamburguesas.
  • El gigante del sector de los diamantes De Beer, ha implantado una solución basada en Blockchain para controlar cómo van cambiando de manos sus diamantes.
  • Telefónica, Seat y el fabricante de componentes Ficosa, están trazando la cadena de suministro a través de una solución de contratos inteligentes.
  • Santander ha puesto en marcha One Pay FX, un nuevo servicio basado en blockchain para realizar trasnferencias de manera rápida, sin esperar a autorizaciones posteriores, para verificar las mismas de manera instantánea.
  • AXA ha lanzado un seguro contra retrasos de salida de vuelos: imaginaros que compráis un billete de avión Bilbao-Madrid por 150 € y un seguro de 25 € si el avión se retrasa 2 horas. Si pasadas esas horas de la  hora de salida no ha despegado aún el avión, automáticamente (sin intervención de terceros), recibes 175 € en tu cuenta bancaria.
Fuente: https://bitcoiner.today/es/axa-lanza-una-nueva-poliza-basada-en-ethereum/
Fuente: https://bitcoiner.today/es/axa-lanza-una-nueva-poliza-basada-en-ethereum/
  • Kodak ha lanzado la criptomoneda KodakCoin para que los artistas fotográficos sean capaces de vender directamente sus obras sin depender de instituciones financieras.
  • El gigante del transporte de mercancías Maersk junto con IBM tienen ya una solución para la traducibilidad de determinadas mercancías.

Hay muchos más, pero creo que ya se entiende la intención y los objetivos de todos esos proyectos. Lo que decíamos antes: quitar intermediarios, dar más protagonismo a los agentes de la cadena de valor, etc. Pueden observar cierto patrón en todos estos ejemplos, incluso.

Pero, naturalmente, esta arquitectura y diseño, no viene exenta de problemas. Todavía hay problemas técnicos en ello: su carácter distribuido hace que para ejecutar una operación (devolver el importe de una póliza, hacer una transferencia bancaria, etc.) se deba disponer del consenso de todos los nodos. Es decir, hay latencia. Al basarse en técnicas criptográficas, el coste computacional es realmente grande. Quizás, estos dos problemas (latencia y coste computacional) puedan resolverse pronto: la computación está viviendo una era dorada a nivel de su aumento de capacidad.

Queda claro que la tecnología aporta nuevas formas de hacer las cosas. De momento, son las propias empresas las que están impulsando el movimiento. Pero quién sabe si el día de mañana puedan ser también las administraciones públicas para darnos un valor añadido en la gestión de nuestros trámites. En lo que no estoy tan seguro es que todas las aplicaciones nos den un valor social tan alto. Y voy a coger el ejemplo por antonomasia: las criptomonedas.

Sus adalides, ya nos han contado sus supuestas ventajas. Sin embargo, su volatilidad, falta de transparencia y su no oficialidad, no está exenta de problemas. Básicamente, el riesgo que tiene todavía hoy en día. Pero no es ese precisamente el mayor problema. Son otros, que tienen mucho que ver con esta componente social:

  • Acceso a esta moneda “democrática”: ¿quién puede acceder? Los que tienen conocimientos técnicos. Sino, hazlo a través de intermediarios (los que supuestamente iban a desaparecer).
  • Coste de acceso: no son bajos los costes de procesamiento y recursos energéticos necesarios. ¿No era una monedad democrática? Quizás debiéramos haber explicado este componente financiero también.
  • Coste medioambiental: busquen en google “environmental impact bitcoin“. Más allá de las cifras exactas (difícil obtener), lo que está claro es que el planeta va a pagar los costes energéticos del famoso “minado”.

A sabiendas de la necesidad de conocer técnicamente cómo acceder a sistema, y las dificultades financieras y energéticas planteadas, ¿tan buena resulta? Me genera alguna duda. Y estas mismas dudas me generan el resto de aplicaciones del Blockchain si siguen el mismo patrón de desarrollo.

El valor del Blockchain como tecnología queda fuera de toda duda, pero como siempre, quizás debamos ir más lento en cuanto a sus aplicaciones. Especialmente, reflexionando sobre sus supuestas ventajas sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.