Bitcoin y fake news: una mezcla explosiva

Supongo que a estas alturas todos y todas hemos oído hablar sobre la criptodivisa bitcoin. Escribí hace unas semanas una columna que tuvo bastante impacto, batiendo incluso el récord de lecturas de mis textos en Deia. Deduzco de ello, que despierta interés.

Su evolución en los últimos meses ha dado muchas conversaciones. Cuando ya hasta cualquier persona te pregunta por el tema, debemos empezar a preocuparnos:

Precio de cotización Bitcoin (en USD)
Precio de cotización Bitcoin (en USD)

Aquí pueden ver la evolución de la cotización de manera interactiva. Si se fijan en las variaciones que ha vivido en los últimos meses, además de días de fuertes subidas, también hay importantes bajadas. De eso, naturalmente, se habla menos. Ya sabemos que en épocas de euforia, la gente puede ganar mucho dinero. No interesa que se difundan noticias negativas, porque entonces se nos puede venir abajo todo. Y mucho menos, nos interesa que se difundan noticias falsas o fake news, que con cierta interés y pretensión, pudieran dejar “tocados” los ahorros de más de uno.

En una era en la que el bitcoin ha sido el refugio de muchas personas descontentas que desconfían de las instituciones, ven en esta divisas su refugio de inversión. Robert Shiller, el economista de Yale que escribió el libro “Exuberancia irracional” incluso asocia el crecimiento de esta criptodivisa con la insatisfacción, la ansiedad y el inconformismo con la coyuntura actual que también aupó al poder a Donald Trump.

A comienzos de 2015 apenas valía 300 dólares, ahora ya vemos que oscila alrededor de los 10.000 dólares. Su volatilidad coincide con una época de poco movimiento y oscilación en acciones y bonos, por lo que los mercados financieros y sus empresas participantes, naturalmente, están hablando de ella. Esto sería seguramente impensable cuando en 2009 el misterioso Satoshi Nakamoto creo un proyecto de software abierto que describía una divisa digital. Ni siquiera sabemos si existe esta persona. Pero ya vemos que muchos confiamos en ella. En noviembre, el valor de Bitcoin superó los 170.000 millones de dólares, sobrepasando a la propia ¡¡General Electric!!, la empresa industrial por antonomasia.

Para prevenir el fraude, la divisa se fundamenta en técnicas criptográficas. Por eso se llaman criptodivisas. Pero lo que no puede evitar esta criptodivisa es el fraude al que somete, como cualquier otro elemento de inversión, gracias a la falta de información cierta o parcial. En Snopes ya han salido unas cuentas. En un mundo en el que crear una noticia falsa y difundirla es técnica y socialmente fácil (en el artículo anterior lo comenté en detalle, al final del mismo), especular con el valor de algo que poca gente entiende, no es tan difícil. Si una persona cercana nos ha dicho que esto funciona, solemos hacer bastante caso.

La historia suele ser un poco más complicada de entender. Conocimos el pasado diciembre un caso que incluso dentro los círculos universitarios, me preguntaron. ¿Era verdad que Corea del Sur quería prohibir la criptomoneda de la que todo el mundo hablaba? Un país como Corea del Sur (serio y tecnológicamente avanzado) y una información emitida por Reuters (medio serio y con reputación). Fijaros en la evolución de su inversión arriba, y miren estos días particularmente. La gente empezó a dudar sobre Bitcoin, y sobre otras divisas digitales como Litecoin, Ehereum, etc. (todas con lógicas parecidas  Bitcoin en cuanto a su naturaleza). Un par de horas después supimos que la información no era del todo cierta. Lo que se iba a prohibir eran las cuentas de intercambio de criptodivisas anónimas. Pero ya era tarde para “calmar a los inversores”.

En febrero también conocíamos como el ministro de finanzas de la India, en el discurso sobre los presupuestos anuales, anunciaba que no iba a reconocer como legales las criptodivisas. Concretamente dijo que:

“The government does not consider cryptocurrencies legal tender or coin, and will take all measures to curb the use of these crypto-assets in financing illegitimate activities or any part of payment systems,”

Automáticamente, algunas personas con ciertas influencia en dicha parte del planeta, lo difundieron como una medida de prohibición. ¿Saben lo que pasó en otros lugares del planeta? Efectivamente, dudas de nuevo sobre la valoración de la criptodivisa.

Estas difusiones de noticias falsas, como detalladamente explica el portal Buzzfeed en este artículo, por desgracia, se está convirtiendo en una práctica habitual. Mucha gente participando, poco conocimiento sobre lo que se está comerciando, una inversión sin respaldo de un activo físico (no es el oro), un mundo con pocas alternativas mejores de inversión, etc. Unos ingredientes perfectos para que las noticias falsas campen de nuevo a sus anchas. Aquí os dejo unos pantallazos de otras cuantas noticias falsas que a buen seguro provocaron esas oscilaciones en la cotización.

Una web que falsea la identidad de CNN, y dice que Richard Branson y Elon Musk habrían invertido en Bitcoin
Una web que falsea la identidad de CNN, y dice que Richard Branson y Elon Musk habrían invertido en Bitcoin
Información que decía que Amazon aceptaría Bitcoin. Una información que no ha sido confirmada por Amazon.
Información que decía que Amazon aceptaría Bitcoin. Una información que no ha sido confirmada por Amazon.

La burbuja de las .com estuvo precedida de inversiones masivas de personas que no conocían en qué invertían. Ojo con entender bien lo que hay por detrás, e infórmense antes. Y duden de todo lo que lean, como siempre, haya o no bitcoins.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.