¿Qué hacer con tanto neumático Renove o tirado? Reciclarlo en proyectos con ingenio :-)

El mar negro de Seseña (Fuente: http://www.elpais.com/articulo/madrid/mar/negro/Sesena/elpepuespmad/20101227elpmad_4/Tes)
El mar negro de Seseña (Fuente: http://www.elpais.com/articulo/madrid/mar/negro/Sesena/elpepuespmad/20101227elpmad_4/Tes)
En Navidades salía en Meneame esta noticia sobre un presunto cementerio de ruedas ilegal ubicado en Seseña, municipio de Toledo conocido por ser donde Francisco Hernando, El Pocero, construyó la macrourbanización que pasó a bautizarse como la capital del fiasco inmobiliario.

El artículo se centraba en un supuesto cementerio de ruedas abierto con una licencia municipal en 2003 para reciclar neumáticos. Sin embargo, 7 años después, la quimera del reciclaje ha dejado lugar a un cementerio de ruedas. La empresa que lo gestionaba (pretérito porque las instalaciones fueron precintadas en Septiembre del 2010) cobraba por ello, pese a que no reunía las condiciones de seguridad (riesgo alto de incendios) e incumplía (basta comprobar la imagen superior) la declaración de impacto ambiental (impacto visual terrible), contaminación (degradación química parcial, etc.).

Hoy España está hablando sobre una posible introducción de un Plan Renove para 260.000 neumáticos en España, dentro del marco de las necesarias (no ahora solo, sino desde hace tiempo) medidas de ahorro energético. Ahora bien, lo que de momento no he visto plantear es, ¿y qué hacemos con esos 260.000 neumáticos? ¿los quemamos? ¿los dejamos en un cementerio como el de Seseña? Poco o nada conseguiríamos de hacerlo así.

Desde pequeño siempre he sido curioso. Me preguntaba por cosas que acostumbrábamos (en primera persona de la sociedad) a tirar/deshechar, si no podrían tener otro uso. Y me lo preguntaba mucho con las ruedas de los coches, dado que de pequeño hacía casetas con mis amigos, y ya sabéis qué material de construcción se suele utilizar 🙂

La pregunta es, ¿las ruedas no son recicables? ¿esas 50.000 toneladas de neumáticos en Seseña no pueden utilizarse para otros menesteres? ¿sólo las podremos mandar a las máquinas de triturar o a los centros de incineración (provocando esas nubes negras que tan perniciosas serán..)?

Actualmente en España el reciclaje sale caro (debido a la composición del neumático, formado por más de 200 compuestos de origen vegetal, metálico o petrolero, como por ejemplo filamentos metálicos que hay que extraer antes de reciclar), por lo que las empresas ni siquiera pujan en los concursos. Su reciclaje únicamente evita no tener que almacenarlos, ya que esto es aún más caro, más incluso que un neumático nuevo. El procesamiento de reciclaje no consiste en meter el neumático a una planta de procesamiento que los funde y los reconvierte a neumáticos nuevos, betún para carreteras, etc.

Tampoco la legislación ayuda a fomentar el reciclaje, con unos exigentes requisitos en materia de impacto ambiental de agosto de 2002, la Ley de Residuos, las condiciones de seguridad mínimas, los límites de almacenamiento, la proximidad a torres de alta tensión, etc. Todo ello provoca que para empresas privadas, sean los típicos costes que se deshechen e ignoren como alternativa de negocio.

También existe el Plan Nacional de Neumáticos Fuera de Uso 2001-2006 (PNNFU), que prohibó a partir de enero de 2003 su vertido. El PNNFU estableció como objetivos el reciclado de al menos un 25% en peso de los neumáticos y el recauchutado de un 20% antes del 1 de enero de 2007. Desde el 1 de enero de 2003 quedó prohibida su eliminación (vertido o incineración sin recuperación energética).

Anterior a todo eso, directamente se quemaban. La quema directa provoca la emisión a la atmósfera de gases y partículas nocivas. Y como la combustión en hornos de alta calidad que garanticen un mínimo de emisiones resulta muy cara, año tras año, toneladas de neumáticos acaban sus días abandonados en campos y cunetas, o almacenados en vertederos. El aprovechamiento directo de la energíacontenida en los neumáticos puede hacerse mediante incineración o a través de la fabricación de un combustible especial llamado precisamente Combustible Derivado del Neumático o CND (TDF en inglés que dirían). Pero es una opción que el PNNFU autoriza sólo cuando sea imposible otro tratamiento.

Hasta 2005, los fabricantes de neumáticos o los propios fabricantes de coches no se hacían responsables de los mismos una vez que eran deshechados (como sí se hacía y hace con el vidrio o los envases, donde se paga a una empresa por recogerlo, garantizar un mínimo de recuperación, etc. o tendrán que afrontar una multa). Sin embargo, con la aprobación en España del Real Decreto 1619/2005 de finales del 2005, el fabricante del neumático debe hacerse cargo del residuo, que en el caso del neumático, se produce cuando el desgaste hace desaparecer el relieve de la banda de rodadura (en términos técnicos, cuando la profundidad del dibujo de tus neumáticos es inferior a 1,6 milímetros). El principio de jerarquía recogido en el artículo 1.1 de la Ley 10/1998, de 21 de abril es el procedimiento a seguir para reciclar el neumático usado. Incluso está regulado que en la factura de venta del neumático se explicite los costes de gestión (1,47 €/neumático) del residuo para concienciar al ciudadano de prevenir la generación de residuos.

Prevenir siempre es mejor que lamentar, los neumáticos durarán mucho más si controlamos regularmente la presión y alineación de las ruedas y no conducimos de forma agresiva (conducción typical Spanish). Salir de un semáforo quemando rueda o frenar bruscamente disminuye, considerablemente, su vida útil. Si, además, los fabricantes incorporaran la tecnología actualmente disponible para hacer neumáticos más resistentes al rodamiento, en sólo cinco años podría reducirse en un 5% el peso de este tipo de residuos.

Todo ello ha provocado que en 2009, el 50% de los neumáticos fueran reciclados. El resto: un 30% fue combustible para las cementerasun 8% reutilizado y un 12% recauchutado (procedimiento que consiste renovar el neumático cambiándole la banda de rodadura). En Dinamarca, Países Bajos y Alemania es muy común el recauchutado, que pasa por el uso posterior de un neumático, que a priori, es más favorable (incluso se puede someter varias veces a recauchutado a un neumático), ya que únicamente necesita 5,5 litros de petróleo a los 35 necesarios para fabricar un neumático de coche (o medio barril de petróleo para un neumático de camión). Su uso todavía no está muy extendido, básicamente porque no duran lo mismo que unos nuevos, sino bastante menos, y además cuestan poco menos que unos nuevos de bajo precio.

Entonces, de la opción de reciclaje, ¿qué se puede sacar de provecho de una materia prima muy combustible, que se podría vender a bajo coste? Separando los distintos materiales (caucho, metal y fibra) se les puede dar distintas aplicaciones:

  • El acero para acerías
  • La fibra para aislamiento de paredes
  • El caucho para rellenar de campos de césped artificial (la famosa gomita esa negra), revestimientos de pavimentos, zapatas para frenos, calzado, moquetas, suelos de parques infantiles, aditivo de asfalto de carreteras (permite reducir el ruido de rodadura de los vehículos y que se agriete menos, dotándole de mayor resistencia y mejor adherencia), producción de neumáticos nuevos (los neumáticos nuevos incorporan un máximo de un 5% de goma reciclada, cantidad que podría aumentarse sin dificultad hasta valores del 30%, con el consiguiente ahorro energético: para producir un kilo de caucho virgen se necesita invertir casi tres veces más energía que para la producción de un kilo de goma reciclada.), etc.

O incluso reciclar el neumático de manera íntegra, pudiendo construir arrecifes artificiales, puertos, refuerzos de taludes, muros de contención. Algunas empresas que se dedican en España al reciclaje de neumáticos son estaesta y esta. En esta página, lo interesante viene al final, donde aparece mucha gente interesada en diferentes aspectos del reciclaje de neumáticos.

Sin embargo, no vengo con estas palabras a exponer lo ya existente en España, sino a explicar un poco por encima (daría para un artículo excesivamente extenso) un proyecto en el que estuve trabajando en EEUU (de ahí que tuviera la información que he recogido hasta ahora sobre España).

Frente a otras alternativas, como esta australiana de crear un compuesto de goma sintético con excelentes propiedades mecánicas a partir de neumáticos usados o esta de mezclar neumáticos viejos triturados con arena para construir carreteras, en los cursos del Máster de Comercio Internacional de la West Virginia University que cursé, pude participar en un proyecto más que interesante con la empresa de mi por aquel entonces tutor y hoy amigo Sam BonassoCEO de Reinforced Aggregates Company.

Hablábamos anteriormente de aplicaciones en España para el refuerzos de taludes y muros de contención. Sam contemplaba esta idea, pero iba más allá. Las imágenes valen más que 1000 palabras:

Reinforced Aggregates Company Mechanical Concrete Geocell
Reinforced Aggregates Company Mechanical Concrete Geocell

En efecto, utilizar los neumáticos como alternativa a otros materiales de construcción, como el hormigón en edificaciones o asentamientos, o como alternativa al asfaltado de carreteras en países del tercer mundo. Lo que él vino a llamar “hormigón mecánico” (no me gusta mucho la traducción), o en inglés mechanical concrete. Sam, de su experiencia trabajando para el Departamento de Comercio del gobierno federal en la época de Clinton, se dio cuenta que podría contribuir al desarrollo de los países menos favorecidos ofreciendo alternativas al desarrollo de infraestructuras (que es uno de los principales problemas) de bajo coste.

Un par de fotos más de proyectos que tenía cerca de mi casa en Wheeling, West Virginia, y que estuvimos investigando-trabajando con Sam.

Mechanical Concrete Gallery Green Construction Sustainability
Mechanical Concrete Gallery Green Construction Sustainability

Podéis consultar muchos proyectos y más información en su propia página web. Hace pocas semanas hablé con él y me dijo que estaba desarrollando varios proyectos piloto en Texas, y tenía ya apalabrados algunos proyectos de ayuda al desarrollo con el Departamento de Comercio de la Administración Obama.

De acuerdo a los datos de la Federación Española de la Recuperación y Reciclaje (FER), en España se generaron el año pasado 314.000 toneladas de neumáticos fuera de uso (unos 12.500.000 neumáticos), siendo el quinto país de la UE que más de estos residuos produce, por detrás de Alemania, Reino Unido, Italia y Francia. ¿Os imagináis todo lo que podríamos hacer con ellos? ¿Y con todos los neumáticos que el (posible) Plan Renove quiere introducir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.