Me gusta la Reforma Laboral

En definitiva, es cuestión de productividad, no de beneficios fiscales o subsidios. Aún así, me gusta la Reforma Laboral; la flexibilidad interna y la reducción de la indemnización me satisfacen bastante.

Ya puedo escribir una opinión algo más formada sobre la nueva Reforma Laboral del gobierno del PP tras haberme leído las 64 páginas del Real Decreto-Ley 3/2012 de 10 de Febrero de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. 16ª reforma laboral en 36-37 años de Democracia. Era muy difícil aprobar una reforma que fuera más regresiva que la que ya existía, así que muy mal tenía que estar hecha para que no me gustase. Porque sí, me gusta la Reforma Laboral.

Ya hay varios sitios que han caído en “refranes populares”. Uno puede leer de todo:

“[..] recortan derechos laborales de los trabajadores conseguidos con años de lucha. A la vez que fortalece el poder de los empresarios, elimina derechos históricos a los trabajadores bajo la excusa de la crisis económica [..]”.

Hasta donde sé, aumentar derechos laborales durante una crisis económica es ciertamente difícil. Pura lógica o aritmética, vamos. Es algo que también han señalado los medios internacionales más importantes, que por cierto, han enfatizado la importancia de la reforma (así que no debo ser el único, espero que el New York TimesWall Street Journal o Financial Times sean medios que os merezcan solidez a mi argumentación). También se ha difundido mucho esta comparativa de RTVE, aunque no soy yo muy amigo de compararnos con países con instituciones, mercados, cultura, etc. tan diferentes.

¿Razones para la reforma? Unos pocos datos (sacados del propio RD) y unas gráficas:

  • Última Encuesta de Población Activa: 5.273.600 personas en paro (un 22,85%, 577.000 más respecto al 4º trimestre de 2010). Por si no os han informado los telediarios aún, veamos que se cuece por el resto de la Unión Europea:
Paro UE-27 Septiembre 2005-2016
Paro UE-27 Septiembre 2005-2016
  • Tasa de paro entre los menores de 25 años alcanza ya casi el 50%. Como ya escribí aquí, batimos todo tipo de récords también en la Unión Europea.
Desempleo Juvenil en la Unión Europea
Desempleo Juvenil en la Unión Europea
  • La duración media del desempleo en España en 2010 fue de 14,8 meses. Comparémoslo con la media de los países de la OCDE de 9,6.
  • La tasa de temporalidad es del 25%, frente al 14% de media del resto de la Unión Europea.
  • Tenemos que tener en cuenta que a menor empleo, menores ingresos para nuestra “hucha de ahorro intergeneracional común”. Vamos, la Seguridad Social. Desde Diciembre de 2007, tenemos 2.500.000 afiliados menos. Repito, es el ahorro común. Sí, tuyo y mío también. Y esto es especialmente grave si tenemos en cuenta que el gasto medio mensual en prestaciones por desempleo ha subido desde los 1.280 millones de € de 2007 a los 2.584 millones de Diciembre de 2011.

Ante este amalgama de datos, cabe preguntarse, ¿es necesaria la Reforma? Desde luego, creo que la crisis ha dejado claro que los problemas son estructurales (cosas como paro, precariedad y volatilidad del empleo, vamos), no coyunturales. El modelo ha de cambiarse. Es la propia legislación la que condiciona las conductas de empresarios y trabajadores. Los Homo Sapiens respondemos a incentivos. Si el marco legal nos permite comportarnos así, ¿por qué no cambiarlo?

Más aún, considerando que la legislación laboral es heredera directa del Fuero del trabajo, ¡de 1938! La legislación laboral desde entonces (quitando los años del Franquismo, claro), aproximadamente desde finales de los 70, se ha centrado en ir generando modalidades de contratos de trabajo de toda naturaleza (unas 40, paciencia dándole al “Siguiente”, y ahora se crea otro) y bonificaciones (exenciones de pago a la Seguridad Social) para fomentar la contratación.

Es la propia legislación laboral la que tiene mucho que ver con la crisis económica en este país. Cuando oigo/leo sobre la Ley de Economía Sostenible (que ni está ni se le espera) o reformas en el mercado de productos/servicios, sin ir ésto acompañado de reformas estructurales en el mercado de trabajo, es cuando uno pierde esperanzas. El mercado de trabajo y el de productos/servicios no son conjuntos disjuntos. Los incentivos que nos da la legislación laboral es lo que hará centrarse en uno u otro sector. ¿Una firma de ingeniería? Mucho contrato indefinido habría que generar. Mejor algo estacional (esquiar o ponerte el bañador en verano en una playa), que los contratos temporales salen a cuenta.

Vayamos al grano. ¿Qué puntos me gustan?

  • Si el despido es improcedente y el trabajador es indefinido la empresa pagará 33 días por año trabajado en lugar de los 45 días que existían hasta ahora, y con un límite de 24 meses en lugar de los 42 actuales. En números: un trabajador de 15 años de antigüedad que cobra unos 50.000 €, por ejemplo, el despido improcedente era de unos de unos 200.000 €. Ahora pasará a ser de unos 100.000 € (números redondos).
    Esto es algo que hablaba ayer con una amiga, que como yo, ha vivido desde pequeña en el seno de familias empresarias. Despedir es muy caro, lo cual provocaba tener que mantener en tu empresa personas que ciertamente no exhiben en muchas ocasiones conductas adecuadas (es una manera suave de decirlo). Es difícil demostrar ante el juez que esto es así.
    Es más, con esto también se cumple algo que he dicho bastantes veces: proteger al trabajador con una buena protección frente al desempleo y no atarle/protegerle a un puesto de trabajo en cuestión (son cosas muy diferentes). Esta indemnización que debe asumir la empresa es una privatización de una cobertura social que yo entiendo debiera ser pública (que se cubra con más impuestos, por ejemplo). Las empresas no debieran pagarla. El empresario, recordemos, es el que apuesta su capital y horas por que la empresa vaya bien.
  • Reducir la indemnización me gusta porque creo puede incentivar contratar (el miedo al posible despido con una incertidumbre macroeconómica tan alta da pánico a cualquier empresario) y porque no es nada normal que sea en muchos casos más barato quebrar o entrar en concurso de acreedores que despedir a tus trabajadores. Algo falla cuando un marco institucional permite eso.
  • Aumentan las causas para despedir de manera objetiva (no improcedente). Hasta ahora eran causas económicas, organizativas, técnicas o de producción. Ahora se aumenta a pérdidas actuales o previstas y disminución persistente (tres trimestres consecutivos de las ventas).
  • Aumento de la flexibilidad interna: reducir jornadas de trabajadores, reorganizar turnos de trabajo, poder mantener todos los puestos de trabajo así, etc. Actualmente la negociación colectiva no lo permitía. La solución pasaba por EREs con 45 días de indemnización con entre 2 y 4 años creo recordar era la media de tope, es fácil intuir que muchas empresas tienen que bajar la persiana. Digo yo que una persona en paro, ¿preferirá trabajar 20 horas que ninguna no?
    Esta flexibilidad interna, es decir, una negociación colectiva intraempresa, podrá facilitar el ajuste de salarios y condiciones de trabajo a la productividad, el eterno problema de España. El sostén que resulta esta baja flexibilidad hace difícil a una PYME crecer. ¿Os suena eso de que teníamos muchas PYMEs en España? Pues eso. ¿Necesitamos flexibilidad interna? Desde luego, dado que España es el país de la UE con menor grado de flexibilidad salarial e interna.
  • ¿Cómo tratar de aumentar la flexibilidad interna? Prorizando los convenios de empresa (permitir que los empresarios y los trabajadores dialoguen directamente), permite cambiar las condiciones laborales y salariales del convenio al empresario (aunque bajo control), límite de la ultractividad, etc.
    Tal y como está ahora, el anclaje a convenios superiores, hace que empresas de un mismo sector, ubicadas en zonas geográficas con diferencias de paro sustanciales (por ser gráficos, del 10% de la Comunidad Autónoma del País Vasco al 30% de Andalucía), tuvieran las mismas condiciones laborables.
    Lo que creo que va a provocar favorecer los convenios de empresa es que los salarios sean más bajos. ¿Os acordáis eso de que necesitábamos aumentar la competitividad vía deflación salarial (que luego devenga en una de precios)? Pues un primer paso dado. La intuición masculina que acabo de exponer viene derivado de la siguiente gráfica, que refleja el incremento salarial total, en convenios sectoriales y en convenios de empresa desde 1980. Con convenios de empresa ya os podéis imaginar…
  • ¿Necesitamos la deflación? Pues juzguen ustedes mismos, a tenor del mayor aumento de los costes laborales unitarios (ULC) que en Alemania (que hizo los deberes tras el Tratado de Lisboa) y Francia. Sí, ya sé que pedir un ajuste salarial es poco popular, pero ahí están los datos.
    La economía española tiene muchos problemas de competitividad. Para resolverlo, hay que cambiar el sistema de negociación colectiva, que casi no ha variado desde 1980 (en el Máster me sorprendía estudiar regulaciones de los años 80 en una dinámica de mercado tan diferente a la actual).
  • Las entidades públicas también podrán despedir por causas económicas, organizativas, técnicas o de producción para redimensionar sus plantillas. Son empresas también, así que, ¿por qué no cuando estamos, repito, ante una gravísima crisis económica?
  • Prohibición de encadenar contratos temporales sin límite (por cierto, esto le introduje en el último cambio el PSOE, por recordar).

¿Y qué no me gusta?

  • La dualidad va a seguir existiendo. Creo que la temporalidad poco va a variar. Mi ansiado contrato único con indemnizaciones crecientes (el que proponen en FEDEA, vaya), me gusta. Fijaros qué rápido se entiende con 2 gráficas esta idea y cómo se podría terminar con esta dualidad blanco-negro para introducir una gama de grises (fijaros cómo va subiendo la barra):

Indemnización por despido con la dualidad temporal e indefinido (Fuente: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=5368)
Indemnización por despido con la dualidad temporal e indefinido (Fuente: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=5368)
Indemnización por despido creciente a la antigüedad (Fuente: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=5368)
Indemnización por despido con la dualidad temporal e indefinido (Fuente: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=5368)
  • Más bonificaciones y subsidios me parece una medida errónea. Más aún si es para seguir ayudando a las PYMEs. Que sí, que son las que generan empleo, porque claro, poco más tipo de empresas hay. Mejor formación a parados. Nuevos ayudas fiscales de 4.500 € a empresas que contraten a jóvenes y parados de larga duración, pudiera parecer una buena medida. Pero puede ser un parche, porque todo trabajador tendrá que aportar la productividad necesaria para cubrir el coste que representa para la empresa. Volvemos a lo mismo: pan para hoy, hambre para mañana.
  • Seguiremos dependiendo de los jueces. La disyuntiva entre despido procedente (20 días) e improcedente (ahora 33) suele ser cuestión de resolución por parte de un juez. Eso son más costes. Los jueces tendrán mucho que decir ante esta nueva legislación, dado que existen muchas casuísticas sin precedentes.
  • La movilidad: la gente quiere seguir trabajando cerca de su casa. No hay regulación que fomente lo contrario, lo cual sabemos que es un problema. Con poco paro y opciones de movilidad profesional o agilidad en pasar de una empresa a otra, la importancia de la indemnización es menor.
  • Es normal, también, que la reforma quisiera centrarse en nosotros, el colectivo de los jóvenes. Pero ciertamente, no veo nada extremadamente agresivo en ello. Que los jóvenes de menos de 30 años podrán cobrar todo el subsidio de paro de golpe si inician una nueva actividad como autónomos sea una buena medida, está por ver. No me termina de convencer. ¿Un nuevo contrato de formación y aprendizaje hasta los 30 años que estará en vigor hasta que la tasa de paro baje por debajo del 15%? Venga, otro más. Fomentar el empleo juvenil a base de desgravaciones fiscales a las empresas que los contraten no es buena idea; es cambiar piezas de adultos por jóvenes. Nada de empleo neto.

En definitiva, es cuestión de productividad, no de beneficios fiscales o subsidios. Aún así, me gusta la Reforma Laboral; la flexibilidad interna y la reducción de la indemnización me satisfacen bastante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s