Facebook y sus cambios en el muro de notificaciones: así son las cajas negras

He hablado últimamente mucho de Facebook. En este, este y este artículo, he destacado su cada vez mayor peso en muchas de las cuestiones que nos rodean en el día a día. Y que previsiblemente su valor en bolsa seguirá creciendo. Su importancia en la lectura de noticias, captación de tráfico de muchos medios, etc. es cada vez mayor. La figura siguiente, lo pone en perspectiva:

Top de sitios que mayor tráfico aportan a los medios digitales (Fuente: http://blog.parsely.com/wp-content/uploads/2015/12/Top-Traffic-Referrals-Sources.png)
Top de sitios que mayor tráfico aportan a los medios digitales (Fuente: http://blog.parsely.com/wp-content/uploads/2015/12/Top-Traffic-Referrals-Sources.png)

Facebook supera ya a Google, con casi un 40%, en cuanto a “llevar tráfico” a los medios digitales. Esto es por lo que en tantas ocasiones digo en los cursos y conferencias, que “las redes sociales no se usan, sino que se construyen“. Por lo tanto, saber cómo Facebook rige su lógica para mostrar en el muro de notificaciones las noticias que los medios publican, y nosotros seguimos, parece de sentido común.

Si no usas Facebook para leer tus noticias del día a día, debo comunicarte que estas en una minoría. 2 de cada 3 usuarios de Facebook, lee las noticias del día a día dentro del gran medio de comunicación de nuestra era (sí, Facebook, que ya dejó de ser red social hace tiempo). El poder que tiene Facebook es tal, que modifica las reglas de juego a su antojo, y los medios de comunicación le siguen. Que ahora estén haciendo tanto por Facebook Live videos o tanto Instant Articles, no será accidental. Facebook así se lo ha pedido e incentivado.

Esto de las “cajas negras“, y la modificación de las reglas sin mucho escrutinio, es algo de lo que ya he alertado. Pues Facebook, lo ha vuelto a hacer. Hace unos días, cambió el algoritmo de lo que él considera “importante” que leamos. El director de Ingeniería de Facebook, Lars Backstrom, anunció que va a dar más peso a las publicaciones de nuestros amigos.

Esto, que puede parecer una noticia sin mucha trascendencia, creo que sí que lo tiene. Por dos razones, que ya anteriormente he introducido. Los medios digitales de contenidos confían mucho en Facebook para captar tráfico, y en consecuencia, para monetizar sus contenidos digitales a través de la publicidad. Y, en segundo lugar, porque si va a primar más los contenidos de tus amigos, obviamente tu consumo de contenidos se vuelve menos heterogéneo, y se homogeneiza nuestra línea de lectura y pensamiento.

¿Será esto último lo que tiene detrás en la cabeza Facebook? No lo sé, uno nunca sabe con las cajas negras. Pero sí que creo que puede haber detrás un motivo más obvio para una empresa que cotiza en bolsa: dinero. Si yo ahora priorizo los contenidos de los amigos, obviamente los medios tendrán que reaccionar (a sabiendas que el tráfico que les da Facebook es muy apetitoso). Así, Facebook, podría estar buscando una nueva vía de monetización: se acabó el tráfico orgánico en igualdad de condiciones con los de los usuarios de la ex-red social, y bienvenidos a la era del mayor “pago en el muro de Facebook“. Es decir, si me pagas, te priorizo. Algo parecido a lo que hace Google con su red de display y SEM.

Más allá de esta perspectiva de negocio, a mí lo que  más me preocupa es la diversidad de opiniones que recibimos en un medio que cada vez se usa más (no tanto ya en las nuevas generaciones, pero es que ahí ahora mismo no está el meollo del consumo y del voto). Ya el pasado Mayo, algún ex-empleado de Facebook (con lo cual, relativicen sus posibles sesgos y prejuicios), alertaba de una deliberada omisión de comentarios de un color político dado.

En este paper, ya hablaban un poco de todo esto. Usando datos anonimizados, examinaron 10 millones de cuentas de usuarios de Facebook en EEUU. Son los propios usuarios los que refuerzan sus creencias, más que el propio algoritmo de ordenación de Facebook. Por ello mismo, este movimiento puede ser un efecto de reforzar más aún esas creencias, e introducir menos contraste en las opiniones de uno mismo. En definitiva, la intencionalidad de esta decisión pudiera ser clara: no introducir nuevos marcos de pensamiento.

Se ha hablado muchas veces cómo Internet, y su luego “mal” explotada arquitectura abierta se está cargando la objetividad. No tanto por su diseño, sino por las cajas negras que funcionan sobre su diseño. Con estas lógicas perviviendo con nosotros, siempre será fácil encontrar ideas más parecidas a las nuestras, que contrarias a las nuestras. Y así, la salud de las democracias, tengo mis dudas cómo mejorará con las herramientas de Internet. Y por ello, las estrategias, por ejemplo, en campañas políticas, tengo mis serias dudas si están entendiendo estos asuntos que estoy comentando.

Que Facebook reniege de su responsabilidad en todo ello, me parece bastante irresponsable. Esta decisión es una mala noticia para los medios, pero me parece que es una  peor noticia aún para nosotros.

Entendiendo a los millenials: el caso de las autocaravanas

Aquellos que se han hecho mayores con el paso de milenio los hemos venido a bautizar como millenials. Hay muchas definiciones y rangos de edad, pero por simplificar, vamos a quedarnos con aquellos que tienen actualmente entre 18 y 34 años. Es quizás una de las generaciones más analizadas de la historia desde múltiples perspectivas: social, cultural, de consumo, etc. Especialmente, porque es la primera generación que ha nacido en la era digital, esa palanca de revolución industrial que está suponiendo grandes transformaciones.

Son muchas sus particularidades. Pero entre ellas,  cabe destacar su sentimiento de ciudadano del mundo, su amplia educación, su gusto por la aventura personal y su perfil ahorrador. Esto hace que muchas de las actividades que todos hemos hecho a esas edades, sean diferentes a como nosotros las hicimos.

Una de las que más me ha llamado la atención, y por lo que quería escribir esta breve reflexión es su afición por la planificación de vacaciones “a su medida”. Para ellos, las autocaravanas parecen ser un elemento de mucho atractivo. Permiten un estilo de viaje en el que nuestros millenials ponen en práctica su perfil de ahorro, su estilo aventurero y sus ganas de conocer mundo. Al ser nativos digitales, emplean herramientas en la red para localizar las mejores ofertas, como las que se pueden encontrar en portales de Internet como Campanda. Con una rápida búsqueda en este portal uno se puede dar cuenta de las características que tanto les gustan al emplear herramientas digitales: un buscador sencillo que agrega toda la oferta para localizar cualquier aspecto que estén buscando (la personalización de la que hablábamos).

La tendencia parece al alza. Todos los veranos, como podemos ver en la imagen que nos acompaña, el interés por las autocaravanas crece, tanto en alquiler como en ventas. La localización geográfica de España hace que sea la mejor época para que nuestros millenials exhiban sus gustos. Una afición, como la de las autocaravanas, que refuerza mucho otros sectores, en los que también España es fuerte (campings, turismo de sol, etc.).

Búsqueda en Google Trends de "autocaravana" (Fuente: Google Trends)
Búsqueda en Google Trends de “autocaravana” (Fuente: Google Trends)

El seguir estas tendencias de los millenials, parece realmente interesante desde la óptica de los negocios también. A sabiendas de que un 70% de las compras comienzan en Internet, entender lo que buscan, qué preferencias tienen, cuándo y dónde lo buscan, etc., es interesante para poder plantear propuestas de valor personalizadas. Se trata del análisis de las huellas digitales, y del análisis de los datos sociales que van dejando, opinando especialmente sobre los servicios que compran, y que ya vimos influenciaban mucho la decisión de un consumidor.

En todo esto, el paradigma del Big Data tiene también elementos que aportar. Todos esos datos que dejan en las tres principales fuentes digitales (buscadores, redes sociales y medios especializados), permite a muchas empresas del sector turístico personalizar su oferta y ajustarla de la mejor manera posible a sus preferencias. Es más, incluso desde una óptica de oportunidad para la innovación y el emprendimiento, si estuviera operando en el sector, seguiría estas tendencias para poder tratar de adelantarme a la competencia.

La transformación digital no solo ha desintermediado cadenas de valor para construir nuevas propuestas, sino que también ha alterado muchos de los estilos de ocio de las nuevas generaciones. Los millenials, y su perfil ahorrador, aventurero y global, hacen que las autocaravanas se conviertan en un ejemplo de nuevas oportunidades para satisfacer sus gustos. ¿A qué esperas para innovar en tu sector acorde a nuestros millenials?

Cuatro empresas tecnológicas son las más valiosas del mundo

El bajo precio del petróleo está provocando muchos efectos. Uno de ellos, quizás menos comentados que el resto, es que ha aupado a las cuatro primeras posiciones en cuanto a cotización bursátil a cuatro empresas tecnológicas. Aquí os dejo un gráfico de la evolución de la acción de estas cuatro empresas, en orden: Alphabet (Google), Apple, Microsoft y Facebook.

Evolución de la cotización bursátil de las cuatro grandes empresas tecnológicas: Alphabet, Apple, Microsoft y Facebook (Fuente: Yahoo Finances)
Evolución de la cotización bursátil de las cuatro grandes empresas tecnológicas: Alphabet, Apple, Microsoft y Facebook (Fuente: Yahoo Finances)

Alphabet (el grupo de “empresas Google”), Apple, Microsoft y Facebook, copan ahora el ranking, y acumulan un valor en bolsa por 2.000.000.000.000 dólares, es decir, 2 trillones de dólares en nuestra manera de expresar estas unidades, distribuido de la siguiente manera:

  • Alphabet: 547.100 millones de dólares
  • Apple: 529.300 millones de dólares
  • Microsoft: 425.700 millones de dólares
  • Facebook: 326.200 millones de dólares

Estos movimientos, producidos las últimas semanas, tienen su explicación. Y es de lo que quería tratar en este artículo. Esta era digital, que hemos comentado en varias ocasiones, está produciendo valor de manera constante. Estas empresas lo saben, por lo que de diferente manera, pero que hayan pasado a ser las empresas más valiosas del mundo no nos sorprende a muchos. Es la industria que más está transformando modelos de negocio, cadenas de valor, formas de relacinarse y comunicarse, medios de comunicación e información, etc. Veamos caso por caso.

Alphabet, la antigua Google, no superaba a Apple desde 2010. Es además la empresa que mejores perspectivas a largo plazo presenta para los analistas. Básicamente derivado de su apuesta por la innovación y el valor que esta representa. A diferencia de Apple, más centrada en el hardware, Alphabet está inmersa en más proyectos de software e innovación, metiendo sus tenatáculos en sectores tan diversos como la robótica, automazatización, extensión de la vida de las personas y el bienestar, vehículos autónomos, etc. Sectores con mucho potencial. Si bien a corto plazo pudieran erosionar sus márgenes, todavía hoy en día presenta unos márgenes netos superiores a Apple (un 34,05 de cada 100 euros son beneficio limpio, frente al 21,99 de Apple). Además, está tratando de convencer a los inversores que en la transición de la web al móvil, lo está haciendo bien y mantiene su dominio. Según eMarketer, Google tiene el 32% del mercado de publicidad móvil, frente al 20% de Facebook, en segundo lugar. A mí el interrogante que siempre tendré con Google es cómo poder diversificar su actividad de la publicidad, que tantas dudas me genera en esta era de la publicidad omnipresente digital. 

Apple, está con cierto retroceso en las últimas semanas. Las cifras de ventas de su referente, el iPhone, no han sido las esperadas. “Solo” han crecido las ventas un 1%, el peor resultado de la historia. Y este es su principal problema, que depende excesivamente de su dispositivo inteligente. Representa un 66% de sus ingresos. Los ingresos por el MAC y el iPad, encima, han caído. Los analistas incluso empiezan a especular que el mercado de Apple pudiera estar saturándose; ya tienen a la población mundial de mayor poder adquisitivo. Por lo que o bien empiezan a fabricar y comercializar dispositivos de menor coste (una estrategia para competir con Android), o pudieran tenerlo complicado a corto plazo. Sin embargo, el grado de fidelización de sus clientes es alto e importante. Han construido una comunidad de clientes y usuarios a los que les encanta ir a sus tiendas a adquirir sus productos y servicios. Pero necesita siempre nuevas categorías de productos para que este modelo siga funcionan. ¿Será el reloj? ¿Serán las televisiones? ¿Serán los coches? No sé cuál, pero Apple necesita esa nueva categoría.

Microsoft, creo que Satya Nadella está dejando bien atrás los horrendos años vividos por la marca con su antecesor Steve Ballmer (un directivo que destruyó mucho valor que había ganado esta compañía como sistema operativo y software de edición ofimática). En pleno proceso de transformación de su negocio, se está orientando a los servicios en la nube y el software que puede funcionar sobre dicho entorno. Su línea de negocio Azure, su gran apuesta en esta línea, creció un 140% (hasta el 16,2% del mercado), solo por detrás de Amazon Web Services (que tiene un 27,2% del mercado), pero por delante de Google (3,6%) e IBM. Con esta plataforma, están entrando y apostando fuerte por paradigmas como el Internet de las Cosas o el Big Data (que tanto hablar nos está dando). Dada su diversificación y orientación de negocio, si lo sigue haciendo bien, creo que Microsoft ha vuelto para quedarse en el top de nuevo.

Facebook, la red social más grande del mundo, ha mostrado buenos resultados, y sigue anunciando buenas noticias del resto de sus patas de negocio: Whatsapp ha superado ya los 1.000 millones de usuarios e Instragram ya ha superado también los 400 millones. Sabe, además, que está en un sector inestable, donde el ciclo de vida de otros proyectos sociales ha sido realmente corto por no saber estar reinventándose en todo momento. De ahí la importancia para Facebook de estar constatemente adquiriendo cualquier empresa que le pudiera llegar a hacer sombra (Whatsapp o Instagram). Dada su capacidad organizativa por integrar equipos y compañías, es capaz de hacerlo sin alterar lo más mínimo el valor que ya generaban por separado. Su modelo de generación de dinero a través de los datos de audiencia gracias a los contenidos que les regalamos, está cada vez más en el centro de análisis. Los usuarios y su privacidad cada vez preguntan más sobre ello. ¿Llegará Facebook algún día a tener problemas? No lo sé. Pero como ya dije hace algunas semanas, Facebook tiene una infraestructura social, con muchísimos datos y usuarios, que, entiendo, permitirá crear muchas empresas y nuevos modelos de generación de valor y negocio. Por lo tanto, le auguro un buen futuro.

Como ven, esta era digital sigue produciendo grandes titulares, promesas y reflexiones. ¿Estaremos en el pico de una burbuja? ¿Será esta una nueva realidad a la que nos debamos acostumbrar? ¿Deberemos empezar a pensar cómo en nuestros negocios podemos aprovechar este movimiento? ¿Podrían llegar a ser tan grandes monopolios que ni los estados pudieran con ella? (noticia de Apple y el FBI) Pensemos en ello, y sigamos escribiendo sobre estas tendencias de empresas tecnológicas.

 

Las dudas sobre Twitter: ¿qué está pasando?

Esta semana ha sido noticia la mala racha que atraviesa Twitter en muchas dimensiones (cotización de la acción, salida de talento de la compañía, problemas técnicos, etc.). Comencemos con la gráfica que muestra la evolución de la cotización bursátil de Twitter en el último año:

Evolución de la cotización bursátil de Twitter (Fuente: Yahoo Finances!)
Evolución de la cotización bursátil de Twitter (Fuente: Yahoo Finances!)

Estamos hablando de una compañía que vale poco más de 10.000 millones de euros, 14 €/acción, cuando llegó a estar a 70 €/acción. Algo está pasando. Las noticias se amontonan. Ejecutivos de primera línea que se van, en la junta ejecutiva solo quedan cuatro de los 13 miembros de los que sacaron Twitter a bolsaTwitter pierde 90 millones en el cuarto trimestre y su crecimiento se estanca, despidos en la compañía, cambio de CEO en los últimos meses por dimisión (de Dick Costolo a Jack Dorsey), valor inferior a cuando salió en bolsa (por lo tanto el valor generado ha desaparecido), etc.

En primer lugar, creo que es importante destacar qué es Twitter. Y aunque parezca mentira, creo que esto no está muy claro. Aunque muchos todavía la describen como una red social, lo cierto es que se trata de una plataforma de contenidos. A los que usáis con cierta asiduidad Twitter, no hace falta explicar que es uno de nuestros principales elementos informativos. No tenéis más que ver la TV para entender la importancia informativa y comunicativa que tiene para su red de usuarios. En este sentido, como canal de servicio y atención también funciona muy bien, dado que tiene una bidireccionalidad muy buena. Un uso que las empresas cada vez lo aprovechan mejor.

Por lo tanto, cuando tu valor recae en los contenidos, el número de usuarios, si bien resulta importante, no crea que sea tan crítico. Para Facebook sí lo es, porque a mayor número de usuarios, más capacidad de impacto para las marcas tiene. Si bien es cierto que esta lógica y enfoque es igualmente aplicable para Twitter (por eso tiene publicidad, y gana dinero con ello), su principal valor no está ahí. El usuario no es lo que compra. Lo que compra es la agilidad del contenido.

Pero, sin embargo, su valor cae. Los directivos se van. Y es que lo creo que está pasando con Twitter es parte de la paradoja que contaba en este artículo con las redes sociales. Citando lo que ahí comentaba:

El verdadero valor de las redes sociales, bajo mi punto de vista, no son ellas como tal, sino como soporte a otras industrias. Me viene un poco a la cabeza lo que ocurrió cuando tras la segunda revolución industrial apareció la electricidad. El debate se centraba en cómo sacarle dinero a tan magnífica invención. ¿Qué ocurrió? Que no se comenzó a generar valor en dicha red eléctrica hasta que aparecieron aplicaciones que explotaban la infraestructura eléctrica. Es decir, hasta que no vinieron los electrodomésticos y su incorporación a las labores del día a día, no se comenzó a sacar valor a la magnífica invención que fue la red eléctrica.

A Twitter le puede estar pasando un poco todo esto. Y en ese artículo hablaba del valor de esta arquitectura de redes, que en el caso de Twitter recae en:

  • Materia prima para otras industrias.
  • Como infraestructura de interconexión
  • Datos para acelerar transacciones

Respecto a ser “materia primera para otras industrias“, se trata de una de las eternas promesas que siempre ha tenido Twitter. Poder monitorizar la reputación de una marca, saber la percepción del cliente con un determinado producto, detectar posibles compradores/interesados en servicios y productos, identificar influenciadores para mi empresa, etc. etc. Esto, para los sociólogos, los investigadores de mercados, directores de marketing y comerciales, etc. suponía una promesa que, no termina de hacerse realidad. Quizás sea por su muestra sesgada (no todos mis posibles clientes usan Twitter) o por el eterno problema de los prosumidores en Internet (hablan pocos, leen muchos). Además, los clientes oficiales de Twitter, los que consumen esta materia prima, sufren mucho con la calidad de su API, el elemento que permite este consumo de contenidos. Por lo tanto, mucho por mejorar aquí.

Como “infraestructura de interconexión“, Twitter tiene problemas técnicos con bastante frecuencia. Si tu infraestructura no funciona adecuadamente, desde luego que tu valor como posible plataforma para terceras, no será una buena vía. Aquí Twitter tiene mucho que mejorar, pero la fuga de talentos e ingenieros no creo que le ayude mucho a ello.

Por último, los “datos para acelerar transacciones“, que podría beneficiar a anunciantes. En esta línea, en el pasado CES ya se reunión con varias agencias de medios para enseñarle el nuevo sistema sobre el que están trabajando para la difusión de productos. Sin embargo, esta, que es su principal vía de ingresos, no termina de despegar. Los resultados siempre están por debajo de lo que los analistas esperan, por lo que su acción también se ve mermada por ello (por contra Facebook siempre bate récords en esta línea).

A esto, sumemos sus continuos y reiterados cambios estratégicos. Es decir, lo que nunca debe hacerse, salvo que no sepas cómo sacar valor de tus activos y productos. Y esto, suelen ser malos mensajes al “mercado”. Desde poder introducir la posibilidad de redactar 10.000 caracteres por tweet (perdiendo así su valor de brevedad en las comunicaciones) que luego finalmente no fue, recientemente dijo que iba a reorientar su timeline primando los contenidos más “relevantes” (lo que provocó hasta el trenging topic #RIPtwitter). Son normales estos cambios. Sigue en pérdidas (aunque menores, ha pasado de perder 125 a 90 millones), pero lo que se entiende por “normal” para analistas e inversores son cambios de rumbo sin estrategia.

Twitter no crece. Su número de usuarios no aumenta. Tampoco quizás fuera muy preocupante para una “plataforma de contenidos” que tuviera ya su valor conozco (materia primera, infraestructura o datos), pero ante la ausencia de éstos, no le quedaría otra que crecer por esta vía. Pero no es el caso. Lo usuarios activos mensuales siguen alrededor de los 320 millones (desde que salió a bolsa, la primera vez que se ha estancado). ¿Se acabará vendiendo Twitter? Quién sabe.