El fichaje de Pogba y la supuesta locura del fútbol: unos números para entenderlo

Los dueños del Manchester United son algo diferentes al resto de los que en los últimos años han comprado equipos de fútbol. Ven el fútbol como un negocio. Sé que a muchos les sorprenderá esta afirmación, pero el fútbol es un negocio ruinoso. Esto lo cuenta muy bien el libro Soccernomics, que a los que les guste los datos y el fútbol (como a mí), es un libro imprescindible.

El Manchester United tiene unos acuerdos de generación de ingresos realmente impresionantes. Para que se hagan a la idea, un equipo de fútbol de los grandes de este Siglo XXI, genera ingresos por tres vías:

  • Ingresos del “día de partido”: entradas, comidas, bebidas, etc.
  • Ingresos televisivos: derechos de retransmisión de sus partidos
  • Ingresos comerciales: espónsors, venta de camisetas, etc.

Según el último informe de Deloitte Football Money League, a nivel de ingresos de la temporada 2015/16, detrás de los 577 millones de € del Real Madrid y de los 560.8 millones del FC Barcelona, aparece el Manchester United con sus 520 millones de €. Debido a su falta de éxitos deportivos recientes, que no cuente con un grandísimo estadio, y que los derechos de TV en Inglaterra son negociados de una manera más igualitaria, aparecer en tercer lugar es bastante meritorio. Y ello se debe a que es el equipo que más ingresos comerciales tiene, con 270 millones de €. Como decía al comienzo, los dueños del club son auténticas máquinas monetizando al Manchester United.

Contaba en este artículo que escribí hace unos meses para hablar del negocio mundial del fútbol, lo siguiente sobre e Manchester United:

Miremos por ejemplo el Manchester United. Desde este 1 de Agosto, Adidas le paga la friolera de 94 millones de € al año (más del doble de lo que paga a Chelsea o Real Madrid; o el triple de lo que paga al Bayern) por vestirles. Además, recibe otros 70 millones de Chevrolet (el Real Madrid y Barcelona reciben aproximadamente la mitad de Fly Emirates y Qatar Foundation respectivamente). El Manchester explota su audiencia de manera regional. Es decir, como en su propia web explica, “patrocinadores regionales” que pagan por ligar sus marcas a un club con seguidores por todo el mundo. De ahí el guiño de tener jugadores de todas las puntas del mundo, y que son verdaderos influenciadores/seguidos en sus países de origen.

Es el club que más ingresos de su principal patrocinador tiene, como se puede apreciar en la siguiente gráfica (y suponen solo un trozo de la tarta, un 9% de los ingresos totales del club):

manchester united
Fuente: http://www.sportingintelligence.com/wp-content/uploads/2016/07/PL-shirts-16-17.jpg

Por lo tanto, el Manchester, caja y dinero tienen. Con todo este contexto, voy a lo que realmente quería explicar en este artículo. Todo parece indicar, que Paul Pogba fichará por el Manchester United por una cantidad cercana a los 120 millones de €. El hecho en sí me da igual. Lo que quiero comentar es la supuesta locura en la que se haya metido el fútbol, para que un equipo pague esa cifra. Antes de poner algo de números, pensemos algunas cosas adicionales.

El Manchester, si quiere volver al reinado que tuvo, necesita fortalecerse. No lo tiene fácil para atraer jugadores, no solo ya por los grandes contratos que tienen en otros clubes, sino porque el próximo año no jugará la Champions League. Sin la posibilidad de fichar a Neymar, Gareth Bale, Higuaín o Cesc (todo jugadores con los que se le habían relacionado), necesitaba tirar de talonario con algún jugador que pudiera aportar algo grande, incluyéndolo dentro del esquema de Mourinho. Y ese hombre podía ser Pogba: jugador total, que completa pases, intercepta, genera ocasiones de gol, marca, regatea, es difícil de regatear, contribuye a las transiciones rápidas, etc.

Y con esto, llegamos a lo que muchos llaman el fichaje más caro de la historia del fútbol. Superando el fichaje de Bale, Cristiano Ronaldo o Neymar (si algún día sabemos la cifra final, claro, mejor podremos comparar). Considerando la inflación y el valor del dinero en el tiempo, Zidane y su fichaje en 2001 por 75 millones de euros sigue siendo el más caro de la historia. Pero, aún así, Pogba le ganaría a su compatriota francés.

¿Hay una inflación en los fichajes? Es decir, ¿se nos está yendo de las manos los fichajes y su valor? Hay un estudio bastante largo para la Premier League que calcula el precio promedio que se paga por los fichajes, concluyendo que el índice de precios de fichajes sube mucho más rápido que la inflación.

transfer price index
Transfer Price Index o Índice de Precios en Fichajes: inflación (Fuente: https://sports-images.vice.com/images/2015/08/04/evaluating-the-evolution-of-the-transfer-window-in-the-premier-league-era-body-image-1438698072.jpg?output-quality=75)

Pero, y con esto termino, obviamos en estos comentarios que también han crecido enormemente los presupuestos. Esto es lo que hay que entender cuando valoremos fichajes. La siguiente tabla muestra el ratio entre el coste del traspaso y el presupuesto anunal de ingresos del Manchester United en libras. No importa la divisa, porque lo importante es la última columna: el coste del fichaje sobre el total del presupuesto. Y, así, vemos como Pogba no es el fichaje más costoso de la historia para el Manchester, sino el tercero:

Fichajes del Manchester United
Fichajes del Manchester United

En el mundo de las empresas, cuando se hace un presupuesto, básicamente se calculan dos elementos: gastos corrientes e inversiones. El fichaje de Pogba, respondería a este último capítulo, las inversiones que una empresa (un equipo de fútbol en este caso), realiza, para la mejora de su productividad. Que se destine el 20% del presupuesto a nuevas inversiones de gran impacto, no me parece una barbaridad. 

De todo esto ya hablé en este artículo. Cuando vemos que incluso a Facebook le interesa mucho que sean los propios clubes y los jugadores los que generen contenidos para ella, es que este negocio que es el fútbol mueve muchas pasiones. Pero lo que no debe es movernos de nuestros análisis numéricos y cálculos racionales. El fichaje de Pogba, así lo muestra.