Los e-sports: el juego en otra dimensión

Seguramente ya hayan oído hablar de los e-sports. La traducción “literal” sería algo así como “deportes electrónicos”; es decir, deportes practicados no de manera física, sino de manera virtual/electróncia, a través de la puesta en escena de destrezas para superar juegos frente a rivales de manera competitiva. Si bien el juego tradicional del deporte depende, obviamente, mucho, de la destreza y habilidades físicas de nosotros, aquí se ponen en competición otro tipo de habilidades.

Y es que el ser humano ha estado en competición toda la vida. En la Grecia Antigua, ya introdujeron las Olimpiadas. En la Edad Media, se empezaron a organizar torneos de caza y pesca. En nuestra era moderna, son varios los deportes popularizados, especialmente aquellos en los que toda la sociedad ha podido participar por sus “reglas de acceso” bajas (por ejemplo, el fútbol  y el baloncesto).

Hoy en día, estamos en otra dimensión. Con la revolución digital, empiezan a organizarse los primeros torneos en los que jugadores de diferentes juegos electrónicos, se encontraban para disputarse el trofeo al mejor jugador en un juego electrónico. Si esto les suena ajeno, les voy a dar unas cifras para que se imagen de lo que estamos hablando. Amazon compró en Agosto de 2014 la plataforma Twitch, de emisión de juegos electrónicos en directo vía streaming. ¿Por qué? En Marzo de este 2016, es una plataforma que tiene ya 100 millones de usuarios (y creciendo).

El objetivo no era otro que entrar en una industria que no para de crecer. Cada vez más personas se interesan por presenciar partidos que enfrentan a jugadores profesionales. En China y Asia en general, es todo un fenómeno cultural ya. El League of Legends World Championships, mueve millones de dólares. El gigante chino Alibaba, acaba de lanzar AliSports World Electronic Sports Games, una liga que pretende ser la más importante del mundo, con 1.200 eventos planificados alrededor de 15 ciudades Chinas. Estamos hablando de juegos de estrategia y multijugadores principalmente. Se pone en juego siempre quién es el mejor estratega.

Según esportsearnings.com, los mayores 10 premios los dan en los siguientes e-juegos:

Mayores premios de los e-sports (Fuente: http://www.forbes.com/sites/lisachanson/2016/05/09/welcome-to-the-world-of-esports-big-globally-but-huge-in-china/2/#6a73678b1f03)
Mayores premios de los e-sports (Fuente: http://www.forbes.com/sites/lisachanson/2016/05/09/welcome-to-the-world-of-esports-big-globally-but-huge-in-china/2/#6a73678b1f03)

En China, ya hay más de 100 millones de aficionados de este tipo de juegos online. Y este número no para de crecer. Según ESPN, 27 millones de personas siguieron en 2014 la final del League of Legends. Para que se hagan una idea de la magnitud de la cifra; la final de la NBA de ese mismo año entre Miami Heat y San Antonio Spurs fue seguida por 18 millones de personas. ¿Podrían los e-sports estar adelantando una era en la que las aficiones por el ocio y los juegos estén cambiando?

Lo que está ocurriendo ahora es que Internet ha permitido conectarse con cualquier persona del mundo y relanzar una industria que existe desde los años 70. Los videojuegos no son nada nuevo; la enorme capacidad aportada por Internet, sí. Peter Moore, director de desarrollo de juegos de Electronic Arts, y una persona de referencia en el mundo de los e-sport, comentó en el pasado Gamelab 2016, que en 10 años estaríamos más personas presenciando la final de algún deporte electrónico (todavía está por ver cuál será el “fútbol de esta categoría”) que la final de la Superbowl (el evento deportivo más seguido hasta el momento).

Tanto a nivel de audiencia como de volumen de inversión (500 millones, pero con el objetivo de llegar a los 100 millones en 2019), es una industria que no para de crecer. ¿Qué podemos hacer entonces en Europa? Esta es la gran pregunta que nos estamos haciendo muchos. Por fortuna, todavía estamos a tiempo de meternos en ello. Y mueven (aún) más millones. Tenemos las ligas de fútbol profesional más importante. De ahí que haya tanto interés por su digitalización e inclusión en esta incipiente industria.

La Liga Profesional de Videojuegos (LVP) ha sido recientemente adquirida por Mediapro. Jaume Roures, lo ha dejado bien claro: estos jóvenes de entre 15 y 30 años, ya no ven la TV. Su relación con los contenidos de ocio es otra; ahora quieren ellos participar, sentirse incluidos en las dinámicas de juego, y encima hacerlo desde el PC, así como desde el dispositivo móvil.

Miren la siguiente imagen:

Liga de Play Station (Fuente: SONY - Play Station)
Liga de Play Station (Fuente: SONY – Play Station)

En España, e-sports que gozan de mucha popularidad son precisamente los que tradicionales, pero llevados a su plano digital: FIFA, Pro Evolution Soccer y NBA. Son los conocidos como Multiplayer Online Battle Arena (MOBA), juegos donde hay muchos jugadores profesionales y “casters” profesionales narrando los partidos. También el League of Legends o el Call of Duty. Ese modo “arena” que podemos ver en la imagen es la opción que parece seducir a muchos.

En el Barcelona Games World, son varios los clubes que han presentado su “franquicia digital“. Es decir, la “versión” del equipo pero para ser jugada en esta liga. Y es que ante la siempre jugosa tarta de los patrociniones, clubes como el Sevilla, Real Sociedad, Sporting de Gijón o Real Zaragoza, no se quierne quedar atrás. Esos millenials que no ven la TV, pero que el día de mañana podrían ser más aficionados a su club digital que al “club físico”, no pueden quedarse desenganchados.

La televisión de pago ya se ha interesado por todo ello. AMC Networks, la que produce canales temáticos conocidos como el Canal Cocina, el de Historia y u Odisea, por ejemplo, ha lanzado recientemente el primer canal de suscripción bajo demanda (SVOD) con contenidos exclusivos para España y Portugal.

Una pregunta para cerrar: ¿quiénes serán los Leo Messi de este tipo de juegos? ¿llegarán a superar los salarios de estos jugadores de e-sports los de los deportes tradicionales? Interesante evolución. Un campo, además, lleno de oportunidades para los emprendedores.

Algunas notas históricas de una de mis pasiones, el ajedrez

Es realmente sorprendente que todavía no haya escrito dando una vuelta por la Historia del ajedrez, un juego que a mí personalmente me ha chiflado. Soy de esos pocos que además de jugar a fútbol, estaba apuntado a un club de ajedrez. El ajedrez, ese juego, ciencia o deporte (elija la opción que desee), donde dos mentes (antes humanas, ahora dos cerebros ya sean biológicos o digitales), intentan superar a la otra. De hecho, la historia del ajedrez está llena de duelos que van más allá de los tableros.

Es realmente sorprendente que todavía no haya escrito dando una vuelta por la Historia del ajedrez, un juego que a mí personalmente me ha chiflado. Soy de esos pocos que además de jugar a fútbol, estaba apuntado a un club de ajedrez. El ajedrez, ese juego, ciencia o deporte (elija la opción que desee), donde dos mentes (antes humanas, ahora dos cerebros ya sean biológicos o digitales), intentan superar a la otra. De hecho, la historia del ajedrez está llena de duelos que van más allá de los tableros.

Hoy en día se habla de los Barsa – Madrid como “los grandes matches”. Hubo otra época, donde estos duelos eran intelectualmente más enriquecedores. Y como no, la política de por medio:

  • La Bourdonnais vs. McDonnell: la Francia revolucionaria y la Inglaterra imperialo
  • Capablanca vs Alekhine: EEUU en crecimiento y la Europa Comunista del Este
  • Fischer vs Spassky: plena guerra fría, dando lugar en Islandia a la “Partida del Siglo”.
  • Kárpov vs Kaspárov: el más largo de todos, y el que marcó claramente mi infancia. De 1985-1995, 144 partidas, y marcando un nivel que convirtió el ajedrez mundial en algo así como la liga de fútbol Española actual (bipartidista). Por si los tableros fueran poco, su rivalidad iba también a la esfera política: Karpov por el conservadurismos soviético, y Kasparov por el aperturismo de Gorbachov.

Respecto al origen de tan ilustre juego, como suele pasar, hay mucha leyenda detrás. El ajedrez (shatranj) tiene, al parecer, su origen en la India, desde donde a través de Persia -gran imperio de la época- llegó al mundo árabe. Pocas modificaciones ha tenido el juego desde entonces, un total de unos 1.500 años. Al parece, esta baja necesidad de cambios se debe a ser considerado como un juego perfecto desde sus comienzos. A los que pensamos esto desde pequeños, no nos sorprende. Sí que ha habiado innovaciones estratégicas, pero no innovaciones en el juego en sí.

Representaciones a lo largo de la Historia del ajedrez (Fuente: http://www.tabladeflandes.com/frank_mayer/elke-rehder_144.jpg)
Representaciones a lo largo de la Historia del ajedrez (Fuente: http://www.tabladeflandes.com/frank_mayer/elke-rehder_144.jpg)

A lo largo de la Historia el ajedrez ha sido prohibido por todas las religiones monoteístas (judía, cristiana y musulmana). En 655 d.C., el Califa Ali Ben Abu-Talib prohibe el juego en su secta de musulmanes debido a que las piezas tenían figuras de ídolos con los que él no simpatizaba. Aproximadamente 200 años más tarde, la palabra Gran Maestro es introducida por el Califa al-Ma’mun. Los Califas ahora patrocinaban el juego.

En la Europa de la Edad Media, el ajedrez se popularizó. Tuvo mucho que ver en ello las Cruzadas. En éstas, entre 1096 y 1244, y motivados por el fervor religioso, la pérdida de poder de Bizancio (antiguo Imperio Romano de Oriente) ante los turcos, hizo que no fuera posible peregrinar a Jerusalén (la ciudad de las religiones). Así, la nobleza Europea, promueve la Guerra con varias Cruzadas.

Sobre el año 1.100 d.C., este juego es aceptado como una actividad diaria de las clases altas de la sociedad. En la práctica cristiana, el Clero dedicaba mucho tiempo diario al juego del ajedrez. A lo largo de la Historia, la Iglesia y el ajedrez han estado muy ligados, pero no por su buena relación. La mayoría de los sucesos hablan de épocas en las que el ajedrez es interpretado como un juego de de contienda, un juego de guerra. Esto causa su prohibición en distintos tiempos.

Además, las mujeres no tenían permitido disfrutar de este juego. No por ello, han estado desligadas de la práctica del juego. Durante el siglo XIX, el que España e Inglaterra estuvieran gobernadas por dos grandes reinas (Isabel II y Victoria I) hizo que se usase recurrentemente el ajedrez como metáfora del día a día.

Durante las cruzadas, sobre el año 1.200 d.C., lo que por aquel entonces era Palestina, también disfrutaba del juego del ajedrez. Sin embargo, Rabí Moisés el Egipcio (filósofo en el pensamiento medieval) incluye el ajedrez entre los juegos prohibidos. Al mismo tiempo, en Inglaterra, el Arzobispo de Canterbury John Peckham, hace lo propio amenazando con condenas de dieta de pan y agua. En Alemania, el ajedrez fue prohibido definitivamente en el año de 1.310 después del Consejo de Trier. En Francia, el Rey Carlos V (1337 – 1380) hace lo mismo.

En España, es conocida la afición de Alfonso X de Castilla (1212 – 1284). Es un Rey conocido por su obra literaria, científica, histórica y jurídica. De ahí el nombre de la Universidad Alfonso X El Sabio.

Alfonso X "Libro de acedrex, dados e tablas" (Fuente: http://www.tabladeflandes.com/frank_mayer/Libro_de_acedrex_dados_e_tablas_2.jpg)
Alfonso X “Libro de acedrex, dados e tablas” (Fuente: http://www.tabladeflandes.com/frank_mayer/Libro_de_acedrex_dados_e_tablas_2.jpg)

No obstante, a finales del siglo XIV el ajedrez se convirtió en un juego tan popular, que solamente pudo ser prohibido en escasos lugares. Uno de ellos fue España.En el año de 1.550, Santa Teresa de Ávila (más conocida como Santa Teresa de Jesús, 1515-1582), una reformadora del convento español, escribe sobre la relación entre la ética y el ajedrez. Esta religiosa y escritora católica -fundadora de la orden de las Carmelistas descalzas- en su obra El camino a la perfección cita el ajedrez como un juego lleno de sabiduría. Se la empieza a considerar como abanderada de los ajedrecistas en España. Así, finalmente, las autoridades eclesiásticas en España proclamaron su patrocinio a los jugadores de ajedrez.

Tras este período en España, ha habido otra prohibiciones fuera de las fronteras estatales. El zar Ruso Iván el Terrible (1530–1584), Cremona (Italia), donde tras una plaga todos los juegos fueron usados como chivos expiatorios, el Zar Alexei (1629–1676) repite la prohibición que ya había ejecutado su homónimo. Quizás el último caso más sonado fue el del Ayatolá Jomeini cuando subió al poder en 1979 tras derrocar al Sha de Persia. Según Jomeini, el ajedrez borraba memorias, provocaba daños cerebrales y fomentaba la pasión por ser mercenarios de guerra. Huelga decir que algo tendría que ver que durante la época del Sha, Irán era el único país Árabe que organizaba torneos de ajedrez.

Cabe también citar que el ajedrez también tuvo su papel como arma política. La antigua Unión Soviética, buscó el desarrollo de grandes jugadores de ajedrez, y demostrar así al mundo -Occidental-, que aunque el país iba decayendo económicamente, arrasaba en lo que a ciencia o deporte se refiere. Un poco parecido a lo que sucedió con la carrera espacial.

Esta tira de Mafalda ilustra que nunca ha sido un juego exento de ideologías y contenido político:

El ajedrez y Mafalda
El ajedrez y Mafalda

Y no podía concluir un post dedicado al ajedrez sin citar a mis cuatro jugadores preferidos, de los que tanto aprendí cuando jugaba a esto de pequeño:

  • Kasparov: mi gran ídolo. Campeón del Mundo más joven de la historia en 1985, desbancando a Karpov. Fue el primer campeón del mundo en ser derrotado por un cerebro lleno de bits –Deep Blue-. Esto fue en 1997, justo cuando más disfrutaba yo de esto. Mi pasión posterior por esto de cómo piensan los ordenadores seguro que no es accidental 😉
  • Karpov: gran maestro internacional de ajedrez -distinción para los jugadores excepcionales- y campeón del mundo en el período entre 1975 y 1985.
  • Alekhine: estilo agresivo, para el conservadurismo que muchos otros exhibían. Aportó nuevas estrategias, e introdujo nuevos conceptos en el ajedrez del Siglo XX.

No, nunca fui de Capablanca ni de Fisher. He de admitir que la Spasski-Fischer de 1972 (la partida del siglo) es una partida fascinante. Se me ve el plumero con mi pasión de pequeño por bastantes cosas que venían de los que nos habían llevado al espacio. Mientras algunos disfrutan del fútbol, yo seguiré usando el Go o el ajedrez para mi tesis 😉