La economía colaborativa y la captura y oferta de valor: ¿qué es?

En el artículo anterior, había un punto en el que hablé de un estudio elaborado entre la Harvard Business Review y Deloitte, estudiando 40 años de datos financieros de las 500 empresas del índice S&P500. Llegaban a la conclusión que existen básicamente cuatro modelos de negocio:

  1. Venta de objetos físicos a través de una gran estructura de activos fijos (automoción, retail, buzoneo, etc.)
  2. Proveedores de servicio que tienen mucho talento para facturar horas de trabajo con cierto componente intelectual
  3. Fabricantes de tecnología como Microsoft u Oracle
  4. Operadores en red, donde los participantes interacción y comparten en la creación de valor de este modelo de negocio.

Quiero hablar de estos últimos. Especialmente por todo lo que se ha venido a denominar ahora la “economía de la colaboración” o los modelos de “economía colaborativa“. Y lo voy a hacer en tres posts seguidos:

  • En este primero hablaremos de lo que es y qué cambia respecto a lo que había.
  • En el segundo introduciremos una dimensión económica y de contabilidad del asunto (un tema poco tratado, pero para mí, de enorme interés).
  • Y en el tercero hablaré de su impacto en los modelos de relación laboral y cómo están cambiando esas relaciones empresa-trabajador.

Empecemos. Los operadores en red están creciendo tanto en bolsa como en las operaciones de compra y venta de empresas tecnológicas en los últimos años. Se trata dec ompañías que vendan productos o servicios, construyan relaciones, compartan recomendaciones, colaboren, co-creen/desarrollen, etc. Ejemplos como Über, Tripadvisor, Alibaba, eBay, Amazon, Facebook o LinkedIn, etc. están aquí. Todas estas plataformas en red comparten algo. Hay un libro muy interesante de Jacques Attali (Breve historia del futuro) donde se narra como en la historia del comercio se ha venido desarrollando siempre un progreso sobre la producción y comercialización de productos y servicios que hasta ese momento no eran percibidos como “bienes por los que poder cobrar dinero”. Parece una cosa obvia, pero no lo es tanto, como ahora hablaremos.

A pesar de su crecimiento anual compuesto es superior al de empresas centradas en ofrecer otro tipo de valor, y a pesar de su mayor margen bruto, las empresas de intermediación de valor en red son todavía pocas en cantidad. Esto puede tener sentido, por su novedad. Pero, ¿cómo se prevé evolucione esto en los próximos años?

Cantidad de empresas del índice S&P 500 que son operadores de intermediación en red (Fuente: https://hbr.org/resources/images/article_assets/2014/11/orchestratorsarerare-294x300.png)
Cantidad de empresas del índice S&P 500 que son operadores de intermediación en red (Fuente: https://hbr.org/resources/images/article_assets/2014/11/orchestratorsarerare-294×300.png)

En primer lugar, aclaremos conceptos en torno a la supuesta “economía colaborativa“. Es un nuevo modelo de creación de valor, es decir, de transacciones de compra/venta, en el que se dan dos pasos: 1) Creación de un mercado nuevo (lo que decíamos anteriormente del libro de Attali), donde se empiezan a comprar y vender un producto o servicio que hasta ese momento nadie lo había hecho (creando así un mercado disputado); 2) Creación de una plataforma web/aplicación móvil que intermedia en ese mercado, captura una parte importante del mismo y desarrolla su negocio. A partir de ese momento, este nuevo negocio lo que hace es tratar de capturar cada vez más atención y generar los efectos de red habituales.

Por lo tanto, se puede decir que los modelos de “economía colaborativa se basan y explotan la infrautilización de activos y recursos. Mi habitación de casa, mi coche cuando tengo que ir de Bilbao a Madrid solo, mi currículum profesional, mis juguetes de niño que quiero vender, etc. etc. Ahí han entrado AirBnB, Über, LinkedIn, eBay, Amazon, etc. Pensad en vosotros. ¿Cuánto tiempo efectivo utilizáis vuestro coche o casa al día? ¿qué hacen los parkings o aeropuertos por las noches cuando están cerrados? Pensad en más activos y recursos. Y ahora empezad a pensar en cómo poder utilizarlos mejor y amortizarlos más rápido. Lo que ha traído Internet es la posibilidad de llegar a más posibles interesados en esos activos, y generar esos efectos de red que necesitan estos activos para ser realmente bien explotados.

Todo esto altera, obviamente, muchas cosas. Pero, una de ellas, sino la más importante, el concepto de propiedad. Un producto sometido a la presión del mercado (digital) se convierte en servicio. Y esta “servitización de la economía“, trae beneficios y perjuicios para todos como sociedad. Hablaremos de los cambios a efectos de relacionales laborales. Hablaremos de los modelos de negocio y de aspectos contables. Pero, sin duda alguna, un beneficio claro es el de la sostenibilidad. Dado que se aprovecha mejor un activo al ser utilizado para dar respuesta a varios agentes, se puede decri que aumentamos el output sin incrementar el input. Las personas “colaboran” (de ahí el término) en que el sistema global mejore su resultado. Si comparto mi casa, no hay más producción (no se fabricará más cemento, habitaciones, hoteles en la playa, etc.). Pero se alojan y viajan más personas (la movilidad total aumenta). Es decir, los agentes (compradores y vendedores) colaboran por una más eficiente utilización de los activos y recursos existentes.

Economía colaborativa (Fuente: https://www.atlasnetwork.org/news/article/uber-economics-how-markets-are-changing-in-the-sharing-economy/es)
Economía colaborativa (Fuente: https://www.atlasnetwork.org/news/article/uber-economics-how-markets-are-changing-in-the-sharing-economy/es)

El valor que aporta la era digital, y especialmente, la red de redes, Internet, es que genera efectos de red. Es decir, convertirse en un operador en red que ya veíamos al comienzo tanto valor parecen los inversores percibir. Este “efecto de red” expresa su valor bajo tres elementos fundamentales:

  • Confianza: en términos del producto/servicio, a ambos lados de la transacción. Esto no dejará nunca de sorprenderme. En un momento en el que la desconfianza sobre los representantes está en máximos, en Internet, las transacciones entre pares no dejan de crecer. El concepto “confianza” parece que se “horizontaliza”.
  • Rapidez y frecuencia de transacción: para que el negocio sea sostenible, y ante la estrechez de los márgenes en estas plataformas, es importante que internet acelere el encuentro entre las dos partes de la transacción que se necesitan mutuamente (y de ahí la necesidad de los sistemas de recomendación y el análisis de los datos personalizados).
  • Bajo coste de distribución: la concentración en la producción que la industrialización trajo, parece que está revertiéndose gracias a Internet.

Por todo lo explicado hasta la fecha, y ante el boom del uso del término que hay, he querido resumir las características que debe cumplir un modelo de negocio, un proyecto emprendedor, para que sea considerado “economía colaborativa“:

  • Debería haber un consumo o trabajo realizado conjuntamente entre varias personas (por ejemplo, cuando se comparte un coche o una casa).
  • La relación que se establezca debe ser de “socios”, y no de “cliente-proveedor”. Es decir, modelos de relación económica más horizontales, en lugar de verticales.
  • Derivado de lo anterior, la relación entre las partes debe ser entre pares. Equilibrada, gobernada y gestionada por una plataforma o servicio que arbitre unas reglas que pactarán los socios, o que entre estos mismos lo podrán hacer sobre ese nuevo mercado/espacio de transacción. El intermediario puede cobrar (de hecho, es lo más normal y frecuente, que para eso estamos hablando de modelos de negocio) para financiar sus servicios.

Los que no cumplan alguno de estos elementos, podrán usar el apellido “colaborativo” como una idea de marketing. Pero no lo serán. Veremos en el próximo artículo este nuevo mundo de la economía colaborativa desde una óptica económica.

Collaborative Economy Honeycomb 2 (Fuente: http://www.web-strategist.com/blog/2014/12/07/collaborative-economy-honeycomb-2-watch-it-grow/)
Collaborative Economy Honeycomb 2 (Fuente: http://www.web-strategist.com/blog/2014/12/07/collaborative-economy-honeycomb-2-watch-it-grow/)