Next Seguros: Big Data, IoT y Coche conectado

(Artículo escrito por Javier Goikoetxea, CEO de Grupo Next)

En ocasiones no hay que salir fuera de nuestro país para encontrar empresas inspiradoras que están cubriendo una demanda de servicios que poco a poco se van abriendo paso. Me refiero a la industria aseguradora y a los modelos de seguros basados en el uso (UBI – Usage Based Insurance), donde aparece el coche conectado.

La innovación nunca ha sido la seña de identidad del mundo asegurador, pero la incipiente irrupción de empresas innovadoras con base aseguradora, también llamadas insurtech, está cambiando el modo en el que podemos observar ahora esta industria.

La propuesta de Next Seguros, por ejemplo, una empresa que está localizada en las afueras de Madrid, ofrece su propuesta de valor del seguro del automóvil sobre el planteamiento de la exposición al riesgo: cuanto más conduces, más probabilidades tienes de sufrir un accidente. Cuanto más tiempo pasas al volante, más cosas te pueden ocurrir. Así las cosas, esta compañía ofrece una solución de seguros basado en un precio que disminuye en función del kilometraje que una persona acceda a comprar. Si vas a conducir 4.000 kilómetros, vas a tener una probabilidad de sufrir un accidente sensiblemente menor al que va a conducir 40.000 kilómetros durante el mismo período. De esta manera, premian al que se expone menos al riesgo lo que ha permitido a esta compañía reducir la siniestralidad en 30 puntos con respecto a la media del mercado.

El coche conectado de Next Seguros (Fuente. https://image-store.slidesharecdn.com/1991e76a-bec6-4f22-a202-d4ef94e8923b-large.jpeg)
El coche conectado de Next Seguros (Fuente. https://image-store.slidesharecdn.com/1991e76a-bec6-4f22-a202-d4ef94e8923b-large.jpeg)

Todo esto es posible gracias a un dispositivo que, literalmente, enchufas en el vehículo y que es un “medidor”. Gracias a este tipo de innovaciones, llegamos al coche conectado, que permite el acceso remoto a un vehículo y este es capaz, a su vez, de enviar datos. El acceso remoto, por ejemplo, permitirá que dos coches se comuniquen entre sí para de evitar accidentes evaluando en tiempo real quien tiene preferencia en un cruce y, además algo que ya vemos en nuestras carreteras, el vehículo se podrá comunicar con una infraestructura, por ejemplo, para pasar un peaje. Quizá esto pueda resultar algo menos novedoso, pero si el coche puede comunicarse con un peaje, también se puede comunicar con su taller, con la gasolinera o con la ITV.

Obviamente, todo lo relacionado con la movilidad, incluso, ya es cosa del pasado ya que a día de hoy muchos automóviles incorporan sistemas de ayuda para búsqueda de rutas más eficientes para evitar atascos. Eso afectará a la red viaria, a la forma de interactuar con ella, a la seguridad vial, a la frecuencia de los accidentes, a la tipología de los mismos, a la configuración del seguro del automóvil y finalmente a la relación entre personas y al propio sistema de convivencia. Vamos a ir desmigando esta interesante información para ver si somos capaces de entender el pasado y el presente para predecir el futuro.

Después de pasar ya más de 18 años vinculado al mundo de la tecnología asociada a la movilidad del auto y al seguro, ya no tengo ninguna duda en que el vehículo es mucho más que un sistema para transportarnos. Yo creo que es casi una máquina perfecta.

Hace 35 años un vehículo debía ser asequible y con tener cuatro ruedas y un volante teníamos resuelta la necesidad. Hoy en día, marcas generalistas con vehículos de gama media tienen incorporados desarrollos que tan sólo 5 o 6 años atrás nos parecían pura ciencia ficción.

En el año 80, en España contábamos con 10 millones de vehículos y algo más de 2.000km de autopistas. Hoy contamos con más de 25 millones de autos con algo más de 16.550 kilómetros de autopistas/autovías. En esa época, los automóviles no contaban con ningún sistema de ayuda a la conducción, y hoy es imposible en un automóvil que no tenga los sistemas de seguridad pasiva estándar del mercado: ABS, ESP, tercera luz de freno, control de tracción y un largo etcétera de sensores y sistemas muy sofisticados.

En la década de los 70, los fabricantes empezaron a controlar funciones básicas del motor. Con el paso del tiempo, esa recogida de información se aceleró y en los 80 comenzaron a medirse las emisiones, y regulaciones del motor en términos de eficiencia, todo ello orientado a controlar más y mejor la evolución del motor. En el año 96 en USA y en el 2000 en la Unión Europea se universalizó el uso del puerto On Board Diagnostic (OBD) para gestionar la información de los ordenadores que lleva el vehículo. Este acceso universal a los datos del vehículo permite, al mecánico del taller o concesionario, diagnosticar la “salud” del vehículo y visualizar en un ordenador las posibles anomalías encontradas.  A día de hoy, esta diagnosis se puede realizar remotamente de manera tal que incluso se pueda obtener información del estilo de conducción y así determinar patrones de movilidad, todo ello en tiempo real. Todo esto es posible ya que hoy el acceso a la tecnología se ha comoditizado y además el coste de la trasmisión de datos e incluso de la incorporación de una SIM son céntimos de euro.

Los coches van a gestionar su propio mantenimiento y sus necesidades, casi sin que el usuario del vehículo forme parte de la ecuación. Todavía debemos revisar los neumáticos, los líquidos y el estado general del vehículo antes de un gran desplazamiento. Todo esto, en pocos años, va a pasar a la historia. En realidad, gracias a la tecnología del coche conectado y a plataformas como MYZUUM (www.myzuum.com) , ya ha pasado a la historia.

La citada plataforma de coche conectado permite verificar y diagnosticar, de manera remota y en tiempo real, más de 7.000 posibles puntos de diagnóstico del vehículo, a imagen y semejanza de lo que haría un médico con su paciente después de un exhaustivo examen sobre su salud. El vehículo se ha convertido en inteligente y él se gestiona a sí mismo. El usuario, por tanto, no participa en la ecuación más que para aceptar y pagar lo que corresponda, siempre con la máxima transparencia y el máximo rigor.

La industria de la automoción y la industria de la tecnología, cada vez están más cerca, seguramente por razón de esta última. Hace algunos años que Google se interesó por los vehículos y la conducción autónoma, no tanto por el vehículo en sí, sino por entender que de media en USA, un conductor pasa en su auto una media de 4 horas diarias y entendían que era mucho tiempo como para que una persona estuviera desconectada de la red.

¿Hasta dónde podemos llegar? Pues parece que de manera inequívoca vamos al vehículo autónomo. Vamos al vehículo que conduce sólo. Vamos a un sistema que nos permita desplazarnos mientras realizamos otra actividad o simplemente estamos disfrutando del propio viaje. Y no queda tanto tiempo para verlo en nuestras calles, son una regulación que nos haga sentirnos a todos cómodos. Ya sabemos que estas cosas se crean en EEUU, los Chinos lo suelen copiar y en Europa nos enredamos en los temas legales, pero gracias a la iniciativa, como digo, de empresas que ya están irrumpiendo en nuestro entorno, todo esto se acelere.

Si un vehículo que gestiona su movilidad de manera autónoma, se habla con otros vehículos y es capaz también de interactuar con su entorno, es muy difícil que sufra un accidente. Si vamos a tener, al menos en el centro de las ciudades, vehículos conduciendo de manera autónoma, es muy sensato pensar que los accidentes van disminuir de manera drástica y hasta podríamos pensar que tomando algún tipo de medida adicional pudieran dejar de existir. En ese caso, ¿qué haríamos con los seguros de autos tradicionales que hoy conocemos? En caso de tener un accidente, ¿de quién sería la culpa? ¿Quién sería el responsable, el desarrollador del software o quien ensambló el auto o quien lo programó para una determinada actividad? Claramente el mundo del seguro, además del mundo del automóvil es el que espera una gran transformación en esta década.

Obviamente todos los factores de la movilidad serán tratados de manera específica y los motores de Big Data y de Business Inteligence harán el resto. Todo en tiempo real. Todo a satisfacción del usuario. Todo pensado para hacernos la vida más fácil, garantizando la privacidad de todos los datos.

El análisis y los procesos de Big Data son ya el nuevo paradigma, ya que a través de la combinación de múltiples factores y datos podemos llegar a determinar, por ejemplo, cuando un vehículo necesita gasolina o cuando debe cambiar los neumáticos. Los coches podrán consumir, crear y compartir datos y ahí es donde la capacidad del Big Data tiene un gran recorrido posibilitando intuir tendencias, necesidades futuras y resolver problemas que se generen.

Y todo esto, lo tenemos en nuestro país, con empresas innovadoras que hacen de nuestro ecosistema de empresas de base tecnológica la envidia de otros países que supuestamente nos han tomado la delantera.

Uber pierde 1.200 millones de dólares: ¿estrategia o problema?

Hace unos días nos enterábamos que Uber ha perdido en la primera mitad de 2016 un total de 1.270 millones de dólares. Para muchos, un auténtico problema de sostenibilidad. Para otros, quizás parte de su estrategia. Por ello, quizás sea bueno repasar un poco por qué hablamos en clave estratégica cuando estamos hablando de unas pérdidas astronómicas.

Más allá de los detalles de la noticia y los “por qué” del hecho en sí (básicamente, las “subvenciones” que dan a sus conductores para incentivar su adopción; inversiones en China de 1.000 millones de dólares, para ahora salirse de ahí; y la dura competición con otras plataformas como Lyft), la pregunta que se ha hecho mucha gente estos días es si una empresa puede permitirse estas pérdidas en tan poco tiempo. Es cierto que es una empresa que sigue creciendo en ventas (ha pasado de unos ingresos por reservas de 3.800 a 5.000 millones de dólares) y margen creció un 18% (de 960 a 1.100 millones de dólares). Pero que su estrategia por llegar a una escala realmente grande, le está haciendo entrar en las pérdidas mencionadas.

Hasta la fecha, en los siete años de vida que tiene, estamos hablando de unas pérdidas totales de 4.000 millones de dólares. Amazon, conocida por haber estado en situaciones parecidas durante mucho tiempo, crecía en valor mientras no dejaba de acumular pérdidas. Al no ser Uber una empresa pública (vamos, que no está en bolsa), es difícil saber si estamos ante un caso parecido. Además, Amazon, el año (no medio año) que más perdió fueron 1.400 millones de dólares. Uber batirá esa cifra. Y aún así, está valorada en 69.000 millones de dólares, una cifra realmente astronómica.

Quizás la tendencia pueda empezar a cambiar. Hay signos para creer en ello. El abandono del agujero que le estaba provocando China, ha provocado que a cambio de salir del mercado, su ex-competidor allí, Didi Chuxing, le invierta 1.000 millones de dólares y le dé un 17,5% de la compañía resultante (acuérdense de lo que le pasó a Yahoo con una inversión parecida en su día en Alibaba). Uber ha perdido casi 2.000 millones en su aventura China en los dos últimos años. Salir de ahí le puede hacer mejorar.

Dicho todo lo anterior, la pregunta que uno se podría hacer es: ¿y cómo sigue Uber vivo con esas pérdidas? Esta era tecnología que tanto valor y transformación económica parece traer, permite este tipo de situaciones. Entre inversiones de capital y deuda, ha captado ya más de 16.000 millones de dólares. Así, esta financiación, es la que permite que las pérdidas no se coman la caja. De hecho, parece que tiene en caja sobre unos 8.000 millones de dólares, que le permiten trabajar en esta estrategia a largo plazo en todo momento.

Pero, como decíamos al comienzo, esto, además de una lectura financiera, requiere de una lectura estratégica también. A Amazon esta estrategia largoplacista parece que no le ha ido nada mal. ¿Será Uber el mismo caso? La salida de China parece que permitirá que se focalice mejor. Quiere mantener su importante cuota de mercado en USA, donde tiene una guerra abierta con Lyft interesante. Se cree que Uber tiene sobre un 85% del mercado allí, aunque Lyft crece mucho en las principales ciudades (donde más escala y rentabilidad se puede alcanzar).

Comparación entre las alternativas de transporte en ciudades en EEUU
Comparación entre las alternativas de transporte en ciudades en EEUU (Fuente: http://www.taxifarefinder.com/newsroom/wp-content/uploads/2015/08/UbervLyftvTaxi-Infographic-01.png)

Por lo que no parece que vaya a ser un problema a corto plazo. Más bien, la pregunta tiene que ser si a largo plazo puede alcanzar la rentabilidad. El punto crítico será la escala. Si es capaz de llegar a tantos sitios, antes que el resto, y luego empezar a rentabilizar esos mercados. Vamos, lo mismo que ha hecho Amazon, que por eso no paro de hacer comparaciones entre ambos.

No olvidemos, que además de este objetivo a largo plazo, el otro gran reto que tiene Uber son sus largas batallas legales. La escala, hará que todavía se reproduzcan más. Esto es algo que a Amazon no le pasó. Por lo tanto, su apuesta parece más arriesgada aún. Que quite competencia sin parar puede ser una apuesta financieramente buena, pero a efectos legales, hará que tenga que pelear muchas de esas grandes disputas solo. Para los organismos de control de la competencia, un tema que seguro les genera mucho trabajo. Y la amenaza de nuevos sustitutos (¿no íbamos hacia una era de vehículos autónomos?), también está ahí.

A pesar de todo ello, seguirán invirtiendo fuerte en marketing, como han hecho hasta la fecha. La escala es lo que hará que dentro de unos años podamos volver a enlazar este artículo para decir si finalmente le salío bien o mal la jugada.

Esta era tecnológica tiene estas cosas. Puedes perder una cantidad descomunal de dinero (la más grande de una empresa tecnológica en la historia), pero que todavía estemos hablando de rentabilidad a largo plazo. Máxime, en un mercado con tan pocas barreras de entrada como en el que trabaja Uber. Por cierto, ¿dónde quedó eso de la economía colaborativa? Acuérdense.

Entendiendo a los millenials: el caso de las autocaravanas

Aquellos que se han hecho mayores con el paso de milenio los hemos venido a bautizar como millenials. Hay muchas definiciones y rangos de edad, pero por simplificar, vamos a quedarnos con aquellos que tienen actualmente entre 18 y 34 años. Es quizás una de las generaciones más analizadas de la historia desde múltiples perspectivas: social, cultural, de consumo, etc. Especialmente, porque es la primera generación que ha nacido en la era digital, esa palanca de revolución industrial que está suponiendo grandes transformaciones.

Son muchas sus particularidades. Pero entre ellas,  cabe destacar su sentimiento de ciudadano del mundo, su amplia educación, su gusto por la aventura personal y su perfil ahorrador. Esto hace que muchas de las actividades que todos hemos hecho a esas edades, sean diferentes a como nosotros las hicimos.

Una de las que más me ha llamado la atención, y por lo que quería escribir esta breve reflexión es su afición por la planificación de vacaciones “a su medida”. Para ellos, las autocaravanas parecen ser un elemento de mucho atractivo. Permiten un estilo de viaje en el que nuestros millenials ponen en práctica su perfil de ahorro, su estilo aventurero y sus ganas de conocer mundo. Al ser nativos digitales, emplean herramientas en la red para localizar las mejores ofertas, como las que se pueden encontrar en portales de Internet como Campanda. Con una rápida búsqueda en este portal uno se puede dar cuenta de las características que tanto les gustan al emplear herramientas digitales: un buscador sencillo que agrega toda la oferta para localizar cualquier aspecto que estén buscando (la personalización de la que hablábamos).

La tendencia parece al alza. Todos los veranos, como podemos ver en la imagen que nos acompaña, el interés por las autocaravanas crece, tanto en alquiler como en ventas. La localización geográfica de España hace que sea la mejor época para que nuestros millenials exhiban sus gustos. Una afición, como la de las autocaravanas, que refuerza mucho otros sectores, en los que también España es fuerte (campings, turismo de sol, etc.).

Búsqueda en Google Trends de "autocaravana" (Fuente: Google Trends)
Búsqueda en Google Trends de “autocaravana” (Fuente: Google Trends)

El seguir estas tendencias de los millenials, parece realmente interesante desde la óptica de los negocios también. A sabiendas de que un 70% de las compras comienzan en Internet, entender lo que buscan, qué preferencias tienen, cuándo y dónde lo buscan, etc., es interesante para poder plantear propuestas de valor personalizadas. Se trata del análisis de las huellas digitales, y del análisis de los datos sociales que van dejando, opinando especialmente sobre los servicios que compran, y que ya vimos influenciaban mucho la decisión de un consumidor.

En todo esto, el paradigma del Big Data tiene también elementos que aportar. Todos esos datos que dejan en las tres principales fuentes digitales (buscadores, redes sociales y medios especializados), permite a muchas empresas del sector turístico personalizar su oferta y ajustarla de la mejor manera posible a sus preferencias. Es más, incluso desde una óptica de oportunidad para la innovación y el emprendimiento, si estuviera operando en el sector, seguiría estas tendencias para poder tratar de adelantarme a la competencia.

La transformación digital no solo ha desintermediado cadenas de valor para construir nuevas propuestas, sino que también ha alterado muchos de los estilos de ocio de las nuevas generaciones. Los millenials, y su perfil ahorrador, aventurero y global, hacen que las autocaravanas se conviertan en un ejemplo de nuevas oportunidades para satisfacer sus gustos. ¿A qué esperas para innovar en tu sector acorde a nuestros millenials?

La “Silver Economy” o la economía de la tercera edad

Datos de Naciones Unidas revelan que el número de personas mayores (más de 60 años) crecerá a más del doble en las próximas décadas, pasando de 841 millones en 2013 a 2.000 millones en 2050. Por otro lado, los jóvenes nacidos entre 1983 y 2000 (los millenials o generación Y), es el target de moda para empresas y destinos. Una generación que vuelve locas a las marcas: muy sensibles a precio, creyentes en la reputación online para consumir, nativos digitales, conectados y muy sociales, menos capital para invertir y gastar, enfrascados en deudas, etc. Una generación que totaliza 1.800 millones de personas e la actualidad.

Ponía este párrafo introductorio a efectos de provocar la reflexión sobre todo ello. No deja de sorprenderme la gran cantidad de foros, sesiones, conferencias, etc. centradas en torno a los millenials. En EEUU, y gracias a la inmigración, los millenials (92 millones) ya superan a los baby boomers (los que próximamente serán  personas mayores, un total de 77 millones). Pero, ¿y qué pasa en los países que no están recibiendo los beneficios de la inmigración? Pues que las personas mayores, los baby boomers del ahora, deben ser el principal foco de atención, dado que sobrepasan a los millenials.

Pero, ¿y qué pasa con los “de la tercera edad del día de mañana“? El baby boom, todos aquellos nacidos después de la segunda guerra mundial. A sabiendas que cada año que pasa alargamos nuestra esperanza de vida en 100 días, nuestra duración en la tierra, y por lo tanto, nuestro día a día (consumo, inversión, etc.), será cada vez más apetitoso para las compañías. Solía decir mi abuelo que los mayores tienen las dos cosas que todos queremos tener: tiempo y dinero. ¿Oportunidad entonces? Veamos.

Todo esto se ha venido a llamar la Silver Economy. Lo que podríamos denominar “la economía de la tercera edad”. El reciente estudio “The Silver Dollar – Longevity Revolution Primer”, iniciativa del Bank of America Merril Lynch, profundiza en las oportunidades de inversión que supone el aumento de la longevidad. Primero, contextualicemos las cifras. Una población cada vez más envejecida gracias a los avances médicos y al aumento de la esperanza de vida (por ilustrar, de 82,4 años para los españoles, por detrás de Italia pero delante de Francia o Alemania) según el último informe “Panorama de la Salud 2013″ (“Health at a glance”) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Esto no es solo un fenómeno en Europa, sino a nivel mundial.

Pirámide poblacional en el mundo: 2010, 2050 y 2100 (Fuente: http://www.rcysostenibilidad.telefonica.com/wp-content/uploads/2014/09/post-coonic.png)
Pirámide poblacional en el mundo: 2010, 2050 y 2100 (Fuente: http://www.rcysostenibilidad.telefonica.com/wp-content/uploads/2014/09/post-coonic.png)

Nuestra querida y vieja Europa y su envejecimiento presenta una serie de retos sociales: presupuestos públicos (en países que lo cubren vía impuestos, en nuestro caso, vía Seguridad Social – Pacto de Toled0), en clave de empleo (de hecho, la jubilación del baby boom creo que hará, por simples matemáticas, reducir el desempleo, dado que la población activa será menor, pero, si no tenemos problema en la transición, se deberán cubrir muchos empleos de calidad), en términos de calidad de vida, en términos de competitividad (¿podrán las nuevas generaciones cubrir lo bien que lo han hecho sus padres y abuelos?), etc.. La Comisión Europea, en su informe “2015 Ageing report“, ya pone cifras a esta implicación de lo público, El 25% del PIB, y hasta el 50% del gasto público de los países de Europa, va destinado a aspectos relacionados con el envejecimiento de la sociedad. Se espera que para 2060, esto crezca hasta en un 4-5% del PIB.

The Silvery Economy (Fuente: http://ec.europa.eu/research/innovation-union/images/silvereco.png)
The Silvery Economy (Fuente: http://ec.europa.eu/research/innovation-union/images/silvereco.png)

Estas cifras, van a provocar cambios en muchas cuestiones. En el ámbito público, hará falta mucha innovación. Es decir, hará falta mucho policy entrepreneur, o emprendedor político. Echo de menos más debate ahí. No obstante, en este punto, Europa juega con ventaja. Dado nuestro modelo de sociedad y estado, con mucha participación de lo público, entiendo los “políticos del mañana” se darán cuenta de esto, y espero apliquen muchas medidas de fomento e impulso de este sector de actividad económica que se abre con estas tendencias demográficas.

Por lo tanto, y para ir terminando, uno podría preguntarse cuáles son los productos y servicios que demandarán las personas de la tercera edad. Se trata de identificar los avances sociales y tecnológicos que puedan ser utilizados para mejorar la calidad de vida de los mayores en una población cada vez más envejecida. Y se trata de detectar oportunidades de emprendimiento e innovación, que al final, es lo que generará la riqueza y el bienestar para todos.

Sectores clave en crecimiento y potencial de inversión, podrían ser los siguientes:

  1. Área sanitaria: destacando eHealth el mHealth, tratamientos para el Alzheimer y diabetes e instrumentos médicos. Un 66% de las muertes en el mundo en la actualidad se deben a enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Atención médica administrada, medidas anti-envejecimiento, etc. Será el sector que quizás más se beneficie. Veremos muchas operaciones corporativas en este sector (una persona con más de 60 años usa tres veces más fármacos que alguien más joven).
  2. Área pública: en España, estamos debatiendo mucho sobre las políticas de dependencia y sobre las pensiones. Pero hay muchas más cuestiones que afectan a lo público, y que necesitará de mucho emprendedor político. ¿Qué pasará con las herencias? ¿Qué pasará con todas sus propiedades? ¿Cómo cambiarán los sistemas de pensiones para que sean sostenibles? Mucho debate apasionante, que requerirá de mucho emprendimiento (y aquí acordémonos de Kennedy y su famoso “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país“). Por cierto, lo que decía, hablamos mucho de la tasa de dependencia. Esto es, cómo compensar el número de personas que se jubilan con aquellos que se incorporan nuevos. Si esa tasa crece (como está pasando en España), el número de jubilados aumente más que la fuerza laboral. El crecimiento económico se va a resentir. ¿Solución? Necesitamos inmigración.
  3. Área financiera: el negocio financiera, fiel siempre al negocio, seguro que lo tiene más que avanzado y descontado. Seguros, planes de pensiones, fondos de inversión menos arriesgados para personas mayores, etc. A este área, poco lo tengo que contar.
  4. Área de consumo:  viajes y ocio (a nuestros mayores les encanta viajar, y con la globalización conocerán sitios como Cuba o la Patagonia, que siempre han ansiado), retail (¿qué consumen y consumirán?), oferta televisiva (no se sorprendan por la pervivencia de algunos programas), artículos de belleza para mantener estos valores post-modernos que tanta prioridad le dan a la belleza de uno, vehículos (la edad media del conductor de un Mercedes Clase S en EE UU es de 62 años), sector de la alimentación (toman más suplementos alimenticios y vitaminas), cosméticos (una mujer entre los 50 y los 60 años gasta en cosméticos tres veces más que una de 30 años), etc.
  5. Área educativa: ¿y si les da por formarse también? Nosotros, tenemos la Escuela de Ciudadanía Deustobide, que provoca que nos podamos encontrar por nuestros pasillos con personas de todas las edades formándose. Desconozco cifras de tendencias, pero tengo la intuición que la oferta formativa se centrará también en estas edades, y saldrán programas formativos más orientados a su deleite intelectual más que a la “utilidad” de encontrar trabajo (que a ellos no les hará falta). Las cuotas de acceso a titulaciones universitarias para personas mayores, espero que pronto desaparezcan.
  6. (y seguro, que algún otro importante que me dejo)

Como ven, nuestros padres, la tercera edad del mañana, no solo nos van a dejar unos puestos de trabajo muy buenos, sino que también, nos pueden generar trabajo por sus inversiones y consumo del mañana. Esta, la silver economy, es lo que nos vendrá pronto. ¿A qué esperas para aprovechar alguna oportunidad?

Unidades mínimas de negocio: mi madre, mi abuelo y mi educación intelectual y sentimental

Quizás por todo lo anterior mi compromiso siempre a buscar la diplomacia, la buena relación y el optimismo en la serie de relaciones sociales que tengo a lo largo de un día. No recuerdo ahora mismo la última vez que discutí con alguien, ciertamente. Mientras tanto, sigamos discutiendo entre nosotros, que lo único que tengo claro, es que así, no saldremos de esto. Yo seguiré aplicando esas pequeñas máximas que un día aprendí de mi abuelo y de mi madre.

Permitidme un post un tanto sentimental. Hoy es el cumpleaños de mi ama, y creo que no he hecho todavía justicia en este humilde blog a lo mucho que me ha aportado. Y no, no voy al plano sentimental ni al patrimonial (exclusivamente), sino a las “máximas económicas” que me transmitió desde pequeño, y de las cuales tanto me estoy acordando en esta crisis. Nunca me lo ha dicho, pero seguramente ella heredó estas máximas de su padre (mi abuelo), otro gran acreedor de mi yo actual, así que otro con el que estaba siendo injusto en no rendirle un pequeño tributo con estas líneas.

Cuando era pequeño, mi madre me compraba puzzles y rompecabezas en lugar de los juguetes que tenían el resto de mis amigos. Mi abuelo en lugar de comprarme golosinas y darme dinero para comprarme videojuegos (por aquel entonces la Game Boy, Nintendo y Mega Drive era lo cool), me hablaba sobre geografía, historia y sobre algo que me generaba muchas dudas que él llamaba la bolsa (la bolsa que todos conocemos vamos).

Pero en general, lo que ambos hacían, era hablarme de lo importante que era la economía, y sobre todo su buena administración. La crisis actual me recuerda a muchas frases que de pequeño no paraba de oír. Y aprovecharé varias situaciones actuales para relacionarlo en este post con conceptos que de ellos aprendí. Podría hablar de muchos otros planos, pero me ceñiré a éste.

La crisis en España es tan grave, por entre muchas otras razones, falta de previsión. Que el PIB haya caído 6 puntos sencillamente se explica porque durante mucho tiempo los ingresos estaban totalmente inflados. Un sistema impositivo durante la época de la burbuja inmobiliaria que recaudaba mucho por algo que era artificial, coyuntural, no estructural o parte del sistema económico en España de manera sistemática. Pero España, así en abstracto, no se dio cuenta, y mucha gente se creyó más rica de lo que en realidad era.

Todavía hoy, muchas cosas siguen infladas. Los ingresos/PIB de España está entre los más bajos de Europa (solo nos (no)superan Lituania, Eslovaquia y Bulgaria), pero el Estado del Bienestar sigue siendo de los más generosos. Sí, que está claro que todos queremos Sanidad, Pensiones, Protección Social, etc. Pero es hora de darse cuenta de si esta estructura (eso de las crisis estructurales) es sostenible o quizás haya que dar una vuelta a los andamios del modelo social de España.

¿En qué me recuerda todo esto a mi madre? A la previsión. Recuerdo estar haciendo cuentas con mi humilde paga para llegar a fin de mes. Recuerdo ser consciente que si en algún momento mi abuelo me daba una paga (solían ser generosas, pero ni mucho menos periódicas), no podía creerme un nuevo rico, sino periodificarlo, y ahorrarlo para cuando vinieran mal dadas. Tampoco me creí un nuevo rico cuando mi abuelo me regalaba acciones del Banco Santander (las únicas que aún a día de hoy mantengo, seguramente, por el valor sentimental que tienen).

Otro aspecto a tratar son las Comunidades Autónomas. Una entidad administrativa creada tras la transición para la vertebración de la sociedad Española post-franquista, a la cual se le da capacidad de gasto pero de poco ingreso (ITP y AJD y poco más). Pedir responsabilidad a las mismas, con este esquema de incentivos, se me antoja cuando menos complicado.

Y esto de nuevo, me recuerda a cuando mi madre me decía que me empezase a buscar la vida allá por los 18/19 años (que es la edad con la que empecé a trabajar en la Universidad de Deusto, y donde pasé 4 fantásticos años de becario en desarrollo de sistemas). Una sencilla razón: ella también se empezó a buscar la vida para dejar de tener únicamente incentivos de gastar, y también tener el concepto de responsabilidad de ingreso. A partir de ese punto, nunca lo he abandonado: no puedo gastar lo que no tengo, lo que no ingreso. La deuda para mí es un concepto a esquivar en la medida de lo posible.

Y esto me lleva a la síntesis de lo que debo a mi madre y que será una acreedora ad eternum de ello: ser responsable de mí mismo como la unidad mínima de negocio de negocio. Es decir, entender que soy la unidad mínima de funcionamiento en mi sociedad. En otras palabras, que todo este lío que tenemos en España, empiezo por todos y cada uno de nosotros. En cómo gestionamos nuestro cash flow personal.

Al final, la Sociedad, en la que todos tenemos nuestro nicho de Responsabilidad, se configura no por esa visión estructuralista de los mercados, sino por nuestras interacciones más pequeñas. Por la compra del pan que hagas hoy. Por la clase que des en la Universidad. Por los puestos de trabajo que cree un empresario. Por los euros que devuelvas al banco Alemán al que se lo pediste prestado hace unos años. Por el tiempo que dediques a educar a tu hijo.

En Inglés hay un término que creo me describe bastante bien: thrifty. Algo así como “económico”, es decir, intentar ser un buen administrador del hogar, como el origen etimológico de la palabra economía nos enuncia. Sé que me paso, pero yo vivo desde aquella corresponsabilidad fiscal que me dio mi ama, como si estuviera en suspensión de pagos todos los días.

Por cuestión de que todos los sucesos aleatorios me hayan sido favorables, y que los determinísticos me los haya trabajado, no me va mal. Me va bien, entendiendo “bien” como el tope del marco moral y de éxito que yo mismo me defino, que es disfrutar de mi dedicación todos los días, tener un domicilio donde dormir y viajar por el mundo con quien lo disfruto.

Esto me lleva al siguiente concepto que mi madre siempre cuido: la evasión de responsabilidades. Dado que tengo cargos de alta responsabilidad, intento nunca evadir ni una sola de ellas. Cuando cometo fallos (como todo Homo Sapiens), lo reconozco. Sé hasta donde llego, y de ahí intento no pasar (aunque mi mayor limitación siempre es cuestión de esas malditas 24 horas que tiene un día…. bueno, y los horarios de este país).

Una de las cosas que más me resigna es ver la amplia evasión de responsabilidades. Todos las tenemos; tú no eres menos responsable que yo. Un ejemplo. Parece ser, que la Sociedad Española ya ha aceptado en consenso que la solución a la crisis actual pasa por un proceso de sacrificios colectivos e individuales amén de corregir los desequilibrios acumulados en la época de la burbuja. Sin embargo, ¿por dónde empezamos? ¿quién empieza a responsabilizarse? ¿quién es acreedor y quién deudor?

¿Los que pagan de impuestos y los que los reciben en forma de servicios cómo se ponen de acuerdo para llegar a un equilibrio entre deberes y derechos? ¿Cómo ponemos a ciudadanos de rentas altas, medias y bajas de acuerdo para distribuir sacrificios? ¿Quién es más culpable el sector financiero o el productivo? ¿Qué hacemos con los puestos de dedicación pública? ¿Y con las Comunidades Autónomas y ese bloque Norte-Sur? ¿La patronal o los sindicatos? (capital o trabajo) ¿Y qué me dicen de la brecha intergeneracional entre mayores y jóvenes? ¿Nos enfrentaremos nosotros los jóvenes con nuestros padres? y así podría seguir un rato.

Quizás por todo lo anterior mi compromiso siempre a buscar la diplomacia, la buena relación y el optimismo en la serie de relaciones sociales que tengo a lo largo de un día. No recuerdo ahora mismo la última vez que discutí con alguien, ciertamente. Mientras tanto, sigamos discutiendo entre nosotros, que lo único que tengo claro, es que así, no saldremos de esto. Yo seguiré aplicando esas pequeñas máximas que un día aprendí de mi abuelo y de mi madre.

Jóvenes, empleo y empresas

Como cada año académico y con la finalización del curso regular, se ha publicado la revista Deusto Ingeniería 2012 que recoge una muestra de las actividades llevadas a cabo por alumnos, profesores e investigadores de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto. Como todos los años, he escrito un artículo sobre algún tema de interés general, y particular para los alumnos de las diferentes asignaturas que he impartido. Es un artículo largo, así que tomaros vuestro tiempo, que no quiero fastidiar vuestra productividad.

Para los que no recibáis la revista en vuestra casas, tenéis aquí el catálogo de todos los números.

***

Introducción

Soy un ciudadano más entre los 47.150.800 que están viviendo con preocupación la situación actual y futura de España. Son muchos los factores que me preocupan, pero hay uno que destaca por encima del resto: el empleo. Desde el estallido de la crisis allá por 2007-2008, en España se ha pasado de una tasa de desempleo del 8 al 20% (el doble que la tasa media de la Unión Europea).

Este primer dato, ya expone una importante primera reflexión a realizar: el desempleo estructural -el que se da siempre, aún en las mejores condiciones económicas- es del 8%. Desde 2008, la tasa de paro ha aumentado un 13%. En otros países en plena crisis tienen tasas de desempleo del 4,3% (Países Bajos) o del 5% (Austria). España tiene un problema crónico de desempleo estructural; existe un grave problema de contratación, por lo que sería conveniente tratar de corregir los factores que la obstaculizan incluso en épocas de bonanza económica. Este problema se acentúa más en las generaciones jóvenes. Quizás sea así, interesante, desengranar qué se esconde detrás de estos guarismos.

Nosotros: los jóvenes

Dicen que todavía no se ha tocado techo con este 20% de tasa de desempleo (casi ya 5.000.000 de Españoles). En 1994 era del 25%. Quizás sea la mayor tasa de desempleo soportada en los últimos 25 años por un país desarrollado. Esa cifra se torna escandalosa cuando hablamos de nosotros, los jóvenes. La tasa de desempleo juvenil está sobre el 48% en España [1]. De todo el mundo Árabe sólo nos supera Yemen, en el que existe un 49% de desempleo juvenil (si bien es cierto que la EPA es una de las metodologías más rigurosas del mundo). Es decir, 1 de cada 2 (los que todavía están estudiando no están activos a efectos laborales) no pueden trabajar.

No sé si ustedes son de los que se pelean por defender a su generación. Yo sí. Si el que lee esto que escribo es de esta misma generación -la generación Y, los nacidos entre 1982 y 1994-, es probable que ese igual de preocupado que yo. Soy consciente que esta manía mía por defender a los jóvenes puede parecer una discriminación positiva injustificada. Yo no lo veo así. Un parado de 40 años con 20 de experiencia puede remontar su situación (siempre y cuando haya sido precavido al paso de la crisis, que quizás sea demasiado pedir). Sin embargo, alguien de 28 años (por ejemplo) que nunca ha trabajado, puede tener prácticamente destruida su carrera profesional. Los primeros años en el mercado laboral definen una carrera. Son años formativos, con lo que el problema viene a largo plazo. Los jóvenes siempre seremos el motor de cambio de la sociedad a futuro. Como ocurrió con los JASP, siempre se espera mucho de nosotros.

Se nos estereotipa como esa generación que sólo sabe salir de fiesta e ir a la Universidad a jugar al mus. Seamos justos. Desde pequeños nos metimos a aprender inglés o a tocar el saxofón. No rechistábamos a nuestros padres. Llenamos las universidades, los grados medios y superiores. Nos dijeron que estudiando íbamos a alcanzar aquello que quisiéramos. Cuando menos, tendríamos la oportunidad para ello. Los que salimos al mercado laboral a partir del 2008 sabemos que la situación no es tan fácil. Encima, nos echamos la culpa a nosotros mismos; ya vale. Reflexionemos.

El presente, no depende de nosotros. Son muchos los factores que pudieran hacer que nos sintamos en ocasiones como un colectivo donde las políticas públicas no llegan (no, por lo menos, como debieran). En España, la mayoría de la población tiene más de 35 años. La vida política tiene un sesgo siempre hacia la edad media del votante. Cuestión de demografía; poco podemos hacer.

Creo que todos conocemos muchos compañeros con formación universitaria, mucha cualificación, que incluso se han tenido que ver en la tesitura de quitar méritos del Currículum para tener acceso a empleos de menor calidad. Buscar empleo ha sido tradicionalmente un trabajo en sí mismo, pero en la actualidad, es poco menos que una odisea.

Las empresas, en la búsqueda de la excelencia que tanto repiten, quieren contar con equipos humanos de personas preparadas, integradas y motivadas. Bajo esta premisa, se podría pensar que existe una guerra en la búsqueda del talento entre las empresas. Nada más lejos de la realidad. Se busca el talento sí, pero a precio muy bajo (luego veremos por qué), lo que está originando una erosión deflacionista de la remuneración entre los jóvenes.

A muchos los está llevando a emigrar. La famosa fuga de talentos o la pérdida de capital humano competitivo del futuro. Esto llevará –intuición masculina– a que el déficit de empleos cualificados pueda ser el próximo problema al que tengan que hacer frente las economías desarrolladas. Y eso a pesar que a las economías Occidentales no les queda otro remedio que apostar por los empleos cualificados si quieren poder hacer sombra a las economías intensivas de producción en Oriente. ¿Es España (sinécdoque de empresas y Administraciones Públicas) consciente de esto?

Así, la situación en España para los jóvenes españoles es poco motivadora y sus expectativas bajas. A ello, además, se suma que ay una cierta convicción que las estructuras sociales existentes y los líderes responsables de las mismas son incapaces de cumplir las aspiraciones de sus pueblos (en especial el colectivo joven). Y por si el presente fuera poco halagüeño, el envejecimiento de la población hará que los mayores absorban más y más de la riqueza colectiva, pasando la factura intergeneracional a los jóvenes. Está claro que tenemos que hacer más con lo mismo para hacer esto sostenible, ¿podremos?

Según el último informe del Observatorio de la Juventud en España, desde el año 2008 a la actualidad, el 20,7% de los jóvenes entre 16 y 29 años emancipados -500.000 personas- han tenido que volver a casa de sus padres [2]. Es cierto que la edad de emancipación se ha venido retrasando desde los años setenta; pero también es cierto que es un problema social importante.

¿Y qué se puede hacer para intentar ir arreglando todo esto? Nuestro principal problema, huelga decir, es el empleo, el acceso al mismo y sus precarias condiciones. ¿Por qué no hacer nuevas cosas? Para empezar, una mayor movilidad (tanto en educación con ERASMUS, Leonardo da Vinci o Marie Curie; como empresarial con los ERASMUS para emprendedores o los Traineeships; o para la participación juvenil), menos modalidades de contrato para incentivar la contratación de nuestro colectivo (al final habrá más modalidades que jóvenes buscando trabajo), un acceso más fácil a nuestro primer empleo (¿2, 3 o 5 años de experiencia?), formación dual (estudiar por las mañanas y trabajar por las tardes con unos horarios que así lo permitan), etc.

Erasmus Jóvenes Emprendedores (Fuente: www.camarabilbao.com)
Erasmus Jóvenes Emprendedores (Fuente: www.camarabilbao.com)

Cabe recordar, además, que tenemos un derecho los jóvenes, que yo empezaría a llamar casi obligación. Nos molestamos mucho en indignarnos, pero no en votar. En las últimas elecciones europeas de 2009, el 80% de los 18 a 24 años de edad, se abstuvieron [3]. ¿Sabéis porqué es tan preocupante este dato? Aproximadamente entre el 60 y el 70% de las leyes y demás regulaciones que se aprueban en España vienen de Europa (por eso de que ahora pertenecemos a la Unión Europea). Si eres un joven que tenía entre 18 y 24 años en el 2009, ¿qué estabas haciendo el 7 de Junio de dicho año para no votar? Somos jóvenes, sí, pero… ¿sólo para indignarnos?

Me ilusioné bastante el Mayo pasado cuando una parte de los jóvenes Españoles despertaron y se dieron cuenta que hacen falta reformas en este país. El problema estuvo en el cómo se cristalizó posteriormente el movimiento. Salir a la calle y -sólo- acampar en ella no es una solución a ninguno de los problemas que tenemos. Hacen falta propuestas meditadas, debatidas, analizadas. Muchas de las propuestas que vi en Sol o leí en “manifiestos” eran ciertamente utópicas.

Es más, hay más formas de participar en democracia que votando cada 4 años. Uno puede participar en una asociación juvenil, en un partido político, en una ONG, plataforma, etc., o incluso hacer uso de las Iniciativas Legislativas Populares o Ciudadanas Europeas. Finlandia -5 millones de habitantes-, tiene 15 millones de voluntarios, socios, activistas en asociaciones (políticas, juveniles, sociales, etc.). Es decir, cada Finlandés participa, de media, en 3 asociaciones. ¿En España? No llega al 18% las personas que participen o hayan participado en alguna asociación como voluntarios, según datos de la Plataforma Española del Voluntariado [4].

España: país de PYMEs

Cuando hablamos de problemas en España, no tenemos que olvidar que ahí fuera, en el mundo, compiten empresas, no países. Y aquí es importante señalar que España es un país de PYMEs [5], con lo cual competir fuera es una tarea difícil. Ya sabemos todos esas estadísticas tan llamativas que el empleo lo generan las PYMEs, que hay que impulsarlas, etc.

Empleo por tamaño de empresas y países (Fuente: www.ocde.org)
Empleo por tamaño de empresas y países (Fuente: www.ocde.org)

Sólo Portugal, Italia y Grecia (y México, aunque no lo veo tan comparable a España) superan a España en términos relativos a empleo de las PYMEs. El porcentaje de PYMEs respecto al total de empresas en España es demoledor: un 99,9% de empresas en España son PYMEs. Es decir, que las grandes, las 58 competitivas, las productivas, son un 0,1% del total [6]. De hecho, las grandes empresas españolas son, de media, más productivas que sus homólogas Francesas, Británicas, Italianas y Alemanas, y lo son por un buen margen. 58 PYMEs por cada 1.000 habitantes (la media en la UE-27 es de 40). Un 78,7% de los empleados en España trabaja en una PYME (frente al 67,1% de la UE-27)

Que la solución de España es tener aún más PYMEs seguro que lo habéis oído muchas veces. No nos debiera parecer mal que fueran las PYMEs las que generasen empleo si no fuera porque a mayor tamaño de empresa, mayor productividad y mayor volumen de exportaciones (que hoy son muy bajas, un 3% del PIB). ¿Os suena eso de que España deberá aumentar su competitividad aumentando sus exportaciones y su productividad? Difícil tarea.

El pequeño empresario con menos de diez trabajadores a su cargo es el arquetipo de empresa Española. Todavía esto se recrudece más al saber que estos pequeños empresarios son mucho menos productivos de media que los Europeos. Se habla de competitividad, destrucción creativa o devaluación interna. En un país que tiene muchas PYMEs no sé hasta qué punto es la solución a todos los problemas. Con un tejido empresarial tan atomizado, es muy difícil que éstas se conviertan en competitivas de la noche a la mañana. Así, con empresas pequeñas, que no quieren trabajar juntas, no cumplimos eso de que La unión hace la fuerza.

Que la planificación sea muy cortoplacista también tendrá algo que decir en todo esto. Creo que en ello tiene bastante que ver el marco institucional. Este cortoplacismo, hace que muchas se dediquen a sectores de baja cualificación (para qué abrir una firma de ingeniería donde tenga que crear contratos indefinidos para retener el talento pudiendo montar un chiringuito de playa con contratos temporales).

¿Y qué es eso de la productividad?

Los sectores que mayor destrucción de empleo han ocasionado son aquello donde no hubo incentivo alguno para hacerlos más competitivos. Estaban inflados “artificialmente”. Empleaban a gente con baja cualificación; para qué estudiar si uno podía llevarse a casa al mes 3.000 €. Y esta baja competitividad se traduce a términos de baja productividad (dejaremos los costes de lado, por el momento). En lo que a productividad por trabajador se refiere (datos de la Wikipedia en términos de PIB por hora del 2009 [7]), lejos quedan los $44 de España, de los $76 de Noruega, los $59 de EEUU o los $54 de Francia y Alemania.

PIB por hora del 2009 (Fuente: www.wikipedia.org)
PIB por hora del 2009 (Fuente: www.wikipedia.org)

Sí, la diferencia es alta (son datos de 2009, cuando todavía no se había destruido la barbaridad de empleo que hoy sí que ya se ha hecho). ¿Motivos? Bueno, difícil. El problema es que la productividad sabemos que existe, pero no sabemos medir qué la produce. Es como una caja negra. Solow -premio Nobel de Economía de 1987 por sus trabajos en la teoría del crecimiento económico- la llamaba la “medida de nuestra ignorancia” [8].

Es cierto que los problemas del mercado de trabajo en España son muchos. No es el objetivo de este artículo tratarlos. Por resumirlos, en Europa en general, y en España en particular, existen muchas dificultades para la reasignación de trabajo y de capital (además de las numerosas regulaciones laborales que dificultan la destrucción creativa).

Decíamos al comienzo que existe una elevada tasa de paro. Aún así, existen muchos cuellos de botella en el mercado de trabajo de España. Vacantes que tarda mucho tiempo o no son cubiertas con trabajadores desempleados. Esto se suele atribuir a mercados de trabajo ineficientes, por desajustes entre cualificaciones requeridas y ofertadas, por la baja movilidad geográfica y por la búsqueda ineficiente de trabajo. Los economistas suelen medir esto con la curva de Beveridge [9]. Estudiando la misma para España, se observa como la tasa de vacantes sigue manteniéndose como al inicio de la crisis, aún con tres millones de parados más. El mercado de trabajo ha empeorado su funcionamiento.

Además, ha habido muchas inversiones fallidas y las expectativas son negativas. La Ley de Economía Sostenible que pretende modernizar el mercado de bienes y servicios necesita venir acompañada de una profunda reforma del mercado de trabajo. No son conjuntos disjuntos; van de la mano. Y es que el problema de fondo no es que los costes salariales sean altos (de hecho, España está por debajo en términos de CLU -Costes Laborales Unitarios- de la media de la UE), sino que la productividad no es lo suficiente alta como para justificarlos. Es decir, las empresas no ganan dinero con ellos. Por ello, toda ayuda a la contratación creo que no es más que pan para hoy, pero hambre para mañana. Los costes laborales alemanes son un 50% superiores a los españoles, pero producen a un ritmo y calidad suficiente para compensarlo.

Así, la única forma de arreglar el problema es hacer que los salarios sean acordes a la productividad, y esto se puede conseguir produciendo mejor o cobrando menos. Es decir, aumentar en cantidad o en añadir valor y vender calidad.

Si no encuentro empleo, ¿por qué no crearlo?

El Pacto del Euro que tanta movilización generó en España el pasado Junio del 2011, es un acuerdo a nivel europeo que busca impulsar la competitividad y el empleo (entre otros puntos). Para lograrlo propone una serie de medidas, entre las que destacan las reformas del mercado laboral para fomentar la flexiseguridad y vías para incentivar la creación de empleo.

Este último punto es digno de análisis en un mercado como el Español, donde la demanda de mano de obra de baja cualificación ha provocado que el fracaso escolar sea enorme. Además, antes hablábamos de la Curva de Beveridge en España, la cual señalaba la asimetría entre oferta y demanda de cualificación en las empresas. La ausencia de una oferta de trabajo adecuada, tanto en cantidad como en calidad (formación y cualificación), es uno de los puntos que destacaban los empresarios en la Encuesta de Coyuntura Laboral les suponía dificultades a la hora de contratar.

Queda, así, fuera de toda discusión que fomentar la educación y formación sólo trae beneficios. Evidentemente esto necesita medidas políticas, donde se me ocurren (sí, pueden parecer obvias):

  • Desincentivar a las empresas que requieran baja cualificación (al igual que se hace con la gasolina o el tabaco).
  • Incentivar a las que requieran más formación (como se hace con las energías renovables).

¿Y cómo conseguir eso? Desde la ignorancia de la existencia de propuestas en esta misma línea, quizás sería interesante ir directamente al IRPF, a la base. Las personas con más cualificación y estudios que paguen menos IRPF. En Suecia te pagan por acudir al instituto o a la Universidad. Entiendo que a medio plazo reduciría el abandono escolar, y a más largo plazo pudiera fomentar que hubiera empresas que requieran personas con más formación, que sean más atractivas y vayan produciendo el cambio de modelo que se necesita.

Esto, pudiera además ayudar a atajar otro de los graves problemas, que no es otro que el alto índice de defunción de empresas existente en la actualidad. El 50% de las pequeñas empresas no sobrevive más allá de cuatro años y la tasa de supervivencia baja al 25% a 10 años vista. En España el número de empresas está en caída libre. Sin empresas que generan un PIB en torno al 2-3%, no se generará empleo.

Número de nuevas empresas (www.oecd.org)
Número de nuevas empresas (www.oecd.org)

En lugar de hablar de emprendedores y proyectos de éxito, seguimos hablando de empleadores y empleados. Aquí la idea no está por encima del individuo. No soy mucho de citas, pero, esta me gusta bastante:

Las grandes mentes hablan de ideas… las mentes pequeñas hablan de personas.
(Eleanor Roosevelt, 1884 – 1962)

En otro lados hablan de ideas/proyectos, se discuten, se presentan, etc. En España -y siento recurrir a los estereotipos- practicamos más la argumentación ad hominem, evaluamos a quién la propone. No nos extrañemos luego que no haya start-ups, que haya desconfianza, que conseguir rondas de financiación sea una odisea, no tengamos curiosidad, tengamos miedo al cambio, etc.

Con todo lo anterior, ¿puede entonces España convertir a 5.000.000 de desempleados en emprendedores? Y encima, de alta tecnología, que ya puestos a pedir. Sabiendo que una gran parte de esos millones de parados provienen del sector de la construcción y que el nivel educativo que poseen puede que no sea precisamente el más adecuado para sentar las bases de un Spanish Silicon Valley, creo que va a ser una tarea compleja.

Un paso más allá: ¿y en el futuro?

Una de las conclusiones que habría que sacar de todos estos datos (y muchos más que cabría traer a colación) es que aunque España debe cambiar su modelo productivo si quiere salir de esta espiral de desempleo, tampoco tiene por qué ser a costa de renunciar a sectores tradicionales, como la construcción o el turismo. Debe integrarlos en un nuevo modelo.

Así, podríamos aprovechar que muchos negocios de éxito en España son cosas bastante “aburridas”/”corrientes”/”de sentido común” de bastante éxito. Y esto no es ninguna chorrada. La cultura económica y empresarial de un país condiciona mucho emprender. Las industrias de alta tecnología y alto valor añadido difícilmente se impondrán a la industria turística del hotel en la playa en España. Con los incentivos existentes para tener contrataciones temporales, siempre saldrá más a cuenta los sectores económicos con fuerte estacionalidad (pistas de esquí, chiringuitos de playa, etc.) que los que requieren inversiones a largo plazo.

Pensemos en montar la Apple en Euskadi. Llamémosla Sagarra (manzana en euskera). Sagarra necesitará tener alrededor despachos de abogados, consultorías, asesorías, una academia de refuerzo escolar para los hijos (mi madre tiene una en Leioa y le ha ido bastante bien toda su vida), guarderías, restaurantes para comer, etc. Estas empresas no son de “las que molan”, pero dan dinero, y mucho además. No dan el glamour de poder contar en la cena de Nochevieja que te vas a Silicon Valley, pero sí dan el glamour para que puedas invitar a comer langostinos.

¿Que buscaría yo en Sagarra para emprender y montar un negocio de éxito? Organizar muy bien la producción, los recursos de la empresa, y, en especial, generar un equipo de éxito. Por cierto, curioso también el uso que se hace de éxito y fracaso. Y de nuevo, en mi visión de pueblo expresado en palabras no tan de pueblo:

  • Éxito: aquel que es capaz de prever necesidades/preferencias/gustos de un amplio grupo de personas, siendo hábil en reconocer dichas preferencias
  • Fracaso: el que no se da cuenta de lo que es éxito (negad la definición de éxito y os sale la de fracaso)

A esto lo suelo llamar el darwinismo emprendedor. Todas las grandes innovaciones de la historia son en esencia un proyecto emprendedor, donde el emprendedor es un genio (en un área de la organización determinada, o en varias). La necesidad/afición del genio es una clave para la supervivencia. A mí me inspira esta gente.

Jamás restaré importancia al conocimiento y progreso científico. Pero antes de dejarnos llevar por euforias tecnológicas, quizá sería importante preguntarse cómo se piensa atraer a los mejores científicos del mundo. Vale, tenemos buen nuestro clima, la cocina mediterránea vende libros, creo que tenemos fama de ser gente maja y contamos con una infraestructura turística y lúdica (por AVEs y aeropuertos no va a ser).

Entonces, ¿por qué no pensar en otros asuntos “más aburridos”? Algunos ya se apresuran a hablar de que si el siglo XX ha sido el siglo de la liberalización de la mujer, el siglo XXI será el siglo de los ancianos. Con una situación demográfica y económica en la que cada vez hay más jubilados. Ahí queda eso.

Conclusiones

Por último, y no menos importante, ¡ya vale de querer importar de todo a España! Un modelo de éxito de otro país funcionará en tanto en cuanto España tenga una estructura productiva, recursos naturales, un sistema educativo o en general, una sociedad, parecida al país que nos exporta el modelo. ¿Os acordáis de éso de: “Yo soy yo y mis circunstancias”? Pues eso. Así, España no es ni EEUU, ni Suecia, ni Alemania, ni Japón, etc. Los problemas de gestión -corrupción- en España tienen muchos años. La pillería de la Sevilla del comercio con América del Lazarillo de Tormes y la cultura de los buscavidas de Francisco de Quevedo tiene algo menos de 500 años.

La pregunta entonces es, ¿sólo el emprendimiento y las PYMEs van a sacar a España de la crisis o qué? ¿proponemos que cada uno de esos 5.000.000 monte una empresa? No quiero entrar en discursos maniqueos, pero tenemos todos que empezar a asumir la responsabilidad.

Quizás sea mucho pedir para un país donde las élites rara vez han estado capacitadas para servir como modelo a nosotros, las masas. El eterno problema Orteguiano. Pero se lo voy a pedir a nuestros representantes. Agradezco de corazón que ofrezca sus horas a un servicio público del que todos los que dependemos del Estado disfrutaremos. Pero como han decidido asumir la misma, os pido que no hablen de culpas y que no busquen hombres de paja, sino que busquen resolver los enormes problemas que tiene este país, y en especial, nosotros los jóvenes.

Endéudate si quieres. Se lo explicaré a mis nietos cuando tengan que pagarlo porqué decidió hacerlo. Coge el dinero de mis impuestos y del resto de ciudadanos para emplearlos en sanidad, educación o ayudar a colectivos menos favorecidos (entre ellos, los desempleados menores de 25 años, claro). Gástelo ahí y no en AVEs o aeropuertos. Yo se lo explicaré a mis nietos cuando no puedan ir a Ciudad Real o Castellón en avión directamente.

Puede que ustedes, representantes, piensen que los ciudadanos (me incluyo) somos gente ignorante, muy ignorante. Por ello, delegamos la responsabilidad de gobierno en personas preparadas para ello como vosotros, los que saben de esto. Los ignorantes, escucharemos las causas de la crisis: la “banca” (sic), despilfarro, crisis de demanda, que si la desigualdad de rentas, etc. Lo que quieran, pero hemos quedado que buscaremos soluciones, y no discutiremos más entre nosotros. Trabajaremos para sacar todo esto adelante. Asuma la responsabilidad para que así sea, se lo pido por favor.

***

[1] 48% de desempleo juvenil en España: te pido responsabilidad, futuro representante [Online]. URL: http://alexrayon.es/2011/11/01/48-de-desempleo-juvenil-en-espana-te-pido-responsabilidad-futuro-representante/

[2] Mamá, he vuelto a casa [Online]. URL: http://www.publico.es/espana/415905/mama-he-vuelto-a-casa

[3] El 80% de los jóvenes se abstuvieron de votar a los que legislan entre el 60 y 70% de lo que nos afecta en España [Online]. URL: http://alexrayon.es/2011/06/23/el-80-de-los-jovenes-se-abstuvieron-de-votar-a-los-que-legislan-entre-el-60-y-70-de-lo-que-nos-afecta-en-espana/

[4] Plataforma del voluntariado en España [Online]. URL: http://www.plataformavoluntariado.org/

[5] España: país de PYMEs (o cómo la (des)unión (no) hace la fuerza) [Online]. URL: http://alexrayon.es/2011/09/22/espana-pais-de-pymes-o-como-la-desunion-no-hace-la-fuerza/

[6] Una España de dos velocidades [Online]. URL: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=7181

[7] List of countries by GDP (PPP) per hour worked [Online]. URL: http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_GDP_(PPP)_per_hour_worked

[8] Santa Productividad, ruega por nosotros [Online]. URL: http://kantor-blog.blogspot.com/2008/04/santa-productividad-ruega-por-nosotros.html

[9] El aumento desenfrenado del paro: ¿cíclico o estructural? [Online]. URL: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=17563

Por qué tenemos vacaciones en verano, jornada partida y nos dormimos muy tarde: sobre España y su productividad

También es función de horarios de trabajo, y del rendimiento que del mismo podemos obtener. De hecho, sin un modelo entrenado y testado que me permite sostener esta afirmación, siempre he pensado que a más horas de trabajo o de duración de la jornada lejos del hogar o de actividades de ocio de desconexión, menos productivo se es.

He leído esta mañana en este artículo de Pepa Bueno un par de frases que me han gustado bastante, y que introduzco como entradilla de un tema que llevaba queriendo tratar desde hace tiempo. Primero la entradilla, y luego al grano:

[…] Finn Kydland, Premio Nobel de Economía y miembro de la Reserva Federal de EE UU, vinculaba la prosperidad de los países a la fortaleza de sus instituciones y a la capacidad de la sociedad civil para mantenerlas al margen de la batalla partidista. En esa entrevista se decía que un país es lo que no cambia después de que cambie su Gobierno.

Un país es aquello que no cambia a pesar de que cambie su Gobierno. Y entre las múltiples cuestiones que no han cambiado en España desde hace décadas, siglos, hay varios aspectos relacionados con el tiempo, básicamente calendarios y horarios. En especial, me llaman la atención (por no decir, me ofenden), dos: el calendario de verano y la jornada partida (conocido también como largas comidas). Así que me parece interesante, describir brevemente el origen histórico de ambas.

Vacaciones de verano

Primero, el calendario de verano. Recuerdo mucho de mi infancia las innumerables quejas de mi madre sobre la cantidad de tiempo que se paraba mi educación (al menos la reglada, ya se encargaba ella de que no me parase del todo…). Cuando aquello no lo entendía, dado que yo tenía otras preocupaciones (entiéndase). Pero ciertamente, cuando uno va avanzando en años, preocupaciones y responsabilidades, lo entiende perfectamente.

El origen de estos 2/3 meses de parón veraniego -aproximadamente lo que se detiene la educación de los jóvenes, por lo menos hasta su pleno acceso al mundo profesional- está en las cosechas de verano. De hecho, fijémonos por un segundo en la entrada en la Wikipedia del término Razia:

El nombre árabe ṣayfa se relaciona etimológicamente con ṣayf (verano) e inicialmente significaba “cosecha”, pero a lo largo del tiempo se utilizó como “expedición militar”, debido a la “cosecha” de bienes en los saqueos, y a que también solía realizarse en verano.

La pregunta se podría hacer todavía más abstracta. Y es, ¿por qué motivo disfrutamos de las vacaciones en el verano? Pura tradición, eso que decíamos al principio del concepto “país”. Antes de la Revolución Industrial, cuando la base de la economía era la agricultura, la recolección de los alimentos se realizaba en verano. Se buscaba que tuvieran participación en ella el mayor número posible de personas. De aquí también el término “hacer el agosto”, dado que el agricultor obtenía el resultado (muy bueno) por todo lo que había trabajador durante el año.

Una vez que la Industria empezó a dominar las economías desarrolladas, “hacer el Agosto” era más difícil. Básicamente ya no había tantas personas disponibles, dado que se dedicaban a trabajos más beneficiosos para ellos, en fábricas o talleres. Así, y dado que la agricultura había que mantenerse (por cuestiones tan esenciales como comer), había que detener la producción industrial (al menos parcialmente), para que esos trabajadores industriales fueran a echar un cable para recoger las cosechas.

Cosecha de verano (Fuente: http://polonius-petronius.blogspot.com.es/2011/02/la-cosecha.html)
Cosecha de verano (Fuente: http://polonius-petronius.blogspot.com.es/2011/02/la-cosecha.html)

Sin embargo, más tarde, deja de ser necesario que una persona que se dedica a la Industria durante el año, en verano ayude a la agricultura. Tras la Revolución Industrial, se tienen máquinas que lo hacen rápido y bien. Eso sí, ya existían los sindicatos, así que para poder ofrecer algo más atractivo a sus sindicados, éstos consiguieron mantener la pausa industrial de verano (que encima era remunerada, tal como lo es hoy). Más concretamente, en verano, por eso de “hacer el agosto”. Mera tradición, vamos.

Jornada partida

El segundo asunto que nos ocupa hoy es el horario partido Español. Es decir, ¿por qué paramos tanto tiempo a mediodía para comer? Yo es algo que me he preguntado desde pequeño. Quizás también por la educación que me dio mi madre.

Corroboré mis sospechas sobre lo poco productivo que era parar tanto tiempo cuando empecé a viajar con 15 años. Fui a Suecia. Comer a las 12:00, media horita, y listos para seguir a tope. Hasta las 5 de la tarde. Idem en Dinamarca, Alemania, Reino Unido o Estados Unidos, países donde también he comprobado la pasión por el trabajo productivo. Luego hablamos de conciliación y esas cosas. Y por eso en Europa hablan de esto, entre otras cosas, sobre España.

Vale, ya sé que España tiene otro clima, se pueden alargar las jornadas de trabajo por el mayor número de horas con sol y esas cosas. Pero no, no me vale. Recuerdo leer hace tiempo (lo siento, no tengo el enlace, así que tendrán que confiar en mi memoria o aportarme un enlace que me haría feliz por ello), en boca de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, contar el origen histórico de todo esto.

Esta costumbre de comer tarde y parar tanto tiempo a mediodía es algo relativamente reciente. Pongamos en perspectiva. Cuando un Sueco o Danés come a las 12, nosotros comemos a las 2. Esta comida del mediodía (el almuerzo, vamos), se vino haciendo en España sobre la 1. Sin embargo, llegó la triste Guerra Civil entre 1936 y 1939.

En esta época, la situación económica de España fue realmente mala. El hambre de la postguerra que seguro muchos hemos oído de nuestros abuelos o padres. Así, muchos cabezas de familia (recordemos que la mujer todavía no trabajaba en una sociedad tan atrasada como la Española), tenían que tener dos empleos o trabajar dos turnos (recuerdo contar esto a mi abuelo paterno). Tampoco esto fue un invento de la Postguerra, dado que durante el Siglo XIX también España pasó penurias económicas que hizo ir cogiendo estas costumbres.

El empleo principal (es decir, un “turno”) era una jornada entre 8 a 10 horas. El segundo empleo, duraba menos (las empresas estructuraron sus horarios a sabiendas que iban a tener oferta de trabajadores para estos horarios). Además, también se trabajaba los sábados. Había que aprovechar al máximo la mañana, así que los trabajadores con dos empleos, empezaron a coger la costumbre de comer más tarde.

Así, muchos Españoles empezaban a trabajar a las 6 de la mañana, no paraban hasta las 2 de la tarde, comían algo, y a las cuatro entraban al segundo empleo, donde trabajaban unas 3/4 horas. ¿Nos quejamos ahora eh?

De hecho, esto tiene cierto sentido si pensáis un segundo, los más jovenes lectores, en los horarios que vosotros manejáis y los que pueden tener vuestros tíos o abuelos. Este modelo mío es algo que me chocaba de pequeño. Yo en casa comía antes de lo que comían mis abuelos o tíos más mayores. La cuestión, es que ahora que España va mejorando sus condiciones (aunque parezca mentira con la que está cayendo), ya no hay pluriempleos, así que gradualmente vamos adelantando los horarios. Durante la transición, la más común era comer sobre las 3 y cenar a las 1o de la noche. Hoy en día, y sin evidencia cuantitativa sobre la mano, es más común comer sobre las dos (que ya es decir a tenor de nuestros vecinos Europeos), cenar sobre las nueve de la noche.

Nos dormimos tarde

Hace unos meses, leía en Nada es Gratis esta entrada. El artículo hablaba como según una encuesta de Nielsen, España es el 5º país en el que más gente se acuesta pasadas las 12 de noche. El 65% de la población. A niveles de Países Asiáticos básicamente, y algún otro Europeo (los de siempre, nuestros amigos de Portutal e Italia). Fíjense:

Países con horas intempestivas para dormir (Fuente: http://jp.en.nielsen.com/news/documents/AsiaPacificSleepingPatternsReport.pdf)
Países con horas intempestivas para dormir (Fuente: http://jp.en.nielsen.com/news/documents/AsiaPacificSleepingPatternsReport.pdf)

Como con las vacaciones de verano, cuando era pequeño, me gustaba irme a dormir tarde. Ahora, me preocupa. Y como no, la Historia nos lo cuenta. En 1940, el Régimen de Franco decide adoptar el horario central europeo. Antes de eso, y desde 1884 (aquí hablé sobre esto), había seguido el mismo horario (el que el meridiano dice) del Reino Unido o Portugal. Vamos, cosas de la geografía. Sin embrago, Franco lo cambia; motivos políticos. ¿Cómo reacciona los ciudadanos? Pues haciendo todo a las mismas horas que lo que sus costumbres decían, aunque oficialmente fuera una hora más tarde.

Sin embargo, y dado el corporativismo e intervencionismo Franquista, las empresas y otras instituciones sí que ajustaron sus relojes. ¿Resultado? Desbarajuste entre horarios personales y los institucionales. Luego, cuando apareció la TV, cuyo público objetivo son los ciudadanos, los horarios se adaptaron a su desbarajuste, no al que marcaban empresas e instituciones. Así que difícil solución a eso que tanto se habla de adelantar horarios de emisión de programas.

Esto también tendrá sentido para los que conocemos las costumbres euskaldunes. Es el famoso aperitivo de las once (que es algo bastante universal por otro lado, no sólo propio de aquí), que aquí llamamos hamaiketako. Hamaika en Euskera, son las 11. Sin embargo, este hamaiketako, no sé si mucha gente lo sigue tomando a las 11, o es a las 12-1, para luego comer a las 3. Vamos, más desbarajustes.

Conclusiones

¿Os suena eso de la productividad no? He hablado de ello unas cuantas veces. Y es que cuando hablamos de mayor productividad, acabamos hablando al final de competitividad, la cual no sólo es función de los costes salariales (que en términos de comparación a nuestros vecinos, y en términos efectivos no nominales, puede que sí resulten altos en relación a la productividad que aportamos), de modulo productivo (¿alguien sabe qué ha sido de la Ley de Economía Sostenible?), de educación, I+D+i, etc.

También es función de horarios de trabajo, y del rendimiento que del mismo podemos obtener. De hecho, sin un modelo entrenado y testado que me permite sostener esta afirmación, siempre he pensado que a más horas de trabajo o de duración de la jornada lejos del hogar o de actividades de ocio de desconexión, menos productivo se es.

Internet Eguna 2012 en la Universidad de Deusto: “Gestión de personas 2.0”, por Alex Rayón Jerez

Exposición de Alex Rayón Jerez dentro de la Jornada del 17 de mayo, de 17:00 a 20:00 horas en la Universidad de Deusto

Gestión de personas 2.0

La nueva economía y la sociedad del conocimiento están transformando los paradigmas y funcionamientos sobre los que se asentaba la gestión de las organizaciones. Entre los procesos de negocio que están sufriendo importantes cambios, está la gestión de personas, que no vive ajena a esta nueva realidad. Los responsables de Recursos Humanos (en adelante, Gestores del Talento) ya han incorporado Internet en su día a día.

Sin embargo, a estas alturas del siglo XXI la mayoría de las organizaciones siguen aplicando modelos de dirección y de liderazgo que fueron creados hace más de 100 años. Las necedades en aquella época, eran otras. En la Era del Conocimiento, con las Organizaciones 2.0, consiste en demostrar que el talento humano es precisamente el recurso mas importante con el que cuenta una empresa u organización de cualquier tipo.

De cuidar y captar el mismo, depende el devenir de las organizaciones, entendiendo las mismas como un conjunto de personas en aras de lograr un objetivo común. Google lleva años trabajando con enormes bases de datos y una analítica muy elaborada para fichar al talento que más se adecúa al perfil de persona que quiere en sus filas. ¿Y cuál es ese perfil para tu organización? Ahí, la minería de datos, y las herramientas de análisis en la era del Big Data tienen mucho que aportarnos.

Las Organizaciones 2.0 se caracterizan por su capacidad innovadora y de adaptación al entorno estructurándose de manera redárquica. Y como toda estructura en red, el flujo de información se convierte en fundamental para alinear los intereses y objetivos de todos los agentes. Aquí, las herramientas de comunicación interna y externa 2.0 tienen mucho que aportar. Ello fomenta la aparición de una cultura innovadora, que está haciendo florecer un nuevo tipo de directivo, estilos de liderazgo transformadores. El líder en lo que a gestión de personas se refiere no puede ser esquivo a este fenómeno.

Y todo ello, haciendo uso de herramientas 2.0, que favorezcan la creación de una identidad digital en clara sincronía con la identidad offline. En esta nueva identidad, los Gestores de Talento 2.0 deberán adoptar un modelo de gestión del talento humano que permite trasladar al mundo empresarial los principios básicos de la interacción, integración, colaboración, información, síntesis y la capacidad de generar impactos.

El factor escasez existe para el talento humano. Así, el Employer Branding, o el objetivo de llevar la etiqueta de “El mujer lugar para trabajar” será un imperativo en las organizaciones. Gestionar la empleabilidad o liderar el desarrollo profesional. Buscar la motivación intrínseca y extrínseca del talento de la organización requerirá construir repositorios de conocimiento donde el talento de tu organización pueda aprender de manera autónoma y significativa. Montar un Elgg, un Moodle, webinars de manera regular, un Mahara o BSCW, será un recurso al que tengan que recurrir las organizaciones tarde o temprano.

¿Y tú como talento ya te has planteado dónde tienes que estar? ¿Conoces LinkedIn? ¿Te has planteado qué te pueden aportar Facebook y Twitter para encontrar empleo? ¿Conoces Xing, Viadeo, Open Science Lab, Wisestep.com o Plaxo?

Y, por último, una vez que te incorpores en la organización, ¿ya sabes qué políticas de uso de las plataformas de Social Media son recomendables? ¿Conoce la organización la legislación aplicable a las redes sociales en la selección de talento? ¿Y las políticas de uso de las redes sociales en las empresas? ¿Tiene la organización a la que te incorporas un código de conducta en lo que a redes sociales se refiere? ¿Has oído hablar de la polémica política de privacidad de Facebook?

ALEX RAYÓN JEREZ

Alex Rayón Jerez, Bilbaíno de 27 años, Ingeniero en Informática, Ingeniero en Organización Industrial, Máster en Recursos Humanos por la Universidad de Deusto, pero, sobre todo, apasionado del emprendimiento y de la innovación. Actualmente trabaja como profesor del Departamento de Tecnologías Industriales de la Universidad de Deusto, es investigador en la línea DeustoTech-Learning y coordinador TIC-Docencia de la Universidad de Deusto. Además, y para terminar de cerrar su ciclo académico, está desarrollando su tesis doctoral en el campo del mobile Learning.

Como profesor del Departamento de Tecnologías Industriales, imparte asignaturas del área económico-financiera (Contabilidad y Finanzas, Métodos Cuantitativos, Organización de la Producción, Finanzas de la Empresa, Sistemas de Control de Gestión, Macroeconomía y Oficina Técnica). En lo que a su actividad investigadora se refiere, sus áreas de conocimiento e investigación son la Web Semántica, Business Intelligence, Business Analytics, Mobile Learning y Learning Analytics.

Sobre estas áreas de conocimiento, imparte cursos, conferencias, organiza eventos de difusión, colabora con medios escritos como revistas y periódicos, y mantiene una importante presencia como generador de contenidos en plataformas de Social Media, como atestiguan su blog personal, su Twitter, su Facebook, canal de presentaciones en SlideShare o su canal de vídeos en Blip.tv.

Esto es lo que hace en su horario regular, porque en el resto del día disfruta desarrollando proyectos de negocio que llevan a que en la actualidad esté embarcado ya en tres proyectos empresariales: UBM (análisis científico de marca), EPD (transferencia tecnológica y desarrollo de proyectos) y Bidenet (ingenierías de rutas en Internet y estrategias en Social Media). Todo ello, rodeado de un equipo de alumnos y ex-alumnos de la Universidad de Deusto, como filosofía de apuesta por el enorme talento que atesoran estos jóvenes.

Tras trabajar un año en Estados Unidos, conoció el ecosistema de emprendimiento empresa-universidad que tanto defiende en la actualidad. Viviendo bajo ese contexto, en un país tan enriquecedor como es EEUU, con gente de todas las culturas, bajo una actitud por los desafíos constantes y un dinamismo por los cuatros costados, Alex aprendió las cualidades que hoy caracterizan su actitud para afrontar nuevos retos en todos los planos de su vida. Disfruta de cada día como si fuera el último, pues nunca entiende que tiene que trabajar, sino disfrutar de otro día más rodeado y aprendiendo de gente que comparte su filosofía por el trabajo, la dedicación y el compromiso.

Puedes contactar con Alex en:

www.alexrayon.es/alex-rayon-20/

Bolivia: como dicen los de finanzas, rentabilidad y riesgo de la mano

Con elecciones por medio, con una costosa política de subvenciones al fuel que no le deja margen de maniobra, Evo tiene que sacar el dinero y los votos de algún otro lado. Hoy ha sido REE… ¿será la última? Como siempre, da miedo el tema.

Vale, pues Evo Morales ha expropiado la filial de REE en Bolivia. ¿Motivo? Parecido a lo que ya vimos con el caso de YPF en Argentina: presuntas faltas de inversiones. En este caso, la empresa Transportadora de Electricidad (TDE), filial de Red Eléctrica de España que le reporta el 1,5% de su beneficio global. Esta empresa, TDE, controla prácticamente el 75% de las líneas de transmisión de electricidad del país (el mismo negocio que desarrolla REE en España).

Sí, la Bolivia a la que España condonó en 2009 los 75 millones de dólares de deuda que mantenía Bolivia. Además, España era el principal donante de Bolivia. Qué cosas tiene la vida.

Las multinacionales Españolas en América Latina van a tener unas semanas “entretenidas” por delante. Un mínimo común múltiplo de estas empresas (las grandes empresas privadas en España), es que o bien son ex monopolios públicos, bancos, concesionarios de obra pública o contratistas de servicios públicos. Es decir, negocios muy susceptibles de intervenciones públicas como la ejercida hace pocas horas.

Esto lo digo porque no, no toda empresa Española ahora está en riesgo de repente. Hay que saber dónde y qué se invierte.

Multinacionales Españolas con presencia en América Latina (Fuente: http://www.eoi.es/blogs/aitanaleret/files/2012/01/empresas-espa%C3%B1olas-en-Am%C3%A9rica-Latina.jpg1.jpeg)
Multinacionales Españolas con presencia en América Latina (Fuente: http://www.eoi.es/blogs/aitanaleret/files/2012/01/empresas-espa%C3%B1olas-en-Am%C3%A9rica-Latina.jpg1.jpeg)

El tema, como siempre, nos lleva a la política. Evo Morales está preparando su reelección. Es el líder más popular y fuerte que ha tenido el país desde hace más de 50 años (tampoco el récord era difícil de alcanzar). Sin embargo, por medio, hay muchos conflictos sociales, cosa para nada nuevo. No es la primera vez que Evo Morales tira de populismo.

En las Navidades de 2010, Evo subió el precio de la gasolina, creo recordar, en prácticamente un 75%. Bolivia nacionalizó el petróleo y gas el 2006, así que puede manejar estas regulaciones como le plazca. Son sectores regulados, con mucha presencia del Estado. Cuando aquello, el pueblo se le echó encima. Incluso los cocaleros, siempre una base de apoyo fuerte (de ahí es de origen Evo, el primer indígenea presidente), protestaron fuertemente. 5 días más tarde, Evo derogó la medida.

Las subvenciones al fuel y otros bienes básicos son medidas muy populistas de países como Bolivia, Venezuela o Irán. Son costosas, muy ineficientes, pero es una buena manera de mantenerte en el poder. También suelen venir acompañadas de una importante red de ayudas públicas a los más necesitas, como es el caso de Bolivia.

En Venezuela, la gasolina se vende a menos de 10 céntimos de dólar el galón (unos 2,5 céntimos de dólar el litro). Hugo Chávez no ha subido el precio en los últimos 12 años. En 1989 hubo unas revueltas importantes en Caracas, así que seguramente sepa lo que hace.

En los últimos años Bolivia está creciendo bien. El alto precio de mercado de los recursos minerales están ayudando a ello. El control presupuestario ha mejorado. A pesar de todas las subvenciones (al fuel directamente se van como unos 1.000 millones de dólares, siendo los ingresos totales unos 8.000 millones), es positivo el presupuesto.

Estas políticas de control de precios, obviamente, están haciendo que no les salgan las cuentas a muchas energéticas para invertir en el país. La inversión extranjera directa, también se ha frenado.

Con todo lo anterior, a lo que quería ir es que personalmente no me extraña que ocurran estas cosas. Ya cité el caso de Bolivia cuando hablé de YPF. Cuando vas a invertir en un país, y se habla tanto del retorno económico como de la estabilidad política, mala señal.

Con elecciones por medio, con una costosa política de subvenciones al fuel que no le deja margen de maniobra, Evo tiene que sacar el dinero y los votos de algún otro lado. Hoy ha sido REE… ¿será la última? Como siempre, da miedo el tema.

Breve Historia de la Argentina: cómo se pasa de ser el 7º al 84º país (Parte II)

Es difícil, y me cuesta bastante, explicar qué es el Peronismo. Más que una ideología, yo lo veo como un sentimiento. A riesgo de ser un poco exagerado, diría que El Peronismo es, tal vez, el mayor movimiento revolucionario del continente Latinoamericano del Siglo XX. Sí, más que el movimiento Sandinista o la Revolución Cubana liderada por los Castro en Cuba.

[Continuación del artículo anterior]

Primeros indicios de corrupción

No voy a descubrir nada nuevo hablando de la corrupción en Argentina. Sin embargo, lo que no tengo tan claro es si un país puede desarrollarse siendo también corrupto. Quiero decir con esto -obviamente, lejos de defenderlo– que no creo sea un factor a explicar el declive Argentino.

Sin embargo, no por ello huelga explicar cómo se gestaron los primeros indicios de corrupción. Todo arranca cuando se le pide un préstamo al banco Baring Brothers, con sede en Londres. Decía en el artículo anterior, que iba a dejar de lado los años que van desde la Declaración de Independencia de 1816 hasta, más o menos, el Pánico de 1890. Sin embargo, para hablar de corrupción, es necesario retomar la bancarrota del banco inglés Baring Brothers. Éste, fue desde la independencia un prestamista de Argentina.

Con los primeros influjos de dinero británico (dejaré de lado, por lo difícil que me resulta contrastarlo con otras fuentes, el dinero que presuntamente se quedaron los gestores de dicho dinero), se asumía por un total de 1 millón de libras esterlinas. El dinero, y como con otras muchas inversiones fallidas que ha tenido el país, no se empleó en construir obras públicas (esta era la idea inicial). “Otros usos”, como diría aquel.

Dentro de las condiciones del préstamo, también se incluía que las tierras fiscales fueran hipotecadas. Los grandes terratenientes acumularon más propiedades. Además, Inglaterra exigió un Tratado de Libre Comercio, en lo que fue el pistoletazo de salida para que Argentina comenzase a ser un país exportador de materia primas (en este caso, para la muy industrializada Inglaterra, sumida en la II Revolución Industrial y que crecía a ritmos agingatados dentro de la Primera Globalización).

De hecho, volvemos a utilizar un ejemplo de EEUU para entender esto. Los robber barons fueron unos oligarcas que tenían literalmente comprada a toda la élite política Americana a finales del Siglo XIX comienzas del XX. Mismamente, el tan idolatrado Roosevelt, salió de Tammany Hall (donde se desarrollaba una potente red de tráfico de influencias o red de clientelismo político).

Tammany Hall
Tammany Hall (Fuente: http://es.wikipedia.org/)

Luego las razones no pueden ser simplemente el cómo Perón introdujo la corrupción. Que se lo pregunten a los países que flotan en petróleo, también. La Argentina se dedicó a ser otra de esas instituciones públicas con organizaciones compuestas de capital humano que no sabían muy bien qué tenían que hacer. Es como cuando empiezas a trabajar en un sitio y no te han definido el plan de trabajo.

Peronismo

Es difícil, y me cuesta bastante, explicar qué es el Peronismo. Más que una ideología, yo lo veo como un sentimiento. A riesgo de ser un poco exagerado, diría que El Peronismo es, tal vez, el mayor movimiento revolucionario del continente Latinoamericano del Siglo XX. Sí, más que el movimiento Sandinista o la Revolución Cubana liderada por los Castro en Cuba.

Juan Domingo Perón (Fuente: http://es.wikipedia.org/)
Juan Domingo Perón (Fuente: http://es.wikipedia.org/)

Como veíamos en la entrega anterior, Argentina ya era muy rica cuando llegó Peron. Así que no fue éste el que convirtió a Argentina en una potencia mundial (aunque la creencia general sea la contraria). De hecho, más bien diría lo contrario, que fue precisamente bajo su mandato con lo que comenzó el declive. El Peronismo de 1945-1955 introdujo un proteccionismo mercantilista que fomentó una cultura en el país que aún hoy existe. Aunque no deja de ser cierto que también introduce el Estado del Bienestar en Argentina, aunque acompañado de un sindicalismo un tanto castizo.

Como decía Aquilino en la ponencia, presidencias militares y no civiles hasta 1983 causaron inestabilidades políticas que no permitieron a la Argentina explotar su inmensa riqueza natural. En septiembre de 1955, grupos militares derrocan a Perón, proscriben el Peronismo (lo que duró dos décadas). Más tarde, el plan Cóndor, tampoco ayuda a generar estabilidad, hasta que en 1976, se produce el Proceso de Reorganización Nacional(eufemismo de Golpe de Estado del amigo Videla).

Estos últimos acontecimientos hicieron perder la vida a unos 30.000 Argentinos. Algunos datos (la estadística en Argentina es lo que es, así que no me creáis mucho) exponen como aproximadamente el 80% eran Peronistas. Desde el fin del Peronismo, la guerrillaMontonera, la dictadura y demás agrupaciones, dejan un país en continua guerra civil.Defragmentación social que aún hoy en día persiste.

Path Dependence financiero

En Argentina, como hemos venido diciendo, se juntan unas malas instituciones con una lamentable estructura económica. Por ello es tan complejo explicar el caso Argentino; no hay un único momento singular en el tiempo para ver qué es hoy en día el país. Todos tendremos presente el Corralito que decretó De la Rúa en 2001. Enseguida volveremos a él. Sólo lo quería presentar como ejemplo de lo mal que se ha tratado a la salud financiera del país desde su independencia.

Desde las reformas tributarias Argentinas de 1951, cada vez que se han aumentado las tasas o introducidos nuevos impuestos, la recaudación ha sido muy inferior a lo presupuestado. Estas reformas no han venido acompañadas de reducciones del gasto, por lo que cada reforma, introducía la necesidad de la siguiente reforma, que tampoco resolvía el problema. En julio de 1982, Domingo Cavallo (por aquel entonces Presidente del Banco Central de la República Argentina durante el final de la dictadura militar de 1976 a 1983 y que tiene un blog que leo cuando publica) mete las primeras reformas para dar paso a los varios episodios hiper-inflacionarios.

Cavallo apuesta por una convertibilidad tramposa sin haber solucionado antes el problema fiscal. Así, cuando empieza Carlos Menem (presidente de 1989 a 1999), se procede a vender activos del Estado y endeudarse aún más (las llamadas reformas estructurales de los 90). No fue suficiente. Con Fernando de la Rúa (1999 – 2001), la situación distó de mejorar. De hecho, terminó pidiendo a Cavallo que arreglara el problema, lo que desembocó en imponer el Corralito para que los capitales se quedasen en la Argentina.

A partir del 2002, la devaluación competitiva hace aparecer un impuesto a las exportaciones (otra reforma tributaria en cierto modo). Esta, sin embargo, sí que generó ingresos al fisco. Pura fuerza bruta. Ya veis cómo el comercio exterior es la principal fuente de ingresos. Dejaremos de lado, por la distancia a entenderlos que me produce, los asaltos a fondos de pensión, bancos, medios de comunicación, etc.

[Continuará]