Automatización del trabajo y digitalización: ¿hacia un nuevo modelo de sociedad?

Los que seguís este blog desde tiempo, bien sabéis que he escrito en innumerables ocasiones sobre el tema que hoy nos ocupa. Con titulares bastante ilustrativos de esta nueva “era”: “¿Está mi profesión en peligro con “los robots”?” y “Las competencias en la sociedad digital“. Ya introducía la idea de la polarización del mercado de trabajo, e incluso en esta conferencia que di en Marzo del 2014, hablaba sobre la prevalencia de los trabajos no rutinarios frente a los rutinarios (que se pueden automatizar).

El pasado Agosto, introduje una nueva conversación, con el título “Nuevas evidencias sobre la (supuesta) destrucción del trabajo de los robots“. Era una lectura más en “neto” que en “bruto”. Obviamente, una conversación necesaria, pero no suficiente. Que vaya a generar más trabajo, cualificado, no quiere decir que ya podamos estar tranquilos. Muchos empleos de baja cualificación se verán afectados por esta nueva ola tecnológica. Y el acompañamiento de los mismos, durante estos años, me parece fundamental.

Y ahí, creo que tiene que estar el estado. Y es que el progreso tecnológico es lo que siempre ha producido. Cambios sociales. Sin embargo, lo que ocurre en esta automatización del trabajo derivado de la introducción de los robots, acompañado de la transformación digital (lo que algunos hemos “simplificado” como Industria 4.o), me parece a mí que es algo que nunca habíamos visto anteriormente. No tanto en el fondo, sino en la forma. Destruye a gran velocidad. Más de lo que somos capaces de seguir, incluso a nivel educativo. Y este es justo el problema.

La carrera entre la educación y la tecnología (Fuente: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51SIl%2BL2AZL._SY344_BO1,204,203,200_.jpg)
La carrera entre la educación y la tecnología (Fuente: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51SIl%2BL2AZL._SY344_BO1,204,203,200_.jpg)

Por eso mismo, hoy quería hablar de lo que considero deberás ser un nuevo modelo de sociedad. Un modelo en el que no solo el concepto de “trabajo” quizás deba ser redefinido (ya hablé de ello) sino incluso el propio concepto del estado del bienestar en España. Y justo aquí está uno de nuestros retos; España, tiene su propio modelo, por lo que la solución a nuestro problema, deberá trabajarse internamente. Pensemos en el mismo, en dos de sus ejes críticos: las pensiones y el desempleo.

En cuanto a las pensiones, quizás, el mayor reto que tenga esta legislatura que acaba de arrancar. No voy a entrar en lo de siempre. Sí, el dinero se va acabando. Por lo tanto, hay que buscar nuevas vías de entrada de dinero en la caja. Su naturaleza jurídica (contribución y no asistencia), entiendo, deberá cambiar. Porque el “modelo de contribución”, ese pacto intergeneracional por el que los activos financiamos a los no activos, por matemáticas, no sale.

En esta clave de pirámide poblacional y sus matemáticas, entra de lleno esta automatización del trabajo. Se supone, que este problema será todavía peor si de repente empiezan a desaparecer contribuyentes en activo. Pero sin embargo, asistimos -de momento un tanto atónitos- a una era de la automatización del trabajo donde estamos generando más valor que nunca. Un valor, que quizás, por primera vez en la historia, está más generado por robots, que por humanos. ¿Quizás sea el momento de considerar que los robots coticen a la Seguridad Social? Lo digo en serio.

He cogido el “Real Decreto 2064/1995, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento general sobre cotización y liquidación de otros derechos de la Seguridad Social“, que en su artículo 23.1 dice:

La base de cotización para todas las contingencias y situaciones amparadas por la acción protectora del Régimen General de la Seguridad Social, así como por los conceptos de recaudación conjunta con las cuotas de dicho régimen, estará constituida por la remuneración total, cualquiera que sea su forma o denominación, que, con carácter mensual, tenga derecho a percibir el trabajador o la que efectivamente perciba de ser ésta superior, por razón del trabajo que realice por cuenta ajena.

Claro, habla de un trabajador, así, en general. ¿Pero si el trabajador es un conjunto de circuitos integrados con bits que o bien le enseñan a aprender (Aprendizaje Cognitivo o Deep Learning) o a ejecutar órdenes (algoritmos más tradicionales). Quizás este dinero aportado por el valor generado por la robotización, lo podríamos dedicar a la formación y reconversión de esos perfiles de baja cualificación que deban pasar a ocupar esos puestos que se generan en las escalas medio-altas de cualificación. A mí, personalmente, me parece justo. La Seguridad Social, repito, creo que debiera reconsiderar sus definiciones y concepciones. Y cuanto antes lo haga, más viable y sostenible el sistema. Estimada ministra, Fatima, si puedo ayudarla en algo, aquí estoy.

Trabajadores en riesgo de ser sustituidos por robots (Fuente: http://fotografias.lasexta.com//clipping/cmsimages02//2016/10/17/E4D6417E-85F4-4E9A-BC2A-B656B9C57B7C/58.jpg)
Trabajadores en riesgo de ser sustituidos por robots (Fuente: http://fotografias.lasexta.com//clipping/cmsimages02//2016/10/17/E4D6417E-85F4-4E9A-BC2A-B656B9C57B7C/58.jpg)

En segundo y último lugar, está el asunto del desempleo. Se está escribiendo mucho últimamente sobre la propuesta de una renta incondicional que venga a suplir los problemas de algunos perfiles para encontrar trabajo en esta sociedad tecnificada. Otros dan la bienvenida a una sociedad en la que los robots trabajan para nosotros, y así podemos dedicar más tiempo a la familia, al ocio, tareas domésticas, etc. De nuevo, con la misma lógica: el valor que ellos generan, permite contribuir al bienestar global. Sin embargo, en este caso, no tengo todavía una opinión sólida.

Creo que el sistema podría traer los asuntos de siempre respecto a cómo hacer un esquema justo en el que nadie tenga la sensación de trabajar y ganar lo mismo que uno que no lo hace. Esas matemáticas me resultan más complicadas. El trabajo, además, en su justa medida, realiza al ser humano. También esto me genera dudas. Sin embargo, que la reflexión hay que afrontarla, me parece indudable.

Como ven, este debate sobre la automatización del trabajo, es más un tema de consideración social, incluso me atravería a decir política, que tecnológica. Nosotros, los tecnólogos, nos encargaremos de proveer soluciones que generen valor, pero esa redistribución del valor, de la renta generada, es una cuestión del estado del bienestar. De ese nuevo modelo de sociedad. En un estado social y democrático como España, entiendo, una preocupación del gobierno. Y, en su conjunto, de todo el parlamento, como representante de las preocupaciones de los ciudadanos.

Amazon y los productos frescos: ¿riesgo o amenaza?

Quizás ya se han enterado que Amazon ha lanzado Amazon Prime Now para Madrid y alrededores. Las condiciones son realmente espectaculares: reparto en una hora por 5,9 euros y gratis si somos capaces de esperar 2 horas. Esto, para 18.000 referencias. Entre las que, además de sus tradicionales productos de hogar, electrónica y entretenimiento, encontramos productos de alimentación. Y esto es lo que me parece más novedoso e interesante de analizar. Básicamente, porque el músculo financiero de Amazon (de lo que ya hablé), les permitirá optimizar procesos cuanta más escala alcancen. Y poder hacer ferente así a las grandes cadenas de distribución de alimentación y frescos (especialmente) de nuestro país.

Un estudio elaborado por  Kantar Worldpanel en 2015, decía que las caídas que desde hace años se registraban en el sector del Gran Consumo en España empezarían a mejorar en 2015. Estas buenas perspectivas, son siempre un buen reflejo de las economías, más en un país como el nuestro en el que el consumo es tan determinante del PIB.

Los hogares españoles, en 2014, último año con datos, gastaron de media 4.160 € en compras de productos de alimentación, droguería y perfumería. Destaca entre ellos la sección de frescos, dado que la gran distribución (hipermercados, supermercados y discounters) son responsables ya del 53% del gasto en esos productos. Por lo tanto, estos centros, dependen cada vez más de cómo y dónde compremos esos frescos. Además, esa cifra no para de crecer. La última variación interanual es del 1,4%.

A ello, debemos sumarles que vamos cada vez menos a los grandes centros de distribución, pero cada vez llenamos más el carrito. Es decir, somos menos recurrentes, pero cada vez que vamos, gastamos más. Los carros se llenan más. Y además, lo hacemos con deseos de probar nuevas marcas. Todo esto hace que la fidelización y sus tarjetas asociadas tengan ahora más importancia que nunca antes. No se sorprendan entonces de los datos que les piden cuando van a hacer la compra.

Se vuelve a llenar el carro de la compra (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/disciplina-2015.jpg)
Se vuelve a llenar el carro de la compra (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/disciplina-2015.jpg)

Os estaréis preguntando qué hago hablando de datos de consumo en este blog tan habituado a aspectos tecnológicos. Bueno, pues realmente, ponía esto en contexto para hablar de Amazon. Básicamente, porque al parecer, ya se encuentra negociando con las grandes marcas para ofrecer un servicio de suscripción premium para vender frescos.

De Amazon he hablado en reiteradas ocasiones. Una de las grandes tecnológicas. He hablado de ellos para describir cómo se había convertido en la mayor tienda de ropa de EEUU y cómo estaba trabajando para mejorar enormemente su logística. Su fuerte ha estado en los productos no perecedores. Pero eso, parece que pudiera estar cambiando. Está trabajando también para vender productos frescos. Y esto, es importante para las grandes marcas de distribución en España, así como para fabricantes, que pueden tener ahora nuevas alternativas para distribuir sus productos hasta el consumidor final.

Y esto último parece que es lo que está haciendo Amazon. Al parecer, está en conversaciones con importantes marcas de productos cárnicos, lácteos, etc. Productos, que por su naturaleza, es fácilmente entendible requerirán de una máquina logística sin precedentes. Precisamente donde señalé en un artículo anterior, Amazon estaba trabajando a destajo. En Madrid y Barcelona, ha preparado dos bases logísticas para entregas de última hora.

De hecho, el servicio “Amazon Premium Now”, que entrega en un máximo de dos horas en ciudades de EEUU y Reino Unido ahora mismo, parece que será la apuesta en España. El mismo movimiento que ya ha hecho en Italia, concretamente en Milán.

Siempre que escucho estas cuestiones para países como EEUU y Reino Unido, acabo pensando en competencias digitales. Quizás sea porque lo considero el hábito digital como el mayor reto que tenemos en España para que estos modelos funcionen. Ojo, no digo que sea mayor o menor, sino que la cultura existente será la que permita que esto triunfe o no. Por otro lado, y al hilo de esto, también permitirá que nazca un sector o se dinamice el ya existente (con empresas como Ulabox), dado que con Amazon, se creará la noticia, y la gente se interesará por ello. Ojo emprendedores, que creo habrá oportunidades cuando un gran jugador llega para cambiar las reglas establecidas.

La última inquietud que parece abrirse en relación a todo ello es cómo afectará este movimiento de Amaozn a la gran distribución en España. Para que lo pongamos en contexto, me refiero a todas estas empresas:

Las cifras de la gran distribución en España (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/PerspectivasGranConsumo20151.jpg)
Las cifras de la gran distribución en España (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/PerspectivasGranConsumo20151.jpg)

No creo que esto haga bajar la persiana a nadie, pero si no hay movimientos, sí que creo que pudiera provocar daños. Supongo, así, que lás áreas responsables de comercio electrónico de estas empresas, estarán preocupadas y ocupadas con estos movimientos de Amazon.

No lo tendrán fácil. La logística de Amazon (el gran caballo de batalla del comercio electrónico) tiene importantes ventajas competitivas. He hablado de ello en reiteradas ocasiones, incluso invitando al renacimiento del ave phoenix de Correos. Sinceramente, no tengo claro cómo poder hacer frente a semejante tamaño. ¿Intentar colaborar con Amazon? Si no puedes con tu rival, júntate a él, suelen decir. Pero entiendo que quizás ahí el incentivo de Amazon para hacerlo no exista.

¿Tratar de replicar ese imperio logístico? la inversión que requiere ello, no creo que está en mano de nadie (ni siquiera de Mercadona). ¿Hacer un llamamiento al proteccionismo? Venga, que estamos en el siglo XXI de la globalización e Internet. No es posible. ¿Buscar nuevas fórmulas a través de la innovación y el emprendimiento? Creo que esta última puede ser la llave. Y ahí, lo que nos ha ocupado en este blog reiteradamente (Big Data, Marketing Digital, ecommerce, transformación digital, etc.), resultará fundamental.

Interesante ver la evolución de todo esto. Volveremos sobre ello, seguramente. Amazon y su distribución de productos frescos, hará que la gran distribución deba reflexionar sobre cómo hacer frente a ello. ¿Riesgo u oportunidad?

Sobre los drones, regulaciones y el “accountability” de los algoritmos

Uno de los temas que más interés está suscitando en el mundo “tech” son los drones. Son muchas las noticias sobre sus utilidades, el futuro, etc. Pero hoy la noticia es otra:

Un avión esquiva tres drones durante el aterrizaje en Loiu (Fuente: http://www.eitb.eus/es/noticias/sociedad/detalle/4092638/un-avion-esquiva-tres-drones-aterrizaje-loiu/)
Un avión esquiva tres drones durante el aterrizaje en Loiu (Fuente: http://www.eitb.eus/es/noticias/sociedad/detalle/4092638/un-avion-esquiva-tres-drones-aterrizaje-loiu/)

Hasta la fecha, es el incidente más grave registrado en un aeropuerto en España. Y ha tenido que ser en Bilbao. Esto en Reino Unido y Francia ya había ocurrido. En España, estamos hablando de una infracción que para los que estaban manejando los drones puede traer hasta 250.000 €, dado que tienen prohibido volar a esa altura (el avión estaba a 900 metros, sobre Larrabetzu y Lezama) -estando el límite en 120 metros-. Es más, tienen prohibido volar dentro del espacios aéreos controlados y en distancias de 15 kilómetros a la redonda de los aeropuertos. Se saltaron toda normativa, en definitiva.

Más allá de la noticia, conviene hacer una reflexión sobre lo que drones pueden aportar a nuestras sociedades. Empecemos por definir lo que son. Se trata de vehículos aéreos no tripulados, y que pueden ser controlados de manera remota, o bien de manera autónoma, como otro algoritmo de caja negra más (aquí ya los posibles (mal)usos puede el lector comenzar a imaginar). Esto último parece la tendencia. Un dispositivo que existe desde el Siglo XIX, pero que se ha popularizado gracias al progreso tecnológico que ha abarato su fabricación, y por lo tanto, “democratizado” su consumo.

Drones en Google Images (Fuente: Google Images)
Drones en Google Images (Fuente: Google Images)

Casualidades, hoy ha sido noticia por una de esas aplicaciones que a mí personalmente más miedo me dan. Un dron, responsable de haber acabado con el líder de Al Qaeda en Afganistán. Es cierto que el campo militar siempre ha traído innovaciones al civil, pero estamos hablando de un peligro de unas posibles consecuencias realmente grandes. ¿Se imaginan en manos del Daesh estos artefactos? ¿Se imaginan que dispusieran de habilidos programadores de drones para perpretar verdaderas matanzas?

Todo ello, me hace pensar que debiéramos discutir más sobre el accountability de los algoritmos (de esto ya hablé aquí), y máxime cuando tiene implicaciones humanas de tal calado. Mientras seguimos debatiendo sobre ello, creo que, cuando menos, debiéramos tener una regulación importante.

Las pasadas Navidades, uno de los regalos más realizados en EEUU fueron los drones. Las ventas fueron de unas 400.000 unidades, un 20% de todos los vendidos en el mundo. A los americanos parece que les gusta el invento, especialmente los que se pueden pilotar desde el teléfono móvil y permite ver en tiempo real las grabaciones o fotografías que va haciendo. Sin embargo, el presidente Obama sabe que esto entraña peligros, claro. Para ello, el gobierno de Barack Obama sacó dos regulaciones:

  • Un reglamento para garantizar un uso seguro de los drones para el ocio (quizás la utilidad que estaban sacando los que lo estaban manejando hoy en Bilbao)
  • Obligación de inscribir el dron en un registro público siempre y cuando tenga un peso entre 250 gramos y 25 KGs. Esto permitiría trazar y poder atribuir responsabilidades en caso de cualquier problema. Algo parecido a lo que hacemos en tráfico cuando adquirimos un vehículo.

Lo que persiguen estas regulaciones no es otra cosa que poner cierto control a algo que se puede ir fuera de control. En la actualidad, no se requiere permiso alguno para operarlo a menos de 121 metros de altura, siempre y cuando se mantenga contacto visual con el aparato, y no se sobrevuele cerca de eventos deportivos, aeropuertos o concentraciones. Lo que decíamos al comienzo se han saltado en el caso de Loiu de hoy.

¿Y esto qué interés pudiera tener para este mundo digital de las empresas? Amazon, por ejemplo, caso del que ya hablé, no para de invertir en estas tecnologías. Una flota de vehículos autónomos repartiendo sus paquetes. Amazon tiene ya un prototipo híbrido entre un avión y un helicóptero con el que quiere llegar a volar distancias largas a un coste muy bajo. Esta es la propuesta de valor que más llama la atención a Amazon. En San Francisco o San Antonio, Amazon ya ofrece reparto en menos de dos horas de manera gratuita. Si quiere llegar a generalizar eso, tiene que buscar por todo slos medios la forma de reducir costes.

Los de Amazon, descienden y vuelven a ascender con gran seguridad y agilidad, cogiendo lo mejor y quitando lo peor de aviones y helicópteros. De esta manera, Amazon espera entregar paquetes de menos de 3 KGs en menos de 30 minutos, volando a unos 120 metros. El problema con todo esto es la seguridad. ¿Puedan volar sin mayor control que ese?  Amazon lo está probando a la vez en EEUU, Reino Unido e Israel. Pero, en los cielos de esos países, a 120 metros o menos, ¿no podría llegar a haber congestiones o accidentes? ¿Mal usos?

Esto, de cualquier manera, también puede tener otros beneficios. Correos, por ejemplo, ya ha comenzado a realizar pruebas de entregar en zonas de difícil acceso (que en el país -España- con tanta fragmentación ciudad-campo, será de gran ayuda). Y, de esta manera, vertebrar algo más España, en pueblos que no tienen acceso a establecimientos ni a experiencias de compra como sí tenemos en las ciudades. Esto no solo aplicaría para la entrega, sino también para la devolución e incidencias. Esto en EEUU, llevan mucho probándolo, siendo el comercio electrónico el principal beneficiado, que ha visto como ahora puede llegar a poblaciones alejadas (también es cierto que allí hay mucha cultura por la venta por catálogo).

Todo esto está bien para el comercio, pero creo que a nivel social, el día que consigamos hacerlo a un precio económico y sostenible, tendrá un impacto aún mayor. Pensemos, por ejemplo, en el envío de medicamentos y vacunas a lugares remotos de África, Asia y América Latina. O la asistencia en zonas de emergencia. Increíbles resultados los que podríamos obtener.

En definitiva, vemos que una tecnología tan potente como son los drones, como suele pasarnos, tiene costes y beneficios. En nuestras manos está que hagamos un buen uso de los mismos, y saquemos lo mejor de sí mismos. Para ello, la regulación y el accountability de los que se manejan de manera autónoma, me parece crítico. Veremos.

La “Silver Economy” o la economía de la tercera edad

Datos de Naciones Unidas revelan que el número de personas mayores (más de 60 años) crecerá a más del doble en las próximas décadas, pasando de 841 millones en 2013 a 2.000 millones en 2050. Por otro lado, los jóvenes nacidos entre 1983 y 2000 (los millenials o generación Y), es el target de moda para empresas y destinos. Una generación que vuelve locas a las marcas: muy sensibles a precio, creyentes en la reputación online para consumir, nativos digitales, conectados y muy sociales, menos capital para invertir y gastar, enfrascados en deudas, etc. Una generación que totaliza 1.800 millones de personas e la actualidad.

Ponía este párrafo introductorio a efectos de provocar la reflexión sobre todo ello. No deja de sorprenderme la gran cantidad de foros, sesiones, conferencias, etc. centradas en torno a los millenials. En EEUU, y gracias a la inmigración, los millenials (92 millones) ya superan a los baby boomers (los que próximamente serán  personas mayores, un total de 77 millones). Pero, ¿y qué pasa en los países que no están recibiendo los beneficios de la inmigración? Pues que las personas mayores, los baby boomers del ahora, deben ser el principal foco de atención, dado que sobrepasan a los millenials.

Pero, ¿y qué pasa con los “de la tercera edad del día de mañana“? El baby boom, todos aquellos nacidos después de la segunda guerra mundial. A sabiendas que cada año que pasa alargamos nuestra esperanza de vida en 100 días, nuestra duración en la tierra, y por lo tanto, nuestro día a día (consumo, inversión, etc.), será cada vez más apetitoso para las compañías. Solía decir mi abuelo que los mayores tienen las dos cosas que todos queremos tener: tiempo y dinero. ¿Oportunidad entonces? Veamos.

Todo esto se ha venido a llamar la Silver Economy. Lo que podríamos denominar “la economía de la tercera edad”. El reciente estudio “The Silver Dollar – Longevity Revolution Primer”, iniciativa del Bank of America Merril Lynch, profundiza en las oportunidades de inversión que supone el aumento de la longevidad. Primero, contextualicemos las cifras. Una población cada vez más envejecida gracias a los avances médicos y al aumento de la esperanza de vida (por ilustrar, de 82,4 años para los españoles, por detrás de Italia pero delante de Francia o Alemania) según el último informe “Panorama de la Salud 2013″ (“Health at a glance”) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Esto no es solo un fenómeno en Europa, sino a nivel mundial.

Pirámide poblacional en el mundo: 2010, 2050 y 2100 (Fuente: http://www.rcysostenibilidad.telefonica.com/wp-content/uploads/2014/09/post-coonic.png)
Pirámide poblacional en el mundo: 2010, 2050 y 2100 (Fuente: http://www.rcysostenibilidad.telefonica.com/wp-content/uploads/2014/09/post-coonic.png)

Nuestra querida y vieja Europa y su envejecimiento presenta una serie de retos sociales: presupuestos públicos (en países que lo cubren vía impuestos, en nuestro caso, vía Seguridad Social – Pacto de Toled0), en clave de empleo (de hecho, la jubilación del baby boom creo que hará, por simples matemáticas, reducir el desempleo, dado que la población activa será menor, pero, si no tenemos problema en la transición, se deberán cubrir muchos empleos de calidad), en términos de calidad de vida, en términos de competitividad (¿podrán las nuevas generaciones cubrir lo bien que lo han hecho sus padres y abuelos?), etc.. La Comisión Europea, en su informe “2015 Ageing report“, ya pone cifras a esta implicación de lo público, El 25% del PIB, y hasta el 50% del gasto público de los países de Europa, va destinado a aspectos relacionados con el envejecimiento de la sociedad. Se espera que para 2060, esto crezca hasta en un 4-5% del PIB.

The Silvery Economy (Fuente: http://ec.europa.eu/research/innovation-union/images/silvereco.png)
The Silvery Economy (Fuente: http://ec.europa.eu/research/innovation-union/images/silvereco.png)

Estas cifras, van a provocar cambios en muchas cuestiones. En el ámbito público, hará falta mucha innovación. Es decir, hará falta mucho policy entrepreneur, o emprendedor político. Echo de menos más debate ahí. No obstante, en este punto, Europa juega con ventaja. Dado nuestro modelo de sociedad y estado, con mucha participación de lo público, entiendo los “políticos del mañana” se darán cuenta de esto, y espero apliquen muchas medidas de fomento e impulso de este sector de actividad económica que se abre con estas tendencias demográficas.

Por lo tanto, y para ir terminando, uno podría preguntarse cuáles son los productos y servicios que demandarán las personas de la tercera edad. Se trata de identificar los avances sociales y tecnológicos que puedan ser utilizados para mejorar la calidad de vida de los mayores en una población cada vez más envejecida. Y se trata de detectar oportunidades de emprendimiento e innovación, que al final, es lo que generará la riqueza y el bienestar para todos.

Sectores clave en crecimiento y potencial de inversión, podrían ser los siguientes:

  1. Área sanitaria: destacando eHealth el mHealth, tratamientos para el Alzheimer y diabetes e instrumentos médicos. Un 66% de las muertes en el mundo en la actualidad se deben a enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Atención médica administrada, medidas anti-envejecimiento, etc. Será el sector que quizás más se beneficie. Veremos muchas operaciones corporativas en este sector (una persona con más de 60 años usa tres veces más fármacos que alguien más joven).
  2. Área pública: en España, estamos debatiendo mucho sobre las políticas de dependencia y sobre las pensiones. Pero hay muchas más cuestiones que afectan a lo público, y que necesitará de mucho emprendedor político. ¿Qué pasará con las herencias? ¿Qué pasará con todas sus propiedades? ¿Cómo cambiarán los sistemas de pensiones para que sean sostenibles? Mucho debate apasionante, que requerirá de mucho emprendimiento (y aquí acordémonos de Kennedy y su famoso “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país“). Por cierto, lo que decía, hablamos mucho de la tasa de dependencia. Esto es, cómo compensar el número de personas que se jubilan con aquellos que se incorporan nuevos. Si esa tasa crece (como está pasando en España), el número de jubilados aumente más que la fuerza laboral. El crecimiento económico se va a resentir. ¿Solución? Necesitamos inmigración.
  3. Área financiera: el negocio financiera, fiel siempre al negocio, seguro que lo tiene más que avanzado y descontado. Seguros, planes de pensiones, fondos de inversión menos arriesgados para personas mayores, etc. A este área, poco lo tengo que contar.
  4. Área de consumo:  viajes y ocio (a nuestros mayores les encanta viajar, y con la globalización conocerán sitios como Cuba o la Patagonia, que siempre han ansiado), retail (¿qué consumen y consumirán?), oferta televisiva (no se sorprendan por la pervivencia de algunos programas), artículos de belleza para mantener estos valores post-modernos que tanta prioridad le dan a la belleza de uno, vehículos (la edad media del conductor de un Mercedes Clase S en EE UU es de 62 años), sector de la alimentación (toman más suplementos alimenticios y vitaminas), cosméticos (una mujer entre los 50 y los 60 años gasta en cosméticos tres veces más que una de 30 años), etc.
  5. Área educativa: ¿y si les da por formarse también? Nosotros, tenemos la Escuela de Ciudadanía Deustobide, que provoca que nos podamos encontrar por nuestros pasillos con personas de todas las edades formándose. Desconozco cifras de tendencias, pero tengo la intuición que la oferta formativa se centrará también en estas edades, y saldrán programas formativos más orientados a su deleite intelectual más que a la “utilidad” de encontrar trabajo (que a ellos no les hará falta). Las cuotas de acceso a titulaciones universitarias para personas mayores, espero que pronto desaparezcan.
  6. (y seguro, que algún otro importante que me dejo)

Como ven, nuestros padres, la tercera edad del mañana, no solo nos van a dejar unos puestos de trabajo muy buenos, sino que también, nos pueden generar trabajo por sus inversiones y consumo del mañana. Esta, la silver economy, es lo que nos vendrá pronto. ¿A qué esperas para aprovechar alguna oportunidad?

¿Están “los mercados” destituyendo presidentes? No lo creo… (III)

Por lo tanto, todo Estado con la balanza desequilibrado, debe preocuparse de gastar menos (recortes) e ingresar mas (con la vía impositiva agotada, quizás sea hora de empezar hablar de palabras mayores en Sanidad o Educación). Así, dejaremos de generar dudas. No hay que darle más vueltas. A trabajar para generar ingresos y dejar de quejarse, que con quejas no conseguimos nada.

[Continuación de la serie iniciada aquí, y seguida aquí]

¿Tienen manía “los mercados” a los Estados?

Los estados, los países, las naciones, tienen una característica un tanto peligrosa: son el riesgo más concentrado de toda economía. Gestionan una deuda pública (de todos sus accionistas, es decir, ciudadanos de su Estado) muy grande, ante la que necesitan continuamente financiación adicional (y refinanciaciones). Esta deuda se acumula en stock, de ahí que tenemos que ver la deuda como una pila (nunca mejor dicho).

Los mercados observan cómo se gestiona ese riesgo tan concentrado (sea irracionalidad o no); una gestión prudente es un imperativo. Gestión prudente en términos de las dos variables asociadas a la deuda:

  • Tiempo (plazo de duración/vencimiento)
  • Cantidad/volumen

Y claro, cuando he hablado ya varias veces sobre los problemas de gestión que tienen tanto España como Italia, uno se explica muchas cosas. En este artículo ya hablé sobre esto de “los mercados” y el asalto a la “soberanía nacional“. Ahí, decía, como siendo un tanto simplistas, en los últimos 150 años un gobierno democrático (dejo de lado al resto) puede decidir cuánta soberanía cede. De hecho, más que “puede”, debe elegir entre si prefiere prosperidad con batacazos cada 6-10 años (eso de la creación destructiva del capitalismo) sin demasiada soberanía, o si prefiere soberanía plena y estar aíslado del comercio internacional.

Así, hoy en día, la soberanía nacional sigue en plena vigencia. Los mercados no han dado ningún golpe de Estado ni cosas parecidas. Grecia, Portugal, Irlanda, España, Italia o cualquier otro país de la Zona Euro, puede suspender pagos y/o salir del euro (pero recordemos qué sucede a los países que se aíslan en términos comerciales).

Además, ¿los mercados sólo atacan a Estados? Lo dudo. Además de deuda pública, también existe la deuda privada. Que se lo pregunten a los promotores inmobiliarios que les han embargado bienes o a las familias que han sido deshauciadas. Recordemos que bajo el eufemismo “los mercados” hay personas físicas  o jurídicas que han prestado dinero. Y quieren recuperarlo. Sí, quizás están siendo duros con sus deudores, pero entre éstos están tanto Estados (instituciones públicas) como instituciones privadas (familias y empresas).

¿Qué/quién nos debiera preocupar?

En la actualidad, con la política monetaria en manos del BCE, a los Estados les quedan pocas opciones cuando vienen mal dadas. Los antiguos ajustes por devaluación de la propia moneda (algo de lo que España abusó durante muchos años, como vimos en el capítulo anterior) no son posibles ahora. Ahora manda Bruselas. Los que compran deuda de España o Italia lo saben, no es que esté yo ahora descubriendo nada.

Pero el riesgo derivado de la mala gestión de las cuentas públicas no es que se haya esfumado. Como la energía, el riesgo se transforma, siendo ésta la última de las soluciones: el impago. En otras palabras, a falta de soberanía monetaria, el riesgo de impago crece, en lugar de disminuir.

Así, no sé a quién extraña que los planes de rescate de la Eurozona hayan fracasado uno detrás de otro. Grecia, por ejemplo, tiene que devolver muchísimo dinero, y por mucho que desde Bruselas se empeñen en montar tinglados financieros (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, etc.), Grecia no es solvente, no puede hacer frente a esas deudas. No sabemos todavía quién, pero alguien tiene que pagar esa factura.

Esta herramienta de Thomson Reuters es realmente interesante para entender a qué riesgos están expuestos con los problemas de los países del Sur y quiénes son los que están expuestos. Por hacer énfasis en los dos últimos casos, Italia y España:

Exposición europea a España
Exposición europea a España
Exposición europea a Italia
Exposición europea a Italia

Así, rápidamente se entiende que Francia en las últimas semanas esté como esté en “los mercados”, por poner un ejemplo. Francia tiene un riesgo muy concentrado en Italia, pero en España la exposición está más diversificada.

Soluciones

En definitiva, en Europa tenemos un problema: debemos mucho. Y sí, la deuda, ya sea pública o privada, se paga. Que le pregunten a Argentina si quieren ver consecuencias de no pagarla, que 10 años después, sigue viendo muy difícil financiarse. El acceso al crédito depende mucho de la seriedad de las instituciones políticos. Y esto no es nada nuevo; viene siendo así desde las ciudades-estado del Renacimiento.

Quizás lo más preocupante es ver cómo la integración que venía produciéndose en las últimas décadas para converger a una ruptura social, derivada del pánico financiero. Los prestamistas europeos, tienen que ver capacidad de pago antes de renegociar la deuda. Y de aquí se deriva la intransigencia que están demostrando tanto el que ha prestado como el que lo debe:

  • Los que deben, no quieren hacer una devaluación interna (ajuste de salarios, prestaciones sociales, etc.)
  • Los que han prestado, no quieren que se les deje de pagar ni un euro.

El problema es que sin reformas estructurales en los países que deben euros, los que han prestado corren el riesgo de no cobrar nada. Es más, corren el riesgo de que encima lo que dejen de cobrar sea mayor, porque los países en cuestión siguen acumulando más deuda. Así que, ¿los mercados realmente reaccionan siempre irracionalmente?

Pero el tiempo pasa. Mientras pensamos en quién dará el brazo a torcer, no se están tomando decisiones políticas, que es lo verdaderamente importante ahora. Ciertamente, que Italia y Grecia cambiasen de gobierno sin pasar por las urnas, es entendible desde la óptica utilitarista.

Entonces, por terminar, ¿cómo se arregla ésto? No lo sé, y creo que por mucho que hablemos de eurobonos, bonos de estabilidad o de mutualización de la deuda (en las últimas horas he oído de todo para denominar a esos paquetitos), lo que está claro es que los países deudores deben empezar a preocuparse de registrar superavits de balanza de pagos (cuentas en conjunto de España, su economía vamos).

Que España tenga un déficit comercial indica una falta muy notable de ahorro de los españoles. En una coyuntura como la actual, de restricción crediticia para las entidades españolas, el problema es doble: sin ahorro y nadie presta. Además, la teoría dice que por orden, si equilibras la balanza comercial, luego lo hace la fiscal (con los impuestos no nos va mejor) y luego finalmente la de pagos.

El déficit comercial es de unos ciudadanos/empresas con otros ciudadanos/empresas extranjeras, luego, ¿por qué el gobierno la asume como propia de España? Un déficit en la balanza comercial no se ve bien para “los de fuera” (léase empresas que quieren invertir o prestar dinero a España en general, o sus ciudadanos en particular). Es un indicador macroeconómico que se sigue mucho. Aquí hablé de todo esto.

Por lo tanto, todo Estado con la balanza desequilibrado, debe preocuparse de gastar menos (recortes) e ingresar mas (con la vía impositiva agotada, quizás sea hora de empezar hablar de palabras mayores en Sanidad o Educación). Así, dejaremos de generar dudas. No hay que darle más vueltas. A trabajar para generar ingresos y dejar de quejarse, que con quejas no conseguimos nada.

Déficit y deuda pública.. ¿qué es todo esto? (Parte III)

En definitiva, ya veis que todo esto del déficit y deuda pública es bastante más complejo que una columna de periódico. Muchos factores, muchas variantes, sin fórmulas mágicas.

[Continuación del artículo anterior]

El gasto público en las últimas décadas

Llevamos aproximadamente unos 140-150 años de crecimiento del gasto público. Seguramente ese punto de partida para el incremento de del gasto se debe a la introducción del primer atisbo de Estado del Bienestar, con la creación de un pionero sistema de protección social para los trabajadores por Von Bismarck en Alemania.

Las suspensiones de pagos y las emisiones de deuda para financiar gastos parece ser un invento español (desde la época de Felipe II en el Siglo XVI). Ya hablé sobre el historial de España en relación a su estabilidad financiera en este artículo, siendo España el país del mundo con más suspensiones de pago de deuda a lo largo de la historia.

El problema es que el gasto público ha crecido incluso más rápido que la economía. Hoy en día, las naciones más desarrolladas, dedican entre el 40 y 60% GDP en gasto público. Son niveles realmente altos. En los años 1920 el gasto público en estas naciones rondaba el 20% (que es lo que tienen los países africanos ahora mismo). En la década de 1960 era del 30% (lo que tienen ahora muchos países en Sudamérica).

¿Entre un 40 y un 60% es una cifra preocupante? Meras matemáticas. En la Unión Europea, en 2008 (antes de la caída recaudatoria), los ingresos por impuestos habían caído hasta el 40,5% sobre el PIB (luego veremos diferencias para los países de la OCDE).

Pudiera así entenderse que el gasto público es un factor correlacionado al desarrollo económico. Correlación no es causa, pero, ¿y si así lo fuera también? Se ha escrito mucho al respecto de todo esto (a favor y en contra), pero lo que queda fuera de toda duda el gasto pública impulsa varias áreas clave en todo desarrollo económico:

  1. Infraestructuras: las empresas privadas no invierten en infraestructura, y hay ciertas infraestructuras que a todos nos gusta disponer, a saber: carreteras, sistemas eléctricos, telecomunicaciones, cárceles, aeropuertos, tratamiento de aguas, sistema ferroviario, canalizaciones de agua, etc.
  2. Infraestructura “soft” (blanda): lo mismo que antes, para otro ramillete de servicios bastante demandados: servicios públicos de salud, educación, bibliotecas, etc.
  3. Financiación: el sector público siempre obtiene financiación más barata que el privado (bueno, en España ahora mismo esto no se da, pero hablamos de situaciones estables). La garantía que se podrá aprortar siempre será mayor.

Cuando una nación se desarrolla, hay crecimiento económico, tus ciudadanos se desarrollan intelectual y materialmente y se convierten en fuerza de trabajo cualificada y competente para el trabajo productivo. Así, cuando una economía crece, se necesita educación superior. Por esta raón, las inversiones en educación nunca debieran menguar a medida que crecen las economías (cof, cof).

El Sistema Nacional de Salud Francés fue declarado como el mejor del mundo por la OMS en 2000. Un sistema de aseguramiento prácticamente público (cerca del 30% lo paga el ciudadano). Aquí conté los resultados que había deparado el sistema americano.

Así, es fácilmente entendible entonces que los impuestos y los beneficios sociales juegan un gran papel en su redistribución. El gasto público es otra forma de redistribuir: sanidad, educación, etc. De hecho, hay familias para los que los servicios públicos son iguales que sus ingresos económicos. Alrededor del 50% de los empleos del mundo dependen del gasto público, ya sea de manera directa o indirecta (el efecto multiplicador que dicen).

La crisis no fue creada por el sector público (por lo menos no de manera directa, aunque por omisión de control pudiera achacársele algo), pero sí es el que la está financiando. La deuda privada fue la culpable. El déficit público, tras las crisis, ha aumentado en los países desarrollados una media de un 4%. Así están las cosas.

EEUU vs. países nórdicos

Hay una frase que repito mucho últimamente, así que quería escribir sobre ello:

You get what you pay (Recibes lo que pagas).

Hace poco en Nada es Gratis hablaban sobre ello a cuenta de la clase política en España. Sarkozy tiene un salario de $346.000, Cameron de $384.000., Merkel de $391.000 y Obama de $494.000. Zapatero gana 67.427 euros, más un complemento de 10.446. Recibes lo que pagas, no esperes más.

Aplicando esa “máxima” a lo que nos interesa (gasto público), el ciudadano a pie quiere que no se cumpla: quiere pagar pocos impuestos, y recibir muchos servicios públicos. Y éso, amigos, es difícil. El estado del bienestar sale muy caro.

Los datos que uno puede encontrar por Internet me parece excelente para explicar esto. Comparemos, en primer lugar, la recaudación de los países (más información en esta noticia).

Ingresos impositivos sobre el PIB (Fuente: www.nytimes.com)
Ingresos impositivos sobre el PIB (Fuente: www.nytimes.com)

En EEUU, parece claro, así, que se pagan pocos impuestos, que suelo definir como el precio por ser ciudadano de una sociedad. Pagas menos, luego esperas poco del Estado (el individualismo americano). En efecto, incluso si sumamos el gasto total en impuestos + gasto privado en sanidad, por ejemplo, a un americano le sale a cuenta (y eso a pesar del enorme coste que tiene la sanidad privada en EEUU).

Impuestos + gastos privados en sanidad sobre el PIB (www.nytimes.com)
Impuestos + gastos privados en sanidad sobre el PIB (www.nytimes.com)

Y eso tiene mucho que ver con el gasto público neto, no bruto. Y aquí cabe hacer una pregunta clave para exponer todo esto:

¿Quién creeis se gasta más en el Estado del Bienestar, Suecia o EEUU?

El gasto social público en el Estado del Bienestar incluye ayudas a las clases más necesitdas, desempleados, gente con capacidades especiales, jubilados y sanidad. Según datos de la OCDE, en 2003, el gasto público bruto era de:

  • Suecia: 37%
  • Dinamarca: 32%
  • Noruega: 28%
  • Finlandia: 26%
  • EEUU: 17%

Sin embargo, esta comparación no está bien planteada. La intervención del Estado dista mucho en los países nórdicos de lo que es en EEUU. En EEUU, los seguros de vida, médicos y planes de pensiones son mayoritariamente privados.  Los beneficios públicos se centran en las clases más pobres y personas con capacidades especiales (Medicaid) y en los más ancianos (Medicare). En los países nórdicos, estos servicios son universales y cubiertos por el Estado. Es lógico que le gasto bruto sea sustancialmente mayor.

Además, es más correcto comparar la suma del gasto público neto, ya que los países nórdicos tienen entre 4 y 5 veces superiores impuestos sobre el consumo y en EEUU hay multitud de exenciones fiscales para promover el bienestar social. En definitiva, una manera de corregir el gasto bruto anterior. Así, el gasto público social neto quedaría (fíjense en las variaciones):

  • Suecia: 29%
  • Dinamarca: 24%
  • Noruega: 23%
  • Finlandia: 20%
  • EEUU: 19%

Una vez considerando el gasto público neto, si le sumamos a ello el gasto privado en las áreas de índole social anteriormente señaladas. Si encima lo ponemos en términos per capita, sale lo siguiente:

  • EEUU: $7.800
  • Suecia: $6.700
  • Noruega: $6.300
  • Dinamarca: $5.800
  • Finlandia: $4.900

En definitiva, en EEUU se pagarán menos impuestos, pero el gasto social al final es superior, luego la tan citada desprotección social es cierto que no se da en el ámbito público, pero sí en el privado.

¡Que lo paguen los ricos!

Cuando se habla de arreglar los problemas de déficits, se oyen tambores de guerra hacia los ricos. ¡Que lo paguen ellos! Bueno, el problema no es tan sencillo. El 1% más rico de los estadounidenses pagan más de un 25% de todos los impuestos federales (y prácticamente el 40% de impuestos sobre la renta). Sin embrago, ingresan menos del 20% de la renta total antes de impuestos. Argumentar que hay que aumentar las tasas de impuestos a los ricos por el papel del sector financiero en la crisis es ciertamente una falacia, ya que no tiene nada que ver con la lógica de la fiscalidad.

Los últimos presupuestos de austeridad en Francia e Italia, así como los del Reino Unido, han aumentado el tipo marginal hacia los ricos. Obama también tiene como objetivo la subida de impuestos a los ricos, incluyendo la “regla de Buffett” para garantizar que ningún hogar que ganan más de 1 millón de dólares al año pague una tasa de impuesto promedio más baja que la “clase media”.

Por meras matemáticas y leyes de gravedades varias, el déficit se pudiera reducir únicamente a costa de reducir el gasto (lo que proponen los republicanos). Sin embargo, sí que hay varios factores que hacen decantarse por que sean las clases más acaudaladas las que paguen:

  • Es cierto que los estudios sobre reducciones del déficit indican que funcionan mejor cuando los recortes de gastos son predominantes. Pero no sólo, tiene que haber también algo de la parte de ingresos.
  • El apoyo de los votantes por la austeridad en curso dependerá en parte de los nuevos ingresos procedentes de los ricos.
  • Recaudar más dinero de los ricos no se puede únicamente lograr mediante el aumento de las tasas marginales de impuestos, sino de hacer que el código tributario más eficiente. Esto esevidente en EEUU y España, que se basan mucho más que otros países en impuestos sobre la renta y tiene una parte importante de deducciones de dicho gravamen, por lo que los impuestos se aplican sobre una base muy estrecha.
  • En Europa, donde los sistemas fiscales son más eficientes, una opción sería desplazar la carga tributaria de las rentas a la propiedad, que haría recaudar más de las clases acaudaladas (aunque tendría menos impacto en su deseo de asumir riesgos).

Pero, como decíamos antes, todo es bastante más complejo que lo arriba expresado. España es un buen ejemplo de ello, con un sistema fiscal que tiene mucho por mejorar. Las cargas fiscales sobre el trabajo, las numerosas deducciones a las rentas del trabajo (junto con el IVA el gran componente de ingreso), la reducción de las tasas máximas en varios impuestos (beneficios empresariales), etc.

Debido a que el impuesto sobre la renta es uno de los pocos impuestos verdaderamente progresista, y otros impuestos son regresivos, los sistemas fiscales en general en Europa -occidental- no son tan progresistas como se podría pensar. Miremos esta imagen (y si queréis este artículo) para comprobarlo.

  españolinglésfrancés  La siguiente tabla muestra mis estimaciones de las acciones sobre la renta pagado en impuestos a través de los deciles de ingresos francesa (azul) y en los deciles de ingresos en los Estados Unidos (rojo).
Estimaciones de las acciones sobre la renta pagado en impuestos a través de los deciles de ingresos francesa (azul) y en los deciles de ingresos en los Estados Unidos (rojo) (Fuente: www.nytimes.com)

Todo esto, por necesario y obvio que parezca, en la práctica exige ser prácticos (nunca mejor dicho). No se trata tanto de hacer más eficiente el sistema impositivo (que también), sino de recaudar más. Cuando se estima la recaudación bajo un nuevo sistema tributario, hay que incluir elasticidades. Un error muy repetido es considerar la base imponible que se declara con el sistema actual como la base imponible del futuro sistema.

Así, por ejemplo, los tan repetidos impuestos que graven las externalidades negativas (contaminación a la atmósfera, el tabaco sobre la salud, transacciones financieras especulativas -sea factible si no hay un acuerdo para aplicarla a escala global.-, la Fat Tax de Dinamarca, etc.) son impuestos pigouvianos, que sirven para corregir, pero no tanto para recaudar. Incluso con las externalidades negativas está por ahí un tal Coase que habla sobre externalidad óptima (lo cual no implica necesariamente la desaparición total de la misma) y de un máximo nivel de bienestar. De nuevo, esto es bastante complejo.

Movilidad intergeneracional

Y, por último, la movilidad intergeneracional. En este artículo hablé sobre la movilidad intergeneracional, que básicamente es que mis hijos me superen, tengan una vida mejor que la mía. En palabras simples y llanas: igualdad de oportunidades, que se puede medir por movilidaddesigualdad social. Mirad este gráfico sobre la movilidad intergeneracional (la renta de los padres no determina el futuro de sus hijos).

Movilidad intergeneracional (Fuente: www.washingtonpost.com)
Movilidad intergeneracional (Fuente: www.washingtonpost.com)

Ya veis qué países destacan, aquellos donde el Estado del bienestar está muy desarrollados (Dinamarca, Austria y Finlandia, básicamente). Sin embargo, todo Estado de bienestar tiene que ser efectivo. Países con gastos públicos altos como Francia y Suecia, no son precisamente los que tienen mayor movilidad. Canadá o EEUU, con gastos públicos bastante menores que países como Italia o Reino Unido, ya veis que tienen índices de movilidad bastante mejores.

En definitiva, ya veis que todo esto del déficit y deuda pública es bastante más complejo que una columna de periódico. Muchos factores, muchas variantes, sin fórmulas mágicas.

¿Ciclista = Yonkie sobre ruedas? Seamos sensatos

[Antes que nada debo presentarme. Soy Ander González, más conocido en la red como Misidra, y vengo a presentar en este blog de Alex un pequeño artículo sobre cómo veo el mundo del ciclismo, más concretamente, la criminalización hacia este deporte.]

Me gusta conducir los artículos con preguntas a las que voy dando respuesta, por lo que empezaré de esta manera.

¿Qué deportes están tan negativamente mediatizados como lo está el ciclismo? Es cierto que hace una década salía a la palestra una cantidad importante de casos de dopaje en el atletismo, ¿pero alguien se acuerda de aquello? Esto es, cuando en una conversación entre amigos se habla del atletismo por nombrar este deporte (que ha tenido unas cuantas tramas de tráfico de substancias llamémoslas irregulares, la última de ellas la operación Galgo sin ir más lejos) no se suele oír a alguno de los congregados decir: “Bah, si esos van dopados hasta las cejas”.

Por lo que parece que se le ha dado una segunda oportunidad, o más bien, se olvida fácil lo que no se hace recordar. Por el contrario el atletismo no tiene el mismo calado que el ciclismo, aunque seguro que en verano, mientras emiten por la televisión las olimpiadas, muchos en nosotros estaremos tumbados en el sofá, resacosos de la noche anterior con la mirada perdida mientras un letón lanza una jabalina. La verdad que no se qué buscamos con la mirada fija en la hierba de campo, pero nos sentimos bastante ridículos después de un cuarto de hora sin dejar de mirar la hierba. (espero no hablar sólo en mi nombre).

Una de las bolsas de sangre incautadas (Fuente: http://imagenes.publico.es/resources/archivos/2011/1/13/1294956026705sangredn.jpg)
Una de las bolsas de sangre incautadas (Fuente: http://imagenes.publico.es/resources/archivos/2011/1/13/1294956026705sangredn.jpg)

Casos de dopaje se han dado en deportes tan variopintos como el ajedrez o el tiro deportivo. Pero a las pruebas me remito que no se vende tan bien como en el ciclismo, es decir, mientras la noticia en un telediario de un caso de dopaje en tenis (recordemos todo los casos de los argentinos) puede rellenar tiempo muerto (es lo que pasa cuando ya no se ponen bombas; suena muy ácido pero es así), un caso de dopaje en el ciclismo ocupa un espacio considerable, se hacen documentales y todo lo que haga falta.

Parece ser que a los periodistas les gusta tener a la gente informada de todo lo acontecido en una trasfusión de sangre detectada y condenada (con los riesgos que conlleva toda esta información, que a menudo es más falsa que un billete de 7 euros). Ojo, no estoy diciendo que sea una mala forma de hacer periodismo, pero hay que trabajar con profesionalidad y bajo un mismo rasero. Lo que no se puede es catalogar un deporte como sucio, mientras los otros son tan o más sospechosos. Lo único que consiguen es criminalizar un deporte, cosa que han conseguido con creces.

El peculiar ajedrecista ucraniano Vasili Ivanchuk (Fuente: http://1.bp.blogspot.com/-ml_stLwyLKw/TVfq_Nxf4WI/AAAAAAAAB8w/p3uKdS6ybmU/s1600/ivanchuk+%25282%2529.jpg)
El peculiar ajedrecista ucraniano Vasili Ivanchuk (Fuente: http://1.bp.blogspot.com/-ml_stLwyLKw/TVfq_Nxf4WI/AAAAAAAAB8w/p3uKdS6ybmU/s1600/ivanchuk+%25282%2529.jpg)

¿Y a qué me refiero con el término rasero? Seguro que conoceréis a profesionales del deporte tales como Dani Pedrosa o Xavi Hernández. Pues bien, para una pronta recuperación de sus respectivas lesiones, Xavi fue sometido a microinjertos en la rodilla. Los resultados fueron sorprendentes y volvió a la actividad en poco tiempo. Dani, por su parte, tras intervenciones quirúrgicas en el hombro, en pocas semanas regresó a la competición inducido para no sufrir dolor excesivo.

Me parece no sólo adecuado sino necesario que tanto avances médicos como avances tecnológicos se empleen en la mejora continua del deporte porque debe ser así, no hay que estancarse en el pasado. Pero no es así en todos los deportes. En el ciclismo, que es lo que a mí me toca de cerca, las estrictas normas en cuanto a procedimientos médico-quirúrgicos impiden el avance en este campo. Mucha gente conoce el típico caso del medicamento que se emplea contra las picaduras de abejas y avispas, entre otros insectos, que está prohibido por el reglamento antidopaje de la UCI por considerarlo dopante.

Éste es un clásico ejemplo de que por trazas de alguna substancia que se considera prohibida, más de un ciclista ha tenido que dejar de competir en una carrera que seguramente se haya estado preparando todo el año para no defraudar principalmente a sus sponsors (que son los que le dan de comer en definitiva) como puede ser el Tour de Francia por el simple hecho de tener un dolor insufrible consecuencia de un picotazo y no poder tratarlo. Como éste, en el ciclismo te puedes encontrar con infinidad de casos idénticos por una causa parecida.

Líneas arriba hablaba de los microinjertos a los que fue sometido Xavi, imposible de realizar en el ciclismo profesional porque conllevaría una sanción de 2 años fácil, y lo mismo con el tratamiento de Dani Pedrosa. Por tanto, ¿dónde ponemos los límites? ¿A quién le llamamos drogadicto, yonkie o como lo queramos denominar?

Mi opinión es clara y concisa:

  • Primero, se debería hacer frente al impedimento de uso de ciertos fármacos necesarios para una evolución médica propia de cualquier otro deporte, y permitir los mismos procedimientos que en otras disciplinas. Simplemente equipararse a los demás para que nos puedan juzgar en las mismas condiciones, de ahí lo del mismo rasero.
  • Segundo, para criticar a una persona y más aún, un colectivo, hay que conocerlo por dentro. Es sencillo alabar la labor de unos y descalificar la de otros. Demasiado fácil mejor dicho.
  • Y tercero, no podemos caer en el tópico de quedarse en el pasado para vivir en el presente, esto es, que no pervivan los desgraciados años de la “barra libre” y se sigan utilizando para discriminar este deporte. Hay mucho desconocimiento y sobre todo ignorancia. Y no, el colectivo de jueces y árbitros no somos los que suministramos las jeringuillas y los que controlamos la cantidad precisa de clembuterol. Somos un grupo de gente seria y profesional que velamos por la seguridad de los ciclistas y el entorno que lo rodea, además de hacer justicia en los casos en los que por cuenta propia, un ciclista o equipo intenta beneficiarse de forma antirreglamentaria (vamos, lo que es un arbitro en cualquier deporte). Digamos que somos igual que un árbitro de fútbol pero pensando en más factores como el de la comunicación con los directores de equipo o agentes de la autoridad que en nuestra parcela geográfica es la Ertzaintza (¿Alguien ha escuchado la polémica noticia en la que la Guarda Civil será la encargada de controlar el transcurso de la Vuelta a España en territorio vasco? Esos ya son otros cantares).
Comisario de moto dando indicaciones a un director deportivo (Fuente: https://lh3.googleusercontent.com/__XY3rhsUUnM/TV_FjeaqCEI/AAAAAAAAAsY/y57dCtbt_RA/comisario-vuelta-con-mosca.jpg)
Comisario de moto dando indicaciones a un director deportivo (Fuente: http://img.motorpasionmoto.com/2010/05/comisario-vuelta-con-mosca.jpg)

Situado en este marco incomparable de energía que me embriaga a diario al hablar de estos temas, ¿qué hace el organismo internacional de legislar el ciclismo? Pues entre muchas cosas buenas (no vamos a ser tan destructivos, faltaría más), suelen adoptar ciertas posturas que no podrían ser más dañinas para este deporte como podemos ver en estas noticias:

  • La primera hace referencia a la normativa que prohibirá a partir de ahora ejercer como directores deportivos a aquellos ciclistas que hayan estado sancionados por dopaje en algún momento de su carrera deportiva. A muchos les parecerá una idea estupenda, pensando que así se podrá reducir aún más los casos de dopaje. Pero no es más que otra medida propagandística para aparentar que se están haciendo las cosas bien y que van por el camino hacia la total limpieza en el deporte, simplemente por el hecho de que uno de los directores deportivos de mayor actualidad, Bjarne Riis, admitió haberse dopado el año que ganó un Tour de Francia. Por otro lado, sonará un tanto fuera de lugar, pero se podría comparar esta prohibición con el ostracismo en el que viven tantos y tantos personajes políticos que, por leyes para algunos injustificadas y para otros necesarias, no pueden volver a ejercer vida política alguna. No voy a juzgar lo que han hecho o han dejado de hacer las personas imputadas, pero está claro que ninguna de las dos imposiciones, tanto la ciclista como la política, pueden ser penadas de por vida.
  • Esta segunda es todavía más polémica a mi parecer. Pero qué casualidad que no lo he visto en ningún programa televisivo. Según el diario francés L’Equipe, la UCI (la FIFA del ciclismo para que nos entendamos) tiene en u mano una lista con ciclistas adjunto a una nota numérica del 1 a 10 en cuanto al riesgo de cometer acciones relacionadas con el dopaje. Bajo mi humilde punto de vista, esto demuestra que el ciclista profesional vive en un estado de excepción, donde cualquier movimiento que haga, debe ser transmitido para que estén controlados, además de permanecer bajo sospecha día sí y día también. Por hacer un símil, comparándolo con el entorno estudiantil, sería algo así como si cada alumno estuviéramos fichados con una nota sobre el peligro de hacer chuletas en los exámenes. Sería un atropello monumental, y estoy seguro que se haría eco en muchos medios. Pero ya sabemos cómo se las gastan sobretodo la prensa española, lo cual no quedaba mucho más que esperar.

En otro orden de sucesos, muchos aún recordamos la vuelta de 2005 que ganó Roberto Heras, el duelo con Menchov y la victoria final de la ronda. Dos semanas después se desató el caos cuando salió a la palestra que el bejarano se había dopado, por lo cual debía entregar el premio de La Vuelta y ser sancionado por 2 años.

En esos dos largos años, Roberto pasó de ser la estrella para la grande boucle española de todo un Liberty Seguros a dejar su carrera de cuajo, en su mejor momento, y por lo que luchó toda su vida. Pues bien, pasaron los 2 años de sanción y casi nadie se acordó de él. Hace poco volvió a ser noticia, pero esta vez en voz de los tribunales, ya que dicha sanción ha quedado revocada por haberse sucedido ciertas irregularidades en el proceso de extracción de la muestra que le inculpó.

De ese modo, como respuesta al fallo del juicio, Roberto ha pedido que se le devuelva La Vuelta que le fue substraído a consecuencia de la sanción. Si eso fuera así, ¿es suficiente con que le devuelvan lo que verdaderamente ganó y nunca debió serle retirado? Esto es, nadie sabe lo que pudo haber llegado a ganar en los años que le quedaban como ciclista.

A partir de ahora, hay opiniones para todos los gustos: unos que dicen que aunque hubo irregularidades, la sanción es merecida y por lo tanto se actuó en consecuencia; otros que al mínimo atisbo de turbulencias en estos procesos delicados como son las extracciones, el ciclista debe ser absuelto de inmediato y ni tan siquiera haciéndose público que pudo estar dopado. Yo soy más de la segunda opinión, ya que estamos hablando de márgenes muy escuetos (como muchos sabréis los picogramos en el caso Contador) y cualquier anomalía basta para redibujar un cuadro analítico. Por lo tanto, sólo quería reseñar que tendríamos que tener tremenda cautela cuando se habla de casos de este tipo.

Robert Heras celebrando la victoria de etapa en la Vuelta del 2004 (Fuente: http://trabajoenequipo.org/deportes/wp-content/uploads/2011/08/Tr.-Vuelta-a-Espa%C3%B1a-II-Roberto-Heras-Gran-Campe%C3%B3n-de-Espa%C3%B1a-con-3-T%C3%ADtulos.jpg)
Robert Heras celebrando la victoria de etapa en la Vuelta del 2004 (Fuente: http://trabajoenequipo.org/deportes/wp-content/uploads/2011/08/Tr.-Vuelta-a-Espa%C3%B1a-II-Roberto-Heras-Gran-Campe%C3%B3n-de-Espa%C3%B1a-con-3-T%C3%ADtulos.jpg)

Por hacer un pequeño hincapié en el caso Contador, debo decir que donde se hace la ley, se hace la trampa. Esto es, reglamento dice que cualquier rastro de substancia ilegal, se considera dopante con sanción correspondiente. Pero por otro lado, hay una lista con dichas substancias y la cantidad máxima permitida (imaginaros lo pequeño que puede ser esa cifra). Entonces, al ser tan ambiguo, ¿qué decisión se toma? Pues la que mejor convenga, está claro. Por eso mismo están demorando tanto tiempo la decisión final, porque se juegan mucho tanto la UCI como los sponsors. Al fin y al cabo, es todo prestigio y dinero, que diga yo…. es todo dinero.

Por otro lado, como juez árbitro debo trasladar que en cualquier prueba nacional, y más aún internacional, se realizan controles antidopaje tanto al ganador, como de forma aleatoria al resto del pelotón. Si contáramos la cantidad de citas ciclistas que transcurren por nuestras carreteras, todas ellas cómo no, regidas por la RFEC (Real Federación Española de Ciclismo), y lo multiplicamos tan sólo por los países más importantes en cuanto a transcendencia ciclista, nos daremos cuenta que los casos de dopaje en el ciclismo actual son ínfimos.

Seré cansino con las comparaciones, pero al igual que esto mismo sucede en el ciclismo, mucha gente tiene todavía miedo, si no es pánico a los aviones, por el hecho de que, supuestamente no son seguros. ¿Cuánta gente viaja en avión diariamente y cuántos accidentes ha habido en los últimos años? Incluso con un mínimo número de accidentes, sigue prevaleciendo ese pesar hacia viajar, al igual que con el ciclismo. Las películas con trama en aviones no ayudan para superarlo de todos modos, a parte de ser en su mayoría bastante falsas.

Es difícil vender este deporte como un deporte limpio porque ni la misma agencia que debe transmitir este mensaje, que es la UCI, da pasos hacia delante sino todo lo contrario. No me queda más que pedir a toda persona que lea este pequeño manifiesto personal (aunque se ha alargado más de lo que pensaba, no sabía que podría explayarme tanto con un solo tema), que desde el colectivo de jueces hacemos todo lo posible para que este deporte salga adelante con total dignidad, por encima de todos los impedimentos que por una u otra parte se aferran a que no se reconozca todo el sacrificio que conlleva ser participe de un deporte criminalizado desde hace tiempo.

Estamos orgullosos de hacer lo que hacemos y seguiremos así, porque tenemos una base la cual nos apoya, que es la de todo aquel aficionado que desea ver y disfrutar de todo esto, y estamos de suerte porque en este país abundan y agradecemos ese apoyo.

***

[Gracias por molestaros a leer en estas fechas en las que el tiempo en cuanto más abunda, más apremia, y a Alex por dejarme este espacio en su blog.]

El 80% de los jóvenes se abstuvieron de votar a los que legislan entre el 60 y 70% de lo que nos afecta en España

Y a lo que voy es que tenemos un derecho los jóvenes, que yo empezaría a llamar casi obligación. Los jóvenes nos molestamos mucho en indignarnos, pero no en votar. Y a las pruebas me remito. En las últimas elecciones europeas, el 80% de los 18 a 24 años de edad, se abstuvieron. Es un dato realmente alarmante. Yo tenía 24 años por aquel entonces.

¿Sabéis porqué es tan preocupante este dato? Aproximadamente entre el 60 y el 70% de las leyes y demás regulaciones que se aprueban en España vienen de Europa (por eso de que ahora pertenecemos a la Unión Europea). Si eres un joven que tenía entre 18 y 24 años en el 2009, ¿qué estabas haciendo el 7 de Junio de dicho año para no votar?

Llevaba unos días queriendo escribir sobre nosotros, los jóvenes, y nuestra postura ante lo que anda pasando en lo largo y ancho de la Tierra en las últimas semanas. Hace unos meses, escribí una reflexión y valoración personal sobre la situación de los jóvenes y su capital humano en España en la actualidad, y sobre todo, de su reacción ante la crisis. Desde aquello, ha llovido mucho.

Las democracias que tenemos en Europa (algunas viejas, otras más jóvenes), NADA tienen que ver con las autrocracias o teocracias aún hoy vigentes en MENA (Oriente Medio y Norte de África). Está claro que a ambos lados del Mediterráneo hay una cierta convicción que las estructuras sociales existentes y los líderes responsables de los mismos son incapaces de cumplir las aspiraciones de sus pueblos (en especial el colectivo joven). Y por si el presente fuera poco halagüeño, el envejecimiento de la población hará que los mayores absorban más y más de la riqueza colectiva, pasando la factura intergeneracional a los jóvenes. Está claro que tenemos que hacer más con lo mismo para hacer esto sostenible, ¿podremos?

En el planeta, hay 1.100 millones de personas que tienen entre 18 a 24 años de edad, la mayor población juvenil mundial desde que los registros demográficos comenzaron. Vamos, que estamos ante un “planeta joven”. Está claro que la idea es romper con los modelos tradicionales de política (cada vez que oígo democracia directa se me pone la piel de gallina), suena bonito. Pero, esta generación tan combativo en términos políticos y democráticos, ¿sabemos realmente qué alternativa democrática tenemos que proponer?

Presionar por cambios en el orden posterior a la Segunda Guerra Mundial que no satisfacen nuestras aspiraciones es más que loable. Y ya no sólo a nivel nacional. El informe “2011, World Youths”, muestra que existen algunos puntos de común entre los jóvenes europeos, pero también claras divergencias. Lo de siempre: mayor frustración en el sur y las naciones de Europa oriental, y menor en los países del norte (quizás porque comenzaron a alterar sus sociedades y economías hace varios años ya, en previsión de los cambios luego registrados). Esto también es normal. Si os fijáis, los países del sur son en la mayoría democracias jóvenes (dictaduras España, Grecia y Portugal que concluyeron en los 70).

Ése estudio que enlazaba muestra que mientras que los jóvenes europeos en general se sienten optimistas acerca de su propia perspectiva individual para el futuro, son más pesimistas sobre el futuro de sus respectivos países. Se entiende entonces que en la mayoría de países estén tratando de hacer las maletas. Y ésto, sí que es realmente peligroso para la sostenibilidad demográfico que antes hablábamos.

¿A dónde intento ir con todo esta brasa anterior? ¿Nos hemos parado a pensar en porqué hay tanta diferencia entre los representantes políticos y la joven demografía de Europa? ¿Que en España sean candidatos al gobierno Rajoy (56 años) y Rubalcaba (60 años hará pronto) de verdad que no os preocupa jóvenes lectores? A mí sí, y mucho.

Y a lo que voy es que tenemos un derecho los jóvenes, que yo empezaría a llamar casi obligación. Los jóvenes nos molestamos mucho en indignarnos, pero no en votar. Y a las pruebas me remito. En las últimas elecciones europeas, el 80% de los 18 a 24 años de edad, se abstuvieron. Es un dato realmente alarmante. Yo tenía 24 años por aquel entonces.

¿Sabéis porqué es tan preocupante este dato? Aproximadamente entre el 60 y el 70% de las leyes y demás regulaciones que se aprueban en España vienen de Europa (por eso de que ahora pertenecemos a la Unión Europea). Si eres un joven que tenía entre 18 y 24 años en el 2009, ¿qué estabas haciendo el 7 de Junio de dicho año para no votar?

Diputados de la Séptima Legislatura del Parlamento Europeo (Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_europeas_de_2009)
Diputados de la Séptima Legislatura del Parlamento Europeo (Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_europeas_de_2009)

La participación a nivel europeo fue del 43% (ni tan mal, ¡pero recordad el 80% entre los jóvenes!). Los partidos conservadores son votantes tradicionales, nunca se abstienen. Empezad a ver la imagen desde la parte izquierda del hemiciclo (eso de “ser de izquierdas”). ¿Veis donde termina el verde? Pues ahí termina la parte más “progresista” (que entiendo puede ser la que mejor se alinease con muchas de las peticiones de los jóvenes indignados). Quizás simplifico mucho, no lo sé.

Otro dato más sobre la abstención: 11.710.762 personas no votaron el 22 de Mayo. ¿Es esto democracia? Sí [y no]. Obviamente sí, nada va en contra de la ley, “representativa” (sic) “es”. El “No nos representan” no me termina de convencer para abstenerse.

Lo que llevo semanas preguntándome es porqué hay tanta gente que no vota. ¿Que está pasando para que haya un desinterés tan generalizado? Mi filosofía a este respecto es clara (y puede que equivocada, esto no es el credo ;-)): si no voto o me abstengo otros podrán reducir los servicios sociales (¿cerrar escuelas? ¿despedir médicos? ¿introducir el copago? ¿para cuándo una ley de dependencia real?). Si voto a un partido político que tenga cuando menos un 50% de las ideas que me gustaría ver en práctica, como mínimo estaría haciendo más difícil que se tomen las decisiones que tanto nos quejamos se toman en este “sistema”.

Preguntando a colegas varios, he recibido todo tipo de respuestas para su abstención:

  • “No me representan”
  • “El sistema es injusto, no quiero entrar en el juego”
  • “La política me la suda”
  • “PPSOE”
  • “No entiendo de política, y cuando no entiendo paso de jugar al juego”
  • “¿Cuándo son las elecciones?”
  • “Qué resaca tengo”
  • “¿Para qué narices vas a Madrid a ese movimiento?”
  • “¡Viva Casas Viejas!”
  • “¿Por qué te gusta tanto algo tan aburrido como la política?”
  • “No me representan”

Lo dejo de lado, se podrían escribir libros de cada una de las respuestas. Por último, junto al tema de la democracia directa, la 2ª cuestión que más pánico me da es el rechazo generalizado a ser un hermanito más de la Unión Europea que hay. Como dije en el anterior artículo respecto al capitalismo desregulado actual, no seré yo tampoco quién defienda muchas políticas de la UE (viendo el hemiciclo del Parlamento Europea, se entiende), pero como dije aquí, la UE es un matrimonio sin divorcio.

¿Por qué? Entre muchas otras razones, la balanza comercial, responde. Los datos de la balanza comercial son de esas noticias que examino bien todos los meses. Da mucha más información de la que pensamos. Fijaros los datos que han salido esta semana.

Copio-pego directamente del artículo de Cotizalia, porque es bastante explicativo por sí solo:

  • “… hasta abril de 2011, el saldo comercial con la UE registró un superávit de 651,6 millones” (Aquí os recuerdo que ese superávit va a empresas españolas, con trabajadores y gestores españoles)
  • “...Por áreas geográficas, las exportaciones dirigidas a la UE, el 66,8% del total, se incrementaron un 18% en términos interanuales.” (Aquí os recuerdo que el 66,8% significa que 66,8 euros de cada 100 euros que vendemos nos lo compran estos hermanitos que ahora nos caen tan mal)
  • En el caso de las ventas a los países de la zona euro (el 53,8% del total), el crecimiento fue del 15,3%. En concreto, las ventas a Francia aumentaron un 11,8%, mientras que a Alemania crecieron un 21,3%.” (Aquí os recuerdo que la deuda externa de España está muy concentrada en Francia y Alemania)

¿De verdad que queréis que nos inmolemos al estilo Islandia? Me lo pensaría dos veces, que en Islandia con la pesca y alguna historia puede que sobrevivan, pero ellos nunca estuvieron casados, y nosotros sí. Ah sí, pero se han revelado contra el sistema, son nuestros ídolos….

Somos jóvenes, sí, pero… ¿sólo para indignarnos?

Dándole vueltas a “España”: desindustrialización + ¿”Silicon Valleys”? (IV)

Y yo que nosotros, dejaría de discutir si ligar los salarios a la productividad, y empezaría a hablar de ligar salarios al emprendimiento y la I+D+i. Y sí, suena a demagogia, pero nos tienen bien entretenidos hablando de eso, y al final miramos al dedo y no la luna.

(…) [Continuación del reto que tiene España por delante, con su primera, segunda y tercera parte ya expuestas]

Terminaba el capítulo 3 de esta serie diciendo que había que tener cuidado con eso de querer hacer un valle del silicio en cualquier esquina de España. Así que para rematar la serie, exploremos un poco en qué consiste la formación de un ecosistema como Silicon Valley, así como lo que andan haciendo por otros lados.

¿Dónde está la fórmula de éxito de Silicon Valley?

En cosas que realmente existen en el valle del silicio y en otros lados no: capital riesgo (riesgo es riesgo, no “Invierto si me das seguridad”), comunidad de business angel (de esos que ven crear start-ups como su mejor inversión), miles de profesionales con experiencia de trabajo para prestar su conocimiento (no solo su dinero, lo que también se pudieran llamar socios industriales), espíritu empresarial (no de broker que estila por España), un sistema educativo colindante de primer nivel (de hecho Silicon Valley es un producto de Stanford y no al revés), miles de millones de dólares en fondos, las principales empresas tecnologías del mundo listas para prestar ayudar a las nuevas empresas y así asociarse (eso del espíritu de cooperación viene desde la Fiebre del Oro de 1850 en California, que también algunos dicen condicionó la cultura por la aventura empresarial), un mercado interno de personas relativamente ricas, empresas como Y Combinator que “aceleran” y asesoran en la constitución de start-ups (fijaros qué empresas han salido de la ayuda de Y Combinator), con una moneda común entre este entramado empresarial, un marco jurídico que ayuda a la constitución de nuevas empresas (os remito al artículo anterior), etc.

¿Cómo fallar? Un caso del que puede aprender España (intuición masculina, ¿existe?)

Un caso que me llama la atención (para mal): el Silicon Rondabout (rotonda de silicio, vamos) que Cameron está empeñado en construir en el Este de Londres, como no, imitando a Silicon Valley, claro. Cada vez que oigo/leo a Cameron hablar sobre tecnología, no sé, como que no me lo creo (más cuando luego se aferra a mantener anacrónicas leyes del copyright). Creo que en cualquier país hay suficiente talento de consultores y expertos en tecnología para constituir un panel de expertos en dicha materia, y así que hablen por ti y transmitan seriedad (será cuestión que la marca British la tengo posicionada de otra forma).

En el Reino Unido, es la UK Trade and Investment (UKTI en adelante) la que ha asumido guiar esta aventura, lo cual a juicio de lo que he leído por allí (conocen mejor que yo el mercado), puede no ser del todo acertado. La UKTI es una organización diplomática cuyas funciones han sido tradicionalmente la de establecer redes de contacto y colaboración, pero poco sobre  los conocimientos necesarios para construir una visión, construir una infraestructura de tecnología y ejecutar una estrategia con dicho fin.

Es cierto que existe una gran oportunidad (y necesidad) en el Reino Unido para innovar, pero teniendo en cuenta los recortes presupuestarios masivos (sobre todo en lo que se refiere a la financiación de universidades y las ayudas a las  PYMEs), entenderán porque encuentro los discursos de Cameron llenos de visión pero vacíos de sustancia.

Además, también me parece también un error de localización (y os remito de nuevo a lo que dije en el artículo anterior). El sector tecnológico en el Reino Unido tiene un fuerte arraigo fuera de Londres, más cerca de las universidades. Soñar que el este de Londres se va a convertir en Silicon Valley o en Silicon Wady (en Tel Aviv, el Silicon Valley de Israel) es cuando menos ambicioso (por decirlo suavemente). Haberla tratado de situar cerca de Reading (hub universitario en UK) o Manchester (sí, ex-hub industrial, pero ahora cuenta con el mayor número de estudiantes universitarios per capita de las principales ciudades europeas) hubiera sido otra cosa.

En Londres, donde el sector financiero campa a sus anchas (ojo, no estaría mal para conseguir la financiación que en España falta), y un crecimiento brutal en los últimos años ha llevado a que el coste del espacio de oficinas, impuestos municipales, servicios públicos y salarios en Londres sea desorbitado. Además, la falta de I+D+i, etc., terminan de convencerme para decir que convierten a la City en un lugar poco atractivo para abrir nuevas empresas.

Creo es que la presión para tener una comunidad tecnológica en el este de Londres (cof, cof.. de algo me suena), proviene de una visión política de: ¿qué hacer en Londres con todo el dinero gastado y la infraestructura desarrollada para los Juegos Olímpicos de 2012? Vamos, un reciclado en toda regla.

Y el ejemplo del Reino Unido no lo he puesto solo porque tenga miedo a que el Cameron de España llegue al poder en 2012, sino también porque el Reino Unido sufre problemas estructurales como los de España: el crecimiento económico de los últimos años ha dependido, quizás demasiado, del endeudamiento. ¿Qué sectores más? Inmobiliario, financiero, construcción y administración públicas (casualidades de la vida). De hecho, el Reino Unido, tiene la deuda total (pública + privada) más alta del mundo (sí, más que España aun).

¿Realmente llevar fibra óptica para reducir la brecha digital va a ayudar a “conectar” las zonas rurales a las ciudades?

En mi opinión, no. Ya dije en el anterior artículo que la productividad que aportan las ciudades no se va a conseguir a costa de tirar cables por las mesetas españolas. Hoy ya más del 50% de la población mundial vive en las ciudades, y para 2050 se estima será el 70%. ¿Por qué es mejor centrarse en el desarrollo económico tecnológico en las ciudades? Algunos factores (antes de acusaciones, mi familia es esencialmente agrícola, así que soy consciente de la situación ;-)):

  • Económicas: más oportunidades de trabajo y de desarrollo empresarial
  • Ocio: oferta cultural, deportiva, etc. mucho más amplia
  • Transporte: de mayor calidad, más interconectado, incluso con mayor posibilidad para andar en bicicleta, andar (más peatones, menos bicicletas), etc., así como una menor necesidad de coche (eso del CO2, NOx y pequeñas partículas  y tal)
  • Sociales: eso de las relaciones sociales y el networking que tan de moda están, de momento no es posible hacerlas vía Internet
  • Servicios médicos: mayor oferta y de mayor calidad, incluso en temas de emergencias
  • Servicios educativos: mayor oferta y de mayor calidad para los hijos
  • Coste de los servicios: electricidad, infraestructuras para el transporte, tratamiento aguas residuales, teléfono, etc. ¡todo es más barato en la ciudad! (eso de economías de escala que dicen los economistas)
  • Clima: las ciudades, salvo algunos casos, y por mero darwinismo, están enclavadas en lugares con climas y condiciones metereológicas de no extrema virulencia

Bueno, y podría poner muchas más, pero esto que listaba anteriormente son factores que creo todo emprendedor que quiera montar una empresa tendrá en su mente para ver dónde montar su aventura empresarial.

¿Qué hacen por otros lados?

Pues tanto de lo mismo, querer imitar el éxito de Silicon Valley, pero por todos los casos que he ido leyendo, centrándose en los núcleos importantes. En Marruecos están construyendo hubs científicos y tecnológicos alrededor de las universidades (buena política) en las principales ciudades (todavía mejor política). Chile, con el objetivo de atraer talento extranjero (y aunque allí hablen mucho del Silicon Valley latino), busca proyectos de emprendimiento subvencionando con cifras hasta de $40.000, visados de residencia, reduciendo burocracia para el establecimiento de empresas, etc. (excelente política). Todo ello: el proyecto Startup Chile, del que ya hablé hace unos meses (sí, tengo especial debilidad por Chile ;-)).

Conclusiones

En definitiva, me gustaría que en España hubiera un ecosistema ideal para la creación de empresas: infraestructura de comunicaciones fiable, incentivos adecuados en el ámbito fiscal, rapidez de las Administraciones Públicas en la concesión de licencias y regulaciones varias, rigor en el cumplimiento de la ley, seguridad en el entorno (ciudades), oferta de equipamientos, oferta de relaciones contractuales, actuación judicial ágil, etc.

Entonces, ¿qué se puede hacer para salir de esta recesión? (no, me niego a llamarla depresión) En primer lugar, aprender de los errores señalados en el artículo anterior y en éste. Y luego, incrementar el consumo interno (que manía con exportar y exportar, ¡que no todos somos Alemania!), inversión en nuevas empresasaumentar la financiación, que la riqueza deja de asociarse a la posesión de pisos, reducir el desempleo a través del incentivar el empleo de calidad, aumentar la productividad total de los factores (Villa es delantero y Casillas portero), aumentar la inversión en I+D+i (sueño con ese 2,5%), incrementar la eficiencia energética (hoy, en España, por cada Kwh necesitamos producir dos), reducir la dependencia en recursos fósiles (nuestro petróleo es el sol del Sur, el viento de las mesetas y el agua del que vivimos rodeados), etc. Vamos, podemos estar sentados tranquilamente, quizás mis nietos vean cumplidos mis sueños.

Y sí, dejar de aumentar la diferencia entre los ricos y el resto (creo que hablar de clases ya ha perdido contexto), que España es un país muy desigual, repartimos muy mal los caramelos de la fiesta, por si ustedes no lo sabían. Pero, ¿sabéis que es lo que más me preocupa? Que debemos MUCHO dinero (empresas y las familias, es decir, a nivel privado). Por si fuera poco, y dado que todo parece indicar que el PP llegará al poder en 2012, una pregunta: ¿sabéis quién es el referente de Mariano Rajoy? (el presumible futuro presidente del gobierno de España) Yo que vosotros miraría sus reformas y los resultados que ha traído y lo que pudiera originar en España.

Y yo que nosotros, dejaría de discutir si ligar los salarios a la productividad, y empezaría a hablar de ligar salarios al emprendimiento y la I+D+i. Y sí, suena a demagogia, pero nos tienen bien entretenidos hablando de eso, y al final miramos al dedo y no la luna.

El entrenamiento mejora a un deportista, ¡y tanto!

Básicamente, lo que nos cuenta es lo que reza el título del post: la importancia del entrenamiento. Y lo dice alguien que predica y da trigo. No se pierdan lo que dice, realmente interesante. Os dejo con él 😉

En mi último artículo, no sé si habéis tenido la oportunidad de leer el primer comentario que hubo, porque ya bastante si llegastéis hasta abajo con la brasa que metí. Pero merece la pena, mucho además. Así que una vez que su autor, Jon, alumno de 3º de Ingeniería Técnica en Informática de Gestión, me ha dado su consentimiento, he creído interesante compartir sus reflexiones aquí.

Básicamente, lo que nos cuenta es lo que reza el título del post: la importancia del entrenamiento. Y lo dice alguien que predica y da trigo. No se pierdan lo que dice, realmente interesante. Os dejo con él 😉

——————————————————————————————————–

Aupa Alex,

voy a intentar no extenderme mucho porque este tema da para rato.
En cuanto a lo de que cada vez los deportistas son mejores, se baten las marcas cada año etc. yo eso no lo achaco al doping.

El deporte en general y las modalidades olímpicas sobretodo es algo que hasta hace poco se dedicaba muy poca gente, muchas veces deportistas olímpicos tenían otros trabajos y esto no era más que un hobby. Entonces el hecho de que ahora los deportistas sean mejores yo lo atribuiría a que cada vez hay más afición, mucha más gente que se dedica a todos los deportes con lo que si antes a un deporte se dedicaban diez y uno era el mejor, si ahora se dedican cien, ese que era el mejor entre diez igual es el 56 de cien. Además la tecnología avanza y con ello se hacen mejores equipamientos(en el caso de la natación se han llegado a prohibir neoprenos que tenían unas especie de escamas con las que se ganaba muchísima velocidad, tanto que en unos pocos meses usándolo se batieron muchos records mundiales y tuvieron que quitarlos), mejores zapatillas para correr(con suelas que ayudan al despegue de la zapatilla en cada pisada), mejores bicicletas(esto ya es un tema aparte. Las bicis van mejorando exponencialmente con hasta cambio electrónico ahora. Aquí, igual que en la f1, se han tenido que poner unos límites porque sino la diferencia entre equipos era abismal. Por ejemplo el peso mínimo de una bicicleta de competición la UCI es de 6,8kg sin bidones, y sin motorcito jeje), etc.

Además, gracias a la tecnología, se hacen estudios, simulaciones, etc. que ayudan a que cada vez se entrene más, y sobretodo, mejor. Ahora los profesionales cada minuto de entrenamiento lo tienen detallado al milímetro para conseguir un entrenamiento óptimo, no como antes que me imagino que entrenarían un poco por sensaciones, y si se lesionaban, un mes de baja. No como ahora, que gracias a la medicina involucrada en el deporte es muy raro que los deportistas de élites se lesionen. Eneko Llanos por ejemplo, uno de los mejores triatletas de larga distancia del mundo, dijo hace poco que llevaba once años sin lesionarse, exceptuando pequeñas molestias musculares que se solucionan con un fisio. Y además es vegetariano, para más mérito.

Otro punto es que al haber más gente y con ello, más competitividad, te esfuerzas más. Cuando eres el mejor de diez y ves que el segundo no te coge, te estancas. No entrenas para mejorar, sino para mantenerte porque no tienes la presión del segundo. Ahora que hay muchas más competitividad, no te puedes estancar porque al mes ya te han pasado por encima.

Cuando dices “No todos nacemos con la misma genética (consumo de oxígeno, composición fibras, etc.)” ahí tienes toda la razón. Por poner un ejemplo que yo he visto de cerca, los africanos genéticamente están más capacitados para correr. Es así que en cualquier competición importantes, los tres primeros mínimo, son africanos, especialmente Keniatas. Y aquí no hay discusión, es un hecho. Por ejemplo un dato que oí hace unas semanas mientras veía el maratón de Londres es que para clasificarse para las olimpiadas hay un máximo de representantes máximos por país, pero esos representantes tienen que batir una marca establecida por el COI para poder ir, y si nadie de tu país la supera, pues no tienes representación. Y dijeron que en España había unas 14 personas que superaban la marca para distintas distancias, y de mientras en Kenya había unas 260, y según la wikipedia en Kenya viven unas 34 millones de personas.

Resumiendo, que hay bastantes factores lógicos por los cuales cada vez los deportistas son mejores y las marcas se siguen batiendo. Además que cada ciento en viento aparece un supercrack en distintos deportes que se empieza a ventilar el/ella sol@ todos los records. Ejemplos: Usain Bolt, Michael Phelps, Chrissie Wellington, etc.

Respecto al doping, aquí me podría extender todavía más. Lo de Eufemiano Fuentes es de traca. El tío entró en la RFEA siendo ginecólogo! Aquí ya tuvo sus líos con el dopaje, empezando por su entonces novia que era atleta y dio positivo en un control y Eufemiano dejó la RFEA indignado porque decía que el control no había sido correcto(Vamos, que mejor me voy ahora antes de que empiecen a rebuscar). Después se fue al ciclismo donde el tío dopaba hasta las cabras del monte. Entre otros, Perico Delgado. Un tío al que me encanta oír retransmitir junto a Carlos de Andrés las vueltas ciclistas pero que en su día, en la época que ganó el tour ya dio un positivo raro. Raro porque no había los controles que hay ahora en los que seguramente lo hubieran metido para la nevara unas temporaditas. Después Eufemiano fue revoloteando por los equipos hasta que llegó a ONCE con el director Manolo Saiz, otro crack. Entre los dos no dejaron vena sin pinchar. Al final, Eufemiano ha estado en más operaciones que el cirujano Cher. La puerto y galgo solo son las más sonadas.