Los políticos son de palabra (según los datos)

Una de las grandes preguntas que me he hecho en multitud de ocasiones versa sobre el grado de cumplimiento de las promesas electorales de nuestros representantes políticos. Sí, en serio, siempre he tenido dudas de si tan cierto es el manta propular de “que no cumplen nada de lo que dicen“. Por otro lado, acabo de ver en televisión, que mañana, 4 de Diciembre de 2016, el programa de la Sexta “El Objetivo”, lleva como título “¿Por qué mentimos los seres humanos? ¿Mienten más los políticos que el resto?“. Aquí tienen ustedes los detalles.

Desconozco el contenido del programa de mañana. Pero, dado que es un tema que me gusta, y que mañana será conversación, he creído buen momento para publicar algo en este línea. Además, he estado investigando sobre el tema últimamente para una charla que tengo que dar de marketing político y gestión política basada en evidencias.

Empiezo con este paper de Joaquín Artés, de la Universidad Complutense de Madrid. Señalo lo que más me ha llamado la atención:

Los partidos políticos en España cumplen sus promesas (Fuente: Do Spanish politicians keep their promises?)
Los partidos políticos en España cumplen sus promesas (Fuente: Do Spanish politicians keep their promises?)

Sé que voy contracorriente. No es normal destacar esto. Pero es que así son los datos de caprichosos. Como bien señala el experto en la materia Joaquín Artés (yo no lo soy), en los ciclos electorales que hay en España de 1989 a 2004 (por lo tanto, un periodo bastante prolongado), las promesas electorales son satisfechas por los partidos políticos. De media, han puesto en práctica -en diferentes grados, claro- un 70% de sus promesas electorales. Tanto PSOE y PP cumplen sus promesas tanto con mayoría absoluta como cuando lo hacen en minoría (buscando los apoyos necesarios para cumplir sus mandatos electorales).

Sé que alguno me dirá que un 70% no es suficiente. Que quiere el 100%. Ya, pero es que a veces no todas las decisiones están en nuestras manos. Y las promesas, en política, no siempre alcanzables. Los ciclos económicos no son siempre previsibles, las instituciones cambian, jugamos en un mundo cada vez más interconectado donde lo que pasa en la otra punta del mundo puede afectarnos, etc. Por lo tanto, atribuir toda la responsabilidad a su falta a la verdad, no creo que sea del todo justo.

Y diréis, pues que no hagan las promesas. Ya, pero es que una promesa también forma parte de la “voluntad” de una persona. En este caso, de un partido político también. Y a mí saber la voluntad de los partidos por hacer las cosas, también me sirven. Porque soy consciente, como decía en el párrafo anterior, de la dificultad que entraña la gestión política de este mundo global, competitivo y conectado.

Qué es una "promesa" para la RAE (Fuente: rae.es)
Qué es una “promesa” para la RAE (Fuente: rae.es)

Quizás el mantra popular se alimente siempre mucho por los “grandes titulares”. Porque, claro, es cierto, algunas cosas no alcanzan. Y suelen ser aquellas que “más ruido generan” (quizás también tenga mucha relación con que son las más complicadas y las que dependen de muchos más factores). Y, por otro lado, seguramente también sea cuestión de un hartazgo generalizado con muchas de las cuestiones que la sociedad está demandando, y que los políticos no están alcanzando. Por lo tanto, en segundo lugar, creo que además se produce también un fenómeno de “no representación de las principales inquietudes“.

Este porcentaje de cumplimiento de promesas parece que también cruza el charco. Me he topado por el siempre interesante fivethirtyeight, con este artículo y con la siguiente gráfica:

Presidentes americanos cumpliendo sus promesas (Fuente: FiveThirtyEight)
Presidentes americanos cumpliendo sus promesas (Fuente: FiveThirtyEight)

Según Rasmussen, solo un 4% del electorado cree que los políticos cumplen sus promesas. Un 83% cree que no las cumplen. Esta impresión generalizada, ya ven que choca bastante con los datos disponibles y las investigaciones realizadas. La gráfica sobre estas líneas es una media extraída de diferentes estudios empíricos, por lo que podemos considerarla como bastante relevante. Pero esta media alrededor del 70%, como decíamos antes, no solo se exhibe en EEUU, sino también en otros países. Reino Unido, con un 82,5%, es el líder. Los Países Bajos, ese país tantas veces citado como ejemplo, cumple un 61%. Menos que España.

Para ir terminando, en este otro artículo, también muy completo, vuelven a sacar ese 67% de cumplimiento de las promesas a nivel mundial. Con diferentes regímenes políticos. Con diferentes partidos políticos. En diferentes latitudes del mundo. aquí tienen un breve extracto resaltado:

Los partidos políticos cumplen sus promesas
Los partidos políticos cumplen sus promesas

Quizás a veces debamos consultar más los datos para extraer nuestras propias conclusiones. Ojalá mañana el programa de “El Objetivo” ponga énfasis en todo ello. Los políticos, cumplen más promesas de las que pensamos.

Predicción de resultados electorales: MogIA y Trump

Abramos esta publicación con un titular que a muchos de nosotros nos sorprendía en su día:

Estas herramientas de inteligencia artificial tan de moda últimamente, acertaron. Una herramienta desarrollada por la empresa Genic.AI, denominada MogIA, y que se fundamenta en unos algoritmos de inteligencia artificial, que dijeron que sería Donald Trump el ganador.

Pero no venía yo hoy a introducir más ruido en unas elecciones ya de por sí bastante “movidas” (por decirlo de alguna manera). Lo interesante de la predicción de resultados electorales no es tanto quién gana (que también, claro), sino cómo funcionan. Vengo a hablar de este tipo de herramientas de predicción, que tantos titulares están generando en los últimos tiempos. En este caso, la herramienta MogIA, se alimenta de 20 millones de puntos de datos de plataformas “públicas” (entiéndase en el contexto de datos) como Google, Facebook, Twitter y Youtube. Una vez con los datos en la mano, crea modelos para predecir resultados.

La herramienta fue creada allá por 2004. Desde entonces, no ha fallado. Siento introducir más pesimismo en el ambiente, pero los datos y los algoritmos son así. Es más, tengo aún peores noticias; este tipo de sistemas, cuyo funcionamiento paso a explicar enseguida, son cada vez más precisos: cuantos más datos reciben, más aciertan.

La hipótesis del autor del modelo de predicción es sencilla: aquellos candidatos que más “engagement” (¿reacción? ¿compromiso?) generan entre los usuarios en redes sociales, son los preferidos. Justo hace un par de días nos recordaba el bueno de Nate Silver (otro de los que está mucho en este tipo de modelos predictivos), que todos los modelos hacen suposiciones:

Es decir, que todos los modelos suponen hechos que luego debemos hacer que la evidencia contraste. No son suposiciones basadas en cuestiones subjetivas, sino en datos. El propio Nate Silver no para de publicar sobre la evidencia de las mismas, como una forma de hacer público su modelo y someterlo al escrutinio público.

¿Y qué hace MogIA para que hasta en los telediarios haya salido? Pues bueno, lo primero de todo, se trata de un modelo muy preciso, como decía. Ha acertado todas las últimas elecciones (incluyendo las primarias, donde nadie daba un duro por Trump). En este caso, ha sido más noticia que en anteriores ocasiones, porque estuvo contradiciendo la gran mayoría de las encuestas tradicionales. Y ahí es donde precisamente veo el punto de interés para este blog: ¿datos de redes sociales y su sentimiento o métodos de encuesta tradicional?

No deja de ser cierta una cosa que nunca debemos olvidar: la ambiguedad de los comentarios en redes sociales es importante. Que los tweets y comentarios de Donald Trump hayan generado más reacción que con anteriores candidatos, puede deberse a las barbaridades que ha comentado. Esto, todavía los algoritmos de Inteligencia Artificial, no han conseguido arreglar. Además, también hay otro elemento importante: ahora mismo hay más usuarios en redes sociales de los que había en elecciones anteriores. Por lo tanto, si el motivo de reaccionar tanto a los comentarios de Trump es su “provocación”, que haya más personas que reaccionen, solo amplificaría el problema de raíz. Pero quizás, quién sabe, esto forme parte de la propia estrategia de Donald Trump.

Esto creo que tendría que destacarse más cuando se habla de este tipo de algoritmos. Pero esto no quita a que montar modelos predictivos basado en datos de redes sociales y datos públicos esté siendo cada vez más popular. El pasado Septiembre, Nick Beauchamp, profesor de la Northeastern University, publicó un artículo donde demostraba cómo había una similitud muy alta entre los 100 millones de tweets publicados sobre las elecciones de 2012 y los resultados electorales de los estados.

Esta precisión en los resultados se debe a la nueva era de los algoritmos. Y esto, de nuevo, es lo que a mí más me llama la atención. Si bien con anterioridad, como decía el bueno de Nate Silver, los modelos muchas veces reflejaban los sesgos de su desarrollador, los algoritmos de aprendizaje (Machine Learning, vaya), van aprendiendo de su entorno. Es decir, son piezas de software que han sido enseñadas a aprender. Y por lo tanto, evitamos tener que decirles nosotros qué tienen que hacer. Y esto es lo interesante; y lo que los hace más objetivos. Y lo que provoca más miedo en este caso que pudiera estar dando como ganador a Trump.

Y es que estamos entrando en una era en la que no solo los resultados electorales son objeto de predicción. Muchas otras cosas. Y es que el software se está volviendo más inteligente según puede ir creando sus propias reglas a partir de los datos que va observando.

Eibar – Real Sociedad a las 13:00: lo local (hostelero) vs. la globalización (consumo en Asia)

El pasado 24 de Septiembre se celebró a las 13:00 el partido Eibar – Real Sociedad. Ganó el Eibar 2-0. Sin embargo, no voy a hablar de fútbol ni del en sí juego hoy. Sí voy a destacar un hecho ya citado en la frase anterior: se celebró a las 13:00. Un nuevo horario que estrena para esta temporada la Liga Santander (que ha venido a sustituir el nombre que daba su gran competidor).

Se pueden imaginar que cuando el Eibar ascendió a primera división, y encima, cosecha buenos resultados, los hosteleros locales notaron un aumento considerable de la consumición. Y es que la afluencia al campo ha pasado de una media de 1.500 aficionados (y menos) a más de 5.000. Me parece ciertamente objetivo decir que las tradiciones que se estilan por aquí chocan con ese horario. Cuando juega el Athletic, uno de los mejores horarios para poder disfrutar de una experiencia completa son los partidos del sábado a la tarde. Bueno, lo que solían ser, que ahora ya no es tan fácil encontrar partidos en ese horarios. Haces plan de día por Bilbao, comes, pasas la tarde con los amigos por la mítica calle Pozas, vas “calentando” el partido con largas charlas de lo humano y lo divino. Y los hosteleros de la zona, más que contentos.

Pero estas tradiciones, no sé cuánto tiempo nos durarán. Creo que este tipo de horarios de mediodía durante fin de semana y demás, pronto, podrían ser lo normal. Y sino, miren:

Sí, amigas y amigos, es Javier Tebas, presidente de la Liga. Si no les quedaba claro todavía -y con su reelección más aún-, tiene claro que debe internacionalizar su producto. La Liga, que centra parte de su actividad en conseguir una mayor asistencia local a estadios, pero que también quiere trasladar una sensación de lleno que proyectará en la venta de los derechos de Televisión de la Liga por todo el mundo. Y si los clubes no ayudan a ello porque no son capaces de llenar sus gradas, pues multa. Miren:

Fuente: http://blogs.elconfidencial.com/deportes/a-mi-bola/2016-08-04/laliga-grada-tebas-sanciones-clubes_1242524/
Fuente: http://blogs.elconfidencial.com/deportes/a-mi-bola/2016-08-04/laliga-grada-tebas-sanciones-clubes_1242524/

Que la expansión de la Liga hacia Asia es algo imparable los tweets anteriores lo demuestran. Ese horario, por matemáticas, favorece mucho a esa zona del mundo. Que Tebas quiere conseguirlo a “toda costa“, también parece claro. Y que hay un claro choque entre lo “local” y lo “global”, también parece claro. El fútbol español, y los derechos de emisión de los partidos, es el último ejemplo de un debate que se está produciendo en muchos niveles y ámbitos de la vida (generación de riqueza y reparto, traslado de plantas de producción de un lugar a otro, etc.).

Pero, creo, todo esto debiéramos afrontarlo con un debate serio e inclusivo. No es que tenga yo una mayor sensibilidad por un hostelero de Eibar, sino que entiendo que esa anécdota que contaba al principio se produce todos los fines de semana, cuando hay horarios que favorecen la emisión de partidos en Asia frente a la experiencia de los aficionados locales de “pasar el día con el fútbol“. Y favorece a patrocinadores que negocian con las cadenas que emiten los derechos en China o India, frene al hostelero local de Eibar.

Y no, tampoco es que quiera yo ahora volverme proteccionista. Pero sí quiero provocar una reflexión sobre el modelo, y la consideración de todos los factores. El dinero y la explotación de un producto tan jugoso como son los partidos de la Liga requiere de un debate serio. Esto en cierto modo se alinea con lo que estamos viendo fruto de la globalización: la desigualdad interpaís se está reduciendo (fruto sobre todo del crecimiento de los países menos avanzados) y la desigualdad intrapáis está aumentando. Esto provoca que, ahora, en Asia, quieran y puedan ver la liga española de fútbol. Esto hace años era impensable.

El consumo se desplaza hacia estas zonas en crecimiento que van reduciendo su desigualdad con nosotros. Branko Milanovic, uno de los mejores economistas en el mundo en términos de desigualdad, ha publicado recientemente el libro “Global Inequality: A New Approach for the Age of Globalization“. Espero pronto sacar un rato para leerlo. Habla mucho de esta desigualdad “inter” e “intra” de la que hablaba. Entre sus gráficas (que llenan su libro), siempre destaco esta:

Crecimiento de la renta mundial desde 1988 a 2008 (Fuente: http://blog.gdi.manchester.ac.uk/wp-content/uploads/2016/03/P2.jpg)
Crecimiento de la renta mundial desde 1988 a 2008 (Fuente: http://blog.gdi.manchester.ac.uk/wp-content/uploads/2016/03/P2.jpg)

Como podemos ver, esto de la “desigualdad” no es un concepto abstracto y vacío. Milanovic lo desarrolla muy bien; las clases medias de nuestros países desarrollados apenas han visto crecer su renta en los últimos 20 años. Pero sí lo han hecho las antiguamente clases bajas de países emergentes y ya más desarrolladas como China, India, etc.

Se entiende así que estos movimientos por globalizar el fútbol responden a esta tendencia mundial de aprovechar esos crecimientos de renta en esos países. Y, utilizamos el ejemplo de nuestros hosteleros (a los que traslado todo mi apoyo desde este humilde blog) para ejemplificar esta gráfica del bueno de Branko: lo “local” frente a lo “global, un debate serio y complicado que debemos afrontar entre todos.

Espero, disfruten igualmente del partido, sea a la hora que sea. Y “pese” a su globalización.

Desempleados de larga duración y políticas activas

Este verano, me he interesado mucho por temas que me encantaba investigar en mi etapa de estudiante del Máster de Recursos Humanos. Una de las áreas que creo merecían más lectura es el mercado de trabajo. Especialmente, para el ámbito de desempleados de larga duración, que, en diferentes etapas de la vida, se producen (por desgracia). Es un tema, además, que con mis nuevas responsabilidades como Vicedecano de Relaciones Externas y Formación Continua de la facultad de Ingeniería, me tocan de pleno. Por lo que he querido ponerme al día en todo ello.

Llegué, moviéndome de una lectura a otra, a un artículo del World Economic Forum, titulado “The longer you’re unemployed, the less likely you are to find a job. Why?“. Que, básicamente se resume en la siguiente imagen:

Probabilidad de encontrar un trabajo en función de la duración de la época de desempleo (Fuente: https://assets.weforum.org/editor/F47TefaJMYEhyXp40MByW4ni6aYWOUX44tVppTTI5as.jpg)
Probabilidad de encontrar un trabajo en función de la duración de la época de desempleo (Fuente: https://assets.weforum.org/editor/F47TefaJMYEhyXp40MByW4ni6aYWOUX44tVppTTI5as.jpg)

Creo que se puede entender fácilmente la idea. A mayor tiempo (en meses) como desempleado, menor probabilidad de encontrar trabajo. Se trata de un estudio hecho sobre la Current Population Survey de EEUU, pero que permite ilustrar la idea para poder trabajarla en otros ámbitos y partes del mundo. Como es nuestro caso, que por ello quería hablar de ello.

Los motivos que pueden llevar a que esto ocurra ha sido objeto de estudio en numerosas ocasiones. Suelen salir las causas habituales: la pérdida de habilidades (por falta de actualización en algunos sectores), la supuesta discriminación de la empresa contratante, la parte psicológica del desempleado y su desánimo, etc. Hay varios estudios que han comprobado empíricamente cómo es un dato que se mira mucho a la hora de contratar a una persona. Y, por ello, hay que prestarle tanta atención.

Este fenómeno tiene a algunos colectivos más afectados que a otros. Por ejemplo, aquellos que tienen menos educación recibida, además de estar más representados en esta gráfica, tienen una menor tasa de reinserción laboral y permanecen más tiempo desempleados. Pero el fenómeno se produce igualmente: cuanto más tiempo pasa, menor probabilidad de encontrar un trabajo. Éstos son los desempleados de larga duración.

Uno de los aspectos que este estudio destaca es la parte de características no observables. Es cierto que controla por variables como edad, raza, educación y género. Pero otras características más difícilmente medibles u observables como la personalidad, actitud o las “soft skills” (trabajo en equipo, comunicación interpersonal, etc.), no son fácilmente controlables. ¿Pueden ser estas las que expliquen este fenómeno? Quizás esas personas que aparentemente son discriminadas, no tienen este “skill set” de habilidades, por lo que puede ser que la “supuesta” discriminación no sea tal, y sí un fenómeno de revelación de preferencias del contratante.

En la gráfica que hemos visto, hay más información de la que puede parecer. Quizás la más alarmante es que a partir del octavo mes de desempleo, se pierde un 50% de las probabilidades de encontrar trabajo. Por eso mismo, las políticas activas de empleo deben ser muy dinámicas y ágiles. El mercado de trabajo debe ser lo suficientemente flexible y rápido como para que una persona, que por cualquier situación o hecho se encuentre en desempleo, pueda rápidamente cambiar y encontrar un nuevo destino y ocupación.

Este tema debiera no solo preocuparnos sino también ocuparnos. No voy a decir nada nuevo exponiendo que el mercado de trabajo en España tiene muchas cosas que mejorar. Pero detrás de una métrica como la “tasa de desempleo”, se encuentran otras cuestiones como esta sobre los desempleados de larga duración. Nunca deberíamos dejar de ocuparnos de estos colectivos.

Estos elementos, además, en una situación como la actual de grandes bolsas de desempleo, se alimenta aún más. Ante una mayor disponibilidad de personas en edad y condiciones de trabajar, es entendible que estas cosas puedan ocurrir.

Los desempleados de larga duración debieran ocupar mucha parte de las políticas activas a emprender dentro del mercado de trabajo. Esperamos que nuestros representantes así lo hagan.

El coste de organizar unos Juegos Olímpicos y su retorno social y económico

Como saben, llevamos unos días con los Juegos Olímpicos de Río en marcha. Una edición, esta de 2016, que viene envuelta en la misma polémica que cando se celebró el mundial en dicho país: que un país en el nivel de desarrollo como el que tiene Brasil, acometa grandes inversiones para grandes eventos deportivos. El Mundial de fútbol, con baile de cifras (como suelen ser estos casos, por lo que relativicemos), osciló por los 11.300 millones de dólares en trabajos públicos, dentro de los cuales estaban los 3.600 millones en estadios (nuevos y remodelaciones).

En términos de retorno de estas inversiones, los estudios han dejado claro que contribuyen poco a la rentabilidad futura y a la mejora de la sociedad en general. Por lo tanto, destinar dinero público a todo ello, no se suele sostener por sí solo. Por eso mismo, cuando Brasil organizó el pasado Mundial en 2014, enfatizaba en todo momento que las inversiones se destinarían a infraestructuras de transporte, seguridad y comunicaciones. “Solo” el 25% iría para estadios y otro tipo de instalaciones deportivas. Más allá de si esto luego se consiguió o no (de lo cual hay bastantes dudas), los Juegos vuelven a poner encima de la mesa esta conversación. Esto provoca una reflexión sobre la participación del sector público en todo ello, el retorno que se espera… y, sobre todo, si organizar unos Juegos Olímpicos sale rentable social y económicamente (culturalmente se entiende que sí).

Antes de responder a esta pregunta, vamos a preguntarnos sobre los costes de albergar unos Juegos Olímpicos. Para ello, he encontrado este estudio de Bent Flyvbjerg y Allison Stewart, de la Saïd Business School de Oxford, que han estudiado los costes deportivos de los Juegos Olímpicos de Verano e Invierno desde 1968. Básicamente, los costes de organizar unos Juegos Olímpicos caen en tres categorías:

  1. Costes de infraestructura de los JJOO: costes de construcción o remodelación de la infraestructura en términos de estadios, instalaciones deportivas, centro de prensa y medios, centro de emisiones, etc. Pueden ser ejecutados por las Administraciones Públicas o por empresas privadas.
  2. Costes operacionales de los JJOO: costes de “ejecución” y “operación” de los JJOO una vez se ponen en marcha. Incluyen aspectos como la tecnología, el transporte, trabajadores, costes administrativos, seguridad, catering, ceromonias, servicios sanitarios, etc.
  3. Otros costes indirectos: infraestructura aérea/ferroviaria, mejoras de la infraestructura hotelera o turística, etc. Son costes indirectos porque luego podrán tener otro uso más allá del campo deportivo, pero también deben ser considerados de algún modo.

Flyvbjerg y Stewart, los autores de dicho estudio, se centran en los costes (1) y (2), que consideran son los más directamente relacionados e imputables a los JJOO. Pues bien, considerando los mismos, en la siguiente imagen se representan los costes por cada edición de los JJOO de Verano e Invierno. Las cantidades han sido ajustados a dólares de 2015 para hacerlo comparable. El coste medio de albergarlos ha sido de 3.600 millones de dólares. Con algunas grandes excepciones, llamando la atención especialmente las que se han ido “para arriba”.

Costes de los Juegos Olímpicos en términos deportivos (Fuente: Business Insider)
Costes de los Juegos Olímpicos en términos deportivos (Fuente: Business Insider)

Las cifras todavía empeoran a tenor que ningún presupuesto se cumplió. Estos costes que salen arriba representados, tuvieron, sobre presupuesto, una desviación media del 167%. Solo Pekín 2008  (4%) y Vancouver 2010 (17%), tuvieron una desviación baja. Entiendo que cuando un cargo público o político se pone a pensar en organizar unos Juegos Olímpicos, tendrá estas cifras en la cabeza. Y muchos de ellos se echarán para atrás de pensar que cualquier presupuesto que hagan, tendrá un ¡¡¡sobrecoste de un 167%!!! (me parece escandalosa la cifra cada vez que la leo).

Visto todo esto, una conversación interesante podría producirse alrededor de la participación del sector público en todo ello. En Londres 2012, fue del 90%. En Río 2016, parece que ha sido menor. Es decir, que el sector privado parece que no suele tener un papel preponderante. ¿Quizás sabedor de todo esto que comentábamos en el párrafo anterior?

Una vez hablado de los costes, es bueno entonces hablar del retorno. Voy a centrarme en la parte económica, dado que si esta se produce en términos favorables, y a sabiendas del papel importante que tiene el sector público, es imaginable que podrían revertir así los ingresos en el conjunto de la sociedad (si no hay por medio cosas que no se debieran producir). Cogiendo los ingresos directos (los indirectos siempre generan más dudas en cuanto a su cálculo), nos salen para ediciones anteriores, y considerando este paper como referencia, lo siguiente:

Ingresos directos de unos JJOO (Fuente: http://nccur.lib.nccu.edu.tw/bitstream/140.119/37406/7/803007.pdf)
Ingresos directos de unos JJOO (Fuente: http://nccur.lib.nccu.edu.tw/bitstream/140.119/37406/7/803007.pdf)

Pero, siempre hay un “pero”. El Comité Olímpico Internacional, ha pasado de quedarse con un 4% de los ingresos televisivos en 1990, al 70% que se queda hoy en día. Las ciudades, con el resto. Por lo tanto, una de las principales partidas, ya ven que la comisión que se cobra el COI es importante. Quizás momento de reflexionar sobre todo ello. El libro “Circus Maximus”, de Andrew Zimbalist, habla en esa clave. Un negocio, éste de los JJOO,  Los spónsors, que son la otra fuente de ingresos… pues ya decíamos antes el papel que quiere asumir el sector privado. Por lo tanto, aumentar ingresos por esa vía, complicado.

Los ingresos TV a repartir en el comité organizador local y el COI (Fuente: http://cdn.static-economist.com/sites/default/files/imagecache/original-size/images/print-edition/20150228_BKC290.png)
Los ingresos TV a repartir en el comité organizador local y el COI (Fuente: http://cdn.static-economist.com/sites/default/files/imagecache/original-size/images/print-edition/20150228_BKC290.png)

Dicho todo esto, ¿de verdad que es buena idea que nuestras ciudades, organicen JJOO? A sabiendas que es un negocio malísimo (como hemos venido comentando a lo largo de este artículo), sus beneficios hay que mirarlos desde otra óptica (revitalizar una ciudad como Barcelona, por ejemplo, que sí lo consiguió). Solo Los Ángeles consiguió retornar Qué hacer posteriormente con la infraestructura, además, en muchas ocasiones genera muchos problemas para las autoridades locales. ¿Quizás es la hora de dejar de pujar por organizar? ¿Llevarlos a una sede fija? ¿O rotatoria?

No lo sé, pero desde luego, que por los beneficios para todos, no va a ser. Solo Los Ángeles 1984 y Barcelona 1992, se puedan considerar casos de éxito. El primero, por la implicación que consiguió del sector privado y por la falta de inversión, y el segundo, por los ingresos indirectos obtenidos. Como veis, no por los JJOO directamente.

El fichaje de Pogba y la supuesta locura del fútbol: unos números para entenderlo

Los dueños del Manchester United son algo diferentes al resto de los que en los últimos años han comprado equipos de fútbol. Ven el fútbol como un negocio. Sé que a muchos les sorprenderá esta afirmación, pero el fútbol es un negocio ruinoso. Esto lo cuenta muy bien el libro Soccernomics, que a los que les guste los datos y el fútbol (como a mí), es un libro imprescindible.

El Manchester United tiene unos acuerdos de generación de ingresos realmente impresionantes. Para que se hagan a la idea, un equipo de fútbol de los grandes de este Siglo XXI, genera ingresos por tres vías:

  • Ingresos del “día de partido”: entradas, comidas, bebidas, etc.
  • Ingresos televisivos: derechos de retransmisión de sus partidos
  • Ingresos comerciales: espónsors, venta de camisetas, etc.

Según el último informe de Deloitte Football Money League, a nivel de ingresos de la temporada 2015/16, detrás de los 577 millones de € del Real Madrid y de los 560.8 millones del FC Barcelona, aparece el Manchester United con sus 520 millones de €. Debido a su falta de éxitos deportivos recientes, que no cuente con un grandísimo estadio, y que los derechos de TV en Inglaterra son negociados de una manera más igualitaria, aparecer en tercer lugar es bastante meritorio. Y ello se debe a que es el equipo que más ingresos comerciales tiene, con 270 millones de €. Como decía al comienzo, los dueños del club son auténticas máquinas monetizando al Manchester United.

Contaba en este artículo que escribí hace unos meses para hablar del negocio mundial del fútbol, lo siguiente sobre e Manchester United:

Miremos por ejemplo el Manchester United. Desde este 1 de Agosto, Adidas le paga la friolera de 94 millones de € al año (más del doble de lo que paga a Chelsea o Real Madrid; o el triple de lo que paga al Bayern) por vestirles. Además, recibe otros 70 millones de Chevrolet (el Real Madrid y Barcelona reciben aproximadamente la mitad de Fly Emirates y Qatar Foundation respectivamente). El Manchester explota su audiencia de manera regional. Es decir, como en su propia web explica, “patrocinadores regionales” que pagan por ligar sus marcas a un club con seguidores por todo el mundo. De ahí el guiño de tener jugadores de todas las puntas del mundo, y que son verdaderos influenciadores/seguidos en sus países de origen.

Es el club que más ingresos de su principal patrocinador tiene, como se puede apreciar en la siguiente gráfica (y suponen solo un trozo de la tarta, un 9% de los ingresos totales del club):

manchester united
Fuente: http://www.sportingintelligence.com/wp-content/uploads/2016/07/PL-shirts-16-17.jpg

Por lo tanto, el Manchester, caja y dinero tienen. Con todo este contexto, voy a lo que realmente quería explicar en este artículo. Todo parece indicar, que Paul Pogba fichará por el Manchester United por una cantidad cercana a los 120 millones de €. El hecho en sí me da igual. Lo que quiero comentar es la supuesta locura en la que se haya metido el fútbol, para que un equipo pague esa cifra. Antes de poner algo de números, pensemos algunas cosas adicionales.

El Manchester, si quiere volver al reinado que tuvo, necesita fortalecerse. No lo tiene fácil para atraer jugadores, no solo ya por los grandes contratos que tienen en otros clubes, sino porque el próximo año no jugará la Champions League. Sin la posibilidad de fichar a Neymar, Gareth Bale, Higuaín o Cesc (todo jugadores con los que se le habían relacionado), necesitaba tirar de talonario con algún jugador que pudiera aportar algo grande, incluyéndolo dentro del esquema de Mourinho. Y ese hombre podía ser Pogba: jugador total, que completa pases, intercepta, genera ocasiones de gol, marca, regatea, es difícil de regatear, contribuye a las transiciones rápidas, etc.

Y con esto, llegamos a lo que muchos llaman el fichaje más caro de la historia del fútbol. Superando el fichaje de Bale, Cristiano Ronaldo o Neymar (si algún día sabemos la cifra final, claro, mejor podremos comparar). Considerando la inflación y el valor del dinero en el tiempo, Zidane y su fichaje en 2001 por 75 millones de euros sigue siendo el más caro de la historia. Pero, aún así, Pogba le ganaría a su compatriota francés.

¿Hay una inflación en los fichajes? Es decir, ¿se nos está yendo de las manos los fichajes y su valor? Hay un estudio bastante largo para la Premier League que calcula el precio promedio que se paga por los fichajes, concluyendo que el índice de precios de fichajes sube mucho más rápido que la inflación.

transfer price index
Transfer Price Index o Índice de Precios en Fichajes: inflación (Fuente: https://sports-images.vice.com/images/2015/08/04/evaluating-the-evolution-of-the-transfer-window-in-the-premier-league-era-body-image-1438698072.jpg?output-quality=75)

Pero, y con esto termino, obviamos en estos comentarios que también han crecido enormemente los presupuestos. Esto es lo que hay que entender cuando valoremos fichajes. La siguiente tabla muestra el ratio entre el coste del traspaso y el presupuesto anunal de ingresos del Manchester United en libras. No importa la divisa, porque lo importante es la última columna: el coste del fichaje sobre el total del presupuesto. Y, así, vemos como Pogba no es el fichaje más costoso de la historia para el Manchester, sino el tercero:

Fichajes del Manchester United
Fichajes del Manchester United

En el mundo de las empresas, cuando se hace un presupuesto, básicamente se calculan dos elementos: gastos corrientes e inversiones. El fichaje de Pogba, respondería a este último capítulo, las inversiones que una empresa (un equipo de fútbol en este caso), realiza, para la mejora de su productividad. Que se destine el 20% del presupuesto a nuevas inversiones de gran impacto, no me parece una barbaridad. 

De todo esto ya hablé en este artículo. Cuando vemos que incluso a Facebook le interesa mucho que sean los propios clubes y los jugadores los que generen contenidos para ella, es que este negocio que es el fútbol mueve muchas pasiones. Pero lo que no debe es movernos de nuestros análisis numéricos y cálculos racionales. El fichaje de Pogba, así lo muestra.

Verizon compra los activos digitales de Yahoo, el antiguo gran buscador

La historia de Yahoo se explica de manera gráfica, que narra su pico en los 2.000, para unos últimos años más estancados:

Evolución de la capitalización bursátil de Yahoo!
Evolución de la capitalización bursátil de Yahoo!

Corría el año 1998 cuando Yahoo rechaza comprar Google por 1 millón de dólares. Más tarde, en 2002, Yahoo piensa que se había equivocado, y ofrece 3.000 millones por el entonces incipiente gran buscador. Google pide 5.000 millones, y Yahoo dice que es mucho. Los años van pasando, Google crece como la espuma, y Yahoo se va estancando en varios sectores digitales. Hasta que en 2008, rechaza una oferta de una desesperada Microsoft por 40.000 millones de dólares. Hoy, en 2016, ha anunciado la venta de todos sus activos digitales a Verizon por un total de 4.800 millones de dólares.

Yahoo tiene aún tráfico e interés. Es, según Alexa, la quinta web más visitada del mundo. 43 millones de personas visitan a diario la web de Yahoo. ¿Qué busca Verizon con este movimiento? Precisamente aprovechar ese tráfico. Busca diversificar su negocio de medios, a uno más centrado en la era móvil y de la publicidad y marketing digital. Con la compra de los activos digitales de Yahoo, busca sumar sus 1.000 millones de usuarios a los que ya tenía, tratando de llegar en 2020 a los 2.000 millones.

El foco en contenido deportivo (7 millones de usuarios diarios, solo detrás de ESPN), de noticias y financiero de Yahoo puede dar sentido a esta alianza. Un público bastante fiel (acordaros de la cifra de tráfico que tiene aún Yahoo), y que por lo tanto, puede ser bastante propenso a ser impactado por una publicidad que ya dijimos, tiene que mejorar mucho los modelos de impacto que sigue.  Si sumamos estos contenidos de Yahoo, con el tráfico móvil que tiene, la estrategia parece tener sentido. Si bien es cierto que Google y Facebook se centran en estrategias parecidas, estas dos, lo hacen con contenidos generados por otros. Y Verizon + Yahoo, lo harán con contenidos propios, una estrategia de menor margen y más intensiva en capital. Pero, ¿quizás no les quedase otra alternativa?

Simplemente unos datos para entender por qué esta estrategia de móvil y publicidad digital puede tener sentido. Son datos para EEUU, en un escenario en el que de los 150.000 millones de dólares que mueve la industria publicitaria, 60.000 son digitales, y creciendo.

 eMarketer U.S. Ad Spending Estimates (Fuente: http://www.journalism.org/2016/06/15/digital-news-revenue-fact-sheet/)
eMarketer U.S. Ad Spending Estimates (Fuente: http://www.journalism.org/2016/06/15/digital-news-revenue-fact-sheet/)

Pero, la competencia con Facebook y Google, no lo tendrá fácil. Como decíamos, además de jugar con ventaja, su modelo de apalancamiento operativo es mucho más eficiente: nosotros, los usuarios, generamos contenidos para ellos. En cambio, Verizon + Yahoo, financian sus propios contenidos, actividad además que requiere grandes inversiones en capital. Fijense en la siguiente gráfica para entender cómo parten con clara desventaja en este punto inicial:

eMarketer U.S. Ad Spending Estimates. (Fuente: http://www.journalism.org/2016/06/15/digital-news-revenue-fact-sheet/)
eMarketer U.S. Ad Spending Estimates. (Fuente: http://www.journalism.org/2016/06/15/digital-news-revenue-fact-sheet/)

Si el foco lo van a tener en el móvil, tienen que saber que pelearán entonces con el 88% de los ingresos de Twitter y el 77% de Facebook. Son los claros “players” dependientes de la era móvil. Google con un 41% (ya hablé de ello) y Yahoo con un 35% tienen menos foco en móvil. Pero ya digo que a Verizon, quizás, no le quedaba mejor alternativa que esta. Además, Yahoo crece en este segmento, por lo que tampoco parece una estrategia desencaminada. Otra cosa es cómo salga, claro.

El momento en el que Verizon incorpora Yahoo no parece el mejor. Acaba de reportar unas pérdidas de 439 millones de dólares por la depreciación de Tumblr, que compró por 1.100 millones de dólares en 2013. Este reportaje, cuenta lo mal que han salido las 53 adquisiciones que ha hecho Marissa Mayer desde que tomó las riendas de la compañía a mediados de 2012.

Ojo cuando evalúemos estas transacciones. Piensen en su edad. Cuando también Verizon compró AOL (otro de los pioneros en este mundo de Internet), ya dijo que se centraba en el “público más adulto” de Internet. De hecho, AOL, tiene una media de edad de 50 años entre sus visitantes habituales. La audiencia de Yahoo no parece muy diferente: familia con hijos, mayores de 35 años y con sueldos altos.

Dicho todo lo anterior, que explica en parte por qué Verizon ha comprado Yahoo, la pregunta que cabría hacerse es por qué no le han salido las cosas bien a Yahoo. En este punto es cuando yo siempre rescato el concepto estrategia. Creo que lo que diferencia Yahoo de Facebook, Amazon o Google es su falta de apuesta a largo plazo por un proyecto concreto. Las tres anteriores, de las que he hablado en reiteradas ocasiones (aquí, aquí y aquí), son proyectos a largo plazo, que en muchas ocasiones no han sido muy rentables. Pero es que ese no era el objetivo.

La estrategia, amigos, como hemos dicho muchas veces, resulta crítica. Yahoo no la ha tenido. De ahí en la gráfica de su capitalización bursátil esa “época plana”. Tráfico, audiencia, tenía. Pero no lo explotaba bien. Lo cual para una estrategia de contenidos móviles a monetizar por parte de Verizon, puede resultar una estrategia ganadora. De ahí que Verizon haya comprado los activos digitales. El antiguo gran buscador, pasará a mejor época. Y no pasará a la historia por su acierto de adquisiciones… ni de ventas. Esperemos cierre su historia digital con una buenta venta.

Amazon y los productos frescos: ¿riesgo o amenaza?

Quizás ya se han enterado que Amazon ha lanzado Amazon Prime Now para Madrid y alrededores. Las condiciones son realmente espectaculares: reparto en una hora por 5,9 euros y gratis si somos capaces de esperar 2 horas. Esto, para 18.000 referencias. Entre las que, además de sus tradicionales productos de hogar, electrónica y entretenimiento, encontramos productos de alimentación. Y esto es lo que me parece más novedoso e interesante de analizar. Básicamente, porque el músculo financiero de Amazon (de lo que ya hablé), les permitirá optimizar procesos cuanta más escala alcancen. Y poder hacer ferente así a las grandes cadenas de distribución de alimentación y frescos (especialmente) de nuestro país.

Un estudio elaborado por  Kantar Worldpanel en 2015, decía que las caídas que desde hace años se registraban en el sector del Gran Consumo en España empezarían a mejorar en 2015. Estas buenas perspectivas, son siempre un buen reflejo de las economías, más en un país como el nuestro en el que el consumo es tan determinante del PIB.

Los hogares españoles, en 2014, último año con datos, gastaron de media 4.160 € en compras de productos de alimentación, droguería y perfumería. Destaca entre ellos la sección de frescos, dado que la gran distribución (hipermercados, supermercados y discounters) son responsables ya del 53% del gasto en esos productos. Por lo tanto, estos centros, dependen cada vez más de cómo y dónde compremos esos frescos. Además, esa cifra no para de crecer. La última variación interanual es del 1,4%.

A ello, debemos sumarles que vamos cada vez menos a los grandes centros de distribución, pero cada vez llenamos más el carrito. Es decir, somos menos recurrentes, pero cada vez que vamos, gastamos más. Los carros se llenan más. Y además, lo hacemos con deseos de probar nuevas marcas. Todo esto hace que la fidelización y sus tarjetas asociadas tengan ahora más importancia que nunca antes. No se sorprendan entonces de los datos que les piden cuando van a hacer la compra.

Se vuelve a llenar el carro de la compra (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/disciplina-2015.jpg)
Se vuelve a llenar el carro de la compra (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/disciplina-2015.jpg)

Os estaréis preguntando qué hago hablando de datos de consumo en este blog tan habituado a aspectos tecnológicos. Bueno, pues realmente, ponía esto en contexto para hablar de Amazon. Básicamente, porque al parecer, ya se encuentra negociando con las grandes marcas para ofrecer un servicio de suscripción premium para vender frescos.

De Amazon he hablado en reiteradas ocasiones. Una de las grandes tecnológicas. He hablado de ellos para describir cómo se había convertido en la mayor tienda de ropa de EEUU y cómo estaba trabajando para mejorar enormemente su logística. Su fuerte ha estado en los productos no perecedores. Pero eso, parece que pudiera estar cambiando. Está trabajando también para vender productos frescos. Y esto, es importante para las grandes marcas de distribución en España, así como para fabricantes, que pueden tener ahora nuevas alternativas para distribuir sus productos hasta el consumidor final.

Y esto último parece que es lo que está haciendo Amazon. Al parecer, está en conversaciones con importantes marcas de productos cárnicos, lácteos, etc. Productos, que por su naturaleza, es fácilmente entendible requerirán de una máquina logística sin precedentes. Precisamente donde señalé en un artículo anterior, Amazon estaba trabajando a destajo. En Madrid y Barcelona, ha preparado dos bases logísticas para entregas de última hora.

De hecho, el servicio “Amazon Premium Now”, que entrega en un máximo de dos horas en ciudades de EEUU y Reino Unido ahora mismo, parece que será la apuesta en España. El mismo movimiento que ya ha hecho en Italia, concretamente en Milán.

Siempre que escucho estas cuestiones para países como EEUU y Reino Unido, acabo pensando en competencias digitales. Quizás sea porque lo considero el hábito digital como el mayor reto que tenemos en España para que estos modelos funcionen. Ojo, no digo que sea mayor o menor, sino que la cultura existente será la que permita que esto triunfe o no. Por otro lado, y al hilo de esto, también permitirá que nazca un sector o se dinamice el ya existente (con empresas como Ulabox), dado que con Amazon, se creará la noticia, y la gente se interesará por ello. Ojo emprendedores, que creo habrá oportunidades cuando un gran jugador llega para cambiar las reglas establecidas.

La última inquietud que parece abrirse en relación a todo ello es cómo afectará este movimiento de Amaozn a la gran distribución en España. Para que lo pongamos en contexto, me refiero a todas estas empresas:

Las cifras de la gran distribución en España (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/PerspectivasGranConsumo20151.jpg)
Las cifras de la gran distribución en España (Fuente: http://www.elobservatoriocetelem.es/wp-content/uploads/2015/02/PerspectivasGranConsumo20151.jpg)

No creo que esto haga bajar la persiana a nadie, pero si no hay movimientos, sí que creo que pudiera provocar daños. Supongo, así, que lás áreas responsables de comercio electrónico de estas empresas, estarán preocupadas y ocupadas con estos movimientos de Amazon.

No lo tendrán fácil. La logística de Amazon (el gran caballo de batalla del comercio electrónico) tiene importantes ventajas competitivas. He hablado de ello en reiteradas ocasiones, incluso invitando al renacimiento del ave phoenix de Correos. Sinceramente, no tengo claro cómo poder hacer frente a semejante tamaño. ¿Intentar colaborar con Amazon? Si no puedes con tu rival, júntate a él, suelen decir. Pero entiendo que quizás ahí el incentivo de Amazon para hacerlo no exista.

¿Tratar de replicar ese imperio logístico? la inversión que requiere ello, no creo que está en mano de nadie (ni siquiera de Mercadona). ¿Hacer un llamamiento al proteccionismo? Venga, que estamos en el siglo XXI de la globalización e Internet. No es posible. ¿Buscar nuevas fórmulas a través de la innovación y el emprendimiento? Creo que esta última puede ser la llave. Y ahí, lo que nos ha ocupado en este blog reiteradamente (Big Data, Marketing Digital, ecommerce, transformación digital, etc.), resultará fundamental.

Interesante ver la evolución de todo esto. Volveremos sobre ello, seguramente. Amazon y su distribución de productos frescos, hará que la gran distribución deba reflexionar sobre cómo hacer frente a ello. ¿Riesgo u oportunidad?

Tecnología al servicio de la sociedad: una nueva mirada

La complejidad y la interconexión del mundo que estamos viviendo en estos primeros años del Siglo XXI es del tal magnitud, que los retos sociales que tenemos son realmente grandes. El cambio climático (qué bien que la capa de ozono comience a mostrar una tendencia de mejora), el agotamiento de los recursos naturales, la pérdida de la biodiversidad, el aumento de las desigualdades intrapaís y su reducción interpaís (con los problemas sociales y de inmigración que eso genera), una corrupción moral y política imparable, la crisis de los refugiados en nuestra vieja Europa, el agotamiento del agua (con países que se han quedado incluso sin reservas, etc.), etc.

Titulaba este artículo “Tecnología al servicio de la sociedad“, queriendo hacer un guiño a una nueva mirada que deberíamos adoptar los que tenemos la fortuna de trabajar diseñando y construyendo soluciones basadas en tecnología. Estamos hablando de una era en la que el crecimiento exponencial y acelerado del progreso tecnológico, nos está dotando de unas herramientas que nunca antes habíamos tenido.

Y me acordaba de escribir esta breve reflexión, tras una conversación que mantuve el otro día en mi despacho con un estudiante que se va a trabajar este verano a un campamento a Etiopía. Una experiencia, por lo que ya pasé hace 5 años, y que me hizo crecer en muchas dimensiones de la vida.

Hablábamos sobre proyectos que él podría emprender allí, aprovechando su riqueza intelectual y tecnológica al máximo. Y, poniendo, la tecnología al servicio de la sociedad. Esta es la fortuna de trabajar en una universidad con los valores y misión que tiene la Universidad de Deusto. Y más si lo haces en la facultad de ingeniería, donde ponemos la sociedad como fin último de mejora.

Y es que en cierto modo vivimos en una paradoja: una capacidad tecnológica sin precedentes, frente a un volumen de problemas sociales (al menos de los que la civilización haya sido consciente) realmente grande. Los emprendedores, además, como grandes agentes del cambio. Elon Musk, emprendedor como la copa de un pino, llena su discurso de la crisis energética que vivimos, e incluso crea empresas con objeto de convertirse en públicas para que los algoritmos de Inteligencia Artificial sean de escrutinio público y los robots no lleguen a dominar a los humanos (su proyecto OpenAI).

El gran Schumpeter, ya adelantó esta posibilidad que fueran los emprendedores los que trajeran el mayor vector de cambio frente a empresas y gobiernos. Y eso es lo que estamos viviendo hoy en día, una posibilidad que algunos han llegado a bautizar como la descentralización de la economía. Una descentralización de activos y actividades de nuestra actividad del día, que está especialmente alineada con la tecnología. Miren:

  • Comunicaciones descentralizadas: Internet en sí mismo. Sin esa descentralización, la wikipedia, o conceptos como “Open Data” u “Open Science”, nunca hubieran sido posibles.
  • Fabricación descentralizada: nuestro Fab Lab, por ejemplo, como centros de producción distribuidos que encima se amparan en paradigmas de cero residuos y economías circulares.
  • Producción energética descentralizada: salvo por la locura regulatoria de España, esto ya es posible a nivel tecnológico. Microgeneradores de energía eólica o solar, como concepto de relevancia de cómo servirnos a nosotros mismos, sin intermediarios.
  • Cadenas de alimentación descentralizadas: la hidroponia en entornos urbanos (sin grandes cadenas de distribución que traiga salmón de Chile a Bilbao) o granjas orgánicas que aprovechan espacios sobrantes, me parecen conceptos de cómo repensar esa lógica del bajo coste de producción, pero con gran intermediación (que genera contaminación, y emprobece al débil de la cadena… el agricultor).
  • Finanzas descentralizadas: conceptos como el crowdlending o crowdfunding, que descentralizan la captación de capital, y que permite a un emprendedor conseguir aliados en múltiples lugares. Por otro lado, la revolución fintech, que rompe el concepto de banco central que intermedia en todo.
crowdlending
Fuente: https://andresmacario.com/el-crowdlending-como-alternativa-de-inversion-y-crecimiento/
  • Trabajo descentralizado: plataformas que permite localizar talento en cualquier lugar, y a autónomos, romper su barrera geográfica. La ruptura del trabajo asalariado, la gig economy o colectivos como Enspiral pudieran ser la norma.
  • Organizaciones descentralizadas: la economía digital descenralizada, y con una infraestructura por pares como Blockchain, permite el intercambio de valor sin intermediarios. Hablamos de Blockchain, que algunos ya han bautizado como la tecnología más disruptiva desde que apareció Internet.
  • etc.

Vistas estas pruebas, algunos ya empezamos a soñar y vislumbra una nueva era. Una nueva mirada, en la que la “tecnología al servicio de la sociedad” es el paradigma reinante. Arquitecturas descentralizadas y tecnologías abiertas (en su sentido de servidas a la sociedad para su uso abierto), que permitiera una innovación abierta que nos llevara a una sociedad más humana y sostenible que la que tenemos ahora mismo. Se desintermedia la cadena, desaparecen muchos intermediarios, que son en muchas de ellas el problema.

Creo que lo que nos falta para hacer de este sueño una realidad, es un cambio de enfoque. Una nueva mirada. Solo será posible si construimos soluciones tecnológicas de otra manera. Es por ello que me gusta tanto el concepto de open by-design. Pensar “a posteriori” cómo arreglar las cosas trae muchos problemas. Es mejor el pensamiento “a priori”, en el que pensamos cómo diseñar las soluciones teniendo en la cabeza la explotación final.

Y para que esto sea así, tenemos que tener en la cabeza, cuando construimos soluciones:

  • La cadena de valor completa de la tecnología. Por eso el concepto de “economía circular” me gusta tanto. Construir soluciones sin saber dónde acabarán los materiales, o pensar en Uber o AirBnB como plataformas de referencia sin entender las conscuencias que tiene en nuestro estado del bienestar, me parece preocupante.
  • Incentivar, quizás con dinero, y sin mucha política industrial, las startups que se centren en problemas sociales. Esa lógica de rondas de financiación pensando meramente en el retorno económico, me parece muy preocupante. Y que así, nos lleva a una creación de startups que simplemente priorizan el ROI.
  • Construcción de ecosistemas. Donde interaccionan inversores, locales, emprendedores, las universidades, etc. de manera constante. Esos ecosistemas, no, no solo son Silicon Valleys. Hay vida más allá. Ecosistemas alrededor de la innovación social, la tecnología al servicio de la sociedad (Fintech o Insurtech, por ejemplo), son otros ejemplos, más sectorizados, y con más propensión a servir a la sociedad.

Como ven, retos tenemos muchos. Pero, capacidades tecnológicas, más aún. Es la hora de poner la tecnología al servicio de la sociedad y pensar en nuestro futuro.

Las condiciones de un aula y sus efectos en el rendimiento del estudiante

Cuando hablamos de innovación en el aula, la conversación suele dirigirse siempre a métodos pedagógicos, utilización de nuevas herramientas y tecnologías digitales (cuando ésta no debiera ser la conversación) o incluso, la calidad del profesorado (que también sabemos es el factor más decisivo en el rendimiento del estudiante).

Eric Hanushek, un auténtico referente estos asuntos, en un artículo de 2011, enfatizaba mucho este último aspecto. Su principal conclusión partía de un hecho que muchas investigaciones y artículos han trabajado en el pasado:

“[…] Prácticamente ningún otro aspecto medible de las escuelas es tan importante como determinante del rendimiento académico de los estudiantes como los profesores

Me he topado, haciendo una investigación para otros asuntos, con un artículo que introduce un nuevo elemento en la conversación. El artículo se titula “A holistic, multi-level analysis identifying the impact of classroom design on pupils’ learning“, y básicamente viene a decir que el diseño de las aulas tiene una influencia clara en el rendimiento del estudiante. Es decir, cada vez hay más evidencia científica que la calidad del entorno educativo tiene un efecto positivo en el rendimiento de los estudiantes.

Y, fijénse en la siguiente figura que incorporan en el artículo, donde introducen una visión en tres dimensiones:

  • Nivel de estimulación: colores, equilibrio entre apertura y espacios cerrados, espacios para el juego, etc.
  • Individualización: densidad, flexibilidad, etc.
  • Naturalidad: calidad del airea (que sea fresco), temperatura ambiental, sonoridad (interior y exterior), olores, la textura (las vistas o paisajes), etc.
Diseño de la investigación HEAD (Fuente: http://h2020.fje.edu/es/docs/Article%20Salford%20ENG.pdf)
Diseño de la investigación HEAD (Fuente: http://h2020.fje.edu/es/docs/Article%20Salford%20ENG.pdf)

Como se puede apreciar, a los que nos dedicamos a la educación, son muchos los elementos que nos debieran hacer pensar cómo diseñar los espacios de aprendizaje del futuro. En Cataluña, por ejemplo, ya han empezado a eliminar filas de mesas, tarimas y pizarras de algunas aulas. Las escuelas de los Jesuitas en Cataluña, ya han apostado mucho por este tipo de innovaciones. Más allá de este caso (que desconozco cómo de generalizado es), lo que quería hoy hablar es de este asunto y qué opciones tenemos los centros educativos para poder sacar provecho de estas conclusiones.

Lo cierto es que muchas de las aulas que todavía hoy usamos son poco polivalentes. La investigación realizada por la Universidad de Salford en Manchester (los autores del artículo), concluyen que el rendimiento del estudiante puede mejorar hasta un 25% si las condiciones ambientales del aula son las más adecuadas. Considerando por “adecuado”, esas tres dimensiones que introducía antes.

Estas conclusiones las sacan tras haber obsrevado 34 aulas distintas de siete colegios del condado de Blackpool, donde, citando literalmente:

“[…] el color y la iluminación que predomina en la clase, la amplitud del espacio, un mobiliario cómodo y adaptado al aprendizaje, la existencia de zonas variadas donde desarrollar actividades pedagógicas y los espacios de conexión entre un aula y otra (pasillos, puntos de encuentro) conforman el entorno de desarrollo más positivo”.

A nivel de distribución de elementos necesarios para el desarrollo efectivo de una clase, y de la propia configuración del aula, parece que lo ideal sería hacerlo con distribuciones que permitan agrupar a los estudiantes de forma muy variada. Es decir, la polivalencia, que no haya anclajes de puprites al suelo, por ejemplo. Es en estas aulas, donde el estudiante puede tomar el protagonismo, y se va moviendo en el aula configurando el mobiliario a cada tipo de actividad (y no viceversa… que los que nos dedicamos a esto sabemos bien cuánto limita).

Representación gráfica de El Periódico de un aula en condiciones adecuadas (Fuente: http://estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/9/9/aula-del-futuro-slide1-1465235672499.jpg)
Representación gráfica de El Periódico de un aula en condiciones adecuadas (Fuente: http://estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/9/9/aula-del-futuro-slide1-1465235672499.jpg)

Este movimiento de poner al usuario en el centro (en este caso el estudiante), es algo que las bibliotecas o museos más avanzados ya vienen realizando desde hace años. Si queremos dar protagonismo al usuario y que él o ella vaya descubriendo (que es cuando se hace efectivo el aprendizaje o la experiencia de la visita), debemos ubicar el equipamiento cultural o educativo acorde a ello, dejando espacio para las configuraciones más adecuadas en función de condicionamientos educativos.

Más allá del aula, incluso la distribución de pasillos del edificio parece tener un efectivo significativo. En Cataluña -de nuevo- ya son varios los centros que vienen trabajando en el diseño y creación de espacios abiertos de encuentros entre estudiantes y profesorados. Lo han venido a bautizar cómo ágoras, en un claro reflejo de los antiguos puntos de encuentro romanos y griegos. Este toque romántico hace que a uno le den ganas de volver a estas aulas 🙂

Este tema del diseño de un aula es un tema que se viene estudiando desde hace años. En este meta-estudio de la Universidad de Princeton, podemos ver cómo la amplia revisión literaria de referencias sobre todo ello. Pero me voy a quedar con una frase que resume mucho del contenido que ahí podréis encontrar:

“[…] We know too much about how learning occurs to continue to ignore the ways in which learning spaces are planned, constructed, and maintained”

En definitiva, estamos hablando de centrarnos en cómo mejorar el rendimiento del estudiante. Pongámosle en el centro de la experiencia de aprendizaje. Y configuremos el entorno de la manera más adecuada.