Las fake news o noticias falsas de la semana (18/04/2017)

Como todas las semanas, os dejo las fake news o noticias falsas más viralizadas de los últimos días. Aquí podéis encontrar el audio. Y a continuación, su desarrollo:

  1.  “Se da por iniciada la tercera guerra mundial
    • El cuerpo de la noticia utilizar las técnicas habituales de estas manipulaciones: lo ha dicho la ONU, confrontación (Corea del Norte, China, Rusia e Irán vs. EEUU), etc. El resultado, más de 300.000 interacciones. El medio, el ya habitual en este espacio 12minutos.com. Lo más “curioso” es que es una noticia que ha batido varios récords de Google Trends, desde que existen registros en 2004. En la escala de popularidad de 100 que tiene la herramienta de Google, en Filipinas tiene 100, Australia 75, Nueva Zelanda 72, Canadá 70, Reino Unido 64, EEUU 56, etc. Por contra, en Rusia, solo de 10. Será que no les preocupa ni ocupa mucho una eventual tercera guerra mundial (quién lo diría…).
  2. Donald Trump lanza una oferta para comprar Islas Canarias
    • Una fake new de las que marcan época: que Trump quiere establecer en las islas una colonia militar, que lo considera un punto clave y estratégico, que quiere combatir desde ahí el ISIS, etc. Obviamente, una noticia falsa sin fundamento, que solo por los conceptos que cita (pagar el déficit de ¡España ante Merkel!, mejorar situación económica de España, etc.), ya debería levantar sospechas. Pero tiene ahora mismo más de 140.000 interacciones en redes sociales. La noticia termina con un “Trump pagará el déficit generado por España”. Casi nada. Estrategias muy habituales en las fake news.
  3. Nicolas Maduro cuando hacía el amor y no la guerra
    • La imagen, para empezar, viene de una web rusa. Ya pinta mal. Pero es peor aún, porque pese a que el montaje es bastante bueno (a mí me lo parece, vaya), es una imagen difundida por otro “medio” habitual en este espacio: eldiariodetenerife.com. Eso sí, la “supuesta exclusiva” es de 2013. Narra, según los divulgadores de la fake new, un supuesto romance gay de Maduro en 1984 en España. El montaje es de la cara solo. Juegan muy bien eso sí, con algo que funciona muy bien para la viralización: las imágenes.
  4. Así se hace la Cruzcampo + Palomas
    • Originado en Forocoches por un usuario muy habitual ahí, el vídeo, difundido originalmente por, como no, un “medio” ruso, supuestamente visualiza cómo miles de palomas, atraídas por los granos de cebada, son absorbidos y acaban molidas. Todo va a parar a la cerveza. A Heineken España (la distribuidora de Heineken, Desperados y Cruzcampo), no le ha quedado otro remedio que dar un comunicado oficial desmintiendo todo, y describiendo con todo cómo se trata de un montaje. En la noticia se cita a un “empleado” y al “ministerio de sanidad”, elementos que ayudan mucho en la viralización y en el impacto de la mente humana.
  5. Un conductor marroquí atropella a cinco personas en Palma de Mallorca
    • La triste noticia de un accidente es cierta. Lo que no es cierto es cómo no la narra un “medio” (por decir algo), que tiene una campaña activada contra el mundo musulmán. El conductor, un joven magrebí (hasta ahí cierto), vive en Palma desde hace muchos años. Pero el resto es falso: la herida más grave no es una mujer (una invitación a cómo viralizarlo). Tampoco es un atentado, ni cometió el accidente con una conducción temeraria. No se “subió a la acera y arrolló a 5 personas”. De hecho, la Policía Nacional, siempre atenta a estas cosas, ha tenido que dar un comunicado con el hashtag #stopbulos. Es un accidente, no un atropello.

Como siempre, lean con mucha atención, luchando con nuestros sesgos y contra lo que tanto llama la atención en redes sociales. Dejemos el periodismo para los y las periodistas. Las fake news son cosas serias contras las que luchar.

Récord de búsquedas de "World war 3" en Google (Fuente: Google Trends)
Récord de búsquedas de “World war 3” en Google (Fuente: Google Trends)

Las “Fake News” o noticias falsas de la semana, en Radio Euskadi

El pasado 4 de Abril, debuté en el programa Boulevard de Radio Euskadi, de la mano del gran Dani Álvarez. Colaboraré semanalmente con una sección que hemos bautizado como “Fake News”. Como sabéis, últimamente estoy muy activo en ello. He escrito tanto en este humilde blog como en Deia (que salió luego en papel). También me han entrevistado en TV sobre ello.

La verdad es que es un tema que me alegra que preocupe a la sociedad en general. Luchar contra nuestros sesgos por leer lo que refuerza lo que pensamos no es fácil. Tampoco luchar contra nuestra ideología. Como tampoco es fácil saber que detrás de muchas de estas noticias falsas hay entramados económicos como el que se ha descubierto en Macedonia, y que presuntamente estarías detrás de medios que ayudaron a Donald Trump en las pasadas en elecciones.

Dado que son muchos los que me preguntan por ello (muy buena señal, que nos preocupemos por ello), he pensado que quizás sea interesante que una vez emitido cada programa, adjuntar aquí las 4-5 noticias falsas sobre las que hayamos hablado. El audio del programa de esta semana lo tenéis aquí:

En el menú de fake news de esta semana:

  1. Islandia prohíbe por ley que las mujeres cobren menos que los hombres
    • Esta “noticia”, lo peor de todo, es que ha salido en El Economista. Como decía Dani, todo lo que sale de Islandia, nos fascina. Pero, la realidad suele ser bastante más complicada que titulares aparentemente espectaculares. Como alguno se ha encargado de explicar, no, la ley ni siquiera se ha presentado en el Parlamento, ni se va a prohibir nada, ni será de aplicación universal (es voluntario y solo afecta a empresas de 25 o más empleados), e Islandi tiene regulaciones sobre igualdad de género desde los años 60 del siglo pasado, que siguen sin cumplirse. 170.000 interacciones en Facebook y 3.000 en Linkedin (donde ya somos más serios).
  2. Mi reputación”, texto apócrifo pero atribuido a Arturo Pérez-Reverte
    • El propio Pérez-Reverte se ha encargado de desmentirlo una y otra vez. Pero de vez en cuando, sale a la palestra. Y digo de vez en cuando, porque desde que saliera en ForoCoches ya en 2015, una y otra vez, sale a escena. Ahora ha sido por Whatsapp, donde quizás hayáis recibido lo supuestamente siniestro que es el bueno de Arturo Pérez-Reverte. Noticias falsas, que vuelven. Os invitamos a mirar siempre la fecha.
  3. Un reciente estudio de la Universidad de Hardvard revela que beber té no es beneficioso como se pensaba
    • Otro de los ya clásicos en la sección: la salud y el té, dos temas de enorme preocupación para “nuestro día a día” (especialmente la salud). Y si ya encima metemos una fuente acreditada como la Universidad de Harvard, ya ni te digo. Y si encima lo hace una web donde se pueden crear bulos con un sencillo menú (mirad aquí), y juego fonéticamente con otro medio serio y reputado como “20 minutos”, pues la cocktelera perfecta. Harvard no ha estudiado el té, ni es negativo, ni nos hace ser más bajitos. Leamos con atención y respeto intelectual, por favor. 20.000 “compartidos” en Facebook.
  4. Llega a España el radar ‘invisible’. Tráfico pone en servicio 50 equipos ilocalizables para los detectores
    • En estos días en los que en España usaremos el coche…. nada mejor que volver a viralizar una noticia falsa (y contradicha por la DGT en reiteradas ocasiones), y que encima es de 2015. Parece que los coches en España generan mucha atención. Hasta el punto que en dos programas, dos noticias falsas sobre rádares ya han salido como las más compartidas de la semana.
  5. El líder musulmán de Canarias: “Más ayudas para los musulmanes o tendréis atentados terroristas
    • Obviamente, una noticia totalmente falsa, de unas palabras que supuestamente hubiera dicho el imán Mohamed Saleh. El “medio” (por decir algo) que lo saca, es elmunicipio.es, un clásico ya también de noticias falsas. Otro de las cuestiones a las que te invitamos, estimado lector: contrastar con otras fuentes. Lo preocupante de esto es que la noticia falsa tenga casi ya 15.000 interacciones en Facebook, mientras que la verdadera donde se desmiente la noticia falsa, tiene solo 171 “compartidos” en Facebook. Como decíamos en el debut en el programa, la verdad lo tiene difícil.

Por fortuna, Google y Facebook ya están muy concienciadas y preocupadas por la falsedad de las noticias. Google ha lanzado, de hecho, ‘Fact check’ para verificar la información y poder mostrar al lector su análisis sobre su veracidad.

Seguiremos estos días buscando más fake news para seguir en la caza y captura, hasta que solo la verdad esté con nosotros 🙂  Menos ideología y economía con la verdad. Os esperamos en el programa del próximo martes.

PD: Por cierto, ¿no me negaréis que el tono musical del inicio de la sección no os gusta? 🙂

 

Los políticos son de palabra (según los datos)

Una de las grandes preguntas que me he hecho en multitud de ocasiones versa sobre el grado de cumplimiento de las promesas electorales de nuestros representantes políticos. Sí, en serio, siempre he tenido dudas de si tan cierto es el manta propular de “que no cumplen nada de lo que dicen“. Por otro lado, acabo de ver en televisión, que mañana, 4 de Diciembre de 2016, el programa de la Sexta “El Objetivo”, lleva como título “¿Por qué mentimos los seres humanos? ¿Mienten más los políticos que el resto?“. Aquí tienen ustedes los detalles.

Desconozco el contenido del programa de mañana. Pero, dado que es un tema que me gusta, y que mañana será conversación, he creído buen momento para publicar algo en este línea. Además, he estado investigando sobre el tema últimamente para una charla que tengo que dar de marketing político y gestión política basada en evidencias.

Empiezo con este paper de Joaquín Artés, de la Universidad Complutense de Madrid. Señalo lo que más me ha llamado la atención:

Los partidos políticos en España cumplen sus promesas (Fuente: Do Spanish politicians keep their promises?)
Los partidos políticos en España cumplen sus promesas (Fuente: Do Spanish politicians keep their promises?)

Sé que voy contracorriente. No es normal destacar esto. Pero es que así son los datos de caprichosos. Como bien señala el experto en la materia Joaquín Artés (yo no lo soy), en los ciclos electorales que hay en España de 1989 a 2004 (por lo tanto, un periodo bastante prolongado), las promesas electorales son satisfechas por los partidos políticos. De media, han puesto en práctica -en diferentes grados, claro- un 70% de sus promesas electorales. Tanto PSOE y PP cumplen sus promesas tanto con mayoría absoluta como cuando lo hacen en minoría (buscando los apoyos necesarios para cumplir sus mandatos electorales).

Sé que alguno me dirá que un 70% no es suficiente. Que quiere el 100%. Ya, pero es que a veces no todas las decisiones están en nuestras manos. Y las promesas, en política, no siempre alcanzables. Los ciclos económicos no son siempre previsibles, las instituciones cambian, jugamos en un mundo cada vez más interconectado donde lo que pasa en la otra punta del mundo puede afectarnos, etc. Por lo tanto, atribuir toda la responsabilidad a su falta a la verdad, no creo que sea del todo justo.

Y diréis, pues que no hagan las promesas. Ya, pero es que una promesa también forma parte de la “voluntad” de una persona. En este caso, de un partido político también. Y a mí saber la voluntad de los partidos por hacer las cosas, también me sirven. Porque soy consciente, como decía en el párrafo anterior, de la dificultad que entraña la gestión política de este mundo global, competitivo y conectado.

Qué es una "promesa" para la RAE (Fuente: rae.es)
Qué es una “promesa” para la RAE (Fuente: rae.es)

Quizás el mantra popular se alimente siempre mucho por los “grandes titulares”. Porque, claro, es cierto, algunas cosas no alcanzan. Y suelen ser aquellas que “más ruido generan” (quizás también tenga mucha relación con que son las más complicadas y las que dependen de muchos más factores). Y, por otro lado, seguramente también sea cuestión de un hartazgo generalizado con muchas de las cuestiones que la sociedad está demandando, y que los políticos no están alcanzando. Por lo tanto, en segundo lugar, creo que además se produce también un fenómeno de “no representación de las principales inquietudes“.

Este porcentaje de cumplimiento de promesas parece que también cruza el charco. Me he topado por el siempre interesante fivethirtyeight, con este artículo y con la siguiente gráfica:

Presidentes americanos cumpliendo sus promesas (Fuente: FiveThirtyEight)
Presidentes americanos cumpliendo sus promesas (Fuente: FiveThirtyEight)

Según Rasmussen, solo un 4% del electorado cree que los políticos cumplen sus promesas. Un 83% cree que no las cumplen. Esta impresión generalizada, ya ven que choca bastante con los datos disponibles y las investigaciones realizadas. La gráfica sobre estas líneas es una media extraída de diferentes estudios empíricos, por lo que podemos considerarla como bastante relevante. Pero esta media alrededor del 70%, como decíamos antes, no solo se exhibe en EEUU, sino también en otros países. Reino Unido, con un 82,5%, es el líder. Los Países Bajos, ese país tantas veces citado como ejemplo, cumple un 61%. Menos que España.

Para ir terminando, en este otro artículo, también muy completo, vuelven a sacar ese 67% de cumplimiento de las promesas a nivel mundial. Con diferentes regímenes políticos. Con diferentes partidos políticos. En diferentes latitudes del mundo. aquí tienen un breve extracto resaltado:

Los partidos políticos cumplen sus promesas
Los partidos políticos cumplen sus promesas

Quizás a veces debamos consultar más los datos para extraer nuestras propias conclusiones. Ojalá mañana el programa de “El Objetivo” ponga énfasis en todo ello. Los políticos, cumplen más promesas de las que pensamos.

Nueva era en la movilidad: mi experiencia con el coche conectado y los dispositivos OBD

No, éste no es un artículo promocionado por ninguna compañía aseguradora. Pero sí, sí voy a hablar de una de ellas. No creo que sea malo que un consumidor satisfecho, hable bien también de las empresas. Esto que os vengo a contar hoy es mi experiencia personal con Next Seguros. Su modelo de “Usage-based insurance”, ya lo he descrito en el blog de Big Data que también edito hace unos meses.

En dicho artículo, hablaba de esto:

Uno de los sectores con mayor potencial en dicho informe es el de los vehículos personales, con la inclusión de sistemas de diagnóstico a bordo que monitorizan los patrones de conducción para poder ofrecer pólizas a medida. La “personalización de la economía” llegando a otro sector más. De hecho, según el Informe Global de Automoción, el 82% de los conductores espera beneficios de los datos que genere su vehículo.

Voy a hablar de ello, porque Next Seguros nos provee a los asegurados uno de esos sistemas de diagnóstico, también denominado OBD (On Board Diagnostics). Se trata de un dispositivo, que se conecta al puerto OBD, puerto obligatorio en los gasolina desde el 2000 y en los diesel desde el 2003. Una vez conectado, lo emparejamos vía Bluetooth con nuestro dispositivo móvil y nos instalamos su aplicación MyZuum, que es la que permite leer en el dispositivo móvil toda la información en tiempo real de nuestro vehículo como aceleración, revoluciones a las que llevamos a nuestro vehículo, temperatura de refrigeración, desvíos de parámetros básicos (que no me preguntéis mucho por ellos… que es un tema técnico :-), consumos (para detectar alertas y patrones de conducción no debidos), superación de límites de velocidad (muy útil para darte cuenta por dónde debes empezar a ir más lento en tu día a día), etc.

OBD de Next Seguros (Fuente: http://bts.inese.es/wp-content/uploads/2014/02/dispositivo-NEXT-SEGUROS.jpg)
OBD de Next Seguros (Fuente: http://bts.inese.es/wp-content/uploads/2014/02/dispositivo-NEXT-SEGUROS.jpg)

Para que se hagan un poco mejor a la idea de lo que ofrece, he sacado algunos pantallazos de la aplicación, para que luego, terminemos el artículo reflexionando: esto está muy bien, pero, ¿para qué me sirve? Hay cierta información personal que voy a omitir (por cuestiones obvias), pero también permite saber en todo momento dónde está tu vehículo, si ha variado algún parámetro (apertura de puertas, etc.), o en tiempo real, disponer de alertas que te avise de comportamientos no debidos (por fortuna, nunca he tenido multas por velocidad, pero uno nunca sabe… así que está bien que te pueda avisar). Dejo en los pies de imagen la explicación de cada una de ellas.

inspección obd
Informe de “inspección”, que permite consultar todos los parámetros del vehículo de manera “remota”

 

agosto
Lugares por los que he estado en el último mes. Como solo he conducido tres días en todo Agosto, pues los únicos sitios que pisé ese día 🙂
información
Información básica de consumos, tramos, etc. de las tres rutas seguidas

 

Panel de control de parámetros básicos esta mañana
Bonificación de puntos por buena conducción. Me parece que esto abre un mundo interesante para premiar las buenas conducciones.
Bonificación de puntos por buena conducción. Me parece que esto abre un mundo interesante para premiar las buenas conducciones.

Una vez sabido “lo básico”, ahora empecemos a pensar hacia donde nos podemos mover con este tipo de aplicaciones. En 2011, la consultora Machina Research, publicó un informe que decía que para 2022, habría 1.800 millones de coches conectados. Es decir, vehículos con la capacidad de “hablar” (enviar datos) y “escuchar” (recibir datos y actuar en consecuencia). Además, los coches se podrían conectar entre sí, de una flota total de 700 millones de vehículos. Todo esto traería una industria de servicios alrededor del coche conectado de 1.100 millones de dólares. Tengo mucho interés en ella, por las innumerables oportunidades que creo que trae. En EEUU, ya hay un ecosistema importante de empresas proveyendo servicios alrededor del “coche conectado”:

Ecosistema de proveedores alrededor del
Ecosistema de proveedores alrededor del “coche conectado” (Fuente: http://1u88jj3r4db2x4txp44yqfj1.wpengine.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2016/08/Connected-Cars-L-800×582.png)

¿Por qué creo que se va a desarrollar una importante industria? Por aplicaciones y propuestas de valor como las que siguen:

  • Medición de eventos bajo “incertidumbre”: lo que comentaba antes de saber si realmente te has pasado de velocidad, si estás conduciendo de manera agresiva, o incluso saber en tiempo real si tu póliza de seguro pudiera aumentar por lo mal que estás conduciendo,. La reducción de esta incertidumbre, podría ayudar mucho.
  • Ahorro de costes: quizás el elemento que más podría llamar la atención a un conductor. Que nos hagan ofertas de zonas comerciales próximas cuando tengamos que repostar o echar aceite, que nos diga trucos para ahorrar en combustible, etc.
  • Asistencia en carretera: aplicaciones como urgent.ly, que ya conectan el vehículo de manera automática siempre que ocurran algunos determinados eventos.
  • Desde una perspectiva pública, seguridad al volante: como hemos visto antes en el último de los pantallazos, la aplicación es capaz de reconocer cuándo no te has saltado ningún rádar, cuándo has evitado la conducción nocturna, carreteras secundarias, no has acelerado ni frenado de manera agresiva, etc. Esto creo que al Ministerio del Interior y a la Dirección General de Tráfico debiera interesarles, y proponer algún esquema que fomente este tipo de usos.
  • “Control” de hijos/familiares: ¿qué pasaría si llegamos a saber exactamente dónde están nuestros familiares en todo momento? Para algunos puede ser algo “preocupante”, pero creo que también abre opciones “éticas” en un plano más familiar que creo podrían tener interés.
  • Integración con IFTTT: poder integrarlo con el servicio IFTTT, que permite configurar reglas del tipo “Si pasa X, que se haga Y“, y así poder lanzar eventos que aumenten nuestra productividad mientras conducimos. Por ejemplo, notificar horas de llegadas exactas en determinadas condiciones, configurar elementos conectados dentro del hogar en base a condiciones, llamar a la grúa si detectamos que vamos a fallar, etc.
  • Gestión de flotas: una industria que durante muchos años ha mostrado interés en la monitorización de sus vehículos vía GPS. El problema siempre han sido los conductores, que no estaban muy interesados en que se supiera dónde estaban y cómo estaban conduciendo. Quizás es que las empresas, ahora con estos dispositivos OBD, y las posibilidades que ofrecen, empiecen a ponerlo como “política”. Aplicaciones como GoFleet o Automile, ya han sido diseñadas para la gestión de flotas explícitamente.
  • Adiós a la mutualización, bienvenida la personalización: algo parecido a lo que ya ofrece MetroMile, donde en lugar de pagar una cuota fija anual por el seguro (por “si te portas mal”), ofrece un “Pay-As-You-Drive”, de tal manera que no pagas un riesgo por el perfil que aparentemente tienes, sino por el que realmente tienes.

Quizás todavía estemos en una etapa muy embrionaria de esta industria. No hemos hablado hoy de la importancia de que estos dispositivos OBD ofrezcan una API abierta para que “terceros” puedan explotar esos datos. Pero creo que llegaremos a esa situación. Por otro lado, que empresas como Samsung o Delphi ya anden merodeando por aquí, me hace pensar que estaremos pronto en situación de ver cosas más avanzadas. En las aplicaciones y propuestas de valor como las que decía. Y, llegando, poco a poco, a esa situación de coche conectado que tanto interés creo que va a despertar en muchos de nosotros. Y, de esta manera, aproximarnos a los vehículos autónomos, cuya llegada, será gradual.

Un mar de oportunidades para emprendedores que creo debieran empezar a vislumbrar. Y, desde una esfera pública, si pudieran llegar a tener “parte” de esos datos, una mejora de la seguridad de todos, importante igualmente. De nuevo, una “visión ética y positiva” del Big Data.

Equipos heterogéneos y su rendimiento: la excepcionalidad del Athletic de Bilbao

La heterogeneidad y multidisciplinaridad de los equipos de trabajo es algo que desde el mundo del management y las escuelas de negocio, se lleva trabajando y estudiando desde hace años. En general, se ha considerado siempre, que un equipo heterogéneo (considerando como tal muchas características -edad, género, intereses, disciplinas, etc.-) es bastante más eficiente que uno más homogéneo. Y como tal, desde el área de recursos humanos y sus investigaciones, se ha procurado siempre predicar la idea de mezclar personas diferentes para que salgan buenas ideas.

No es que esto haya cambiado, sino que en los últimos años, con la globalización, esto se ha acentuado. Ahí tenemos el caso de Silicon Valley con equipos de talento de prácticamente cualquier esquina del planeta. O cómo las empresas multinacionales mueven a sus equipos y los mezclan durante los primeros años de carrera, precisamente buscando ganar en ese rendimiento extra que se obtiene gracias a la integración de diferentes culturas, formas de trabajar, etc.

Hay muchos trabajos que se pueden encontrar sobre los costes y beneficios (el análisis que siempre hay que hacer) de cómo los equipos rinden contando con una diversidad importante. Es un tema recurrente en muchos foros: políticas públicas, reclutamiento, admisiones en las universidades, etc. Los beneficios, como decíamos al comienzo, son bastante conocidos. Sin embargo, en los últimos años, también los costes han salido a la luz. Y es que integrar personas tan heterogéneas no es sencillo; negociar empleando múltiples idiomas, tradiciones culturales, etc.

A este respecto, uno de los casos que me ha llamado la atención es este paper: “Heterogeneity and Group Performance: Evaluating the Effect of Cultural Diversity in the World’s Top Soccer League“. Un paper que analiza estos costes y beneficios de la integración heterogénea de personas para los equipos de fútbol. Lo hace para los equipos de las cinco principales ligas Europeas (España, Inglaterra, Francia, Alemania e Italia) que han participado en la Champions League de 2003 a 2012. El objetivo del estudio no era otro que entender cómo la diversificar en el grupo de jugadores afectaba al rendimiento. Los resultados, expresados de una manera gráfica, son éstos:

Fuente: Washington Post
Fuente: Washington Post

Los resultados parecen claros. Hay una relación positiva entre la diversidad y el rendimiento. Pueden ver cómo a los equipos que mejor les ha ido en los últimos años (entre ellos el Sevilla, que destaca especialmente), son aquellos que tienen una alta diversidad lingüística han obtenido mejores resultados que aquellos que no la han tenido. Para evitar posibles sesgos en el análisis, y tal y como se puede encontrar aquí, los investigadores han utilizado los valores de mercado de los jugadores y los clubes para corregir aquellos equipos que emplean a pocos jugadores extranjeros de éxito, y obtienen muy buen0s resultados.

Este trabajo me ha resultado interesante ahora que estamos en época de Eurocopa. Al parecer, otro de los resultados que aparentemente han descubierto es que aquellas selecciones nacionales cuyos jugadores de desempeñan en equipos con alta diversidad, obtienen mejores resultados. La Bundesliga, de hecho, que es la más diversa cultural y lingüística de las cinco principales, al parecer, beneficia mucho al juego posterior de la Alemana.

Otro beneficio de esto es el caso de jugadores nacionales que juegan en ligas extranjeras. Este efecto, al parecer, beneficia especialmente mucho a Brasil y Argentina, naciones conocidas por enviar a sus jugadores a Europa durante muchos años de su carrera profesional. Según esta lógica, Francia y Bélgica, pudieran ser las más beneficiadas por ello. Las casas de apuestas, al parecer, por eso juegan tanto a favor de ellas.

No quiero con esto hacer un llamamiento a construir equipos que tengan un jugador de cada país. Pero sí quiero con este caso enfatizar la singularidad del caso del Athletic de Bilbao. Por favor, no me malinterpreten. No soy un fanático del fútbol (pero sí me gusta mucho), y tampoco lo soy del Athletic de Bilbao. Pero sí soy de Bilbao, y veo lo que ocurre a mí alrededor. Y me gustan mucho los datos, por lo que detectar aspectos singulares es una de las cosas que más me gustan.

Y, en este caso, estamos hablando de una singularidad. Un club, que en sus 118 años de historia, solo ha jugado con jugadores del País Vasco (nacidos o criados). Y, además, con bastante éxito, a tenor de la competitividad de la liga en la que siempre ha jugado (especialmente desde la llegada de la democracia y la Ley Bosman), y sus partidos en Europa. Mi más sincera felicitación al Athletic de Bilbao. Siempre tiene que haber algún outlier de éxito en la norma 🙂

¿Qué es y qué permitirá hacer Blockchain?

Muchos lo han calificado ya como la “última revolución tecnológica“. Otros, como la “próxima revolución financiera“. Como siempre, cuando aparecen estas etiquetas, las expectativas se disparan, y en muchas ocasiones, dejamos de dar detalles sobre las verdaderas posibilidades de las cosas. Esto, creo, es lo que puede estar ocurriendo con Blockchain.

Quizás ya muchas conozcáis Bitcoin. Una divisa que permite, como otras, el intercambio de bienes y servicios. Vamos, como el dólar y el euro. La particularidad que tiene el Bitcoin es que es una divisa electrónica, y por lo tanto, confunde a ese deseo humano que siempre ha sido “poseer físicamente” el dinero (de ahí que el oro siempre haya sido tan codiciado). Además, no tiene un “Banco Central” como tal, sino que se fundamenta, como muchos otros sistemas nacidos bajo la arquitectura en red de Internet, en la descentralización. Es decir, nadie la controla, sino que son los propios usuarios los que la generan (minería) y la utilizan.

Además de estas singularidades de esta divisa, una de sus grandes novedades es la tecnología sobre la que funciona: Blockchain. Una tecnología que permite realizar transacciones de manera fiable y segura. Sin intermediarios. Entre el usuario emisor y el destinatario de manera directa y confiable. Se trataría así de otra cadena de valor donde la transformación digital provoca una desintermediación primero. Lo que ocurre, es que en este caso, no se produce otra nueva intermediación. Estamos, así, ante un nuevo paradigma de relación en lo que a servicios financieros se refiere.

Si bien hasta la fecha la gran mayoría de personas que han hablado de esta nueva tecnología lo ha hecho para divulgar las oportunidades de negocio que aparecen para el sector financiero, creo que esto se podrá extender más allá. Como he comentado anteriormente, se trata de una tecnología, de una infrarestructura técnica que permite registrar y gestionar “datos de transacciones financieras digitales“.

Podemos resumir así esta “cadena de bloques” o Blockchain como un “libro registro de hechos digitales que está distribuido y compartido entre muchas partes“. Esto altera muchos “acontecimientos digitales” que hacemos hoy en día. Todos ellos, tienen siempre una “autoridad central” que lo “certifica”. Cuando envíamos mensajes por Whatsapp, es esta la autoridad central. Cuando hacemos una transferencia bancaria, es el banco el que autoriza y custodia la misma. Cuando reservamos un hotel por Booking, es éste servicio el que lo autoriza y permite. Cuando votamos, la Junta Electoral respectiva es la que nos dice “si eso vale” o no. Cuando una empresa quiere registrar una patente, necesitamos que alguien nos autorice todo eso y diga “que eso es así“.

Es decir, un mundo de acciones del “día a día” muy jerárquico. Siempre alguien o algo nos autoriza lo que hacemos. Alguien nos dice que es verdad lo que hemos hecho (una reserva, un mensaje, una transferencia, etc.). Con Blockchain esta lógica y paradigma cambia. Ya no corremos el riesgo de no “fiarnos” de esa autoridad central. De hecho, el riesgo inherente y el miedo que produce a muchos usuarios es que estas “autoridades centrales” fallen o sean hackeadas. Esto con Blockchain no pasaría. La privacidad no correría peligro, dado que son muchas personas las implicadas como “autoridades centrales”, y solo la legitimidad colectiva de la misma lo valida. Creamos muchas “autoridades centrales”.

Una red descentralizada como
Una red descentralizada como “autoridad” (Fuente: http://hispanianova.rediris.es/general/articulo/024/ORIG1.jpg)

¿Qué la hace especial y qué paradigmas cambia y genera entonces Blockchain?

  • Flexibilidad: los “smart contracts” o contratos inteligentes, es otro concepto que se ha venido asociando a la tecnología Blockchain. Dado que es una tecnología (no un producto, ni una empresa ni un gobierno), la infraestructura que provee Blockchain nos abre un nuevo campo para registrar transacciones que permitan custodiar activos y garantizan su neutralidad. Por ejemplo, ¿quiénes registran nuestro histórico de títulos educativos que hayamos tenido? (la industria de los certificados) ¿y nuestro histórico de contratos de alquiler y compra de activos? ¿o nuestro historial de servicios prestados? ¿Y nuestro historial clínico? En lugar de dejar todos esos datos “acoplados” a Bases de Datos de las entidades con las que hacemos esa relación, que luego nos complican mucho obtener esos históricos, ¿y si hiciéramos todas esas transacciones sobre Blockchain? Se reduciría mucho la inefiencia de recopilación documental. Sin duda alguno, estos “contratos inteligentes”, permitirían abrir nuevos negocios y oportunidades basados en el histórico de esos hechos.
  • Durabilidad: las transacciones registradas bajo tecnología Blockchain no se pueden borrar. La base de datos de transacciones realizadas, contiene un histórico de todas y cada una de las operaciones. Por lo tanto, no se corre el peligro de perder Base de Datos, que desaparezca la “Autoridad Central” (piensen los peligros que tienen muchas redes sociales que nacen y mueren con mucha agilidad y las reticencias que nos genera dejar en ellas).
  • Transparencia: las transacciones son públicas, pero anónimas. No se pueden asociar a nadie. Y la transparencia se mantiene, aunque pueden acceder personas autorizadas o el público en general. Esto abre muchas oportunidades para aplicaciones como los certificados digitales.
  • Descentralización: los registros de transacciones se guardan sin explicitar detalles concretos sobre el tipo de hecho que es ni las partes involucradas. Y, encima, lo hace de manera descentralizada, aumentando la robustez en cuanto a posibilidades de recuperación de dicha información a futuro.
  • Time-stamped“: para cada transacción, se registra quién es el emisor, el destinatario y en qué momento se ha realizado una transacción determinada. Para aumentar la seguridad y prevenir el blanqueo de capitales o delitos parecidos, Blockchain nos dota de herramientas muy interesantes.

El sector financiero está ya capitalizando estas posibilidades. Un incumbente que se beneficia del insurgente. Esto es innovación. El BBVA ya trabaja con Coinbase. El Banco Santander también está empezando con ello y apostando por la tecnología. Bankinter está apostando con Coinffeine. El propio Banco Santander estima que para 2022 será una tecnología que moverá 20.000 millones de dólares.

Por todo ello, creo que Blockchain, o “cadena de bloques”, va a poder cambiar la relación con el mundo digital que estamos teniendo. Un fenómeno de transformación digital que sí que va a generar buenas batallas entre “incumbentes” (empresas que ahora mismo prestan servicios de custodia y transacciones) con “insurgentes” (empresas que aprovechando Blockchain ofrecen nuevos servicios sobre el conjunto de transacciones que hacemos en nuestro día a día).

Una infraestructura técnica o tecnología que dota de transparencia, descentralización, flexibilidad, duración y robustez a un mundo en el que estamos acostumbrados a las autoridades centrales. ¿A qué esperas para emprender en todo ello?

Qué es realmente la Transformación Digital: ¿qué cambia? (II)

(este artículo es la secuela de otro anterior en el que hablábamos de los elementos críticos -procesos y gestión del cambio- para la transformación digital de una organización)

En el artículo anterior, hablábamos de la importancia y el papel que deben jugar las personas y el cambio que deben acometer dentro de las compañías para que la transformación digital resulte exitosa. En esta línea, no detallé mucho los elementos que realmente cambian. Es decir, qué es aquello que realmente se “transforma. Que en cierto modo, me permite afirmar con cierta claridad que el mundo de oportunidades que abre es realmente amplio. Y es que las organizaciones, tienen delante suyo las siguientes oportunides y retos:

  • Estrategia “long tail”: en esta “era de la búsqueda“, en la que siempre que queremos localizar algo, lo buscamos en Google, y con bastante frecuencia, lo encontramos, cada vez más marcas están adoptando las estrategias “long tail”. Esto antes no era necesario. Si el cliente no encontraba lo que quería, acababa comprándose una referencia genérica. Pero esto pudiera estar llegando a su fin. Solo con ser conscientes que en Google se anuncian todo tipo de marcas, y que la estrategia de palabras clave más adecuada es un correcto equilibrio entre “número de búsquedas” y “competencia por ella”, queda claro que una estrategia long tail en todos los sectores pudieran ser la nueva normal. Esto hará que la competencia entre productos y servicios sea cada vez más acusada, por lo que las marcas buscarán diferenciarse de sus principales competidores.
Estrategia
Estrategia “long tail” para el café como ilustración de la transformación digital que viven muchos sectores en “era de búsquedas” (Fuente: http://marketingparafotografos.es/seo-desde-cero-iii-seo-long-tail/)
  • Todo no es digitalizable: esos modelos de negocios que se asientan sobre el axioma que todo se puede digitalizar, son también de esos sectores muy propensos a obtener importantes fracasos. La mejor tecnología no es garantía de éxito. Es más, aquellos que tienen más oportunidades de triunfar son los que se centran en valor al cliente, no en la mejor tecnología. El nacimiento de La Nevera Roja es uno de mis casos preferidos para ilustrar esta idea de la importancia del valor frente a la tecnología.
  • La nueva era de relaciones: eres lo que compartes, lo que haces. Eso nos podría llevar a considerar los nuevos esquemas de relaciones como una empresa abierta y abrazar así la era de la colaboración. Hace ya cinco años hablé en un artículo sobre las PYMEs, sobre cómo la desunión no hace la fuerza. La creciente complejidad de los sistemas actuales, apunta a que es necesario tener muchos puntos de información para entender lo que pasa. Las redes sociales son como sondas meteorológicas: si tienes una red bien tejida, puedes percibir mejor la realidad. Es cierto que para esta nueva era de relaciones necesita mejora de las herramientas para filtrar la cantidad de información existente, porque son muchas horas las que empleamos al día en redes sociales, horas que antes empleábamos para leer, para hablar con las personas, etc. Los clientes hablan de nosotros, estemos o no estemos. Los que no hayan entendido que la TV del Siglo XXI son las redes sociales y la cantidad de datos que ahí se generan, que vuelvan a reflexionar. Tenemos que estar ahí.
  • Rentabilidad del valor generado: el valor, en muchos sectores no digitales, se generaba, pero no se rentabilizaba (o capturaba). Esto en la era digital, la era de la trazabilidad y la atribuibilidad (de lo que hablé aquí), es posible hacerlo. Por lo tanto, podemos decir que la palanca digital permite una captura más eficiente del valor que un negocio o persona genera en esta transformación digital.
  • Saber bien quiénes son tus competidores: en la “La sociedad de coste marginal cero” de Rifkin, nos alertaba sobre los costes marginales cero en la era digital. Es decir, empresas en las que añadir una unidad de producto adicional vendida, no representaba coste alguno. Por ello, el margen era importante, una vez amortizados los costes fijos. Y el problema, es que son muchas las compañías “grandes” (Apple, Google o Amazon, por ejemplo), en las que esto ocurre. Así que si tus competidores son estos gigantes, creo que tienes un gran peligro: y es que si tu core de negocio es un servicio de almacenamiento en la nube (léase Dropbox), un paquete ofimático en clara tendencia hacia tecnologías Cloud (léase Microsoft Office) o el almacenamiento en servidores en la nube, tienes un grave problema como a Apple, Google o Amazon les dé por ofrecer eso gratis. Reflexionemos en ocasiones sobre las economías de escala, la estructura de costes de mi valor, y si alguno de los gigantes -las cuatro empresas más valiosas del mundo– puede ser mi rival.
  • Las plataformas y ecosistemas de trabajo: el caso Android es uno que ilustra muy bien esto. Con cierta frecuencia, el core de negocio de una compañía digital no es su producto en sí, sino lo que sobre la misma pueden hacer terceros. Es decir, que el negocio está en los complementos (como ya ocurre en los concesionarios con los servicios de mantenimiento o en los cines con la venta de palomitas y refrescos). Esto Google lo entendió rápidamente sacando una plataforma sobre la que terceros podrían desarrollar aplicaciones que generasen datos para su principal producto. Es decir, que la lógica de negocio y valor se ven claramente modificadas.
  • La era de los datos: resulta ya bastante obvío decir que estamos viviendo la era de los datos. Básicamente, para tres enfoques: ganar más dinero, reducir costes y prevenir el fraude. He hablado tanto de ello, que ni siquiera me extiendo. Y estas tres utilidades, afectan a todos los sectores por igual. No hay ninguno que se libre, por lo tanto, de la transformación digital y las ventajas de los datos.
  • La “versión digital” de nuestro producto: en 10 minutos, hoy en día, se sacan tantas fotografías como todas las tomadas en el Siglo XIX y parte del XX. Esto es algo que Kodak no entendió. Fue atrapada por esta era, pensando que todavía podría rentabilizar su modelo de negocio basado en carrete y revelado. Incluso llegó a pensar que le vendría bien esta digitalización de la obtención de la fotografía. La gente seguiría queriendo imprimir fotografías. El final de la historia ya lo sabéis: Kodak entró en bancarrota. Con la digitalización, muchos negocios piensan que todo será igual, pero en formato digital. Nada más lejos de la realidad. Los patrones de consumo pueden alterarse. Y el valor, ser generado de otras maneras, incluso, ajenas a mi día a día (léase el punto relativo a “Las plataformas y ecosistemas de trabajo“).

Como ven, son muchos cambios los que trae la transformación digital. ¿Estás preparado y lo tienes claro para aprovechar todas estas oportunidades?

Por qué tenemos vacaciones en verano, jornada partida y nos dormimos muy tarde: sobre España y su productividad

También es función de horarios de trabajo, y del rendimiento que del mismo podemos obtener. De hecho, sin un modelo entrenado y testado que me permite sostener esta afirmación, siempre he pensado que a más horas de trabajo o de duración de la jornada lejos del hogar o de actividades de ocio de desconexión, menos productivo se es.

He leído esta mañana en este artículo de Pepa Bueno un par de frases que me han gustado bastante, y que introduzco como entradilla de un tema que llevaba queriendo tratar desde hace tiempo. Primero la entradilla, y luego al grano:

[…] Finn Kydland, Premio Nobel de Economía y miembro de la Reserva Federal de EE UU, vinculaba la prosperidad de los países a la fortaleza de sus instituciones y a la capacidad de la sociedad civil para mantenerlas al margen de la batalla partidista. En esa entrevista se decía que un país es lo que no cambia después de que cambie su Gobierno.

Un país es aquello que no cambia a pesar de que cambie su Gobierno. Y entre las múltiples cuestiones que no han cambiado en España desde hace décadas, siglos, hay varios aspectos relacionados con el tiempo, básicamente calendarios y horarios. En especial, me llaman la atención (por no decir, me ofenden), dos: el calendario de verano y la jornada partida (conocido también como largas comidas). Así que me parece interesante, describir brevemente el origen histórico de ambas.

Vacaciones de verano

Primero, el calendario de verano. Recuerdo mucho de mi infancia las innumerables quejas de mi madre sobre la cantidad de tiempo que se paraba mi educación (al menos la reglada, ya se encargaba ella de que no me parase del todo…). Cuando aquello no lo entendía, dado que yo tenía otras preocupaciones (entiéndase). Pero ciertamente, cuando uno va avanzando en años, preocupaciones y responsabilidades, lo entiende perfectamente.

El origen de estos 2/3 meses de parón veraniego -aproximadamente lo que se detiene la educación de los jóvenes, por lo menos hasta su pleno acceso al mundo profesional- está en las cosechas de verano. De hecho, fijémonos por un segundo en la entrada en la Wikipedia del término Razia:

El nombre árabe ṣayfa se relaciona etimológicamente con ṣayf (verano) e inicialmente significaba “cosecha”, pero a lo largo del tiempo se utilizó como “expedición militar”, debido a la “cosecha” de bienes en los saqueos, y a que también solía realizarse en verano.

La pregunta se podría hacer todavía más abstracta. Y es, ¿por qué motivo disfrutamos de las vacaciones en el verano? Pura tradición, eso que decíamos al principio del concepto “país”. Antes de la Revolución Industrial, cuando la base de la economía era la agricultura, la recolección de los alimentos se realizaba en verano. Se buscaba que tuvieran participación en ella el mayor número posible de personas. De aquí también el término “hacer el agosto”, dado que el agricultor obtenía el resultado (muy bueno) por todo lo que había trabajador durante el año.

Una vez que la Industria empezó a dominar las economías desarrolladas, “hacer el Agosto” era más difícil. Básicamente ya no había tantas personas disponibles, dado que se dedicaban a trabajos más beneficiosos para ellos, en fábricas o talleres. Así, y dado que la agricultura había que mantenerse (por cuestiones tan esenciales como comer), había que detener la producción industrial (al menos parcialmente), para que esos trabajadores industriales fueran a echar un cable para recoger las cosechas.

Cosecha de verano (Fuente: http://polonius-petronius.blogspot.com.es/2011/02/la-cosecha.html)
Cosecha de verano (Fuente: http://polonius-petronius.blogspot.com.es/2011/02/la-cosecha.html)

Sin embargo, más tarde, deja de ser necesario que una persona que se dedica a la Industria durante el año, en verano ayude a la agricultura. Tras la Revolución Industrial, se tienen máquinas que lo hacen rápido y bien. Eso sí, ya existían los sindicatos, así que para poder ofrecer algo más atractivo a sus sindicados, éstos consiguieron mantener la pausa industrial de verano (que encima era remunerada, tal como lo es hoy). Más concretamente, en verano, por eso de “hacer el agosto”. Mera tradición, vamos.

Jornada partida

El segundo asunto que nos ocupa hoy es el horario partido Español. Es decir, ¿por qué paramos tanto tiempo a mediodía para comer? Yo es algo que me he preguntado desde pequeño. Quizás también por la educación que me dio mi madre.

Corroboré mis sospechas sobre lo poco productivo que era parar tanto tiempo cuando empecé a viajar con 15 años. Fui a Suecia. Comer a las 12:00, media horita, y listos para seguir a tope. Hasta las 5 de la tarde. Idem en Dinamarca, Alemania, Reino Unido o Estados Unidos, países donde también he comprobado la pasión por el trabajo productivo. Luego hablamos de conciliación y esas cosas. Y por eso en Europa hablan de esto, entre otras cosas, sobre España.

Vale, ya sé que España tiene otro clima, se pueden alargar las jornadas de trabajo por el mayor número de horas con sol y esas cosas. Pero no, no me vale. Recuerdo leer hace tiempo (lo siento, no tengo el enlace, así que tendrán que confiar en mi memoria o aportarme un enlace que me haría feliz por ello), en boca de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, contar el origen histórico de todo esto.

Esta costumbre de comer tarde y parar tanto tiempo a mediodía es algo relativamente reciente. Pongamos en perspectiva. Cuando un Sueco o Danés come a las 12, nosotros comemos a las 2. Esta comida del mediodía (el almuerzo, vamos), se vino haciendo en España sobre la 1. Sin embargo, llegó la triste Guerra Civil entre 1936 y 1939.

En esta época, la situación económica de España fue realmente mala. El hambre de la postguerra que seguro muchos hemos oído de nuestros abuelos o padres. Así, muchos cabezas de familia (recordemos que la mujer todavía no trabajaba en una sociedad tan atrasada como la Española), tenían que tener dos empleos o trabajar dos turnos (recuerdo contar esto a mi abuelo paterno). Tampoco esto fue un invento de la Postguerra, dado que durante el Siglo XIX también España pasó penurias económicas que hizo ir cogiendo estas costumbres.

El empleo principal (es decir, un “turno”) era una jornada entre 8 a 10 horas. El segundo empleo, duraba menos (las empresas estructuraron sus horarios a sabiendas que iban a tener oferta de trabajadores para estos horarios). Además, también se trabajaba los sábados. Había que aprovechar al máximo la mañana, así que los trabajadores con dos empleos, empezaron a coger la costumbre de comer más tarde.

Así, muchos Españoles empezaban a trabajar a las 6 de la mañana, no paraban hasta las 2 de la tarde, comían algo, y a las cuatro entraban al segundo empleo, donde trabajaban unas 3/4 horas. ¿Nos quejamos ahora eh?

De hecho, esto tiene cierto sentido si pensáis un segundo, los más jovenes lectores, en los horarios que vosotros manejáis y los que pueden tener vuestros tíos o abuelos. Este modelo mío es algo que me chocaba de pequeño. Yo en casa comía antes de lo que comían mis abuelos o tíos más mayores. La cuestión, es que ahora que España va mejorando sus condiciones (aunque parezca mentira con la que está cayendo), ya no hay pluriempleos, así que gradualmente vamos adelantando los horarios. Durante la transición, la más común era comer sobre las 3 y cenar a las 1o de la noche. Hoy en día, y sin evidencia cuantitativa sobre la mano, es más común comer sobre las dos (que ya es decir a tenor de nuestros vecinos Europeos), cenar sobre las nueve de la noche.

Nos dormimos tarde

Hace unos meses, leía en Nada es Gratis esta entrada. El artículo hablaba como según una encuesta de Nielsen, España es el 5º país en el que más gente se acuesta pasadas las 12 de noche. El 65% de la población. A niveles de Países Asiáticos básicamente, y algún otro Europeo (los de siempre, nuestros amigos de Portutal e Italia). Fíjense:

Países con horas intempestivas para dormir (Fuente: http://jp.en.nielsen.com/news/documents/AsiaPacificSleepingPatternsReport.pdf)
Países con horas intempestivas para dormir (Fuente: http://jp.en.nielsen.com/news/documents/AsiaPacificSleepingPatternsReport.pdf)

Como con las vacaciones de verano, cuando era pequeño, me gustaba irme a dormir tarde. Ahora, me preocupa. Y como no, la Historia nos lo cuenta. En 1940, el Régimen de Franco decide adoptar el horario central europeo. Antes de eso, y desde 1884 (aquí hablé sobre esto), había seguido el mismo horario (el que el meridiano dice) del Reino Unido o Portugal. Vamos, cosas de la geografía. Sin embrago, Franco lo cambia; motivos políticos. ¿Cómo reacciona los ciudadanos? Pues haciendo todo a las mismas horas que lo que sus costumbres decían, aunque oficialmente fuera una hora más tarde.

Sin embargo, y dado el corporativismo e intervencionismo Franquista, las empresas y otras instituciones sí que ajustaron sus relojes. ¿Resultado? Desbarajuste entre horarios personales y los institucionales. Luego, cuando apareció la TV, cuyo público objetivo son los ciudadanos, los horarios se adaptaron a su desbarajuste, no al que marcaban empresas e instituciones. Así que difícil solución a eso que tanto se habla de adelantar horarios de emisión de programas.

Esto también tendrá sentido para los que conocemos las costumbres euskaldunes. Es el famoso aperitivo de las once (que es algo bastante universal por otro lado, no sólo propio de aquí), que aquí llamamos hamaiketako. Hamaika en Euskera, son las 11. Sin embargo, este hamaiketako, no sé si mucha gente lo sigue tomando a las 11, o es a las 12-1, para luego comer a las 3. Vamos, más desbarajustes.

Conclusiones

¿Os suena eso de la productividad no? He hablado de ello unas cuantas veces. Y es que cuando hablamos de mayor productividad, acabamos hablando al final de competitividad, la cual no sólo es función de los costes salariales (que en términos de comparación a nuestros vecinos, y en términos efectivos no nominales, puede que sí resulten altos en relación a la productividad que aportamos), de modulo productivo (¿alguien sabe qué ha sido de la Ley de Economía Sostenible?), de educación, I+D+i, etc.

También es función de horarios de trabajo, y del rendimiento que del mismo podemos obtener. De hecho, sin un modelo entrenado y testado que me permite sostener esta afirmación, siempre he pensado que a más horas de trabajo o de duración de la jornada lejos del hogar o de actividades de ocio de desconexión, menos productivo se es.

Gracias a las matemáticas acerté una vez 14 en la quiniela (Parte II)

No juguéis lotería de navidad ni lotería del niño; mejor invertid ese dinero en una buena quiniela donde se puede hacer una apuesta más racional y mucho más divertida 🙂

[Continuación del artículo anterior]

Es el momento de plantearnos unas preguntas clave.

  • ¿Cual es la esperanza matemática de la quiniela? No es una pregunta fácil de responder de forma genérica porque esta puede variar mucho jornada tras jornada en función del número de apostantes, número de acertantes, sorpresas futbolísticas que se produzcan, etc. Este un valor que hay que calcularlo para una jornada concreta si queremos que sea realmente útil.
  • ¿Es posible realizar una estimación de la esperanza matemática para una jornada concreta? Sí, gracias a los pronósticos de todos los jugadores y a las webs de apuestas es posible calcular una estimación de la esperanza matemática. Se hace incluso a nivel de partido, la EM global es la suma de cada una de las EM de cada partido. Hay un pero, las probabilidades obtenidas no son probabilidades reales, sino subjetivas al ser pronósticos de la gente. Pero se puede ir más allá. Es un tema largo de explicar y del que se puede hablar largo y tendido, pero resumiendo es posible realizar un análisis matemático del histórico de pronostico de jugadores y de los resultados reales, a partir del cual se pueden transformar esas probabilidades subjetivas en probabilidades reales.Investigando un poco en foros se pueden encontrar sorpresas como que las probabilidades reales siguen una distribución normal con una media y desviación típica calculadas, y que una probabilidad subjetiva puede convertirse en una real dentro del valor que le corresponde en esa distribución normal.
  • ¿Es posible jugar a la quiniela como quien invierte un gran capital en bolsa o en mercados especulativos? La respuesta es sí, por algo existen las peñas de quinielistas. Cada peña tiene su método al igual que cada maestrillo tiene su librillo, pero gracias a la esperanza matemática en principio es posible llegar a un punto en el que es posible reducir todos los sucesos estocásticos y futbolísticos a exclusivamente criterios de rentabilidad. Este método requiere inversiones bastante grandes, que los apostantes particulares e incluso la mayoría de las peñas de no pueden permitirse. En palabras de Garcia Pelayo (“el saqueador de casinos”) la quiniela es rentable con una inversión gigantesca y constante siempre que se siga la norma universal de juego científico para cada partido.
  • ¿Se puede aplicar la esperanza matemática en inversiones pequeñas? Por supuesto que si, pero en apuestas pequeñas siempre es necesario un filtrado previo en cuanto a las posibilidades de pronostico realizado que es una posibilidad más de fallo.

¿Que conclusiones podemos sacar de todo esto?

La conclusión principal es que lo más racional para sacar rentabilidad en la quiniela (si se juega muchas veces) es tratar de maximizar la esperanza matemática, que en la practica se traduce en hacer pronósticos que no sean los más probables ni los más improbables. Para poder sacar rentabilidad de la quiniela otros tienen que perder, hay que acertar cuando los demás fallan.

A primera vista lo más racional parece ser apostar por lo más probable, pero no es así. Si apostamos a lo que la mayoría de la gente apuesta, habrá tantos acertantes que los premios se reducen tanto como para no poder recuperar la inversión. Por el contrario, si apostamos todas las jornadas por las máximas sorpresas futbolísticas es tan improbable que suceda que lo más seguro es que no nos toque nunca. Por ello la mentalidad a tener en la quiniela es hacer aquel pronostico que maximice la EM, buscando las sorpresas justas y necesarias, las más rentables.

Otra conclusión que podemos sacar es que aplicando EM vamos a tener menos aciertos totales pero con más calidad. Sale más rentable un acierto de calidad que varios aciertos pequeños, hay que tener la mente preparada para muchos fallos.

Reducciones matemáticas en la quiniela

Terminadas las reflexiones, voy a resumir en un sentido más práctico cómo invertir una pequeña cantidad en la quiniela de forma racional.

Antes voy a contaros mi caso, logré acertar 14 en la quiniela (aquel año no había pleno al 15, que pena) la primera vez que lo intentaba de esta forma, ¡mejor debut imposible! También era la primera vez que utilizaba el programa informático que nunca podré olvidar (Premium!3), ¡Eso si que merece un autentico WOW de primer uso!

También coincidía con el comienzo de la carrera de informática en la Universidad de Deusto ¡Mejor comienzo como informático imposible! No es que me hiciera rico, al haber varios acertantes esa jornada, el premio solo se quedó en casi dos millones de las antiguas pesetas (suena mejor así que en euros :D), pero para una inversión de unos 36€ no me puedo quejar. Podía haber ganado bastante más en caso de que se hubiera dado una sorpresa que tenía incluida en el pronóstico, o también podía haber ganado menos en el caso de que el arbitro no hubiera anulado un gol al rival del F.C. Barcelona en el último minuto que suponía el empate (si, ironías del destino, el acierto de 14 dependía en el último momento del resultado del F.C. Barcelona jugando fuera de casa, pudiendo ver el partido en directo apagué todas las radios y televisores y miré el resultado final en livescore :D). Desde entonces no he vuelto a repetirlo, no juego todas las semanas, solo de vez en cuando, pero algún acierto de 12 sí que he logrado.

Lo primero que necesitamos para una inversión racional son las herramientas adecuadas, todo el método puede hacerse a mano pero es muy tedioso. Hay muchas alternativas, yo siempre seré fan de Premium!3, aunque actualmente ya están en la versión Premium!2011. También tenemos alternativas open source muy buenas como Free1X2.

El primer paso es realizar un pronóstico en base a nuestros conocimientos futbolísticos. Hay muchísimas formas de hacerlo, la que yo hice fue 8 triples + 2 dobles + 4 fijos. Es algo muy personal en cuanto al riesgo que queramos asumir. Otros prefieren jugar menos fijos o más dobles, tenemos mucha flexibilidad, pero esta claro que cuanto más queramos asegurar, mayor inversión es necesaria para garantizar buenos porcentajes después de la reducción matemática final.

El siguiente paso es realizar un filtrado sobre todas las combinaciones del nuestro pronóstico. Uno de los filtros más comunes es jugar con el número de variantes finales (una variante es una X o un 2 en el resultado de un partido). Utilizando como aliado a toda la base de datos histórica de quinielas se puede calcular el patrón de que en mas del 95% de las veces el número de variantes del resultado de una quiniela está entre 4 y 10, por lo que descartamos todas las combinaciones que no cumplan está condición esperada.

Otro filtro que a mi me gusta bastante utilizar para conseguir mejores porcentajes finales, es asignar columnas probables de dobles dentro de los triples permitiendo cierta tolerancia de errores. Acertando por ejemplo al menos 6 dobles cualquiera dentro de los 8 triples se puede realizar una muy buena optimización de las combinaciones generadas a costa de una probabilidad de fallo de pronostico un poco mayor.

Como no podía ser de otra forma, la esperanza matemática es una opción muy interesante para realizar un filtrado adicional. Las herramientas permiten hacer un análisis de rentabilidad para cada partido, a través del cual podemos filtrar solo aquellos valores que nos son favorables en términos de coste/probabilidad.

Hay muchas más opciones del filtrados posibles, una vez que hemos seleccionado todos los deseados llega el momento clave de hacer la reducción matemática final. Esto es lo que nos permite jugar con pequeñas inversiones. Aún con todos los filtros comentados las combinaciones necesarias para garantizar un premio máximo requieren una gran inversión. Las reducciones matemáticas nos permiten garantizar premios menores pero seguir teniendo a tiro los premios mayores.

A modo de ejemplo, con una inversión de unos 30-40 €, unos filtros adecuados y en el caso de acertar todos los pronósticos realizados (lo más importante), podemos tener asegurado un premio de 12, un porcentaje aceptable de 13 y seguir teniendo a tiro el de 14.

Conclusiones finales

  • No juguéis lotería de navidad ni lotería del niño; mejor invertid ese dinero en una buena quiniela donde se puede hacer una apuesta más racional y mucho más divertida 🙂
  • Si queremos ser racionales en cualquier juego de azar previamente debemos averiguar la cantidad en premios, probabilidades y calcular con precisión cual es nuestra esperanza matemática. Es posible que no nos toque nada pero al menos habremos hecho todo lo que está en nuestras manos para mejorar nuestras posibilidades.
  • Para ser racional jugando a la quiniela es necesario que juegue mucha gente no racional, bonita contradicción 🙂

Gracias a las matemáticas acerté una vez 14 en la quiniela (Parte I)

En base a todo esto se puede definir la norma universal de juego científico, que nos dice que lo racional es apostar cuando se pueda equilibrar a favor del jugador la probabilidad de acierto de acuerdo a los premios estimados. […] Las reducciones funcionan muy bien, hay hasta un ranking de reducidas récord, pero para ser rentable sigue siendo necesario un filtrado previo difícil de acertar debido a la aletoriedad pura del sorteo. No sucede así en la quiniela, donde las reducciones matemáticas son una herramienta fundamental en pequeñas inversiones.

Este humilde blog tiene el privilegio de recibir una contribución a modo de artículo de Imanol Fernández, Software Engineer en Ideateca y compañero de promoción de Ingeniería en Informática de la Universidad de Deusto en aquel ya lejano Julio del 2008. Podéis encontrar a Imanol en Twitter, y todavía mejor, podréis ver su enorme talento en algunos trabajos que ha desarrollado, a saber:

  • VideoPuzzle: aplicación ganadora del premio a la mejor aplicación para dispositivos móviles App Circus Madrid 2011 y que será la candidata de España en el proximo Mobile World Congress para competir contra los ganadores del resto de países del mundo.
  • Slide Soccer: juego de fútbol-chapas multiplayer que ha tenido 1 millón de descargas en un mes y que ha estado en el top 10 de aplicaciones iOS.
  • Cocoonjs: entorno que ejecución javascript super-optimizado para ejecutar los juegos canvas HTML5 en entornos mobiles multiplataforma, haciendo una implementación propia de un canvas via OpenGL.
  • iDragon Ball Sports iPhone & iPod Touch Game: uno de los primeros juegos de realidad aumentada para iOS inspirado en las Bolas de Dragón y la serie.

Tras conversar por Facebook sobre este artículo que escribí sobre el anumerismo del juego, Imanol quiere demostrar que dicho anumerismo no se puede extrapolar a otra lotería/apuesta del estado como es la quiniela. Lo he partido en dos posts, porque creo que es sumamente interesante analizarlo con detenimiento. Pasen, vean y disfruten.

***

Gracias a la invitación de Alex y en relación con los recientes posts sobre la irracionalidad de la lotería, hoy vengo a contaros mi experiencia sobre como logré una vez 14 aciertos en la quiniela con la ayuda de las matemáticas. Antes de entrar en detalle voy a filosofar un poco sobre la racionalidad de jugar a la lotería, a otras apuestas del estado o a cualquier tipo de juego en general.

La conocida cita de Robert A. Heinlein es una buena forma de comenzar la reflexión:

La lotería es un impuesto que grava a las personas que no conocen las matemáticas.

Estoy 100% de acuerdo con esta cita respecto a la lotería de navidad (luego veremos la demostración), pero a partir de aquí surgen varias preguntas ¿es extrapolable esta afirmación a otras loterías/apuestas del estado como pueden ser la quiniela, la primitiva o el euromillón? ¿es posible invertir en la quiniela como quién invierte un capital en bolsa? ¿existe alguna generalización matemática que estime la racionalidad de participar en cualquier juego? ¿es la quiniela un juego de azar?

Para ayudar a responder a estas preguntas vamos a profundizar en un concepto matemático fundamental:

La norma universal de juego científico

No hay mejor forma de presentar un concepto matemático que con una bonita integral 😀

Esta integral representa el concepto de esperanza matemática, que formalmente representa el valor medio de un fenómeno aleatorio. Si llevamos este concepto al contexto de las loterías del estado, al ser las variables de estas apuestas discretas se puede transformar esta integral en un sumatorio del que podemos sacar una definición más fácil de entender, la esperanza matemática es la relación entre los premios obtenidos y la probabilidad de acierto.

El resultado de esta relación comparado con el precio de la apuesta realizada nos da una estimación de lo favorable o desfavorable que es un juego para el jugador. Vamos a verlo con unos ejemplos:

  • Si la esperanza matemática es igual a la apuesta realizada, se trata de un juego justo. Por ejemplo un juego en el que se paga 6 a 1 por acertar el número que sale en un dado honrado de 6 caras, la EM es 6 * (1/6) = 1€ = cantidad apostada. La expectativa después de muchos lanzamientos es obtener un beneficio de 0 € y una perdida de 0€.
  • Si la esperanza matemática es menor a la apuesta realizada, se trata de un juego desfavorable para el jugador y favorable para la banca. Por ejemplo el mítico juego de la ruleta, la EM es la probabilidad de acierto (1/37) * el premio obtenido (36€) = 0.97€ por cada 1€ apostado. La expectativa después de muchos lanzamientos es perder una mínima parte de lo invertido.
  • Si la esperanza matemática es mayor a la apuesta realizada, se trata de un juego favorable para el jugador, una autentica ganga vamos. Por ejemplo si en el juego de la ruleta se pagase el acierto a 38€ en vez de 36€ nos queda una EM de 1.02€ por cada 1€, por lo que la expectativa tras muchos lanzamientos es la de ganar un 2% de todo el dinero invertido.

En base a todo esto se puede definir la norma universal de juego científico, que nos dice que lo racional es apostar cuando se pueda equilibrar a favor del jugador la probabilidad de acierto de acuerdo a los premios estimados.

Por supuesto, cualquier juego de lotería real está diseñado para ser desfavorable al jugador y favorable a la banca, por lo que en principio lo más probable es perder dinero. Pero en realidad esta afirmación solo es 100% cierta en condiciones y entornos perfectos, a veces la realidad supera a la ficción y es posible equilibrar en favor del jugador la esperanza matemática.

Un caso muy conocido es la historia de los Pelayo a los que han llegado a prohibir la entrada en la mayoría de casinos del mundo. Basándose en la premisa de que no existe la aleatoriedad perfecta en las ruletas y examinando miles de números ganadores en busca de sesgos e imperfecciones, fueron capaces de convertir el juego de la ruleta en un juego favorable.

Ahora vamos a analizar la esperanza matemática de las loterías del estado más jugadas en España: la lotería, la bonoloto o primitiva, y la quiniela.

  • ¿Cual es la esperanza matemática en la lotería de navidad? Simplificando el calculo se puede calcular en un 0.7, es decir, contra mayor sea la inversión es esperable perder un 30% de la cantidad invertida. No hay que confundir este valor de 0.7 con la probabilidad de ganar algo. Tener un alto valor de esperanza matemática no implica una buena probabilidad de acierto, solo indica que se trata de una inversión rentable si se repite lo suficiente. El valor de 0.7 es un valor parcialmente distorsionado debido a los grandes premios, que a primera vista puede aumentar la probabilidad percibida de ganar algo jugando un solo décimo. Visto desde otro modo la probabilidad de no ganar nada con un décimo es del 85%. Además, al ser un juego en el que no hay repeticiones en el conjunto de números premiados no es posible realizar ninguna optimización combinatoria como si puede hacerse en la bonoloto o primitiva. Por lo tanto, no hay mucho que hacer, jugar a la lotería es desfavorable y irracional. La única forma de jugar racionalmente a la lotería sería hallar algún sesgo en las bolas, pero al ser un sorteo que se realiza una vez al año y como el entorno cambia cada año es inviable.
  • ¿Cual es la esperanza matemática en la bonoloto, primitiva o euromillón? En este caso la esperanza varía entre cada sorteo, porque las cantidades recaudadas y el premio estipulado a cada categoría es variable en función del numero de participantes y acertantes (a diferencia de la lotería donde los premios son fijos). Calculando un promedio histórico se puede estimar que en este tipo de loterías la esperanza matemática promedio está en torno a un 0.5. Por lo tanto contra mayor sea la cantidad invertida y contra más tiempo se juegue las perdidas esperables serán del 50% de la inversión realizada.

¿Hay alguna forma matemática de hacer este tipo de lotos más favorable al jugador? Aparentemente no, pero en este tipo de sorteos y también en la quiniela es posible que no haya ningún acertante y se genere un bote acumulado en sucesivos sorteos, que puede provocar una curiosidad estadística. Si se acumula el bote suficiente y en una jornada determinada hay pocos apostantes puede darse el caso de tener una esperanza matemática positiva.

Un caso extremo sería un bote acumulado más grande que el coste de todas las combinaciones posibles, y un solo apostante. Ese único apostante tendría asegurado una rentabilidad muy grande. ¿Podría llegar a darse un caso así en la vida real? Es muy difícil, pero si se han dado casos de esperanza matemática mucho más altas que el 0.5 de promedio (en una bonoloto de 1990 con mucho bote acumulado se dio una EM de más de 3). Evidentemente es situación muy muy poco habitual, porque a más bote más gente tiende a jugar, pero si se llega a botes extremos o pocos participantes con un buen bote acumulado puede darse en la práctica.

Otro concepto matemático que puede ayudarnos a mejor la probabilidad de acierto en este tipo de loterías son las reducciones matemáticas. Se trata de optimizar las combinaciones jugadas para garantizar un premio menor al más grande con el mínimo combinaciones posibles necesarias. Las reducciones funcionan muy bien, hay hasta un ranking de reducidas récord, pero para ser rentable sigue siendo necesario un filtrado previo difícil de acertar debido a la aletoriedad pura del sorteo. No sucede así en la quiniela, donde las reducciones matemáticas son una herramienta fundamental en pequeñas inversiones.

La Esperanza Matemática de la quiniela

La quiniela tiene cuatro pilares fundamentales que la hacen diferente respecto al resto de juegos y mucho más interesante matemáticamente:

  • La quiniela no es un juego de azar puro: en base a conocimientos futbolísticos se pueden realizar apuestas o filtrados más inteligentes de los que se pueden hacer en lotería, bonoloto o primitiva.
  • Las combinaciones no son equiprobables: es una diferencia fundamental, en la lotería, bonoloto y primitiva todas las combinaciones son equiprobables. En la quiniela cada pronostico de cada columna tiene probabilidades distintas, lo que da mucho juego a la hora de aplicar criterios matemáticos.
  • Base de datos y resultados históricos: disponemos de una base de datos enorme de resultados de la que se pueden sacar patrones interesantes para realizar filtrados o que nos pueden ayudar en el pronóstico.
  • Estimaciones de pronósticos reales: gracias a webs de quinielas online y de apuestas deportivas se tienen estimaciones para cada partido sobre lo que apuesta la gente que pueden ser muy útiles para aplicar criterios de esperanza matemática y rentabilidad.

¿Y esto a qué me lleva? De momento, esperad a la siguiente entrega, ya que este post continuará con las conclusiones y preguntas clave para la quiniela, no os lo perdáis 😉