La mitad de nuestros salarios para impuestos, sí; pero vivimos bien, ¿no?

Hemos pasado una época del año en la que saldrán noticias como esta, estaesta. Apoyados en diferentes fuentes de datos, parece que los españoles vivimos en un infierno fiscal. Los datos así parecen sugerirlo. Si usamos los datos de un estudio elaborado el año pasado por el Foro Económico Mundial, los trabajadores españoles destinamos un 52% de nuestro salario a impuestos. O, visto de otra manera, nos quedamos de manera neta con el 48%, una vez que hemos atendido nuestras diferentes obligaciones fiscales (el IVA, IRPF, impuestos especiales, etc.). Somos el cuarto país del mundo que mayor esfuerzo exige a sus trabajadores.

Ranking de impuestos por países (Fuente: http://e01-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2015/12/07/14495195648681.jpg)
Ranking de impuestos por países (Fuente: http://e01-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2015/12/07/14495195648681.jpg)

Por encima de España se sitúan países sospechosos también en este tipo de rankings como son Suecia o Dinamarca. En el puesto 11, Finlandia. Y si no fuera por sus enormes reservas de petróleo que tanto beneficio fiscal le dan, también a buen seguro aparecería Noruega. Países, estos nórdicos, que son conocidos por la buena vida que ofrece a sus ciudadanos. Unos países que se enorgullecen siempre de citar la confianza de sus ciudadanos en sus instituciones (entre el 50 y el 60% de sus ciudadanos confían mucho en sus instituciones, frente a una media de algo más del 30% en el conjunto de la UE-27).

Unos países que son conocidos también por el gran gobierno que tienen: cómo cuidan de sus ciudadanos, el gran volumen de beneficios sociales que les ofrecen, incluso muchos de ellos demasiado generosos. Sin embargo, después de los turbulentos años 80 que pasaron (también es cierto después de un siglo de un alto crecimiento), las finanzas se mantienen bien controladas. También tienen una larga tradición de liberalismo en múltiples ámbitos: libertad de prensa desde 1766, un campo de funcionarios libre de corrupción y meritocrático desde mediados del siglo XIX. E, insisto, los ciudadanos confían mucho en el valor que les aporta el ámbito público.

Y éste último punto es al que quería ir. Básicamente porque muchas veces pensamos que las cosas cuestan menos de los que creemos. Y sí, quiero llegar al gasto social. Ese conjunto de gastos que permiten mejorar la vida y el día a día de nuestros ciudadanos. En ese ranking, donde se cuela España. No podremos negar que los beneficios sociales aquí también son amplios. Y es que, como digo, las cosas cuestan (mucho) dinero. Pagamos impuestos, pero a cambio obtenemos un conjunto de amplios beneficios sociales.

Miremos el gasto social de los principales países, los que pertenecemos a ese selecto club de la OCDE.

Gasto social en países de la OCDE (Fuente: OCDE)
Gasto social en países de la OCDE (Fuente: OCDE)

Los países nórdicos (salvando Noruega, ya digo, son su singularidad petrolífera), junto a España -y algunos otros-, dedican entre un 25 y un 30% de su PIB al gasto social. Este gasto, representa aspectos como la incapacidad para el trabajo (jubilación, invalidez, etc.), salud, familia, políticas activas de empleo, vivienda, etc. Si alguno quiere seguir reflexionando sobre el modelo impositivo que tenemos en España, quizás se pueda dar una vuelta por lo que ocurre en países con menos impuestos (y beneficios sociales, claro), como Brasil, Sudáfrica, China, India e Indonesia.

Quizás la diferencia en cuanto a lo que pase en España frente a otros países con modelos impositivos altos y beneficios sociales altos sea la confianza en cómo los políticos gestionan dicho dinero. Los casos de corrupción y el ineficiente gasto público (que es la política redistributiva más importante que tienen los países), no son dos elementos que acompañen para que nos guste pagar impuestos. Es, en este sentido, siempre interesante ver la cantidad del gasto público que va destinado a las personas más necesitadas. En este caso, España, en lugar de acompañar a los países nórdicos, acompaña a otros respecto a los que salía muy distanciado antes:

% del gasto público que va a los ciudadanos más necesitados (Fuente: OCDE)
% del gasto público que va a los ciudadanos más necesitados (Fuente: OCDE)

No llegamos a niveles de México, Portugal o Turquía, donde el dinero público, es más, vuelve a las clases más pudientes prácticamente, pero ahí tenemos mucho espacio de mejora. Especialmente porque las partidas de gasto social más amplias son en términos de salud y bienestar en la tercera edad. Ámbitos de la vida donde la vulnerabilidad es importante, y donde las limitaciones para encontrar otros campos de mejora son realmente complicados.

No pretende este artículo ser un estudio científico de cómo debemos todos ser más coherentes con el equilibrio eterno del ser humano “dar y recibir”. Pero sí por lo menos vislumbrar y poner en cierta comparación el pago de impuestos con los servicios y beneficios sociales que obtenemos. Éste último campo, es el gran olvidado cuando los medios españoles, ahora que hemos hecho la declaración de la renta, nos han bombardeado con la gran cantidad de impuestos que debemos de pagar entre todos, pese a no tener los políticos de Suecia, Dinamarca, Noruega o Finlandia.

Amigos, amigas, las cosas cuestan mucho dinero. Como dicen mis amigos y amigas economistas, nada es gratis. Los impuestos, el instrumento que nos permiten vivir tan bien en España.

Las fake news o noticias falsas de la semana (18/04/2017)

Como todas las semanas, os dejo las fake news o noticias falsas más viralizadas de los últimos días. Aquí podéis encontrar el audio. Y a continuación, su desarrollo:

  1.  “Se da por iniciada la tercera guerra mundial
    • El cuerpo de la noticia utilizar las técnicas habituales de estas manipulaciones: lo ha dicho la ONU, confrontación (Corea del Norte, China, Rusia e Irán vs. EEUU), etc. El resultado, más de 300.000 interacciones. El medio, el ya habitual en este espacio 12minutos.com. Lo más “curioso” es que es una noticia que ha batido varios récords de Google Trends, desde que existen registros en 2004. En la escala de popularidad de 100 que tiene la herramienta de Google, en Filipinas tiene 100, Australia 75, Nueva Zelanda 72, Canadá 70, Reino Unido 64, EEUU 56, etc. Por contra, en Rusia, solo de 10. Será que no les preocupa ni ocupa mucho una eventual tercera guerra mundial (quién lo diría…).
  2. Donald Trump lanza una oferta para comprar Islas Canarias
    • Una fake new de las que marcan época: que Trump quiere establecer en las islas una colonia militar, que lo considera un punto clave y estratégico, que quiere combatir desde ahí el ISIS, etc. Obviamente, una noticia falsa sin fundamento, que solo por los conceptos que cita (pagar el déficit de ¡España ante Merkel!, mejorar situación económica de España, etc.), ya debería levantar sospechas. Pero tiene ahora mismo más de 140.000 interacciones en redes sociales. La noticia termina con un “Trump pagará el déficit generado por España”. Casi nada. Estrategias muy habituales en las fake news.
  3. Nicolas Maduro cuando hacía el amor y no la guerra
    • La imagen, para empezar, viene de una web rusa. Ya pinta mal. Pero es peor aún, porque pese a que el montaje es bastante bueno (a mí me lo parece, vaya), es una imagen difundida por otro “medio” habitual en este espacio: eldiariodetenerife.com. Eso sí, la “supuesta exclusiva” es de 2013. Narra, según los divulgadores de la fake new, un supuesto romance gay de Maduro en 1984 en España. El montaje es de la cara solo. Juegan muy bien eso sí, con algo que funciona muy bien para la viralización: las imágenes.
  4. Así se hace la Cruzcampo + Palomas
    • Originado en Forocoches por un usuario muy habitual ahí, el vídeo, difundido originalmente por, como no, un “medio” ruso, supuestamente visualiza cómo miles de palomas, atraídas por los granos de cebada, son absorbidos y acaban molidas. Todo va a parar a la cerveza. A Heineken España (la distribuidora de Heineken, Desperados y Cruzcampo), no le ha quedado otro remedio que dar un comunicado oficial desmintiendo todo, y describiendo con todo cómo se trata de un montaje. En la noticia se cita a un “empleado” y al “ministerio de sanidad”, elementos que ayudan mucho en la viralización y en el impacto de la mente humana.
  5. Un conductor marroquí atropella a cinco personas en Palma de Mallorca
    • La triste noticia de un accidente es cierta. Lo que no es cierto es cómo no la narra un “medio” (por decir algo), que tiene una campaña activada contra el mundo musulmán. El conductor, un joven magrebí (hasta ahí cierto), vive en Palma desde hace muchos años. Pero el resto es falso: la herida más grave no es una mujer (una invitación a cómo viralizarlo). Tampoco es un atentado, ni cometió el accidente con una conducción temeraria. No se “subió a la acera y arrolló a 5 personas”. De hecho, la Policía Nacional, siempre atenta a estas cosas, ha tenido que dar un comunicado con el hashtag #stopbulos. Es un accidente, no un atropello.

Como siempre, lean con mucha atención, luchando con nuestros sesgos y contra lo que tanto llama la atención en redes sociales. Dejemos el periodismo para los y las periodistas. Las fake news son cosas serias contras las que luchar.

Récord de búsquedas de "World war 3" en Google (Fuente: Google Trends)
Récord de búsquedas de “World war 3” en Google (Fuente: Google Trends)

Otras perspectivas a los resultados PISA: educación, gasto y democracia

Es cierto que la educación es algo más que unos tests. Pero de alguna manera, tenemos que medir, para saber cómo nos está yendo nuestra evolución como sociedad, en un aspecto tan crítico como es la educación. Estos días, hemos podido leer muchas cosas sobre los resultados PISA. Se ha escrito tanto sobre todo ello, que la verdad poco o nada tengo que aportar. De hecho, no hay cambios significativos para España, salvo, la preocupante caída que hemos tenido en Euskadi. También hemos observado cómo la probabilidad de repetir curso aumenta en función del estatus socio-económico; un niño pobre tiene cinco veces más probabilidades de repetir que un niño rico. No todo son malas noticias; también hemos sabido que en la integración de estudiantes inmigrantes somos realmente buenos.

Resultados PISA por competnecia en Ciencia, Lectura y Matemáticas. Diferencias entre 2012 y 2015. (Fuente: El País)
Resultados PISA por competnecia en Ciencia, Lectura y Matemáticas. Diferencias entre 2012 y 2015. (Fuente: El País)

Dicho todo esto, y como siempre, acabé investigando otro tipo de cuestiones que son igualmente importantes para hacer una evaluación de la educación en este Siglo XXI. La primera tiene relación entre el “cuánto”. La segunda se refiere a la importancia de la educación.

Empecemos por considerar algunas cuestiones que salen reflejadas en este artículo de The Economist. PISA, como el informe más influyente sobre los resultados educativos comparables en el mundo, pese a sus muchos fallos, lo podemos considerar como la referencia para cualquier aspecto que queramos analizar. Y, uno de ellos, es el gasto por estudiante. ¿Cuánto me tengo que gastar para mejorar mi educación?

Éste es un tema muy recurrente en España. Que si hay que gastar más, que si nunca es suficiente, etc. Es cierto que en los países pobres, a mayor inversión, mejores resultados. Pero eso mismo no se aprecia en los países desarrollados. Esta gráfica que adjunto a continuación, creo que habla por sí sola:

Gasto por estudiante y resultados PISA (Fuente: The Economist)
Gasto por estudiante y resultados PISA (Fuente: The Economist)

En los países desarrollados de la OCDE, ya veis que se vislumbra una recta prácticamente plana: es decir, que no por invertir más, se obtienen mejores resultados. Y esto, es algo que provoca que un estudiante de Polonia o Dinamarca, por ejemplo, saque los mismos resultados, pese a que éste último se gasta un 50% más de recursos que el primero. Es decir, que no por más gastar, se obtienen mejores resultados a partir de un determinado punto.

Podemos entender pensar que no va tanto del “cuánto” sino del “en qué”. La calidad del profesorado, el tamaño de los grupos (menos es más), las políticas de repetición de cursos (ay, España) o las políticas de integración de grupos de diferentes estatus socio-económicos, etc., son factores que sí parecen afectar mucho cuando un país llega a un determinado nivel de gasto. La siguiente gráfica, parece demoledora y habla por sí sola: menos repetición y absentismo, y más ciencia.

Cómo destacar en PISA (Fuente: The Economist)
Cómo destacar en PISA (Fuente: The Economist)

Por otro lado, me preguntaba estos días también qué aportaba a una sociedad unos mejores resultados de educación. Quizás pueda parecer una pregunta extremadamente sencilla, pues entiendo que nadie se opondrá a que una sociedad esté bien educada. Al fin y al cabo, las externalidades son realmente positiva. Salvo, claro, cuando quieres mantener un ferreo poder sin que la gente se entere de mucho.

Llegué así a la gráfica que les presento a continuación: la correlación entre la educación y la democracia.

Correlación entre democracia y educación (Fuente: Our World in Data)
Correlación entre democracia y educación (Fuente: Our World in Data)

No es difícil de interpretar. La educación aporta a una sociedad sostenibilidad en las instituciones políticas democráticas, tanto porque aporta a cada un deseo de ser un agente activo político (participar en elecciones, interesarse por los temas clave, incluso llegar a ser candidato, etc.), así como por la promoción del sentimiento de servicio público que tiene.

Como se puede apreciar en la gráfica, en esos países en los que desde los años 1970 han visto un incremento importante a nivel educativo, también lo han visto a efectos de su grado de democracia. Es decir, sistemas políticos abiertos, donde no hay límites a la participación efectiva y plena del ciudadano en el terreno político. Obviamente, estos resultados siempre se han de interpretar desde la cautela; la correlación no implica causalidad. No porque ahora nos pongamos a educar a toda la población de los regímenes más cerrados vamos a conseguir llevar la democracia allí.

¿Cómo no preocuparse por algo socialmente tan sensible como es la educación? Los resultados PISA nos alumbran muchas pistas y campos donde podemos mejorar. Y los resultados democráticos, nos permiten ver su importancia en la “foto global” de una democracia. Lo importante, al fin y al cabo, es que nadie ponga en duda la importancia de educarnos. Y sobre todo, de buscar continuamente esos espacios de mejora y habilitarlos. Sigamos mejorando en ello, con o sin más resultados PISA.

La desaparición de los trabajos rutinarios: los e-sports, oferta y demanda, y el valor humano añadido

Sigo muy preocupado por todo lo que tenga que ver con la automatización del trabajo. Básicamente, porque creo que seguimos bastante expectantes. Sin mucha acción. Quizás tengamos que pensar mucho aún. Diseñar la estrategia. Y luego actuar. No lo sé. También quizás pudiéramos empezar a probar alguna política, acción o programa, que ayude a lo que cada vez parece más evidente. Ya lo comenté en el anterior artículo.

Un ámbito en el que me voy a interesar a corto plazo es el estudio de los tipos de ocupación y su mayor o menor susceptibilidad a la automatización. Básicamente, para pasar de un “discurso generalista” a un discurso más concreto. Que pueda contribuir a la reflexión y acción en las sociedades que tengo el placer de vivir (Euskadi, España).

Es complicado comenzar a hablar de la automatización del trabajo y no hablar de los trabajos rutinarios. Tiene ya unos dos años, pero esta gráfica habla por sí sola:

Auge de los trabajos no rutinarios y caída de los trabajos rutinarios (Fuente: wsj.net)
Auge de los trabajos no rutinarios y caída de los trabajos rutinarios (Fuente: wsj.net)

Como se puede apreciar, desde la “gran irrupción de las tecnologías digitales” (que tampoco tienen una fecha de comienzo, pero vamos a fijar en 2001), el empleo se ha venido creando en trabajos no rutinarios. Es decir, en aquellos donde el valor añadido de nuestro trabajo no es mover objetos, introducir información, computarla o recoger órdenes y actuar en consecuencia. Es decir, en aquellos trabajos donde tenemos que hacer algo más que esto último. Pensar, diseñar, construir de la nada, etc. El cerebro y nuestras capacidades cognitivas, ahí no tienen rival (al menos hasta que la computación cognitiva nos pueda dejar atrás también en eso).

Pero, en los trabajos rutinarios, los robots, cada vez son mejores que el propio humano haciendo esas cosas. Y encima, pueden trabajar sin parar, no tienen ocio personal, ni familia, etc. Podría aquí yo introducir un discurso social y ético; pero que entiendo no aporta nada a lo obvio. Si un robot lo hace mejor y encima sin parar, mejor centrarnos en otra cosa.

Uno, intuitivamente, podría pensar que la principal razón de esta caída del empleo rutinario es la propia automatización. Es la hipótesis que muchos han venido manejando. Incluso mi razonamiento anterior podría llevar a pensar eso. Sin embargo, las causas y efectos son siempre mucho más complicadas de explicar que la mera intuición. Por eso, me he puesto a investigar un poco sobre el tema. Y me he topado con este artículo, recién publicado (Diciembre de 2016), titulado “Disappearing Routine Jobs: Who, How, and Why?“.

Fuente: http://www.nber.org/papers/w22918
Fuente: http://www.nber.org/papers/w22918

Los autores hablan sobre cómo la desaparición de trabajos rutinarios parece que podría tener poco que ver con la automatización. Tendría más que ver con los deseos de las personas de dejar de hacer esos trabajos. Vamos, una situación de oferta-demanda tradicional, en la que el salario baja tanto por los efectos entre la curva y demanda tradicional, que a las personas, ya no les estaría interesando hacer esas labores. De esta manera, parece que el salto hacia puestos de trabajo de cualificación superior, sería más fácil, al tener también la voluntad del trabajador de hacerlo.

Todo esto, en cierto modo, me recordaba a este otro artículo que leí hace unos meses: “Why more young men are choosing video games over a job“. Un estudio publicado en este septiembre de 2016 por investigadores de la universidad de Princeton, exponía cómo muchos jóvenes con estudios universitarios, optaban por quedarse en casa jugando a videojuegos que ir a trabajar. Muchos pensarían que es por puro ocio; pero no, se trata de otra nueva profesión, de la los e-sports, de la que ya he hablado, y encima con bastante optimismo.

Why more young men are choosing video games over a job (Fuente: http://www.csmonitor.com/layout/set/amphtml/USA/2016/0925/Why-more-young-men-are-choosing-video-games-over-a-job?client=safari)
Why more young men are choosing video games over a job (Fuente: http://www.csmonitor.com/layout/set/amphtml/USA/2016/0925/Why-more-young-men-are-choosing-video-games-over-a-job?client=safari)

Y no, no es tanto un tema de no encontrar “otra oportunidad”, sino que es un tema de preferencia. En el informe “Trends in Psychological Well-Being“, además se muestran más contentos y satisfechos que sus pares desempeñándose en esos trabajos rutinarios que señalábamos al comienzo. Es más, el informe de Princeton dice que, esta tendencia es tan importante, que enre un 20 y un 33% de la reducción de las horas de trabajo se puede atribuir a personas que ya se dedican a los e-sports. ¿Por qué tanto los juegos? Parece que el esquema de incentivos que les propone (que dominan y conocen) es más atractivo, que el de un empleo.

De hecho, en este otro artículo, se puede leer cómo el grupo con menor transición hacia los puestos de trabajo rutinarios son precisamente los jóvenes. Independientemente de sus estudios. Esto hace que podamos pensar que las alternativas que tienen hoy en día frente a los trabajos rutinarios, les está haciendo valorar esas otras oportunidades, que, encima, les motivan más.

El declive de los trabajos rutinarios entre los jóvenes (Fuente: http://www.voxeu.org/sites/default/files/image/FromMay2014/cortes%20fig1%201%20oct.png)
El declive de los trabajos rutinarios entre los jóvenes (Fuente: http://www.voxeu.org/sites/default/files/image/FromMay2014/cortes%20fig1%201%20oct.png)

Como hemos podido comprobar, estudiar los “porqué” del declive de los trabajos rutinarios no son fáciles de localizar. Y menos aún, en una época en la que gracias a la transformación digital de la economía, no paran de salir oportunidades y alternativas a las que dedicarse. De ahí que el salario (curva de oferta y demanda), no resulte atractivo. Y los e-sports, como un ejemplo ilustrativo, una alternativa realmente buena. Veremos cómo sigue todo esto.

 

El empleo en sectores más competitivos y el corredor Blue Banana

Buscando información sobre la distribución del empleo en la Unión Europea en términos de “tipología” de trabajo, me he encontrado con este mapa que quería compartir con vosotros por su expresividad:

% de empleo en sectores más competitivos y avanzados en las regiones de la Unión Europea (Fuente: https://i.redditmedia.com/Kd9oYkv-fEn9mSZ_zdV_SY71SHdEAgmI--3O-NYp6H0.png?w=779&s=fbb55b25fdb1b2fc76116ddc8ce8fc56)
% de empleo en sectores más competitivos y avanzados en las regiones de la Unión Europea (Fuente: https://i.redditmedia.com/Kd9oYkv-fEn9mSZ_zdV_SY71SHdEAgmI–3O-NYp6H0.png?w=779&s=fbb55b25fdb1b2fc76116ddc8ce8fc56)

Básicamente, se trata de este informe que intenta poner en comparación a las diferentes regiones en términos de industrias intensivas tecnologías manufactureras avanzadas e intensivas en conocimiento. Para poder comparar las regiones, se basa en una clasificación de cuatro familias respecto a tecnologías manufactureras: (1) Tecnología avanzada (farmacéutico, TIC, etc.); (2) Tecnología media-alta (químicos, electrónica, piezas de automoción, etc.); (3) Tecnología media-baja (derivados del petróleo, plástico, metales, etc.); (4) Baja tecnología (agricultura, ganadería, tejidos, muebles, etc.). Y coloca en cada una de estas familias los tipos de empleo (algunos ejemplos ya he puesto entre paréntesis.Y en relación a las industrias intensivas en conocimiento, también, introduce una clasificación que va desde Servicios Intensivos en Conocimiento (los conocidos como KIS), a otros que lo hacen menos. La base de datos y los resultados del mapa, los podéis encontrar aquí.

Clasificación de los empleos por uso tecnológico avanzado y conocimiento (Fuente: Eurostat)
Clasificación de los empleos por uso tecnológico avanzado a la hora de la producción (Fuente: Eurostat)

Cuando hablamos de las cifras de empleo, que estamos creando empleo, que hay mucho temporal, que se genera pocos puestos indefinidos, etc., siempre me acuerdo de este tipo de informes. Obviamente, no forman parte del debate público en España. No interesa. Ya ven cómo salimos a nivel de comparación con el resto de Europa. Ninguna región de España puede competir de tú a tú con regiones competitivas y con mucho uso del conocimiento como las que tienen Alemania, Reino Unido, Dinamarca, Países Bajos, Suecia, etc.

Y esto, tiene mucha relación con cuestiones como la educación o los servicios sociales. Un servicio, una industria, será intensiva en el uso de conocimiento, cuando el % de personas que trabajan para dicha empresa u organización con estudios superiores superan un cierto umbral. ¿Se acuerdan cuando hablé de la supuesta sobrecualificación en España? Decía esto:

Y, en segundo lugar, parece que otra explicación a considerar es la parte de la “demanda laboral de universitarios“. Es decir, ¿cuántos puestos de trabajo para universitarios hay en España? La gráfica que adjuntamos a continuación, muestra como España, es uno de los países con menores porcentajes de demanda laboral de titulados universitarios. Esto se cumple para casi todos los “niveles de trabajo” que hay: directores y gerentes, profesionales y técnicos y profesionales de apoyo.

Es decir, que cuando queremos debatir sobre el empleo que estamos creando en España, y cómo poder dotar de mayor competitividad al país, creo que debiéramos acordarnos siempre de este tipo de gráficos. Que nuestros egresados universitarios no salgan en el top de esa clasificación, tiene mucho que ver con el “tipo de empleo” menos competitivo y menos intensivo en el uso del conocimiento que se genera en España.

Otra de las curiosidades que deja este mapa, más allá de esta primera reflexión hecha, es el corredor “Blue Banana”, ese eje Manchester-Milan que congrega a 111 millones de personas dentro de la Unión Europea. Fíjense en el mapa siguiente, donde se concentra este eje de urbanización:

Eje Manchester-Milán, Blue Banana (Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/03/Blue_Banana.svg/350px-Blue_Banana.svg.png)
Eje Manchester-Milán, Blue Banana (Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/03/Blue_Banana.svg/350px-Blue_Banana.svg.png)

El creador de este concepto, Roger Brunet, quiso reflejar al corredor urbano de servicios e industrias que se concentran en dicho espacio, como una manera de representar esa parte de la Unión Europea que consideraba más “activa”. Básicamente se dio cuenta que en ese corredor se concentraban las rutas comerciales históricas de la UE, donde en consecuencia se habían venido acumulando un mayor capital industrial. Además, también es la zona de la UE con una mayor densidad de población:

Densidad de población en el corredor Blue Banana (Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/02/Population_density_Europe.png/350px-Population_density_Europe.png)
Densidad de población en el corredor Blue Banana (Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/02/Population_density_Europe.png/350px-Population_density_Europe.png)

Como ven, ese eje sigue siendo hoy en día (con la excepción del norte de Europa y los países escandinavos) las zonas más activas en términos de sectores más competitivos y dinámicos en términos de la intensidad de uso de conocimiento en el día a día. Por lo tanto, muchos han señalado a este corredor como “el mejor lugar para hacer negocios de Europa”. El problema que suele haber cuando una política tiende a fortalecer aún más este tipo de concentraciones es que se pueden dejar de lado zonas que de ser promocionadas y empujadas podrían llegar a incorporarse a este tipo de situaciones ventajosas.

Ya ven cómo, el debate de la creación de empleo tiene que incorporar estos elementos de reflexión. Que estemos creando empleo, no nos viene a sugerir que lo estemos haciendo en términos de calidad, competitividad y sostenibilidad futura. Y esto no solo es un problema del mercado de trabajo, sino también de la oferta competitiva de nuestras empresas. Y del tamaño de nuestras empresas claro. El empleo, esa asignatura pendiente.

La Premier League se podrá seguir en Twitter

He hablado de Twitter en muchas ocasiones. Es siempre fuente de conversación en el sector entender cuál puede ser su futuro, si finalmente será vendida a alguna de las grandes, o seguirá siendo una empresa independiente, tratando de pelear en el siempre complicado terreno tecnológico. Siempre ha tenido el mismo riesgo que ha corrido Yahoo: no tener claro si es una empresa tecnológica o de contenidos.

Cuando hablé de su última gran caída en bolsa, ya hacía referencia a que parece que ahora tienen más claro que nunca que son una empresa de contenidos. Que su valor es precisamente el dotar de contenidos de calidad a los usuarios, tratando luego de monetizar los mismos a partir de acuerdos publicitarios. Y, de esta manera, íbamos acercando Twitter cada vez más a un escenario televisivo, en el que el usuario podría seguir la actualidad en Twitter, recibiendo anuncios como ya nos pasa cuando vemos la TV.

En esta línea, Twitter acaba de firmar un acuerdo con Sky Sports para la retransmisión en tiempo real de los momentos clave de los partidos de la Premier. Lo hará, a través de la cuenta oficial de Twitter de Sky, que cuenta actualmente con 3 millones de seguidores. Sky, que se ha dejado la friolera de 4.200 millones de libras en los derechos de 126 partidos de la Premier durante los próximos tres años, busca así nuevas maneras de monetizar su inversión. Por otro lado, Twitter busca una nueva manera, igualmente, de encontrar vías de ingresos. Una situación, buena para ambas partes a priori.

sky sports

El acuerdo entre Twitter y a Premier se circunscribe a la 2016/17. Y lo que deja claro es que Twitter, ante las dudas respecto a su futuro que ha generado “aquí y alla”, está pensando en sacar provecho de contenidos en el mundo del deporte. Ya hizo acuerdos similares para la Eurocopa de Francia este 2016 y para Wimbledon, con bastantes buenos resultados. Por lo tanto, un paso más para Twitter en su ligazón con el mundo del deporte. En este caso, con la liga con mayor número de seguidores y fans por todo el mundo.

La comparación con Facebook, en este escenario, parece inevitable. Facebook pagando a clubes y jugadores por usar su plataforma de vídeo, y Twitter llegando a acuerdos para retransmitir momentos clave de la liga más seguida del mundo en tiempo real a través de cuentas de Twitter. La diferencia radica en que a Facebook le valoran mucho sus 1.600 millones de usuarios mensuales, frente a los 310 de Twitter. Su crecimiento parece algo más estancado.

No obstante, no tiene por qué un mayor número reflejar un mayor valor siempre. Y esto Twitter parece que lo tiene claro. Mejor apostar por contenidos de calidad para ese usuario fidelizado que tiene. Pero, no por ello renuncia a la captación de un mayor número de usuarios. Por ello, durante 2015 y 2016, no ha parado de invertir en su plataforma de vídeo, especialmente pensando en las retransmisiones en tiempo real. El éxito de redes como Periscope o Vine, dejan entrever que el nuevo usuario de plataformas de Social Media quiere vídeos. Y los goles y momentos clave de la Premier, como pequeños vídeos que luego se puedan viralizar, parecen un contenido muy apropiado.

Este movimiento vuelve a poner encima de la mesa reflexiones interesantes. Por un lado, el cada vez más acentuado viraje de estas ex-redes sociales (Facebook, Twitter, etc.) a medios de comunicación que aprovechan contenidos de terceros. La funcionalidad de historias de Instagram anunciada ayer, parece encaminada en la misma línea. Son movimientos orientados a capitalizar los contenidos y dotarles de una sensación de tiempo real y de seguimiento de contenidos que en otra época se verían en la TV. Con la diferencia que ahora son los propios usuarios los que se pueden encargar de gestionar el movimiento e incluso creación de contenidos.

En segundo lugar, de nuevo, me vuelvo a acordar de mis queridos medios de comunicación. Este aura de romanticismo que siempre me hace acordarme de ellos. Tantos y tantos años leyendo periódicos, para que ahora vea como estas plataformas sociales sí están entendiendo el perfil del nuevo lector. Pero, lo que no veo es a estos medios tradicionales entendiendo lo mismo. El lector del futuro consume contenidos en plataformas sociales. E incluso lo hace ya en tiempo real. Entender esta tendencia es importante para que no perdamos su futuro.

Y, en tercer y último lugar, entender al deporte rey como una industria millonaria, con audiencias que se pueden beneficiar de la difusión de contenidos por Internet. Eso la Premier siempre lo ha tenido claro (horarios, nacionalidades de jugadores, patrocinadores regionales, etc.). Por eso, seguramente, Twitter haya empezado por allí.

En definitiva, Twitter alcanzado acuerdos en el mundo del fútbol para tratar de monetizar mejor y más su enorme red de contenidos y base de usuarios. Esperemos la evolución.

Equipos heterogéneos y su rendimiento: la excepcionalidad del Athletic de Bilbao

La heterogeneidad y multidisciplinaridad de los equipos de trabajo es algo que desde el mundo del management y las escuelas de negocio, se lleva trabajando y estudiando desde hace años. En general, se ha considerado siempre, que un equipo heterogéneo (considerando como tal muchas características -edad, género, intereses, disciplinas, etc.-) es bastante más eficiente que uno más homogéneo. Y como tal, desde el área de recursos humanos y sus investigaciones, se ha procurado siempre predicar la idea de mezclar personas diferentes para que salgan buenas ideas.

No es que esto haya cambiado, sino que en los últimos años, con la globalización, esto se ha acentuado. Ahí tenemos el caso de Silicon Valley con equipos de talento de prácticamente cualquier esquina del planeta. O cómo las empresas multinacionales mueven a sus equipos y los mezclan durante los primeros años de carrera, precisamente buscando ganar en ese rendimiento extra que se obtiene gracias a la integración de diferentes culturas, formas de trabajar, etc.

Hay muchos trabajos que se pueden encontrar sobre los costes y beneficios (el análisis que siempre hay que hacer) de cómo los equipos rinden contando con una diversidad importante. Es un tema recurrente en muchos foros: políticas públicas, reclutamiento, admisiones en las universidades, etc. Los beneficios, como decíamos al comienzo, son bastante conocidos. Sin embargo, en los últimos años, también los costes han salido a la luz. Y es que integrar personas tan heterogéneas no es sencillo; negociar empleando múltiples idiomas, tradiciones culturales, etc.

A este respecto, uno de los casos que me ha llamado la atención es este paper: “Heterogeneity and Group Performance: Evaluating the Effect of Cultural Diversity in the World’s Top Soccer League“. Un paper que analiza estos costes y beneficios de la integración heterogénea de personas para los equipos de fútbol. Lo hace para los equipos de las cinco principales ligas Europeas (España, Inglaterra, Francia, Alemania e Italia) que han participado en la Champions League de 2003 a 2012. El objetivo del estudio no era otro que entender cómo la diversificar en el grupo de jugadores afectaba al rendimiento. Los resultados, expresados de una manera gráfica, son éstos:

Fuente: Washington Post
Fuente: Washington Post

Los resultados parecen claros. Hay una relación positiva entre la diversidad y el rendimiento. Pueden ver cómo a los equipos que mejor les ha ido en los últimos años (entre ellos el Sevilla, que destaca especialmente), son aquellos que tienen una alta diversidad lingüística han obtenido mejores resultados que aquellos que no la han tenido. Para evitar posibles sesgos en el análisis, y tal y como se puede encontrar aquí, los investigadores han utilizado los valores de mercado de los jugadores y los clubes para corregir aquellos equipos que emplean a pocos jugadores extranjeros de éxito, y obtienen muy buen0s resultados.

Este trabajo me ha resultado interesante ahora que estamos en época de Eurocopa. Al parecer, otro de los resultados que aparentemente han descubierto es que aquellas selecciones nacionales cuyos jugadores de desempeñan en equipos con alta diversidad, obtienen mejores resultados. La Bundesliga, de hecho, que es la más diversa cultural y lingüística de las cinco principales, al parecer, beneficia mucho al juego posterior de la Alemana.

Otro beneficio de esto es el caso de jugadores nacionales que juegan en ligas extranjeras. Este efecto, al parecer, beneficia especialmente mucho a Brasil y Argentina, naciones conocidas por enviar a sus jugadores a Europa durante muchos años de su carrera profesional. Según esta lógica, Francia y Bélgica, pudieran ser las más beneficiadas por ello. Las casas de apuestas, al parecer, por eso juegan tanto a favor de ellas.

No quiero con esto hacer un llamamiento a construir equipos que tengan un jugador de cada país. Pero sí quiero con este caso enfatizar la singularidad del caso del Athletic de Bilbao. Por favor, no me malinterpreten. No soy un fanático del fútbol (pero sí me gusta mucho), y tampoco lo soy del Athletic de Bilbao. Pero sí soy de Bilbao, y veo lo que ocurre a mí alrededor. Y me gustan mucho los datos, por lo que detectar aspectos singulares es una de las cosas que más me gustan.

Y, en este caso, estamos hablando de una singularidad. Un club, que en sus 118 años de historia, solo ha jugado con jugadores del País Vasco (nacidos o criados). Y, además, con bastante éxito, a tenor de la competitividad de la liga en la que siempre ha jugado (especialmente desde la llegada de la democracia y la Ley Bosman), y sus partidos en Europa. Mi más sincera felicitación al Athletic de Bilbao. Siempre tiene que haber algún outlier de éxito en la norma 🙂

Sobre la subida del Salario Mínimo Interprofesional que propone Unidos Podemos

Hace cosa de 1 mes, el pasado 10 de Mayo, Podemos e Izquierda Unida, alcanzaron un acuerdo para presentarse conjuntamente bajo la marca Unidos Podemos en las próximas elecciones generales del 26 de Junio. El documento “Cambiar España: 50 pasos para gobernar juntos“, recoge hasta cincuenta puntos donde se recogen medidas de marcado carácter social y económico. Entre dichos puntos, uno de los que más me llamó la atención fue la subida de los 655 € de Salario Mínimo Interprofesional actual hasta los 900 en 2019 (que posteriormente ha salido como 950 € para 2020).

Intuitivamente, si a cualquiera de nosotros nos preguntan por separado si queremos que nos suban el salario, es bastante probable que nos pongamos bastante contentos. No obstante, otra cosa es cuando esa subida se hace en su conjunto. Por ello, una pregunta que cabría hacerse es si es una buena idea, para estimular la economía y nuestro bienestar global, reducir o aumentar salarios.

Me voy a centrar exclusivamente en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI en adelante). El SMI actúa como una barrera de entrada en el mercado de trabajo: debes aportar tanta productividad (al menos) como el valor que este salario tenga. Si no la alcanzas, al empleador, no “le sales rentable“. Y es que, a efectos de “mercado de trabajo“, el trabajo que aportamos, es otro factor de producción más, y como tal, supone un coste para una empresa. Por lo tanto, si no es “productivo” ese coste, para una empresa, no es adecuado.

La gran mayoría de estudios sobre aumentos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), exponen efectos limitados sobre el empleo a corto plazo y otros efectos más importantes a largo plazo que incluso reducen la creación de empleo. No es fácil, así, causalizar efectos a partir de la variable Salario Mínimo. Sin embargo, ellos apuestan por esta medida.

¿Por qué? Es bastante entendible que Podemos e Izquierda Unida, con un electorado marcadamente joven (ver este artículo que escribí recientemente en DEIA), quieran actuar en esta palanca. Los jóvenes y trabajadores con baja formación, son los que tienen, por desgracia, en nuestro país, los contratos más precarios. Por lo tanto, serían los primeros en verse beneficiados por un eventual aumento de cualquier barrera salarial.

Tenía entendido que los números no iban a ser muy favorables para esta propuesta de Unidos Podemos. Pero es que tras hacer el ejercicicio numérico que enseguida presento, las cifras me han dejado aún más preocupado por la falta de análisis numérico de esta medida.

Empecemos por conocer la situación “actual”. Para saber cómo está España a nivel de Salario Mínimo Interprofesional, me he ido a la siempre enriquecedora página de la OCDE. He cogido los datos de 2014, los últimos comparables publicados, y he comparado aquellos países de la OCDE que sí tienen un Salario Mínimo (la tan cacareada Dinamarca, por ejemplo, no lo tiene). Y me he quedado con la métrica Salario Mínimo Interprofesional en relación al salario mediano de cada uno de estos países. He cogido el salario mediano, por tratarse de países (entre ellos, España como el que más) con mucha desigualdad salarial. Para hacer las magnitudes comparables entre países he seleccionado los salarios en Paridad de Poder Adquisitivo y nominalizados a dólares de 2014. En definitiva, he tratado de hacer todo comparable y homogéneo para evitar sesgos en las magnitudes.

Como vemos en la siguiente gráfica, España está a la cola: aparece con un 41%, con países que distan de su modelo de bienestar (EEUU, Japón o Canadá) o grado de desarrollo económico y (supuestamente) social (Grecia o República Checa). Por lo tanto, es objetivamente afirmable que España tiene un SMI bajo. Y que debemos mejorarlo para hacerlo más acorde a otros modelos de bienestar.

De aplicar la subida a 950 €, como ven en la gráfica, pasaríamos a ser el país de la OCDE con mejor ratio SMI sobre salario mediano. Empatados con Francia y sus poderosos sindicatos. Pero por encima de países que no tienen modelos tan intensivos en factor trabajo como nosotros. Venimos de una burbuja inmobiliaria descomunal, con una generación entera afectada por el abandono de los estudios y la baja cualificación. El Valor Añadido Bruto de nuestras empresas ahí está.

Unidos Podemos quiere pasar de los 655 € actuales a 950 €. Es decir, una subida de un 45%. En 4 años, esa subida, me parece literalmente inasumible e insostenible (acuérdense de las barreras de entrada que decía al comienzo de este artículo). Por mucho que quieran introducir un nuevo modelo productivo, crear empleo (hablaremos en otra entrega de esa reducción del paro al 11%), las cifras no salen.

Quizás Unidos Podemos esté pensando que dado que ahora España está creciendo tan bien (aunque venimos de donde venimos), quizás es que los salarios reales medios también van a subir en esas horquillas de entre 40 y 45%. Por eso, me he vuelto a hacer la pregunta sobre lo que hubiera pasado en los últimos 15 años.

En la siguiente gráfica, veis la evolución de los salarios reales (descontada la inflación) medios de los países de la OCDE (de nuevo, en términos de PPA en dólares para hacer las magnitudes comparables). Aquí les dejo los datos brutos originales. Ningún país, en cuatro años, ha conseguido esas cifras de incremento (faltaría más, es una auténtica salvajada). Pero es que tampoco en 15 años. Eslovaquia (43.99%), República Checa (42.06%) y Noruega (40.52%) han conseguido los mayores incrementos de salarios reales medios. Los dos primeros, países que venían de una separación, y que partían de posiciones donde se pueden registrar altos incrementos (en torno a los 15.000 dólares). Crecer luego es más complicado. Y luego Noruega, que con petróleo y gas, es fácil registrar esa cifras. ¿De verdad cree Unidos Podemos viable hacer crecer esa cifra?

Ya para terminar. Ya casi nadie se acuerda, pero Podemos viene de 2014 de estar pidiendo un tope salarial (¡!). Ahora, viene con subir por abajo. Pero como ya dije en el artículo de Noviembre de 2014 hablando de su programa económico:

La baja productividad en España, creo que provocaría recortar por arriba, no subir por abajo. Por lo tanto, volvemos a un punto que ya ha salido en este largo escrito con anterioridad: los problemas de España son otros (productividad, regulaciones, poca competencia, etc.). Por lo tanto, estas medidas no sé cuán efectivas serían. Además, no la veo difícilmente salvable con cualquier medida de ahorro alternativa.

El mercado de trabajo es más complicado de lo que puede parecer. La competitividad de las empresas también. Y el salario mínimo para redistribuir en la negociación entre empresa y trabajadores, un aspecto difícil de concretar. Por ello, creo que Unidos Podemos debiera ser más moderado y centrar menos los mensajes en lo que sus votantes quieren escuchar.

Entendiendo a los millenials: el caso de las autocaravanas

Aquellos que se han hecho mayores con el paso de milenio los hemos venido a bautizar como millenials. Hay muchas definiciones y rangos de edad, pero por simplificar, vamos a quedarnos con aquellos que tienen actualmente entre 18 y 34 años. Es quizás una de las generaciones más analizadas de la historia desde múltiples perspectivas: social, cultural, de consumo, etc. Especialmente, porque es la primera generación que ha nacido en la era digital, esa palanca de revolución industrial que está suponiendo grandes transformaciones.

Son muchas sus particularidades. Pero entre ellas,  cabe destacar su sentimiento de ciudadano del mundo, su amplia educación, su gusto por la aventura personal y su perfil ahorrador. Esto hace que muchas de las actividades que todos hemos hecho a esas edades, sean diferentes a como nosotros las hicimos.

Una de las que más me ha llamado la atención, y por lo que quería escribir esta breve reflexión es su afición por la planificación de vacaciones “a su medida”. Para ellos, las autocaravanas parecen ser un elemento de mucho atractivo. Permiten un estilo de viaje en el que nuestros millenials ponen en práctica su perfil de ahorro, su estilo aventurero y sus ganas de conocer mundo. Al ser nativos digitales, emplean herramientas en la red para localizar las mejores ofertas, como las que se pueden encontrar en portales de Internet como Campanda. Con una rápida búsqueda en este portal uno se puede dar cuenta de las características que tanto les gustan al emplear herramientas digitales: un buscador sencillo que agrega toda la oferta para localizar cualquier aspecto que estén buscando (la personalización de la que hablábamos).

La tendencia parece al alza. Todos los veranos, como podemos ver en la imagen que nos acompaña, el interés por las autocaravanas crece, tanto en alquiler como en ventas. La localización geográfica de España hace que sea la mejor época para que nuestros millenials exhiban sus gustos. Una afición, como la de las autocaravanas, que refuerza mucho otros sectores, en los que también España es fuerte (campings, turismo de sol, etc.).

Búsqueda en Google Trends de "autocaravana" (Fuente: Google Trends)
Búsqueda en Google Trends de “autocaravana” (Fuente: Google Trends)

El seguir estas tendencias de los millenials, parece realmente interesante desde la óptica de los negocios también. A sabiendas de que un 70% de las compras comienzan en Internet, entender lo que buscan, qué preferencias tienen, cuándo y dónde lo buscan, etc., es interesante para poder plantear propuestas de valor personalizadas. Se trata del análisis de las huellas digitales, y del análisis de los datos sociales que van dejando, opinando especialmente sobre los servicios que compran, y que ya vimos influenciaban mucho la decisión de un consumidor.

En todo esto, el paradigma del Big Data tiene también elementos que aportar. Todos esos datos que dejan en las tres principales fuentes digitales (buscadores, redes sociales y medios especializados), permite a muchas empresas del sector turístico personalizar su oferta y ajustarla de la mejor manera posible a sus preferencias. Es más, incluso desde una óptica de oportunidad para la innovación y el emprendimiento, si estuviera operando en el sector, seguiría estas tendencias para poder tratar de adelantarme a la competencia.

La transformación digital no solo ha desintermediado cadenas de valor para construir nuevas propuestas, sino que también ha alterado muchos de los estilos de ocio de las nuevas generaciones. Los millenials, y su perfil ahorrador, aventurero y global, hacen que las autocaravanas se conviertan en un ejemplo de nuevas oportunidades para satisfacer sus gustos. ¿A qué esperas para innovar en tu sector acorde a nuestros millenials?

Netflix, su valor y el Big Data ético para las estrategias customer-centricity

Desde hace unos meses, en España podemos disfrutar de Netflix. Lo que comenzó siendo una plataforma de alquiler de DVDs (así la conocí precisamente cuando viví en EEUU, recogiendo sus DVD en mi buzón), se transformó rápida y ágilmente en una plataforma de televisión por Internet que ha cambiado en parte el mercado del entretenimiento. Ofrece series y películas en streaming. No más. Ni menos. Esto hace que en EEUU sea la responsable del 36% del consumo de tráfico de datos.

No vengo hoy a hablar de su oferta de entretenimiento (que por cierto, no solo distribuye, sino que también produce). Sino que vengo a hablar de otros valores de la compañía de los que se suele hablar menos: tecnología, datos y “customer-centricity. Y esto, que la convierte en una empresa tecnológica más, hace que valga hoy en bolsa 43.700 millones de dólares. Cogiendo datos del IBEX-35 de hoy en España, solo Telefónica, el Santander e Inditex valen más. Mientras estas tres últimas están continuamente en pleno proceso de transformación digital, Netflix, es  y nace digital. Y esto hace que su valor pueda seguir escalando rápidamente (más que el resto, vamos). Ya hablamos en el artículo anterior de cómo lo digital traía valor.

Evolución de la cotización bursátil de Netflix (Fuente: Yahoo Finances)
Evolución de la cotización bursátil de Netflix (Fuente: Yahoo Finances)

Netflix está en pleno proceso de crecimiento. El pasado 6 de Enero, su CEO Reed Hastings anunció que la plataforma llegaría a 190 países. Actualmente ingresa 1.823 millones de dólares, 43 de beneficio, para un volumen de 75 millones de usuarios. ¿Cuántos usuarios les quedan aún por captar? Muchos, muchísimos. Y ahí se va a centrar su estrategia y el valor que quieren aportar al usuario. De lo que quería hablar en esta entrada.

Netflix centra su estrategia en la personalización. Cada persona, cada contexto, una oferta diferente. Lo que ha hecho estos años es construir su valor de marca en saber lo que desean los usuarios. Una vez que accedes por primera vez, verás, que todo está centrado en aprender sobre ti. Toda interacción, ya sea por visionado, como por navegación, abandono de una búsqueda, de lo que opinamos, desde qué dispositivo lo hacemos, sobre lo que buscamos, patrones de visualización por el momento del día que lo hagas, etc. etc. es guardada, para luego ofrecerte una experiencia mejorada. Es decir, el “Big Data”, aplicado en beneficio del que genera los datos. Esto sí es un “Big Data” ético, muy parecido a lo que suele decir Javier Goikoetxea de Next Seguros.

Se trata, así, de un sistema de recomendaciones personalizadas que no para de aprender de ti. Y es que nuestros gustos, no son tan estables como puede parecernos. Por eso es bueno que la tecnología nos sirva a nosotros mismos, mientras bajo un modelo de confianza y ético va aprendiendo sobre nosotros. Los datos solo serán usados para mejorar nuestra experiencia. Una estrategia centrada en el cliente, sobre el que Netflix diseña sus procesos, la operativa y su tecnología. Esto sí es un proyecto digital de valor.

Las recomendaciones se producen a nivel de usuario, es decir, tantas personas por hogar haya. Estos perfiles por persona (algo que no se puede conseguri con las TV “de toda la vida“), además, llega a cualquier dispositivo que tenga conexión a la red. Es más, permite adaptar la velocidad de Internet al dispositivo y la calidad de la conexión. Por lo tanto, la experiencia de visionado queda muy mejorada frente a otras alternativas. 

La suscripción se puede cancelar en cualquier momento. Un modelo arriesgado. Pensemos que cuando nos obligan a estar con un año de mantenimiento, lo que nos viene una marca a decir es que como el mercado está tan competido, y nos tienen que hacer tanto descuento, al menos debemos estar un año para que ellos no pierdan dinero. Cuando Netflix ofrece este modelo de “TV del futuro”, abarcando nichos de espectadores específicos (el modelo de larga cola), donde el espectador puede elegir lo que quiere ver y el ritmo al que lo hace, e irse cuando quiera, lo que viene a decir es que no compite por precio, sino por valor.

Es cierto que en España se va a encontrar con competencia (el catálogo de series de Movistar+, que encima, es superior al de Netflix). Algunos dicen que Netflix en España tendrá también que “competir” con la mal llamada piratería y la cultura del “todo es gratis” que al parecer impera en España. Aquí, y dado que ya he hablado de ello en el pasado, me parece que volvemos a mezclar cosas. Que en España no tuviéramos esta oferta quizás también tendría mucho que decir. Es más, en Australia se ha reducido la piratería un 27% desde que ha llegado Netflix.

Por otro lado, la incorporación a los aviones o los trenes de WiFi no será solo una respuesta a las demandas de los pasajeros. También puede convertirse en una fuente de ingresos muy importante para los productores de contenidos como Netflix. A los que viajamos con frecuencia, los operadores y aerolíneas nos pueden modelizar con mucha precisión. La audiencia está “atrapada” y conocemos bastante bien su perfil. Y encima, una publicidad selectiva y eficiente. Un modelo que puede venir para quedarse. A diferencia de las redes sociales y sus estrategias de generación de contenidos gratuita (donde la publicidad sigue siendo muy “masiva” e “intrusiva”), estamos hablando de una monetización con inversión en contenidos. Aquí, de nuevo, se puede “entender mejor” el uso del Big Data para ello.

Y claro, toda esta información de consumo, deseos, abandonos, etc. Netflix la usa también como productor. Y esto les permite producir películas y series adaptada a las tendencias del mismo. Toda la cadena de valor de la industria del entretenimiento engranada y sincronizada gracias a los datos (lo mismo que hace Inditex con la ropa). Y todo ello, gracias a tener una estrategia digital centrada en ofrecer ese valor añadido al usuario.

¿Veremos estas estrategias en otros sectores de contenidos? ¿los periódicos? ¿las revistas? Interesantes tendencias. Poniendo al consumidor en el centro, creo que puede haber importantes cambios, y mejoras importantes de los retornos y la famosa “monetización” del valor generado en esta era digital.