La información veraz cuesta dinero

By | 27 abril, 2017

3 minutes

Sí, si ustedes quieren información veraz, deberemos financiarla entre todos. Deberemos pagarla y valorarla. Básicamente, porque desde el momento en el que la generación de información escapa de los controles de los medios de comunicación, y cualquiera puede montar un negocio para ganar dinero con noticias falsas (léase el caso de jóvenes en Macedonia), se preveen tiempos duros para la información veraz.

Y digo esto porque el otro día, en el marco de una entrevista que me hizo La Ser, salió este tema. Como sabéis, estoy últimamente muy activo con el tema (con la sección Fake News en Boulevard de Radio Euskadi, en el blog y en otras entrevistas). Quizás porque los que hemos comprado periódicos en papel desde pequeño, los que escuchamos la radio constantemente o los que vemos el telediario para cenar, somos conscientes de la importancia y el valor que tiene leer, ver o escuchar información en la que puedes confiar. En la que no tienes que activar el investigador que todos llevamos dentro para saber si lo que estoy leyendo es cierto o no.

Los medios de comunicación han sufrido y están sufriendo una transformación importante en los últimos años. Especialmente, derivado de la transformación digital de los canales de distribución de su información (quizás, de manera más acusada, por las redes sociales y la movilidad del lector). Les estaba costando rentabilizar unos contenidos que siguen siendo igual de caros. Una particularidad que tienen sectores como la generación de conocimiento/información o la educación (por citar dos a los que me dedico), es que son difícilmente industrializables: yo para dar una clase o escribir un artículo en un periódico, necesito investigar, leer, contrastar, etc. Eso, no hay robot o algoritmo que automatice. Sí, aceleran parte del proceso, pero la parte sustantiva (la creación creativa y original), sigue siendo un monopolio del humano.

Pero con la irrupción digital, ahora hay más competencia. Las barreras de entrada se han reducido, por los menores costes de distribución de la información. Hay más periodismo que nunca. Por lo que la “tarta” del anunciante hay que distribuirla entre más. Y eso obviamente hace que a una estructura de costes que es difícil de aligerar, le suponga contrarrestar a unos ingresos cada vez menores. Difícil ecuación.

Pero parece que es era de la posverdad de la que tanto hablamos últimamente, pudiera cambiar esa tendencia. Pudiera la gente haberse dado cuenta que la información veraz cuesta dinero. Mikel Segovia, en esta entrevista que me hizo en El Independiente, hablaba en clave de “La mentira, el gran negocio de las redes sociales“. Paradójicamente, este “gran negocio”, ha traído que el lector que solo quiere consumir verdad, valore más lo que tenía.

La mentira  el gran negocio de las redes sociales en tiempos de posverdad

La mentira el gran negocio de las redes sociales en tiempos de posverdad

Son datos de EEUU, pero quizás sea interesante conocerlos por aquí, para darnos cuenta también de ello: en el último trimestre (Q1 de 2017), la edición digital del New York Times ha ganado 276.000 suscriptores. En papel consiguió 25.000 nuevos clientes (¡!). Son los mejores datos de los últimos seis años. El Washington Post ha aumentado el número de nuevos suscriptores un 75% durante las elecciones americanas. También tienen datos positivos CNN, MSNBC e incluso la propia Fox. Definitivamente, si la era digital trajo crisis en el sector, quizás la “excesiva digitalización” (la era de la postverdad), ha producido una regresión a la media en el sector.

En el Congreso de Periodismo Digital de Huesca, escuché con mucha atención la entrevista que Nacho Escolar le hacía a Julia Otero. En el marco de esa conversación me gustó mucho una pequeña historia que contó Julia, que me permite elevarla a metáfora de lo que hoy estoy escribiendo. Julia hablaba sobre la importancia de pagar por la información de calidad. La generada con un método de investigación y contraste. Eso que decía anteriormente que no se puede industrializar y que cuesta dinero. Decía, literalmente:

“La investigación es cara. Si no se paga por la información, no se puede pretender que sea veraz”

Contaba la anécdota sobre cómo eldiario.es (el medio digital que dirige Nacho Escolar), para fundamentar la acusación al ex-ministro Soria sobre las vacaciones en el hotel de lujo de Punta Cana, tuvo que enviar hasta dicho hotel a un periodista. Fue el método para demostrar la veracidad de la denuncia que hacían. Y eso, obviamente, tiene un coste… que si debe hacerse para todas las noticias, es difícilmente rentable.

Y es aquí, como corolario, donde ella decía ese famoso mantra de Internet, que nos acompaña desde hace mucho tiempo, pero quizás todavía tenemos que seguir divulgándolo:

“Si no eres el cliente, eres la mercancía. Si tú no pagas, eres el producto”.

A lo que quizás podamos añadir que si acabamos todos siendo mercancía, la información veraz, pudiera irremediablemente ser un activo realmente escaso. No estoy con esto haciendo un llamamiento a la suscripción de todos los medios digitales. Que cada uno elija lo que quiera, faltaría más. Pero sí por lo menos alertar, como decía al comienzo, que la información veraz cuesta dinero. Y que debemos ser todos responsables de nuestros actos si no lo valoramos.

One thought on “La información veraz cuesta dinero

  1. Jesus

    Hola Alex, buenos días
    muchas gracias por la reflexión que aportas hoy mismo. Es muy relevante y además justificada.
    En todo caso, seguramente porque soy un ingenuo convencido, dónde está la ética de los periodistas, de los investigadores… Hay casos en los que grandes investigadores regalan su investigación de manera totalmente gratuita, porque creen que es su forma de contribuir a la mejora del mundo.
    Sobre el ejemplo que pones de ese periódico digital que envía un periodista hasta no se qué parte el mundo… ese pago tampoco creo que garantice que la información que se logra es veraz, ni mucho menos.
    Un abrazo cordial y gracias de nuevo
    Jesús

    Reply

Responder a Jesus Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *