El ROI de ir a la universidad en el Siglo XXI: ciencia, tecnología e ingeniería

By | 6 septiembre, 2016

3 minutes

Como sabéis, la inquietud que tengo por la educación, nuestra responsabilidad social y su aportación al conjunto de las sociedades, es algo que me preocupa y ocupa. He escrito sobre ello en numerosas ocasiones. Y, en muchas ocasiones, he enfatizado la importancia de no entrever la utilidad de estudiar con encontrar un gran trabajo. No digo que esto no sea importante, pero lo que sí digo es que no puede ser la única motivación para seleccionar un estudio frente a otros.

El conocimiento aporta al conjunto de las sociedades más desarrollo, más ciencia básica, más libertad y autonomía del individuo, etc. En definitiva, aporta mucho más en su conjunto que al estudiante en particular. Sin embargo, dado que la elección del estudio es individual, ya puedo yo escribir en este humilde blog lo que sea, que al final el estudiante determinará sus estudios en función de sus prioridades.

Y, una de las que más destaca, son las salidas profesionales. Sobre esto, en cierto modo, ya he hablado. Especialmente cuando hablé de la “Sobre la (supuesta) sobrecualificación y el papel de las universidades”. En ese artículo decía eso de:

[…] ¿Cuántos puestos de trabajo para universitarios hay en España? La gráfica que adjuntamos a continuación, muestra como España, es uno de los países con menores porcentajes de demanda laboral de titulados universitarios. Esto se cumple para casi todos los “niveles de trabajo” que hay: directores y gerentes, profesionales y técnicos y profesionales de apoyo.

Y, uno podría pensar, que entonces, un título universitario no garantiza nada. Bueno, que el mercado laboral en España tenga ciertas disfuncionalidades, efectivamente, puede hacer extraer conclusiones erróneas. Pero ya digo que no es el caso. En 1972, una persona con estudios universitarios entre 25 y 34 años podía esperar a ganar un 22% más que una persona en esa misma franja de edad sin título universitario. Esta diferencia salarial, hoy en día, ha crecido hasta el 70%. Por lo tanto, desde una óptica eminentemente utilitarista (que ya he dicho antes que no es la única que hay que hacer, pero sí la que en la gran mayoría de las ocasiones hacen los estudiantes), sí, estudiar una carrera universitaria, en 2016, tiene un fuerte incentivo salarial y de desarrollo de carrera profesional.

Son datos que he extraído del Urban Institute, un think tank que estudia este tipo de cuestiones desde Estados Unidos. Hay otro estudio que va más allá. Es de la empresa de investigación PayScale, que determina el retorno sobre la inversión de los títulos universitarios para cada área de conocimiento. The Economist, se hizo eco de ello hace unos meses, y preparó esta gráfica que reproduzco aquí por su expresividad:

El ROI sobre títulos universitarios en áreas de conocimiento en EEUU (Fuente: The Economist)

El ROI sobre títulos universitarios en áreas de conocimiento en EEUU (Fuente: The Economist)

Como se puede apreciar, esas burbujas que salen en la parte superior para los estudios de “Ingeniería, ciencias de la computación y matemáticas”, destacan por encima del resto. El retorno sobre la inversión durante 20 años es, de media, de un 12%. Una rentabilidad de ese tipo hoy en día, con los tipos de interés por los suelos, no sé dónde lo podemos encontrar. Por lo tanto, sí, podemos afirmar que ir a la universidad, es una inversión muy rentable para cualquiera de nosotros. No creo que este mismo estudio para España o Europa en general, ofrezca resultados muy diferentes.

Otro aspecto destacable de esta gráfica es la ordenación de las referencias en el eje de la X. Es un eje que representa la tasa de admisión de estudiantes para cada universidad americana. Es una métrica muy empleada en EEUU para reflejar la “calidad de las universidad”. Si admito a poca gente, eso querrá decir que soy exclusivo, y por lo tanto, más atractivo para un eventual estudiante. Pero, como siempre, a un coste. Bueno, mejor dicho, para una inversión.

Pero como se puede apreciar, es realmente ilustrativo que apenas varíe ese ROI del 12% para todas las universidades. Las universidades menos prestigiosas, casi no se diferencian en esa cifra. Esto me lleva a pensar que los estudiantes que quieran priorizar estudios, quizás se tuvieran que preocupar menos por la universidad en sí, y más por el área de estudio. Insisto que esta no es la lectura que creo que debiera hacerse, pero sí por lo menos la que muchos hacen. Atiendo anualmente a un volumen importante de familias e hijos como para poder tener esta interpretación. Por desgracia, difícilmente cambiable, me temo.

Por todo ello, sí, os invitamos a estudiar nuestra fascinante área de ciencia, tecnología e ingeniería. Necesitamos más científicos e ingenieros. Hemos desarrollado a las sociedades desde que empezamos a comer a través del fuego, hasta que hemos creado Internet y todos sus derivados de la gran última revolución industrial.

El Retorno sobre la Inversión (ROI) de ir a la universidad en el Siglo XXI es muy alto. ¿Te lo vas a perder?

4 thoughts on “El ROI de ir a la universidad en el Siglo XXI: ciencia, tecnología e ingeniería

  1. Jesús

    Hola Ale, muchas gracias por la reflexión.
    Con tu permiso, me gustaría incluir otra variable en el tema de la selección de estudios: la vocación, la pasión, el corazón…
    Puede ocurrir que un humilde maestro no pueda acceder a grandes puestos (bueno tenemos el ejemplo del Sr. Lehendakari), pero el contacto con la infancia, además de rejuvenecer, hace vibrar el corazón en cada sonrisa, en cada mirada, en cada día que se está al lado de esos niños maravillosos que habitan en nuestras escuelas.

    Un saludo cordial

    Jesús Marauri

    Reply
    1. alrayon Post author

      Buenos días Jesús,

      sin duda alguna. Por eso comentaba al inicio del artículo que era consciente de que estaba simplificando mucho quedándome con el ROI como variable de “medición”. La vocación es fundamental, y creo que para muchos de nosotros, una prioridad frente a la alternativa económica. Así que totalmente de acuerdo.

      Muchas gracias por tu aportación.

      Saludos,

      Reply
  2. Carlos Alonso

    Necesitamos más informáticos, pero es la pescadilla que se muerde cola: necesitamos que los actuales estén mejor pagados para que se incentiven nuevas incorporaciones. Creo que si se hace un análisis específico de los informáticos en España sí que saldrían resultados diferentes.
    En 1987 el sueldo de un informático era 15.000 €. Hoy se contrata por lo mismo o menos (https://shar.es/1ZjRmL). Al final los chavales que están eligiendo carrera siempre conocen a algún informático, ven cómo vive (salario y condiciones) y hacen cuentas si merece la pena el esfuerzo…
    Esto enacaja con la necesidad de que haya más puestos técnicos cualificados de alto nivel que has mencionado en otros posts.

    Reply
    1. alrayon Post author

      Hola Carlos,

      gracias por tu comentario. Sí, efectivamente, el perfil del “informático” tiene bastante campo de mejora actualmente. Quizás, en primer lugar, por la responsabilidad de todas las partes: tanto empresas proveedoras (esos salarios que comentas), como desde la parte contratante y lo que está dispuesta a pagar por proyectos (que cada vez se ve más como un utility cuando es un campo donde el valor añadido de un proyecto a otro, de un equipo a otro, es bastante diferente). Yo creo que el tema de los salarios da para mucha reflexión de todas las partes: empresa contratante, empresa que provee de la solución y el propio profesional. Un sistema difícil de “romper” y “arreglar” pero que veo que nos ocupa y preocupa a muchos. Así que espero podamos encontrar un mejor marco.

      Saludos,

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *