Las condiciones de un aula y sus efectos en el rendimiento del estudiante

By | 11 julio, 2016

3 minutes

Cuando hablamos de innovación en el aula, la conversación suele dirigirse siempre a métodos pedagógicos, utilización de nuevas herramientas y tecnologías digitales (cuando ésta no debiera ser la conversación) o incluso, la calidad del profesorado (que también sabemos es el factor más decisivo en el rendimiento del estudiante).

Eric Hanushek, un auténtico referente estos asuntos, en un artículo de 2011, enfatizaba mucho este último aspecto. Su principal conclusión partía de un hecho que muchas investigaciones y artículos han trabajado en el pasado:

“[…] Prácticamente ningún otro aspecto medible de las escuelas es tan importante como determinante del rendimiento académico de los estudiantes como los profesores

Me he topado, haciendo una investigación para otros asuntos, con un artículo que introduce un nuevo elemento en la conversación. El artículo se titula “A holistic, multi-level analysis identifying the impact of classroom design on pupils’ learning“, y básicamente viene a decir que el diseño de las aulas tiene una influencia clara en el rendimiento del estudiante. Es decir, cada vez hay más evidencia científica que la calidad del entorno educativo tiene un efecto positivo en el rendimiento de los estudiantes.

Y, fijénse en la siguiente figura que incorporan en el artículo, donde introducen una visión en tres dimensiones:

  • Nivel de estimulación: colores, equilibrio entre apertura y espacios cerrados, espacios para el juego, etc.
  • Individualización: densidad, flexibilidad, etc.
  • Naturalidad: calidad del airea (que sea fresco), temperatura ambiental, sonoridad (interior y exterior), olores, la textura (las vistas o paisajes), etc.
Diseño de la investigación HEAD (Fuente: http://h2020.fje.edu/es/docs/Article%20Salford%20ENG.pdf)

Diseño de la investigación HEAD (Fuente: http://h2020.fje.edu/es/docs/Article%20Salford%20ENG.pdf)

Como se puede apreciar, a los que nos dedicamos a la educación, son muchos los elementos que nos debieran hacer pensar cómo diseñar los espacios de aprendizaje del futuro. En Cataluña, por ejemplo, ya han empezado a eliminar filas de mesas, tarimas y pizarras de algunas aulas. Las escuelas de los Jesuitas en Cataluña, ya han apostado mucho por este tipo de innovaciones. Más allá de este caso (que desconozco cómo de generalizado es), lo que quería hoy hablar es de este asunto y qué opciones tenemos los centros educativos para poder sacar provecho de estas conclusiones.

Lo cierto es que muchas de las aulas que todavía hoy usamos son poco polivalentes. La investigación realizada por la Universidad de Salford en Manchester (los autores del artículo), concluyen que el rendimiento del estudiante puede mejorar hasta un 25% si las condiciones ambientales del aula son las más adecuadas. Considerando por “adecuado”, esas tres dimensiones que introducía antes.

Estas conclusiones las sacan tras haber obsrevado 34 aulas distintas de siete colegios del condado de Blackpool, donde, citando literalmente:

“[…] el color y la iluminación que predomina en la clase, la amplitud del espacio, un mobiliario cómodo y adaptado al aprendizaje, la existencia de zonas variadas donde desarrollar actividades pedagógicas y los espacios de conexión entre un aula y otra (pasillos, puntos de encuentro) conforman el entorno de desarrollo más positivo”.

A nivel de distribución de elementos necesarios para el desarrollo efectivo de una clase, y de la propia configuración del aula, parece que lo ideal sería hacerlo con distribuciones que permitan agrupar a los estudiantes de forma muy variada. Es decir, la polivalencia, que no haya anclajes de puprites al suelo, por ejemplo. Es en estas aulas, donde el estudiante puede tomar el protagonismo, y se va moviendo en el aula configurando el mobiliario a cada tipo de actividad (y no viceversa… que los que nos dedicamos a esto sabemos bien cuánto limita).

Representación gráfica de El Periódico de un aula en condiciones adecuadas (Fuente: http://estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/9/9/aula-del-futuro-slide1-1465235672499.jpg)

Representación gráfica de El Periódico de un aula en condiciones adecuadas (Fuente: http://estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/9/9/aula-del-futuro-slide1-1465235672499.jpg)

Este movimiento de poner al usuario en el centro (en este caso el estudiante), es algo que las bibliotecas o museos más avanzados ya vienen realizando desde hace años. Si queremos dar protagonismo al usuario y que él o ella vaya descubriendo (que es cuando se hace efectivo el aprendizaje o la experiencia de la visita), debemos ubicar el equipamiento cultural o educativo acorde a ello, dejando espacio para las configuraciones más adecuadas en función de condicionamientos educativos.

Más allá del aula, incluso la distribución de pasillos del edificio parece tener un efectivo significativo. En Cataluña -de nuevo- ya son varios los centros que vienen trabajando en el diseño y creación de espacios abiertos de encuentros entre estudiantes y profesorados. Lo han venido a bautizar cómo ágoras, en un claro reflejo de los antiguos puntos de encuentro romanos y griegos. Este toque romántico hace que a uno le den ganas de volver a estas aulas :-)

Este tema del diseño de un aula es un tema que se viene estudiando desde hace años. En este meta-estudio de la Universidad de Princeton, podemos ver cómo la amplia revisión literaria de referencias sobre todo ello. Pero me voy a quedar con una frase que resume mucho del contenido que ahí podréis encontrar:

“[…] We know too much about how learning occurs to continue to ignore the ways in which learning spaces are planned, constructed, and maintained”

En definitiva, estamos hablando de centrarnos en cómo mejorar el rendimiento del estudiante. Pongámosle en el centro de la experiencia de aprendizaje. Y configuremos el entorno de la manera más adecuada.

4 thoughts on “Las condiciones de un aula y sus efectos en el rendimiento del estudiante

  1. Elena

    Gracias Alex por apuntar al entorno y traernos datos que corroboran loq ue ya venimos intuyendo desde hace tiempo!!!
    Aqui hay un tema fundamental para las Universidades, y es convertirnos en verdaderos espacios de aprendizaje colocando al estudiante en el centro…. Y las aulas como espacios donde el aprendizaje se pueda dar en las mejores condiciones…Muchas veces los profesores transformamos las aulas, las movemos, quitamos mesas, decoramos…y algo muy sencillo pero a la vez muy importante también…ABRIMOS VENTANAS…
    Respirar se convierte a veces en un acto de superheroes en las aulas cerradas durante todo un día, por eso, abrir ventanas y dejar que el aire entre, oxigenar nuestros pulmones, dejar que el torrente sanguíneo fluya de otra manera… el entono mas favorecido invita a que podamos respirar mas profundo y asi hacer conexiones diferentes, en un equilibrio entre lo interno de uno y lo externo con los demás.

    Reply
    1. alrayon Post author

      Muchas gracias amiga. Siempre un placer leerte. Me acordaba mucho de ti mientras lo escribía. Sé que eres una de las que más ha creído en ello. Así que espero aprender mucho de ti sobre ello :) Un beso.

      Reply
  2. Jesús

    Gracias Alex por el apunte y reflexión que propones, sin duda es un elemento más de mejora que debemos, primero investigar y, posteriormente, impulsar.
    En este sentido, también en País Vasco se han producido novedades (no muy actuales). Por ejemplo el llamado modelo Amara Berri impulsado en 1979 por Loli Anaut. Dentro del modelo los llamados “txokos” definen el espacio y la ocupación del mismo, con flexibilidad, imaginación y eficacia.
    Por otra parte, también por hacer historia, el italiano Loris Malaguzzi (1920-1994) proponía explorar el espacio aula y dotarlo de recursos que estimularan el aprendizaje personal y compartido.
    Imagino que habrá más referencias al tema. Hace dos años dos estudiantes de Primaria de Deusto hicieron una propuesta de diseño de aula con parámetros más modernos y centrados en los estudiantes.
    Para terminar, de nuevo agradecerte Alex la pista para profundizar y leer sobre el tema.

    Reply
  3. Susana

    Completamente de acuerdo, Alex. Algunas aulas invitan a aprender y en otras hay que aprender a pesar de.
    Los “txokos” a que se refiere Jesús se utilizan en muchos colegios en educación infantil, pero luego, en la mayoría, al entrar en primaria, los niños son colocados en sus mesas, todos formales (pobres) como si así fueran a aprender más. Y así hasta la Universidad.
    Pero como dice Elena , pequeños “gestos” pueden mejorar el ambiente del aula, aunque a algunos nos gustarían esa “otra aula” :-)

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *