El retargeting: de curiosos en la web, a clientes fidelizados (I)

3 minutes

Unas estadísticas para contextualizar de lo que vengo a hablar hoy (sacadas de esta presentación con otras muchas estadísticas):

  • Un sitio web tiene una tasa de conversión ligeramente superior al 2%. Eso implica que el 98% de los que visitan vuestra web (seais el negocio que seais), viene, ve algo, y se va. Y no suele volver.
  • El refuerzo en todo el embudo de marketing (conocimiento de marca, leads, ventas, fidelización, etc.) es fundamental ante la competitividad de acciones y canales que disponen las marcas ya hoy en día en la era digital.
  • Y es que la inversión publicitaria digital (sumando todas sus alternativas de SEO, Performance, Email y Social Paid Media + Social Media Management), ha superado ya a la TV y Radio en Canadá y EEUU. Pero también es cierto que hay que repartir la tarta entre muchos.
  • La inversión en Social Paid Media (pagar por anunciarse en plataformas de Social Media), según datos de eMarketer a nivel mundial, ha subido de 17.740 millones de dólares en 2014 a un estimado de 23.680 millones en 2015 y de 29.910 millones en 2016.

Por todo ello, parece que debemos afrontar este problema de la baja conversión de otra manera. Y alternativas parece que existen (a tenor de las cifras de inversión que hemos visto). Y la estrategia, entre otras, más efectiva (en términos de eficiencia de acciones y rentabilidad económica) es el retargeting (o el remarketing, que es como lo llama Google). Se trata de una técnica de marketing digital que busca impactar con publicidad a usuarios que previamente hubieran interactuado con algún punto de contacto de nuestra marca a lo largo del Customer Journey. Es decir, usuarios que hubieran podido visitar nuestra web (acuérdense de la baja conversión), abandonado un carrito de la compra (¿les suena de cuando están comprando un billete de avión? :-)), abierto un email, etc. Todo ello, claro, con el modelo de personalización de “Customer Centricity” del que ya he hablado también.

Customer Journey y los diferentes puntos de contacto digitales y físicos por los que puede apostar una organización (Fuente: http://www.crownpeak.com/images/digital-touchpoints.png)

El retargeting está ganando mucho interés para las marcas dado que tiene la mayor capacidad de cambio de comportamiento en la navegación de un usuario, incrementando las respuestas a los estímulos a los visitantes en porcentajes importantes. Los que lleguen a vuestra web que vengan de alguna acción de retargeting tienen un 70% más de probabilidad de terminar comprando que aquellos que no vengan de una de estas acciones.

Hoy en día, muchos usuarios que acaban comprando han madurado su decisión de compra a través de aquellos medios en los que pasan más tiempo: móvil y redes sociales. Dos vectores de crecimiento muy importante. La publicidad en redes sociales (ese Social Paid Media que decíamos antes) se sitúa cerca de la decisión de compra, pero rara vez actúa como el último decisor. Pero, claro, la decisión de compra se ralentiza. Se ve influenciada por muchos impactos. Y en esta era de muchos puntos de contacto e impactos, por lo tanto, el retargeting para las empresas es una opción más que interesante. Hacer muchas acciones digitales y no aprovechar el retargeting, seguramente te lleve a tener mucho branding y poca conversión. La queja de siempre: mucho trabajo y pocas ventas, ¿os suena no?

Y todo ello se debe a una de las principales virtudes que tiene esta era del dato que venimos comentando en los últimos meses: la personalización. La transformación digital de los negocios y de la economía en general, lo que más ha alterado, sin duda alguna, es la experiencia del cliente. Un cliente, especialmente los nativos digitales, que se informan en Internet antes de comprar hasta en un 70% de las ocasiones; un 55% quiere un cierto trato personal e individualizado; y un 50% se fía más por lo que opinen sus pares en Internet que de cualquier otro impacto publicitario (que se lo digan a la cadena de valor turística con sitios como TripAdvisor). Por lo tanto, clientes sabios, exigentes y que demandan personalización.

Y aquí, entra perfectamente el retargeting. Como decíamos antes, para organizaciones que tienen un largo Customer Journey, resulta fundamental una estrategia de retargeting. Y para definir qué hacer, entran en juego dos términos que escucharemos mucho en los próximos años: Right Person y Right Offer. Las campañas son costosas y además muchos clientes no responden. La solución a ello es predecir quiénes van a responder a una oferta con más probabilidad a través de modelos de propensión. Es decir, encontrar la “Right person“. Por otro lado, se está saturando a los clientes con múltiples ofertas. Elegir los clientes que tengan más propensión en cada momento, controlar la periodicidad de los envíos y  disponer de pequeñas campañas focalizadas, son las acciones para concretar la “Right Offer“.

Estrategia a seguir para poner en marcha una apuesta por el retargeting
Estrategia a seguir para poner en marcha una apuesta por el retargeting (Elaboración propia)

Esta estrategia de cuatro etapas (que creo bastante explicativa resulta), se puede concretar en el siguiente flujograma que he preparado para ilustrar esta explicación:

Flujograma de la estrategia de retargeting para mi empresa (Elaboración propia)
Flujograma de la estrategia de retargeting para mi empresa (Elaboración propia)

Estas dos representaciones de la estrategia, que utilizo con mucha frecuencia en los cursos, son los que desgranaré en una segunda entrega, para que las empresas vean el valor de aplicar estrategias de retargeting en su día a día.

Autor: alrayon

Lecturer and Researcher at Deusto University. Somehow, a stranger that loves both technology and economics, a sinergy that will conquer the world.

1 opinión en “El retargeting: de curiosos en la web, a clientes fidelizados (I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *