Breve Historia de la Argentina: cómo se pasa de ser el 7º al 84º país (Parte III)

[Continuación del artículo anterior, y fin de la serie sobre Argentina]

Políticas económicas actuales

Entre las múltiples cosas que uno puede leer sobre Argentina y su economía, una frase que se repite mucho es que el patrón de crecimiento de Argentina sigue el siguiente proceso secuencial y ordenado en el tiempo que se repite cíclicamente:

  1. Devaluación
  2. Superávit comercial
  3. Inflación
  4. Pérdida de competitividad
  5. Déficit comercial
  6. Vuelve al punto 1 (Devaluación)

Todo ello, por motivos como dictaduras, golpes de estado, presiones de organismos internacionales, ajustes, etc. Más de 45 años, desde el derrocamiento de Perón. Desde el regreso de Argentina a la democracia en 1983, el poder ha alternado entre los peronistas y los radicales populistas de clase media.

¿Dónde se está en la actualidad? Ciertamente, lleva un tiempo en una crisis de índole política considerable. No tanto económica. Bueno, más o menos. Es lo que pasaremos a analizar en este artículo. Actualmente, existen todavía las tristes villas miserias y un reparto de la riqueza muy desigual, a lo que se suma los ya decimonónicos problemas de la clase media.

Las villas miserias en Buenos Aires
Las villas miserias en Buenos Aires

Hace unas semanas, The Economist dedicaba un artículo a Argentina. Entre las cosas que citaba, me llamó la atención la siguiente gráfica:

Balanza por cuenta corriente Argentina.. ¿déficit en 2011? (Fuente: www.economist.com)
Balanza por cuenta corriente Argentina.. ¿déficit en 2011? (Fuente: www.economist.com)

El presupuesto es deficitario. Es decir, que la “cuenta corriente” de la Argentina es cercana a cero. Además, la sobrevaluación del peso con respecto al dólar es alta. Esto es, la vida en la Argentina está casi tan cara como lo fue en la década de 1990. Según el Banco Central de la República Argentina, la balanza de pagos es todavía ligeramente positiva, y la comercial netamente positiva, luego el sector exterior todavía tiene una contribución positiva al crecimiento, aunque últimamente la demanda interna contribuye más que el sector exterior.

Esto se deja entrever en la gráfica anterior. Como podéis ver, en 2011 el diagrama de barras (las rosas) incurre en déficit, diagrama que está representando la balanza por cuenta corriente. Otra cuestión es que se lean esperpentos como que BMW venderá cuero y arroz para poder importar sus vehículos de lujo. La cosa es que al Gobierno, en uno de sus arrebatos, le ha dado por equilibrar su balanza comercial en 2012. Así, Subaru, Hyundai y BMW han alcanzado acuerdos con el gobierno para vender alimentos (¡!) en el exterior y así ganar “cuota” para poder continuar con la importación de sus vehículos de alta gama que luego vender. Sí, en serio.

Argentina ha tenido siempre una economia diversificada, con exportaciones diversas (frente a la dependencia de Chile del cobre, por ejemplo), que tiende a ampliar su base con un consumo interno que da lugar a saldos exportables. Así, es clave el complemento con Brasil, dado que ambos países tratan de evitar el Sector Primario, aspecto que por su dependencia otros no pueden (Chile por los Tratados de Libre Comercio con estricta división del trabajo y su dependencia del Cobre).

¿Qué me llama además la atención la anterior gráfica? La tradición cuenta que las exportaciones son el motor del crecimiento de Argentina. Si esto fuera así, no debiera haber déficit por cuenta corriente. Esto demuestra que es la demanda interna y no las exportaciones la que está tirando del crecimiento tan agigantado que están experimentando allá (en términos económicos). El precio de la soja, principal producto de exportación de Argentina, ha establecido una serie de máximos históricos. La economía y la moneda de Brasil, principal socio comercial de Argentina, han despegado, con la consiguiente creación de un mercado en auge para los productos manufacturados. Pero es el mercado interno el nuevo motor de crecimiento.

Y eso a pesar de que el gobierno de CFK está ayudando poco (con déficit público), cuando la política fiscal debiera ser contractiva para frenar la demanda interna. Ya vimos como la política fiscal se puede usar para estimular la demanda interna y para contraerla. Esto es un poco parecido a lo que se debería haber hecho en los países del Sur de Europa, sobre todo España, a partir del 2002, pero ningún gobierno se atreve a aguar la fiesta cuando está tan animada y la gente se lo está pasando tan bien.

Aunque bueno, no será por ganas de intervenir, hasta el punto que presidentes de Bancos Centrales han tenido que abandonar el cargo por la presión de los Kirchner. El Banco Central tiene muchas reservas monetarias derivadas del superávit comercial del país; los exportadores venden más de lo que el país compra en el exterior. Otra medida más barata políticamente que subir impuestos.

Argentina a esto le suma otro problemas a corto/medio plazo. No puede endeudarse en el exterior (todavía un alto porcentaje de préstamos solicitados al exterior son rechazados, la gente no olvida la Suspensión de Pagos de 2001). Los Kirchner no se han preocupado tampoco de solucionar estos problemas. Si, por lo que fuere, Argentina entrase en recesión (ver gráfica de arriba), no poder endeudarse es un problema, al no poder estimular la economía mediante políticas fiscales expansivas de manera prolongada. Y más en Argentina, donde el Populismo Peronista/Justicialista ha usado el gasto público como forma de encandilar al electorado (de ahí la “tradición inflacionista”).

Inflación

Es conveniente no hacer mucho caso a las estadísticas macro y microeconómicas “oficiales” de la Argentina (recordemos lo del Banco Central y la presión de los Kirchner). La información que venga del INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos de la Argentina), no es muy fiable. Incluso se ha multado a los economistas que publican sus propias estimaciones de la inflación.

El Septiembre pasado daba un 9,9%, cuando la verdadera se estimaba en un 24%. Incluso existe el denominado Congress inflation, elaborado por consultoras contratadas por los partidos de la oposición, que cifraba en Agosto del 2011 la inflación de ese mes en 1,89% (casi nada para un mes, ya que en términos anuales rondaría del 23% al 25%).

Así, por temor y recuerdos, los Argentinos estaban invirtiendo en bienes duraderos (comprando coches sin necesitarlos, etc.), nadie guardaba sus pesos Argentinos sino que se convierten a dólares, bienes inmuebles o consumo, etc. Para luchar contra la inflación, un poco más de leña: se ha protegido a los hogares del poder de compra mediante la ampliación de las pensiones y las prestaciones sociales. Recordemos, populismo y tal.

Capitales y proteccionismo

Recordemos que uno de los problemas que llevó al Corralito en 2001 fue la fuga de capitales. Pues bien, en la actualidad, Argentina está perdiendo $2.000 millones de capital al mes. Aunque las estadísticas oficiales indican que la tasa de inversión es de un 23% del PIB, este total incluye la construcción de viviendas, automóviles, aparatos de aire acondicionado y teléfonos móviles, así como las obras públicas. Es lo que tiene la estadística, tu la elaboras.

Ahora que no puede endeudarse, el gobierno Argentino está optando por su segunda vía clásica de reavivar el flujo monetario: gravar al sector exportador con muchos impuestos (¡¡han llegado a ser del 40%!!). Aranceles a las exportaciones (agrícolas en su mayoría), que se conoce como “retenciones móviles” (vaya cosas…). La idea a priori parece buena: el sector exportador se está enriqueciendo por el mayor precio de exportación, así que puede ser una buena manera de redistribuir riqueza. Mala idea desde el punto de vista económico, pero bueno electoralmente (pocos grandes exportadores, muchos receptores de “esa redistribución”). Populismo, vamos.

Y este es otro de los viejos problemas de la Argentina. Si tienes un sistema fiscal muy intensivo (gravar mucho a una base impositiva estrecha), y no eres capaz de crear un sistema fiscal con una base extensa y que afecte a todos, el sistema político se rompe constantemente. Un efecto muy estudiado  y repetido en la Historia en muchos países.

Educación

En el artículo de Glaeser que ya enlacé en la primera entrada de esta serie, hay otra gráfica que rescato para lo que describo a continuación:

Relación entre PIB/capita y Educación (Fuente: www.nytimes.com)

Relación entre PIB/capita y Educación (Fuente: www.nytimes.com)

La correlación entre el PIB y la escolarización queda arriba representada. Aunque cuidado con la interpretación, porque se emplea una escala logarítmica para el PIB, por lo que no se dispone de valores estadísticos para caracterizar la correlación (aunque bueno, a priori, queda claro que es fuerte).

En el eje de la X, la escolarización se mide por la proporción de la población afectada por la misma, que se ha matriculado en la enseñanza primaria, secundaria o terciaria. Argentina será rica en recursos, pero no tanto en capital humano. A largo plazo, la evidencia empírica manifiesta que el éxito nacional se basa en el capital humano, tanto por el vínculo entre la educación y la tecnología y el vínculo entre educación y un sistema democrático con instituciones bien asentadas. ¿Se entiende la idea no?

Expropiaciones y últimos comentarios

La semana pasada leíamos sobre la posible expropiación del Gobierno Argentino de la parte de YPF que tiene Repsol. Además de que una empresa debe saber los riesgos que entraña invertir en países con instuticiones como Argentina, es otro ejemplo más de lo mal que se pueden llegar a hacer las cosas por parte de un Gobierno en Argentina: ya veremos quién metería dinero en Argentina.

Eso de la Inversión Extranjera y eso de que cuando el gobierno acepta inversiones, hay que darles seguridad o aumenta el riesgo país, etc. parece que CFK lo ignora. Más aún cuando el capital Argentino anda saliendo, como decíamos antes. ¿O quizás es que Argentina no necesita la inversión de las grandes empresas extranjeras para asegurar su futuro? Mientras en Brasil Petrobras está nutrida de mucho capital privado, lo que hace que los inversores extranjeros financien las nuevas búsquedas de yacimientos. ¿Cómo lo hará Argentina ahora?

¿De interés público YPF como pretexto para estatalizar? YPF volvería a ser, en manos estatales, la única petrolera que pierde dinero. Hablamos de petróleo, y de perder dinero, lo que habla de la “competencia Argentina”. Por cierto, ¿cómo lo van a pagar? ¿de verdad que con los fondos de pensiones?

Otra medida de CFK, que acumula un Historial “interesante” en medio de una crisis global de escándalo: revivir el tema Malvinas, limita la importación de libros, expropiación de YPF, etc.

Conclusiones

Con todo Latinoamérica creciendo rápido y con un precio de la soja (y otras exportaciones) por las nubes es muy complejo no crecer con fuerza. Argentina lo está consiguiendo. Las políticas Argentinas actuales ya las hemos descrito en este post; o se cambian, o serán muy perjudiciales en el largo plazo. Y todo, derivado de muchos años de Historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Related posts:

  1. Breve Historia de la Argentina: cómo se pasa de ser el 7º al 84º país (Parte I)
  2. Breve Historia de la Argentina: cómo se pasa de ser el 7º al 84º país (Parte II)
  3. España: país de PYMEs (o cómo la (des)unión (no) hace la fuerza)
  4. Me voy a Etiopía: ¿sabéis cómo está el cuerno de África? (Parte II)
  5. El emprendedor es el que hace equipo (Parte II)

Acerca de alrayon

Lecturer and Researcher at Deusto University. Somehow, a stranger that loves both technology and economics, a sinergy that will conquer the world.
Esta entrada fue publicada en Crisis, Cultura, EEUU, Economía, Geografía, Historia, Política, Responsabilidad Social Corporativa, Tecnología, Unión Europea. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Breve Historia de la Argentina: cómo se pasa de ser el 7º al 84º país (Parte III)

  1. Matías López Schldeheis dice:

    Estoy de acuerdo en que es una decisión muy arriesgada lo de YPF, pero también creo que Argentina es el único país que teniendo recursos de sobra no los utiliza. Entre la tierra de los chinos, la soja y los peces de los japoneses, el petroleo europeo y demás producciones en las que Argentina siempre fue líder, ahora la están utilizando extranjeros para beneficio propio. Y Argentina de todo ello no saca nada. El precio de los productos se dispara y no hay más remedio que traer los alimentos y demás productos de fuera cuando Argentina puede producirlos de sobra, porque a los que tienen tierras y fábricas les resulta mucho más rentable vender fuera que a los propios argentinos, y así hay que pedir después carne y patatas a Brasil. Y todo a precio de euro con sueldos como siempre, a peso.

    Eso sí, no me gusta Cristina ni sus aires libertadores ni sus ansias de protagonismo ni sus numerosas intenciones de silenciar la prensa y atraer a las masas a lo Evita. Pero Argentina sí debe aprovechar más sus recursos y decir basta a los excesos abusos extranjeros de la tierra y la producción por culpa de la tropa de incompentes que gobernaron el país, especialmente y por encima de todos, el más incopentente, Carlos Ménem.

    Por cierto, hay que ver cuánto sabes de Argentina… Si te postulas Presidente de la Nación tienes mi voto asegurado jajaja ;)

  2. Tana dice:

    02 Jun 26, 2011 10:24 pm Courtney Watts This is just getting to be surrael. Is this really happening to both of you?! Wow. One piece of advice: Take in every moment as if you’ll never be back and be fully present in every place, every restaurant, and every alone moment in your hotel room! You are living in a real life fairy tale right now, my friends.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>