Jueguen a la Lotería; yo seguiré siendo racional y no lo haré ;-) (o, el anumerismo de jugar a la Lotería) (Parte II)

[Continuación del artículo anterior]

Consumo no racional el nuestro los Sapiens

Uno de los puntos que más me han recordado a raíz del artículo anterior -que como podéis comprobar tenía secuela- es que esto del consumo no es racional. Hace pocas semanas, en uno de mis programas favoritos (Documentos TV), proyectaron “El poder del dinero“, que básicamente exponía como varios experimentos apuntan a que cuando se trata de realizar transacciones de dinero actuamos de forma irracional. Actualmente el perfil más demandado por los bancos de inversión es el de un doctorado en matemáticas o en física (el PhD en EEUU sí tiene un reconocimiento potente). Cada vez hay más análisis cuantitativos para tomar decisiones de consumo e inversión. Sin embargo, somos irracionales… ¿por qué?

La historia de la lotería que os contaba en el fascículo anterior nos explica cómo de viejo es esto de que los Homo Sapiens busquen soluciones al azar a sus problemas. Yo no me sorprendo que existan homeópatas, el Feng Shui o la ufología.

Los humanos somos emocionales e irracionales. Compramos productos que no necesitamos, de vez en cuando a precios arbitrarios y por razones estúpidas. Tendemos a pensar que los precios reflejan el valor de las cosas -y no al revés-. De estas cosas ya habló Sigmund Freud hace más de un Siglo, comentando que las personas están gobernadas por urgencias inconscientes e irracionales.

Una de las personas que más aprovechó estos sesgos cognitivos y fallos de nuestra imperfecta máquina cerebral fue el psicólogo Vienés Ernest Dichter. Ya en EEUU en los años 1930 en plena Depresión, fue un verdadero genio en ver que las compras irracionales era una oportunidad de venta para los comercios (ya, hoy en día resulta obvio, pero de esto hace más de 80 años). Marketing de consumo que diríamos ahora.

Ernest Dichter and Motivation Research (Fuente: us.macmillan.com)

Ernest Dichter and Motivation Research (Fuente: us.macmillan.com)

Se le conoce como el padre de la investigación de la motivación humana. Dichter (que tenía formación como psicoanalista) sostenía que las decisiones de compra estaban guiadas por los caprichos emocionales de nosotros, los Sapiens. Hasta el 85% del comportamiento humano está guiado por la parte no consciente de nuestro cerebro.

Estos actos compulsivos de compra (que pueden ir desde comprar una camiseta en Zara semanalmente, a comprar Lotería de Navidad con la fecha de nacimiento de Mourinho) corresponde a personas con la corteza prefrontal más pequeña. Es la parte que planifica nuestros actos, pero que también inhibe nuestros instintos. También la adicción tiene mucho que ver con estos puntos que estamos comentando. Es responsable de muchos delitos, ya que secuestra el sistema de recompensas, y nos mete en un mundo de buscar únicamente lo que tanto ansiamos (droga, billetes de lotería, tragaperras, etc.). Todo ello, a pesar de las malas consecuencias que pueda tener.

Con todo lo anterior os quiero decir que tiene su explicación esto de la adicción a jugar a la Lotería. Así que sí, estoy de acuerdo con algunos comentarios que me habéis dejado por Facebook. Un gran colega, me comentaba que el ser humano es mas impulsivo que racional por definición. Vale, de acuerdo Peru ;-)

También me decía que el amor no es racional, así como el afecto que tenemos a los que nos rodean. Decía, Peru, que estas dos cosas son posiblemente lo que mas nos hacen disfrutar de la vida. Debemos de ser más impulsivos de lo que somos. Somos demasiado racionales y dejamos poco espacio a la improvisación. Bueno, de esto, ya le comenté que lo hablaríamos hoy a la noche, así que os mantendré informados.

La lotería llega a España

Para terminar, y no aburriros más, quisiera recordar el origen de la Lotería en este país para entender otro punto importante de todo esto. Que al final el que gana es el Estado, no un Español o Española “afortunado” (sic). Y es que la Lotería no es más que un medio de recaudación del Estado.

Supongamos que el Estado recauda 100 millones de euros por la venta de boletos de Lotería (son bastantes más millones de €, pero bueno). Esos 100, no los reparte íntegramente en premiso.

  • Aproximadamente un 5% van para las administraciones de Lotería
  • El 70% a Premios (esta cifra puede ser menor, y mayor lo que recauda el Estado, si tocan premios a boletos no vendidos o devueltos)
  • El 25% restante se lo queda el Estado

En lo que respecta a la Historia de la Lotería, y a pesar de que hay escritos que dicen que ya se practicaba en el Arca de Noé, diríamos que el primer rastro con más validez empírica está en la época de los emperadores romanos, que lo empleaban como medio de entretenimiento. Se premiaba con posesiones u otorgando libertad de los esclavos. Durante la época feudal los nobles también eran muy aficionados a su práctica.

Los primeros en regular -el Estado dice algo- el juego fueron los italianos en 1448 con el nacimiento de la Lotto. La primera lotería estatal como tal nace en 1520 en Francia, convirtiéndose automáticamente en una fuente de ingresos importante para las arcas del Estado. El juego se empieza a propagar por Europa, siendo prohibida, autorizada o protegida según el talante o las necesidades de los que regían los destinos de los países. Hasta el siglo XVIII, en España, había toda clase de “rifas” que servían para financiar gastos extraordinarios, donde se llegaba incluso a ofrecer títulos e hidalguías.

La Lotería que tenemos en la actualidad en España es un juego creado en el reino de Nápoles hace más de 250 años, que por aquel entonces era Español. Es cuando Carlos III llega a España desde Napolés para reinar tras la muerte de su hermanastro Fernando VI, que se trae consigo algunos colaboradores italianos. El 30 de Septiembre de 1763, el Rey Carlos III firma el Real Decreto que establecía la creación del juego de la Lotería incluyendo la garantía de la Real Hacienda para garantizar el cobro de las mismas.

Entre ellos destaca el Marqués de Esquilache -famoso por ser el que reguló la vestimenta de los Españoles- que se convierte en Secretario de Hacienda. Con ellos, vino el encargado de la Lotería en Nápoles, que no sólo la puso en marcha, sino también introdujo “la innovación” de publicitarla (ya mostré mi rechazo a ello en el artículo anterior) para el ciudadano español.

Marqués de Esquilache (Fuente: www.wikipedia.org)

Marqués de Esquilache (Fuente: www.wikipedia.org)

Con la Guerra de la Independencia contra la ocupación Francesa, se introduce la Lotería Moderna, que fue aprobada por las Cortes de Cádiz el 23 de noviembre de 1811. El objetivo de este nuevo nombre y nuevas bases era diferenciarla de la anterior (el ambiente “rupturista”/”reformista” de la nueva España Liberal). Fue creada por Ciriaco González y Carvajal, al que los aficionados a la Lotería le debéis bastante. Crea la actual Lotería Nacional de España, como “medio para aumentar los ingresos del erario público sin quebranto para los contribuyentes”. Más claro, agua.

Lotería Nacional de España (Fuente: upload.wikimedia.org)

Lotería Nacional de España (Fuente: upload.wikimedia.org)

El sistema fue un copia-pega del modelo de la otrora provincia Española de México. Un juego con un número determinado de billetes divididos en décimos. El primer sorteo se celebró en Cádiz el 4 de marzo de 1812. Es decir, que dentro de pocas semanas hará 200 años. Bendito aniversario.

Durante el último tercio del siglo XIX, los liberales intentaron suprimirla, derivado de los debates sobre la moralidad que las apuestas representaban: hijos que pasaban hambre por la afición de sus progenitores al juego; Españoles que no creían en Dios pero sí en la Lotería, etc.

Las quinielas del fútbol aparecen en 1946 (¡pronto habrá post de autor invitado sobre cómo modelar matemáticamente la reducción de los sucesos estocásticos!). La Primitiva renace de sus cenizas en 1985 (el Gobierno la había suprimido en 1862). Sin embargo, la Lotería Nacional sigue siendo el más tradicional de España.

Y no sólo el juego más tradicional, sino también, la conversación más habitual por estas fechas. A mí esto de que monopolice el espacio público y privado me trae por la calle de la amargura. Un mundo sin Lotería Nacional es posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Related posts:

  1. Jueguen a la Lotería; yo seguiré siendo racional y no lo haré ;-) (o, el anumerismo de jugar a la Lotería) (Parte I)
  2. Ingeniería en Organización Industrial (III): ¿qué haré yo como ingeniero?
  3. Déficit y deuda pública.. ¿qué es todo esto? (Parte II)
  4. Déficit y deuda pública… ¿qué es todo esto? (Parte I)
  5. El emprendedor es el que hace equipo (Parte II)

Acerca de alrayon

Lecturer and Researcher at Deusto University. Somehow, a stranger that loves both technology and economics, a sinergy that will conquer the world.
Esta entrada fue publicada en Cosas que [sólo] pasan en España, Crisis, Cultura, Economía, Educación, Geografía, Historia, Jóvenes, País Vasco, Política, Se habla de..., Universidad, Unión Europea. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jueguen a la Lotería; yo seguiré siendo racional y no lo haré ;-) (o, el anumerismo de jugar a la Lotería) (Parte II)

  1. luis miguel dice:

    es usted una pasada tiene razon no he ganado 160 euros en la loteria e perdido 900

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>