Historia de las invenciones (II): imprenta de Guttenberg

By | 5 noviembre, 2011

6 minutes

Dado que la entrada anterior sobre el origen de las invenciones y la cadena de montaje de Ford ha tenido bastantes visitas, creo que quizás también interese pasar a hablar de otro gran hito en la historia de remezclar ideas para crear un cachivache: la imprenta de Guttenberg. Hemos oído tantas veces la importancia de la imprenta para la cultura occidental que creo que muchos ni siquiera se plantean que pueda ser un mito.

La imprenta de Gutemberg (Fuente: blogdemcb.blogspot.com)

La imprenta de Gutemberg (Fuente: blogdemcb.blogspot.com)

La historia popularizada (yo la recuerdo como si fuera ayer de la escuela) cuenta que gracias a la imprenta, los libros se vuelven baratos y fáciles de fabricar. En la Edad Media los libros se confeccionaban a mano en los monasterios. Esto hacía que la mayoría de las personas no tuvieran acceso a los mismos, dado que no se podían producir en largas series. A menudo, los monjes tardaban años en terminar sus artísticas obras.

Y ello, en un contexto en el que ya se habían abierto las primeras universidades, y había una demanda fuerte de libros. Junto a ellas, las bibliotecas, el centro de la sabiduría. Mucha gente buscaba fervientemente un nuevo método de fabricación; querían aprender.

El mérito de Gutenberg, como el de Henry Ford, no fue ser un inventor sino un empresario que combinó de manera brillante distintas tecnologías que ya existían. El libro Internet Dreams, Archetypes, myths and metaphors cuenta un poco la historia que realmente hay detrás de Gutenberg y su imprenta, donde se describe cómo se utilizaron invenciones que llevaban siglos por ahí danzando:

  • Tipos móviles:los movable type no fue un invento de Gutenberg en Mainz sino por Laurens Janszoon, un holandés contemporáneo de Gutenberg.
  • Presa de husillo: año 1 d.C. Prensas reconvertidas de viñedos.
  • Tinta: 180 a.C. . Tinta que agarrase a las planchas.
  • Papel: 1800 a.C. Papel que aguantase la presión

Gutenberg también contó con un socio que financió su proyecto, el mecenazgo que se estaba dando en el Renacimiento Italiano, que le permitió abrir su “Empresa del libro”. Es cierto que tuvo una brillante idea: descomponer un texto en sus componentes: las letras, los signos de puntuación y las combinaciones de letras existentes, es decir, las letras ligadas.

Todos ellos su usarían para los tipos independientes de impresión de palabras, líneas y páginas. Los tipos serían caracteres reutilizables. Para su fabricación, grababa el tipo invertido en un bloque de metal. Y con éste, golpeaba un cubo de cobre blando, y así conseguía la silueta hueca de la letra. Esta silueta, la matriz, definía la forma de los moldes que luego se fabricaban con plomo fundido. Así, nace el “espejo de frases”, como se le conoció en alemán al invento.

En China ya existía la imprenta

Incluso la mezcla de todo ello (la imprenta en sí), ya existía en China. Durante la dinastía Song, se produjo una importante difusión de la literatura y el conocimiento, dado que ya se había inventado la impresión xilográfica y por la posterior invención en el siglo XI de laimprenta móvil. No es de extrañar, así, que éste fuera el primer gobierno, en la historia mundial, que usó papel moneda.

La corte China tenía un gusto estético excepcional por la caligrafía, imposible de igualar con tipos móviles, por lo que éste invento no triunfó. La imprenta de Gutenberg sí que tuvo éxito, quizás porque Europa no compartía dicha pasión Asiática. En el Siglo XV, imprimir los libros era costoso (unas 75 ovejas por ejemplo para la Biblia, medio de cobro/pago habitual de la época) y largo (años). Este alto precio hizo, que por ejemplo sólo se produjeran inicialmente 200 copias de la Biblia, que se distribuyeron entre la Nobleza y la Iglesia.

Caligrafía China (Fuente: http://stnyusu.com/wp-content/uploads/2009/03/11569178831.jpg)

Caligrafía China (Fuente: http://stnyusu.com/wp-content/uploads/2009/03/11569178831.jpg)

En Europa, antes de la imprenta de Gutenberg, los libros eran copiados por sobre todo por los monjes en monasterios, lo cual los hacía inviables comercialmente. El éxito de los libros post-Gutenberg fue que eran estética, funcional y conceptualmente iguales a los libros anteriores, iguales que los manuscritos. La limitación de los primeros tipos móviles chinos ya se había salvado.

Analizando los momentos históricos de la tipografía, uno se encuentra que los ejemplos más paradigmáticos del diseño de fuentes tipográficas siempre han estado condicionados a la finalidad. Así, cuando Gutenberg hace el primer libro producido en su imprenta, diseña los caracteres móviles de tal manera que fueran lo más parecidos a la caligrafía de un copista de la época.

Con el paso de los años, con la masificación de la imprenta por toda Europa, ya no era necesario seguir emulando la caligrafía manual. Así, se comienzan los estudios de legibilidad (readibility) y diseño estilísticos de caracteres. Estos estudios, con el tiempo fueron estable-ciendo buenas prácticas que hoy en día son consideradas casi como estándares de uso. Por ejemplo, a partir de la necesidad se crear destacados en los bloques de texto comenzaron adiseñarse los tipos con inclinación.

El mito

Pero volvamos al mito. Teóricamente, con la imprenta de 1440 de Gutenberg, se abrió un nuevo mundo de posibilidades e información. Europa avanzó rápidamente después de esta invención. Eso sí, no confundamos causa con correlación. Es cierto que se empiezan a publicar libros y que más segmentos de la población empieza a leer masivamente las nuevas ideas en libros. Incluso, teóricamente, muchos dicen que sentó las bases para los cambios sociales, políticos y religiosos de los años siguientes.

Internet, como la imprenta, también dicen algunos que provocará un cambio social similar gracias a la propagación rápida y fácil de nuevas ideas. Este artículo de The Economist cuenta un poco más sobre este símil que se está utilizando con Internet. Simplemente decir que esto me parece un poco disparatado, al menos hasta que las tecnologías se integren inherentemente en la vida diaria, es decir, en todos los objetos con los que interactuamos, no sólo el móvil.

Entre los segmentos de la población que tuvo acceso a los libros, estuvo la comunidad científica. De repente, los científicos que trabajan en diferentes lugares podrían popularizar sus descubrimientos con sus compañeros, abriendo las puertas a la revolución científica. Ahora, cada científico no tenía que reinventar la rueda, sino que podría basarse en la investigación de sus colegas y predecesores. Esto fue el “citar papers” de hoy en día, dando un mayor grado de rendición de cuentas a los autores. Anteriormente, cada página se copiaba a mano, por lo que un texto escrito por un autor podía variar de un libro a otro. Nadie podía estar seguro de que lo que estaba leyendo era la misma versión que la del autor original.

La realidad es que hasta el Siglo XIX la mayoría de la población en occidente siguió siendo analfabeta. La imprenta de Gutenberg sirvió para difundir (aún más) libros religiosos, y continuó siendo así hasta ya entrado el siglo XX. Los escasos libros no-religiosos estaban sometidos a una estricta censura. El coste del papel mantuvo los libros prohibitivamente caros para la población hasta el siglo XIX.

El papel de la Revolución Industrial

Esto cambió, como muchos otros inventos, con la gran Revolución Industrial. Así, llegó la fabricación industrial de pulpa de papel. Esto dio lugar a la (mal oliente, quizás a algunos les suene eso de “la papelera”) industria del procesamiento de pulpa, papel y madera. Otra fascinante historia de progreso es precisamente la del papel.

Fábrica de pulpa de papel (Fuente: http://wapedia.mobi/thumb/82ed508/es/fixed/300/225/InternationalPaper6413.jpg?format=jpg)

Fábrica de pulpa de papel (Fuente: http://wapedia.mobi/thumb/82ed508/es/fixed/300/225/InternationalPaper6413.jpg?format=jpg)

El coste del papel producido tras esta industria bajo hasta un 90%, permitiendo así el uso del papel para prensa masiva y libros. Es en ese momento cuando explotan simultáneamente tanto los niveles de alfabetización como la lectura de libros. Así, fue la Revolución Industrial (madre de muchos de las cosas que disfrutamos hoy en día) con su lucha contra el analfabetismo y la fabricación de papel barato lo que permitió la rápida propagación de ideas a través de la prensa y los libros. Es 400 años después de Gutenberg cuando se puede decir que la sociedad lee masivamente.

Con el caso de la imprenta de Gutenberg, añado algo a lo dicho anteriormente sobre la importancia de mezclar, combinar y copiar ideas, que no es otro que los valores tradicionales de la cultura donde se produce el invento. Un ejemplo paradigmático de ésto fueron las primeras exploraciones de Zheng He, anteriores a las portuguesas o españolas. Esto da para otro post 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *