El emprendedor es el que hace equipo (Parte I)

By | 10 octubre, 2011

4 minutes

En la 2ª parte del artículo sobre Silicon Valley, hablé sobre lo que menos me gustaba de Silicon Valley. Entre ellos, comenté que la guerra por el talento, y el afán de exaltación del individuo -estilo Romanticismo del Siglo XVIII- que hacía que generar compromiso dentro de las empresas fuera realmente complicado.

Precisamente el hilo de todo esto, pensé escribir sobre lo que yo entiendo como emprendimiento, que no es otra cosa que pensar que montar empresas es como un deporte de equipo; esto es, que prefiero contar con gente en mi empresa que realmente quiere ser parte del equipo en el largo plazo, en lugar de agentes libres con mucho talento que están dispuestos a “sufrir” por un breve período antes de dar el salto para emprender algo por cuenta propia. Me fascina generar compromiso, estar preocupado de conseguirlo dentro de un equipo. Y ahí, el Máster en Recursos Humanos me vino realmente genial.

Lo que en España se ve como un emprendedor

En España, y sobre todo, en los círculos populares de las redes sociales habituales (léase Twitter y Facebook), se tiene la impresión de que el gran emprendedor es aquel que está en un clúster de innovación, en un parque tecnológico o en un centro de investigación que tenga un gran colisionador de hadrones.

Ya sabéis eso del “¡Que inventen ellos!”, estereotipo nacional español de Unamuno, que aún hoy sigue vigente. Este enlace habla del perfil del joven empresario español, que pese a ser un sector pequeño del colectivo, ofrece una idea de la diferencia que existe entre las nuevas generaciones de empresarios y las anteriores (que actualmente son la mayoría). Es una noticia del 2007, pero tampoco habremos cambiado tanto (demográficamente, no económicamente):

Aunque la edad de los jóvenes empresarios se distribuye equitativamente entre los 26 y 40 años (96.25%), continúa el desequilibrio en razón de sexo, situándose la cifra femenina en un 29%, aunque se ha mejorado con respecto a 2001. Más de un 64% posee estudios universitarios -inciso mío, ah sí, que la universidad no valía para nada que complementa con el conocimiento de idiomas. Un dato curioso es que el 30,88% de los encuestados, no tenían experiencia profesional previa a la constitución de su empresa.

Además, otra mejora con respecto al anterior informe en 2001 es que más de la mitad de los encuestados tiene planes de formación, certificación en calidad, prevención de riesgos laborales, y algún tipo de política medioambiental, y casi el 40% de la empresas realiza algún tipo de actividad I+D+i.

Uno que ya lleva un tiempo (no sé si 5 años serán los suficientes, pero algo es algo) en este mundo del emprendimiento, empieza a conocer qué se entiende por emprendedor en España. O por lo menos, empieza a entender qué no es emprender, como la habilidad de vender empresas, escribir libros sobre los errores que no hay que cometeracudir a eventos a presentar herramientas que ni siquiera el ponente utiliza, montar un blog para hablar sobre lo bien que va tu negocio, etc. Menos blogs, y más acción, que diría aquel…

Los que dicen que el talento es cuestión de suerte, deberían saber que en realidad la suerte es cuestión de talento. Así, empezando por este punto, comienzo a explicar que el talento (general, no particular) y le generación de equipo son lo que yo considero pilares fundamentales del emprendimiento.

¿Qué es emprender?

Antes de nada. Mucho se habla de emprender X, pero ¿sabéis que en lengua castellana este verbo es intransitivo? Aquí ya hablé ligeramente sobre las diferencias sutiles que existen para mí entre un emprendedor y un empresario.

Y es que de todo esto tengo una visión más de pueblo. Quizás sea porque soy bastante de pueblo (por lo menos en cuanto a origen o concepción). Muchos negocios de éxito en España son cosas bastante “aburridas”/”corrientes”/”de sentido común”. Y esto no es ninguna chorrada. La cultura económica y empresarial de un país condiciona mucho emprender. Las industrias de alta tecnología y alto valor añadido difícilmente se impondrán a la industria turística del hotel en la playa en España.

Pensemos en montar la Apple en Euskadi. Llamémosla Sagarra (manzana en euskera). Sagarra necesitará tener alrededor despachos de abogados, consultorías, asesorías, una academia de refuerzo escolar para los hijos (mi madre tiene una en Leioa si queréis), guarderías cuando éstos todavía son jóvenes, restaurantes para comer, etc. Estas empresas no son de “las que molan” (sic), pero dan dinero, y mucho dinero además. No dan el glamour de poder contar en la cena de Nochevieja que te vas a Silicon Valley, pero sí dan el glamour para que puedas invitar a comer langostinos. Como suelo decir en clase, son de esas profesiones que a una madre no le dan para presumir con sus amigas, pero sí que dan a sus hijos para comer.

Mi madre ha tenido toda su vida una academia de refuerzo escolar, y no la ha ido nada mal. Fijémonos en España. No me valen como ejemplos ex-monopolios (parten con unos metros de ventaja, éso es trampa, así que si alguien me cita Repsol, Telefónica o Iberia como empresas de éxito, negativo al canto) o subsidiadas ad eternum (eléctricas, cof, cof). Por ejemplo, así a bote pronto se me ocurren:

  • Inditex: explota un producto que lleva entre nosotros desde que alguien inventó la máquina de vapor para coser más rápidamente y así automatizar los telares.
  • Mercadona: sitio donde comprar y vender los productos que necesitamos en el día a día con bajos precios y una línea de marca blanca muy competitiva.

¿Qué tienen de éxito estas empresas? Buenas cadenas logísticas, además de una excelente organización de la producción. ¿Se nota que este curso estoy impartiendo estas asignaturas no? A menudo el problema es que por “innovación” sólo se entiende los dispositivos electrónicos o la informática… pero la innovación es mucho más amplia, y es aplicable a todo tipo de sectores. En la RAE (no enlazo, a sabiendas de cómo anda el patio):

(Del lat. innovāre). 1. tr. Mudar o alterar algo, introduciendo novedades.

No veo por ningún lado que aparezca el apellido informática en la definición. Un ejemplo sobradamente conocido: cuando Toyota empezó a desarrollar el Just in Time y la filosofía LEAN para fabricación (hablé de todo esto aquí), la clave estaba en cómo hacían las cosas sus operarios, cómo se organizaban y todo el sistema de gestión de la fábrica… ahí había muy poca electrónica o informática. Sin embargo, logró ponerse a la cabeza de la industria automovilística haciendo las cosas de otra manera, no por utilizar máquinas diferentes o un software revolucionario… eso sí, le costó décadas, no hay milagros cortoplacistas. La paciencia tiene su premio, no corramos en España.

[Continuará]

3 thoughts on “El emprendedor es el que hace equipo (Parte I)

  1. Fernando

    Existe una observacion que viene dada por un estratega Aleman W. Mewes quien a proposito de la validez de la educacion y el desempeño posterior en la gestion de empresa anota que quienes lograban obtener desarrollos mas exitosos eran aquellos que no habian precisamente brillado por sus capacidades academicas… de estas observaciones y de sus estudios desarrollo lo que ha dado en llamar la Estrategia Energo-Cibernetica o de Sentidos Concentrados… los estudios datan de finales de los años sesenta y se refieren por supuesto a Alemania donde se indica que muchas de las empresas que si bien no tienen un perfil alto aplican en una u otra medida los principios de este estratega y son en gran medida lideres de su sector…
    Lo llamativo de asunto mas alla de las aplicaciones de sus enunciados que parecen propender a desarrollos empresariales exitosos, es el que y no se porque no es alguien a quien se lo menciona en la literatura mas amplia sobre desarrollos estrategicos u organizacionales.. vaya este dato por si complementa de alguna manera el tema de el emprendedorismo sobre el que el mencionado autor establece algunos principios muy interesantes y tambien por ai alguien puede aportar mas luces sobre un autor llamativamente desconocido… saludos cordiales.

    Reply
  2. Pingback: El emprendedor es el que hace equipo (Parte II) | Blog personal de Alex Rayón Jerez

  3. Pingback: El emprendedor es el que hace equipo (Parte II) | Blog personal de Alex Rayón Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *