Ingeniería en Organización Industrial (III): ¿qué haré yo como ingeniero?

By | 5 septiembre, 2011

10 minutes

[Continuación del artículo anterior]

Tras haber hablado acerca del origen de las universidades, y de la visión personal que tengo yo acerca de lo que es la universidad, toca empezar a hablar de una rama dentro de la universidad en concreto: la ingeniería.

Dice la wikipedia que la ingeniería es el conjunto de conocimientos y técnicas científicas aplicadas a la invención, perfeccionamiento y utilización de técnicas para la resolución de problemas que afectan directamente a los seres humanos en su actividad cotidiana.

En términos etimológicos, en inglés, data de 1325 d.C., cuando un engine’er (el que opera un engine, es decir, un motor o máquina) era un constructor de máquinas militares. En términos etimológicos, en castellano, el término engine es aún más antiguo, del latín ingenium, año 1250 d.C., ingenio en español.

La evolución a lo largo de los años, ha llevado a que por ingeniería se entiendan todas las áreas en las que se utilizan técnicas para aplicar el método científico. De ahí la relación estrecha entre ciencia e ingeniería (y tecnología). En otras lenguas como el árabe, la palabra ingeniería también significa geometría (geo tierra y metria medida). De ahí que seamos tan rigurosas con las medidas 😉

No soy mucho de definiciones, así que de nuevo, daré un poco mi visión práctica del asunto. Y sobre todo, la daré, desde mi perfil de Ingeniero en Informática e Ingeniero en Organización Industrial. Para mí la ingeniería siempre ha sido poner cosas en orden para que éstas formasen un sistema más eficiente que las cosas que lo conforman por separado. Orden y eficiencia, virtudes que me encantan (hasta límites insospechados). Así que partiendo de aquí, empecemos a hablar de lo que es ser ingeniero.

¿Tengo el perfil de ingeniero?

El ADN del ingeniero es aquel que se vea (o quiera verse) como una persona que resuelve problemas técnicos. Los ingenieros utilizan el conocimiento de la ciencia, la matemática y la experiencia apropiada para encontrar las mejores soluciones a los problemas concretos, creando los modelos matemáticos. Por regla general (no excluyente), a un ingeniero se le dan bien los números y le gustan hacer las cosas técnicas. También, se le puede ver como una persona que resuelve problemas de manera creativa.

A esto muchos lo llaman el diagrama vital del espíritu ingenerio. A mí darle estas denominaciones nunca me ha gustado, porque parece como que estás poniendo vallas al campo o generando estereotipos.

La profesión de la ingeniería no está pasando por sus mejores momentos. En la última década, el número de alumnos de ingeniería y arquitectura ha caído un 13% en España. En ciencias, un 36%. Es una situación más que preocupante.

Quizás es que el listón también estaba muy alto. Hace unos 20 años (a comienzos de los 90), se produjo un acceso masivo a la Universidad, en plena época de reconversión industrial en España. Había que desarrollar el país, cambiar el modelo productivo (en esto poco hemos cambiado). Puede ser que los jóvenes que se preparan no encuentran ese interés como cuando estábamos menos desarrollados. Todo ello llevó a que todo esté sobredimensionado: másteres, profesores, etc. Por ello, quizás, a mí no me parezca del todo correcto comparar muchas titulaciones a lo largo de los años y me guste más contextualizarlo.

¿Qué hace un ingeniero?

La función principal de un ingeniero es la de realizar diseños o desarrollar soluciones tecnológicas a necesidades sociales, industriales o económicas. A priori, esto parece fascinante, pero el interés por la ciencia está decayendo de forma alarmante entre los jóvenes y adolescentes en los países occidentales. Los jóvenes son unos adictos a la tecnología. Pero… cuando en clase hago preguntas como:

  • ¿Quiénes son los que han fabricado vuestros gadgets?
  • ¿Y los que los diseñaron?
  • ¿Y los que investigaron?
  • etc.

Hay interés por las nuevas tecnologías, pero interesa poco convertirse en productor de la misma. Así, Europa, y las sociedades occidentales en general corren peligro de quedarse atrás en la competencia tecnológica. En el último debate sobre el Estado de la Nación en EEUU, el presidente Obama habló de un “nuevo momento Sputnik”.

En 1957 la Unión Soviética lanzó el primer satélite artificial alrededor de la Tierra (el Sputnik I), lo que en Estados Unidos desencadenó un esfuerzo colectivo por mejorar la educación científica (el boom de la construcción de planetariums data de estas fechas). Doce años después, en 1969, EEUU envió al hombre a la Luna.

Sputnik (Fuente: www.wikipedia.org)

Sputnik (Fuente: www.wikipedia.org)

A este respecto, un inciso. Lanza el Sputnik es un gran logro, creo que nadie tiene duda alguna al respecto. Pero, mayor logro es hacerlo a la par que mejoras la calidad de vida y el bienestar de tu población, y éso es lo que nunca consiguió la URSS. Un régimen autoritario o totalitario tiene una capacidad enorme de concentrar recursos (financieros, materiales, humanos, tecnológicos, etc.) en proyectos concretos. Siendo pragmáticos, no tiene que responder ante ningún electorado. De ahí que lo que alcanzó EEUU sea todavía más meritorio.

Barack Obama cree que Estados Unidos debe tener un reto similar ahora en 2011. Lo que entonces fue la URSS hoy es China y lo que fue la carrera espacial hoy es la educación. En el discurso, utilizó hasta en 31 ocasiones la palabra “empleos”, pero no ofreció detalle alguno en planes específicos de inversión, competitividad o lucha contra el déficit. El único plan definido fue la apuesta por la educación. Y aquí, serán los ingenieros los que ayuden a resolver los problemas técnicos que pueden volver a colocar cualquier sociedad en el liderazgo del desarrollo en cualquier campo.

La ciencia intenta explicar los fenómenos recientes que hasta entonces no tenían explicación, creando modelos matemáticos que correspondan con los resultados experimentales. Hasta aquí seremos griegos antiguos, como decía en el artículo anterior. La tecnología e ingeniería constituyen la aplicación del conocimiento obtenido a través de la ciencia, produciendo resultados prácticos. Aquí pasaremos a ser romanos que construyen calzadas, puentes y arcos para abrirnos camino y seguir explorando.

EEUU, por seguir con el caso, es uno de los países más avanzados científicamente desde el punto de vista tecnológico. Creo que las películas condicionan mucho la leyenda que se tiene popularizada alrededor. Hay un debate – ya tradicional- alrededor del motor de la ciencia y uno de los principales motores es la tecnología. La ciencia hasta el Siglo XVII y XVIII, incluso antes, avanzaba a base de personas que estudiaban y que querían aprender. ¡La gente quería ser sabia!

Llega un momento, sobre todo al calor de la Revolución Industrial, en que se busca finalidad a dichos estudios, que es lo que pasa a ser el motor de la ciencia. EEUU despega con la Revolución Industrial. La siguiente gráfica (tomada de aquí) lo resume bien: no basta con ser buenos filósofos y pensadores griegos, también hace falta ser un poco romano y darle practicidad a la ciencia. El pragmatismo del ingeniero hace falta. EEUU es un país muy tecnológico, una ciencia que avanza a base de patrocinios, al desarrollo tecnológico que demandan las empresas y por desgracia, también a base del desarrollo armamentístico.

Historia del PIB mundial (Fuente: http://www.ritholtz.com/blog/wp-content/uploads/2010/08/GDP-History.gif)

Historia del PIB mundial (Fuente: http://www.ritholtz.com/blog/wp-content/uploads/2010/08/GDP-History.gif)

La Universidad se convirtió en universal en EEUU a comienzos del Siglo XX. El resto del mundo (en términos generales, lamento ser tan reduccionista) lo veía como un gasto público exacerbado, por lo que no apostó por fomentar la cultura universitaria. El sistema universitario americano ayudó en dicho desarrollo de la nación. Hoy en día posee el 25% de la riqueza mundial. En términos de capital humano, fijémonos en los Premios Nobel.

  • De los 182 físicos galardonados, 73 americanos
  • De los 160 químicos premiados, 58 americanos
  • Y de los 196 médicos y fisiólogos, 67 americanos

Situación en Europa

Que la economía en Occidente está cada vez más determinada por el conocimiento y la innovación resulta ya casi hasta una obviedad. La vida está cada vez más tecnificada. La ingeniería lo que hace es hacerlos más sencillos. El usuario trivializa la tecnología cuando la utiliza, cuando es precisamente todo lo contrario. El iPhone o la Galaxy que estás usando no tiene nada de trivial.

El último informe ROSE (Relevance of Science Education), señalaba como el desinterés (más acusado en los países más desarrollados) podía tener su razón evolutiva (luego volvemos a ésto). Me explico. En China, el éxito arrollador de las carreras de  ingeniería (400.000 nuevos estudiantes en China, con más de 9.000.000 que se presentan a las pruebas de acceso que se hacen en Junio) se debe a la mejor posición laboral que posteriormente se puede alcanzar.

En general, esto es extensible a los países menos desarrollados. ¿Causas? Muchas, seguro, pero entre las más importantes que considero:

  • Los jóvenes titulados se quejan, lo que se transmite luego a futuros posibles estudiantes. Esto de la psicología de masas que dicen…
  • No se utilizan las capacidades/competencias que han adquirido. Una de las mayores quejas que tiene el colectivo de ingenieros en la actualidad es que han estudiado para ser algo más de lo que sus empresas les piden.
  • Muchas acaban en el extranjero. 3.350 ingenieros al año en España terminan, y muchos de ellos se marchan. ¿Son estos números para crear “cantera” de futuro?

Ante todo ello, ¿queremos realmente depender de potencias emergentes como China e India en un futuro más que próximo? El centro de gravedad de la fábrica mundial está allí. Antes se hacía solo con intensividad de MOD. Pero ahora también se desplaza el conocimiento.  ¿Qué deberíamos hacer en Occidente? Aportar más valor añadido, más conocimiento. Eso sí, no deja de ser cierto, que esto para España es un gran reto. En España nunca ha habido una base tecnológica sólida. Cambiar el modelo productivo de la noche a la mañana no va a ser fácil. Esto, en general, y siendo un poco reduccionistas, se puede hacer extensible para el resto de Europa.

Por ejemplificarlo con el sector que más conozco. Europa no tiene nada que decir en lo que a tecnología digital se refiere. Se inventa en Estados Unidos y se fabrica en Asia y cada vez más por empresas y tecnología asiáticas. Uno tras otro, los grupos europeos relacionados con la tecnología electrónica y digital han ido sucumbiendo:

  • Telefonía móvil: Nokia simboliza el fracaso de Europa. De controlar, hace sólo 5 años, más del 40% del mercado mundial de su sector, con el primer competidor -Motorola- 20 puntos por debajo (una situación realmente inédita para un sector en el que exista un mercado moderno competitivo).
    15.000 ingenieros tiene Nokia repartidos por media Europa (los que trabajaban en Symbian y Meego), que ahora tendrán que buscar acomodo en otros proyectos.
    Philips, Alcatel o Siemens han desaparecido y Ericsson se ha diluido en la atormentada Sony Ericsson. La inversión en I+D lo explica mejor: las compañías de TICs que más han incrementado su I+D desde 2007 son Apple, RIM, Amazon y Google, todas ellas americanas.
    Por el contrario, en 2010, Nokia y Sony Ericsson fueron las que más decrecieron, si bien es cierto que desde 2009 se está registrando un parón de la innovación. Fijaros el siguiente ránking, sobre las principales compañías de TICs por su inversión en I+D en 2008: (sacado de aquí).
  • 1. Microsoft: 6.482 millones de euros
    2. Nokia: 5.321
    3. Panasonic: 4.401
    4. IBM: 4.327
    5. Sony: 4.132
    6. Intel: 4.117
    7. Cisco: 3.707
    8. Samsung: 3.469
    9. Hitachi: 3.398
    10. Alcatel-Lucent: 3.167
    11. Ericsson: 2.975
    12. Canon: 2.969
    13. Motorola: 2.956
    14. NEC: 2.795
    15. HP: 2.549
    16. NTT: 2.151
    17. Fujitsu: 2.053
    18. Google: 2.010
    19. Oracle: 1.991
    20. Qualcomm: 1.641
    21. SAP: 1.627
    22. Philips: 1.613
    23. Sharp: 1.557
    24. STMicroelectronics: 1.545
    25. EMC: 1.473

  • Electrónica de consumo: Philips  -el único superviviente-, factura menos de la mitad que Panasonic, Sony o los gigantes coreanos Samsung y LG, los que controlan ahora el sector.
  • Informática: Siemens, Nixdorf, Bull, Olivetti, etc. ¿alguien se acuerda de esto nombres en el sector informático? Hace más de una década que prácticamente desaparecieron.
  • Videojuegos: aquí directamente nunca ha habido empresa europea alguna … Nintendo, Sony y Microsoft son los que dominan.
  • PCs: ¿algún nombre de fabricante europeo?
  • Software: en este ranking 65 empresas son de origen americano, 15 europeas -en su mayoría pequeñas- y 10 japonesas. Las europeas son de Francia (6), Alemania (3), Reino Unido (2), y Paises Bajos (1). Aparte de SAP… ¿algún otro nombre de peso? Otra clasificación interesante al respecto es esta.
  • Aplicaciones web: Amazon, Google, Facebook, Twitter, etc. Ya sabéis de dónde son.

Que en EEUU, se financien al día 15 ó 20 proyectos suponen 4.000 nuevas empresas al año. César Alierta, CEO de Telefónica, propuso a comienzos del 2011 crear un fondo de Venture Capital (capital riesgo) de 6.000 millones de euros, donde las grandes tecnológicas europeas ( Siemens, SAP, Nokia, Ericsson, Alcatel, Telefónica, Vodafone, Deutsche Telekom, Orange y Telecom Italia) aportarían 2.000 millones de euros, la UE otros 2.000 millones y los Gobiernos nacionales otros 2.000.

En definitiva, ayudar a que los ingenieros tengan recursos para crear un tejido que permita el florecimiento de nuevas empresas y aplicaciones. No sé hasta qué punto es suficiente. Europa tiene un fraccionamiento de sus mercados en diferentes lenguas e intereses locales (por no hablar de la legislación sobre propiedad industrial del software), no tiene un mercado único, el sector de capital riesgo es muy pequeño, etc. En definitiva, no puede aprovecharse de claves económicas como:

  • Economías de escala: agrupamiento de diferentes unidades de producción en una misma unidad (optimización)
  • Formación de clusters sectoriales: concentración regional de empresas de un mismo sector en un mismo punto geográfico (el manido Silicon Valley). En España ya ha habido intentos a este respecto, como el 22@, Málaga Valley, Contentopolis, etc.

Hoy leía impresiones del presidente de la patronal tecnológica Ametic a este respecto. En España ya se empiezan a tomar medidas para ello. Más de 1.200 jóvenes de 14 a 16 años participan estos días en los campamentos científicos que organizan 20 universidades españolas. El objetivo es despertar su interés por la ciencia a través de distintos talleres, como la robótica o el diseño de estructuras ligeras. Que sigan en ello, nos vendrá muy bien.

[Continuará]

One thought on “Ingeniería en Organización Industrial (III): ¿qué haré yo como ingeniero?

  1. Pingback: Ingeniería en Organización Industrial (IV): la historia de la Organización Industrial | Blog personal de Alex Rayón Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *