El 80% de los jóvenes se abstuvieron de votar a los que legislan entre el 60 y 70% de lo que nos afecta en España

Y a lo que voy es que tenemos un derecho los jóvenes, que yo empezaría a llamar casi obligación. Los jóvenes nos molestamos mucho en indignarnos, pero no en votar. Y a las pruebas me remito. En las últimas elecciones europeas, el 80% de los 18 a 24 años de edad, se abstuvieron. Es un dato realmente alarmante. Yo tenía 24 años por aquel entonces.

¿Sabéis porqué es tan preocupante este dato? Aproximadamente entre el 60 y el 70% de las leyes y demás regulaciones que se aprueban en España vienen de Europa (por eso de que ahora pertenecemos a la Unión Europea). Si eres un joven que tenía entre 18 y 24 años en el 2009, ¿qué estabas haciendo el 7 de Junio de dicho año para no votar?

5 minutes

Llevaba unos días queriendo escribir sobre nosotros, los jóvenes, y nuestra postura ante lo que anda pasando en lo largo y ancho de la Tierra en las últimas semanas. Hace unos meses, escribí una reflexión y valoración personal sobre la situación de los jóvenes y su capital humano en España en la actualidad, y sobre todo, de su reacción ante la crisis. Desde aquello, ha llovido mucho.

Las democracias que tenemos en Europa (algunas viejas, otras más jóvenes), NADA tienen que ver con las autrocracias o teocracias aún hoy vigentes en MENA (Oriente Medio y Norte de África). Está claro que a ambos lados del Mediterráneo hay una cierta convicción que las estructuras sociales existentes y los líderes responsables de los mismos son incapaces de cumplir las aspiraciones de sus pueblos (en especial el colectivo joven). Y por si el presente fuera poco halagüeño, el envejecimiento de la población hará que los mayores absorban más y más de la riqueza colectiva, pasando la factura intergeneracional a los jóvenes. Está claro que tenemos que hacer más con lo mismo para hacer esto sostenible, ¿podremos?

En el planeta, hay 1.100 millones de personas que tienen entre 18 a 24 años de edad, la mayor población juvenil mundial desde que los registros demográficos comenzaron. Vamos, que estamos ante un “planeta joven”. Está claro que la idea es romper con los modelos tradicionales de política (cada vez que oígo democracia directa se me pone la piel de gallina), suena bonito. Pero, esta generación tan combativo en términos políticos y democráticos, ¿sabemos realmente qué alternativa democrática tenemos que proponer?

Presionar por cambios en el orden posterior a la Segunda Guerra Mundial que no satisfacen nuestras aspiraciones es más que loable. Y ya no sólo a nivel nacional. El informe “2011, World Youths”, muestra que existen algunos puntos de común entre los jóvenes europeos, pero también claras divergencias. Lo de siempre: mayor frustración en el sur y las naciones de Europa oriental, y menor en los países del norte (quizás porque comenzaron a alterar sus sociedades y economías hace varios años ya, en previsión de los cambios luego registrados). Esto también es normal. Si os fijáis, los países del sur son en la mayoría democracias jóvenes (dictaduras España, Grecia y Portugal que concluyeron en los 70).

Ése estudio que enlazaba muestra que mientras que los jóvenes europeos en general se sienten optimistas acerca de su propia perspectiva individual para el futuro, son más pesimistas sobre el futuro de sus respectivos países. Se entiende entonces que en la mayoría de países estén tratando de hacer las maletas. Y ésto, sí que es realmente peligroso para la sostenibilidad demográfico que antes hablábamos.

¿A dónde intento ir con todo esta brasa anterior? ¿Nos hemos parado a pensar en porqué hay tanta diferencia entre los representantes políticos y la joven demografía de Europa? ¿Que en España sean candidatos al gobierno Rajoy (56 años) y Rubalcaba (60 años hará pronto) de verdad que no os preocupa jóvenes lectores? A mí sí, y mucho.

Y a lo que voy es que tenemos un derecho los jóvenes, que yo empezaría a llamar casi obligación. Los jóvenes nos molestamos mucho en indignarnos, pero no en votar. Y a las pruebas me remito. En las últimas elecciones europeas, el 80% de los 18 a 24 años de edad, se abstuvieron. Es un dato realmente alarmante. Yo tenía 24 años por aquel entonces.

¿Sabéis porqué es tan preocupante este dato? Aproximadamente entre el 60 y el 70% de las leyes y demás regulaciones que se aprueban en España vienen de Europa (por eso de que ahora pertenecemos a la Unión Europea). Si eres un joven que tenía entre 18 y 24 años en el 2009, ¿qué estabas haciendo el 7 de Junio de dicho año para no votar?

Diputados de la Séptima Legislatura del Parlamento Europeo (Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_europeas_de_2009)
Diputados de la Séptima Legislatura del Parlamento Europeo (Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_europeas_de_2009)

La participación a nivel europeo fue del 43% (ni tan mal, ¡pero recordad el 80% entre los jóvenes!). Los partidos conservadores son votantes tradicionales, nunca se abstienen. Empezad a ver la imagen desde la parte izquierda del hemiciclo (eso de “ser de izquierdas”). ¿Veis donde termina el verde? Pues ahí termina la parte más “progresista” (que entiendo puede ser la que mejor se alinease con muchas de las peticiones de los jóvenes indignados). Quizás simplifico mucho, no lo sé.

Otro dato más sobre la abstención: 11.710.762 personas no votaron el 22 de Mayo. ¿Es esto democracia? Sí [y no]. Obviamente sí, nada va en contra de la ley, “representativa” (sic) “es”. El “No nos representan” no me termina de convencer para abstenerse.

Lo que llevo semanas preguntándome es porqué hay tanta gente que no vota. ¿Que está pasando para que haya un desinterés tan generalizado? Mi filosofía a este respecto es clara (y puede que equivocada, esto no es el credo ;-)): si no voto o me abstengo otros podrán reducir los servicios sociales (¿cerrar escuelas? ¿despedir médicos? ¿introducir el copago? ¿para cuándo una ley de dependencia real?). Si voto a un partido político que tenga cuando menos un 50% de las ideas que me gustaría ver en práctica, como mínimo estaría haciendo más difícil que se tomen las decisiones que tanto nos quejamos se toman en este “sistema”.

Preguntando a colegas varios, he recibido todo tipo de respuestas para su abstención:

  • “No me representan”
  • “El sistema es injusto, no quiero entrar en el juego”
  • “La política me la suda”
  • “PPSOE”
  • “No entiendo de política, y cuando no entiendo paso de jugar al juego”
  • “¿Cuándo son las elecciones?”
  • “Qué resaca tengo”
  • “¿Para qué narices vas a Madrid a ese movimiento?”
  • “¡Viva Casas Viejas!”
  • “¿Por qué te gusta tanto algo tan aburrido como la política?”
  • “No me representan”

Lo dejo de lado, se podrían escribir libros de cada una de las respuestas. Por último, junto al tema de la democracia directa, la 2ª cuestión que más pánico me da es el rechazo generalizado a ser un hermanito más de la Unión Europea que hay. Como dije en el anterior artículo respecto al capitalismo desregulado actual, no seré yo tampoco quién defienda muchas políticas de la UE (viendo el hemiciclo del Parlamento Europea, se entiende), pero como dije aquí, la UE es un matrimonio sin divorcio.

¿Por qué? Entre muchas otras razones, la balanza comercial, responde. Los datos de la balanza comercial son de esas noticias que examino bien todos los meses. Da mucha más información de la que pensamos. Fijaros los datos que han salido esta semana.

Copio-pego directamente del artículo de Cotizalia, porque es bastante explicativo por sí solo:

  • “… hasta abril de 2011, el saldo comercial con la UE registró un superávit de 651,6 millones” (Aquí os recuerdo que ese superávit va a empresas españolas, con trabajadores y gestores españoles)
  • “...Por áreas geográficas, las exportaciones dirigidas a la UE, el 66,8% del total, se incrementaron un 18% en términos interanuales.” (Aquí os recuerdo que el 66,8% significa que 66,8 euros de cada 100 euros que vendemos nos lo compran estos hermanitos que ahora nos caen tan mal)
  • En el caso de las ventas a los países de la zona euro (el 53,8% del total), el crecimiento fue del 15,3%. En concreto, las ventas a Francia aumentaron un 11,8%, mientras que a Alemania crecieron un 21,3%.” (Aquí os recuerdo que la deuda externa de España está muy concentrada en Francia y Alemania)

¿De verdad que queréis que nos inmolemos al estilo Islandia? Me lo pensaría dos veces, que en Islandia con la pesca y alguna historia puede que sobrevivan, pero ellos nunca estuvieron casados, y nosotros sí. Ah sí, pero se han revelado contra el sistema, son nuestros ídolos….

Somos jóvenes, sí, pero… ¿sólo para indignarnos?

Autor: alrayon

Lecturer and Researcher at Deusto University. Somehow, a stranger that loves both technology and economics, a sinergy that will conquer the world.

3 opiniones en “El 80% de los jóvenes se abstuvieron de votar a los que legislan entre el 60 y 70% de lo que nos afecta en España”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *