Se habla de: la caída (esperemos) del régimen libio

By | 23 febrero, 2011

7 minutes

“Europa, en excesivas ocasiones, ha sido excesivamente prudente, es decir, excesivamente benevolente con estos gobernantes autoritarios” – Carmé Chacón, Ministra de Defensa del gobierno español

Siempre tenemos el carbón como recurso para generar electricidad en las centrales térmicas – Miguel Sebastián, Ministro de Industria, Comercio y Turismo del gobierno español

La gente al fin se ha dado cuenta que Libia lleva comandado por un coronel de 42 años, uno de los mayores déspotas del planeta. Pero también parece que por fin ha salido a la luz que este país nos mantiene en movimiento y calentitos a los europeos (entre otros).

Las declaraciones de la Ministra son casi dignas de alabanza, porque por fin alguien dice algo sensato (manda narices que haya que alabar decir la pura verdad). Por contra, las declaraciones del ministro Sebastián, en su línea.

¿Por qué la revuelta de Libia está provocando tanto miedo en la Unión Europea? A diferencia de Egipto y Túnez (donde el turismo nos atrae, pero siempre nos quedarán las Canarias o Benidorm), en Libia hay gas y petróleo. ¿Cuánto? Mucho. Pero además de tener muchos recursos energéticos, tiene una infraestructura de producción un tanto peculiar, lo que hace que sea digna de análisis.

Infraestructura de exportación de recursos energéticos en Libia (Fuente: http://web.stratfor.com/)

Infraestructura de exportación de recursos energéticos en Libia (Fuente: http://web.stratfor.com/)

A diferencia de la producción en otros países africanos, la mayoría del gas y petróleo es producido en tierra, no con plataformas petrolíferas estilo BP en el golfo de México. Esto hace que los costes de producción sean menores, pero también hace que la vulnerabilidad a inestabilidades políticas sea mayor. Es por ello que las revueltas de los últimos días está creando tanto miedo.

Como se puede apreciar en la figura, los 1.8 millones de barriles por día (bpd que dicen) son producidos, más o menos, en dos bloques bien diferenciados: Tripoli (la capital del país) y las ciudades de la parte este (varias ciudades cercanas a Benghazi, donde dicen el tirano ha perdido ya el poder). Tripoli, al oeste, todavía está en manos de Gadhafi, pero el Este parece ser que en manos de la oposición. Esto hace que si hay una guerra civil, pueda ser de escala, porque ambas facciones tendrían recursos con los cuales financiarse.

Estas divisiones es lo que ha provocado que las petroleras (la española Repsol, la italiana Eni, la británica BP, la rusa Statoil, la austriaca OMV, etc.) hayan decidido abandonar el país, no hay rincón seguro. La dependencia de los países de esta producción no es homogénea, hay países que pueden pasarlo peor en los próximas días, como excelentemente recoge la siguiente tabla:

Dependencia de las importaciones de petróleo en Libia (Fuente: http://www.stratfor.com)

Dependencia de las importaciones de petróleo en Libia (Fuente: http://www.stratfor.com)

ENI, la italiana (que tiene participación pública del Estado), produce 250.000 barriles de petróleo al día en Libia, un 15% de su producción total. Vamos, mucho petróleo. Casi el 25% de su consumo local viene de Libia. Por si el petróleo fuera poco, Italia también depende mucho del gas libio. Un 15% del gas que consume Italia viene de Libia también.

Italia, por el gas y petróleo, es el más dependiente de Europa sin lugar a dudas. De ahí que su ministro de exteriores, Frattini, esté haciendo un encaje de bolillos y ejerciendo fuertes presiones, para que la UE no tome medidas de impacto, ya que los italianos podrían tener que dejar sus Ferraris en casa, encima en casas sin calefacción por no tener gas para calentar. De ahí que haya soltado perlas como: “Me preocupa mucho tener el emirato islámico de Benghazi a las puertas de Europa

Esta dependencia viene de lejos, desde el Imperio Romano nada más y nada menos. ENI, concretamente, puso pie en Libia en 1959, y desde ahí no ha parado de crecer su producción y dependencia. En 2008, Berlusconi y Gadhafi firmaron un pacto de amistad de 5.000 millones de € en inversiones italianas para indemnizar la ocupación colonial. Pero Berlusconi no es nada tonto, así que a cambio se aseguró que los contratos irían a parar a constructoras italianas. De ahí que la bolsa italiana haya reflejado básicamente donde estén los lazos de unión italo-libios:

  • Juventus: el equipo de fútbol está participado en un 7,5% por un fondo de inversión libio. Cayó en bolsa un 3,34%.
  • Impregilo: constructora, con contratos por 1.000 millones de €, cayó un 6,17%.
  • ENI: la petrolera, un 5,12%.
  • Finmeccanica: grupo de producción de armas y demás, un 2,69%.



Exportaciones de gas natural desde Libia a Italia (Fuente: AIE http://bit.ly/eCOmNk)

Exportaciones de gas natural desde Libia a Italia (Fuente: AIE http://bit.ly/eCOmNk)

El problema gordo lo tiene Italia, pero Europa y Occidente en general también. Libia es el tercer suministrador de petróleo de la Unión Europea. El barril de petróleo Brent de referencia en Europa se ha disparado, y los contratos a futuros sobre el Brent también se disparen, encadenando así cinco jornadas consecutivas de escalada (ayer llegó a superar los 108 dólares, superando los 105 por 1ª vez desde 2008, última crisis gorda).

¿Y para España? Con más de 3.000 millones, es el tercer socio comercial de Libia, sólo por detrás de Alemania e Italia. Además, un país paradigma de lo que es depender del petróleo y de gas (¿supondrá esto un avance en el impulso de las renovables?), vaya por delante, que en 2010, que no hubo revuelta árabe alguna, el encarecimiento del petróleo supusieron 6.000 millones de €. Pero el ministro nos ha venido a tranquilizar: hay alternativas, siempre nos quedará el carbón. El precio de la gasolina bate récords, y claro, ahora la culpa será de Gadhafi, para variar (disclaimer: aconsejo leer esto para entender porqué Sebastián se equivocaría). España también depende del gas y petróleo libio.

O sino, supongo que el viernes en Consejo de Ministros se aprobará, ayer en una reunión de la comisión delegada para asuntos de crisis, se les ocurrió, ¿por qué no un Plan de Ahorro Energético? Hasta ahora no hacía falta ahorrar, que íbamos sobrados (sic). Pero ahora es urgente, así que apagad la calefacción y no cojáis el coche.

Para ir terminando, en una cosa estoy de acuerdo con la opinión general: Libia no es Túnez ni Egipto. En el caso libio, las consecuencias pueden ser de escala:

  • El presidente Gadhafi es un tirano aún peor que sus antecesores. 42 años lleva en el cargo (es el más longevo de las dictaduras árabes), años de absusos uno detrás de otro. Ha tenido que llegar 2011 para que nos demos cuenta. Los premios a los Derechos Humanos que creo en 1989 bajo su nombre dicen mucho sobre quiénes son sus amigos y de dónde saca las ideas para luego actuar contra sus ciudadanos.
  • Gadhafi podría haber solicitado ya a sus cuerpos de seguridad sabotear la infraestructura de suministro de petróleo. ¿Petróloeo o caos? Elige. Esto solo se le ocurre a tiranos del calibre del que estamos tratando. Esta huída hacia delante solo puede deberse a que esté perdiendo el apoyo del ejército (parece ser que ya solo 5.000 de los 45.000 lo apoyan) y de los pueblos tribales que le han mantenido 42 años en el poder.
  • 42 años en los que además de torturas, desapariciones, detenciones y represión, ha auspiciado atentados contra Occidente, sobrevivido a bombardeos ordenados por Reagan. Pero nada es eterno, y cuando las masas se mueven, pueden con todo. Ahora bien, si algo está quedando en el aire con las revueltas árabes, es el vacío de poder que existe sin dictador y la falta de alternativas sólidas y democráticas. Enseguida oíremos el clásico “Libia podría ser el próximo Irán”, pero yo creo que la incertidumbre no favorece las previsiones.
  • Irán anda ganando en presencia. Catar y Omán están más hermanadas que nunca, y por primera vez desde la caída del Shah en 1979, ha mandado flota naval a través del Canal de Suez, con destino a Siria (donde Hezbollah son sus eternos amigos).
  • Que un productor como Libia tenga inestabilidad reducirá su producción de hidrocarburos, lo que supondrá menor oferta y elevará el precio. No es un tema baladí. Podríamos vivir un Déjà vu de los años 70: mayores costes estructurales (por la subida del petróleo), subirán los precios de los bienes, los trabajadores exigirán subidas salariales y se podría dar lugar a una espiral inflacionista. El petróleo es usado como materia prima tanto para producir como para transportar otras materias primas y alimentos. Esto podría aumentar más aún las revueltas a escala mundial que se están produciendo. Y sobre todo, traer de nuevo la estanflación de los años 70: recesión + inflación.
  • La influencia/dependencia de Gadhafi en los países vecinos también es considerable. Proyectos de inversión, ayuda al desarrollo, financiaciones, etc., muchos países poco desarrollados del África más pobre dependen mucho del gas y petróleo libio. Es lo que tiene el petróleo y el gas, da mucho dinero, da igual de dónde venga cuando andas necesitado.
Influencia de Gadhafi en la región (Fuente: http://www.theglobeandmail.com/news/world/africa-mideast/gadhafis-influence-on-africa/article1915484/?from=1915485)

Influencia de Gadhafi en la región (Fuente: http://www.theglobeandmail.com/news/world/africa-mideast/gadhafis-influence-on-africa/article1915484/?from=1915485)

Y sí, he obviado el asunto de la inmigración, porque si ya me parece poco humanista que se esté hablando tanto del petróleo (con este artículo solo quería informar un poco de porqué andan tan preocupados), más hipócrita me parece aun que ahora la preocupación sea las olas de inmigrantes. ¿Hasta cuándo la política migratoria de la Unión Europea va a apoyarse en las dictaduras del sur del Mediterráneo?

¿Guerra Civil? ¿Intervención de la ONU? ¿Huída? Tristemente, si tuviera que apostar, me quedo con la primera. La ONU podrá imponer un bloqueo del espacio aéreo. Da igual, Gadhafi puede acabar con sus ciudadanos (a los que él llama perros, ratas y yonkis) por tierra. Aun así, hasta el bloqueo es difícil, ya que de momento el Consejo de Seguridad de la ONU solo ha condenado la violencia (faltaría menos).

En definitiva, que se siguen destapando dictaduras. ¿Quedan más? Muchas más. El reelecto en Uganda Museveni (lleva en el cargo desde 1986, y prometió no presentarse nunca más a presidente hace 10 años), Mugabe en Zimbabwe (en el cargo desde 1980, y que ahora arresta a la gente que vea la BBC o Al Jazeera), el amigo de José Bono, Obiang en Guinea Ecuatorial (en el cargo desde 1979, momento desde el que metió como política cargarse a todo aquel que le llevase la contraria), etc.

Cuando caigan estos sápratas (no vaya a ser que moleste a la UE mi comentario), escribiré sobre el cobre y cobalto de Uganda, los diamantes de Zimbabwe o el petróleo de Guinea. En definitiva, sobre los intereses comerciales de Occidente y China sobre los derechos humanos de los ciudadanos de esos países.

2 thoughts on “Se habla de: la caída (esperemos) del régimen libio

  1. Pingback: Se habla de: la estanflación, ¿llegará a la UE y España? | Blog personal de Alex Rayón Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *