Una de reflexiones personales (II): España invierte para luego regalar

7 minutes

Hace un par de semanas escribía sobre la infrautilización del capital humano que sufre crónicamente España. Al calor de dicho artículo, recibí numerosas preguntas y opiniones al respecto, de ahí que decida volver a escribir algunas reflexiones que me rondan la cabeza últimamente. Es una pena que la gente no se anime a escribir en el blog y sí de manera privada, pero bueno, algo es algo 🙂

Todos sabemos que la situación en España es alarmante. Desde el estallido de la crisis allá, por 2007-2008, se ha pasado de una tasa de desempleo del 8 al 20% (el doble que la tasa de la Unión Europea). Fijaros ya en una 1ª cuestión: el desempleo estructural (es decir, el que se da siempre, aún en plena burbuja y efervescencia económica) es del 8%, luego algo falla cuando otros países, en plena crisis tienen tasas de desempleo del 4,3% (Países Bajos) o del 5% (Austria). España tiene un problema crónico de desempleo estructural.

Las cifras oficiales hablan del 20%. No me las creo, lamento discernir. Si realmente fuera del 20%, creo que andaríamos asaltando supermercados y/o gasolineras. Llegamos al 2º problema grave en España: la economía sumergida en España, es decir, la que no declara impuestos (me gusta definir los impuestos como el precio a la ciudadania, de ahí que vea como algunas no pagan dicho precio, robando, vamos). Tercer puesto para España, solo por detrás de potencias en términos de limpieza económica como Italia y Grecia. ¿Quién se cree un desempleo del 20% cuando la masa monetaria en España tiene el 60% de su valor en billetes de 500 €? ¿Habéis visto alguna vez un Bin-Laden?

Tercer grave problema en España: tipo de contratos laborales. En España se quiere ir muy rápido, y las cosas de palacio van despacio. España es una democracia joven. 35 años exactamente, luego compararla con Alemania, Suecia o Reino Unido, siempre me ha parecido un tanto irrespetuoso con la historia.

España es uno de los países que más ha abusado de los contratos temporales en el pasado para lograr flexibilidad laboral. La siguiente tabla resume las enormes diferencias que tiene España en el (ab)uso de esta figura de relaciones laborales frente al resto de países:

Diferencias en tasas de contratos temporales España vs. Países Unión Europea (Fuente: http://4.bp.blogspot.com/)
Diferencias en tasas de contratos temporales España vs. Países Unión Europea (Fuente: http://4.bp.blogspot.com/)

A mí la palabra flexibilidad siempre me da miedo. Es una verdadera espada de Damocles, independientemente de en qué contexto se utilice. La tasa de temporalidad ha sido del 33% en términos históricos (también dobla le media de la Unión Europea, siempre arrasamos). En la actualidad, es del 25%, 1.6 millones de empleos temporales se han destruido desde el pico de la burbuja.

Es una herencia del régimen franquista que seguimos pagando, en especial, nosotros, los jóvenes. Es bien sabido que durante el régimen franquista, no había sindicatos (salvo los que el dictador quería, claro). Pero es menos sabido, que el dictador, a cambio de ofrecer protección en los empleos indefinidos, negociaba salarios bajos y eliminaba cualquier posibilidad de negociación colectiva.

Los salarios subieron durante la transición, se permitió la negociación colectiva, pero el primer problema se mantuvo: alta protección a los empleos indefinidos. Luego hubo que introducir contratos más flexibles (sic), por no llamarles basura, en las sucesivas reformas laborales a fin de estimular la creación de empleo.

Los contratos temporales son más fáciles (es decir, más baratos) de extinguir. ¿Y por qué se abusa tanto de esta figura? La Ley. Hay una enorme diferencia entre los costes de extinguir un contrato temporal que uno indefinido.  A menos que se reduzca esta diferencia, cada vez que haya crisis, los temporales (jóvenes en su mayoría), pagaremos los platos rotos.

¿Todavía nos extrañamos que el capital humano joven tenga que emigrar? Bueno, pues sigamos a ver si convenzo al personal. Y ahora, menos datos, y más reflexiones personales.

Dejando a un lado un subdesarrollo social de España (en términos de conciliación laboral-personal, incorporación de la mujer al mercado de trabajo, permisos de maternidad/paternidad, etc.), veo tres problemas graves en España que nos desmotiva a todo joven:

1) ¿Sociedad de las TICs?

Es quizás el punto que más gracia me hace. ¿En serio que hablamos de España como una sociedad de las TICs? ¿Sociedad de la información y la comunicación? ¿Alguien de verdad lo cree? Yo no. En España, el empleo directo de las TIC, como porcentaje del empleo privado, ni siquiera alcanza 4%. En Finlandia, este porcentaje es del 10%, entre el 5 y el 6% en UE-15, la OCDE y EE.UU. Solo tres países de los 23 de la OCDE (México, Grecia y Portugal) están peor que España. ¿En serio que podemos hablar de modelo productivo intensivo en actividades de valor añadido que permita a España salir de esta?

En España es mejor seguir hablando de capital en lugar de conocimiento, de equipos en lugar de ideas y de corporaciones en lugar de redes de conocimiento. Esto me lleva al siguiente punto.

2) Poco emprendimiento

Enlazo con lo anterior, ¿emprende-? qué en España? Se ha escrito mucho al respecto, así que poco nuevo que añadir. En lugar de hablar de emprendedores y proyectos de éxito, seguimos hablando de empleadores y empleados. En España seguimos con la cultura de la titulitis, en lugar de soñar con proyectos empresariales de éxito. Mientras que en otros lados del mundo (léase EEUU o Suecia, de lo que conozco) la idea está por encima del individuo, en España es al revés.

Las grandes mentes hablan de ideas… las mentes pequeñas hablan de personas. (Eleanor Roosevelt, 1884 – 1962)

Mientras en otras sociedades hablan de ideas/proyectos, se discuten, se presentan, etc., en España practicamos más la argumentación ad hominem, evalúamos a quién la propone. Así que luego no me extraño que no haya start-ups, nadie escucha, hay desconfianza, conseguir rondas de financiación es una odisea, no tenemos curiosidad, tenemos miedo al cambio, no escuchamos, tenemos miedo al fracaso (rasgo cultural Made in Spain), etc.

3) Escasa valoración de la productividad

España es el único país de la OCDE en el que se ha producido un decremento del poder adquisitivo. Un 4% en 10 años, a pesar del crecimiento económico. Sin embargo, las empresas cada día ganan más. Entre 1999 y 2006, un 73%. Las personas jurídicas (empresas) ganaron un 73% más, pero las personas físicas (trabajadores, no los directivos) perdieron un 4%.

¿Alguien me lo explica? Sí, yo mismo me lo autoexplico: apropiación indebida (en términos de ética, no en términos legales) del capital humano. Si mi empresa gana con mi trabajo muchísimo, y me paga poco por ello, ¿alguien se extraña que nuestro GRAN talento universitario se quiera pirar de aquí? Yo no.

Esto empieza a ser un circo. Veía en Informe Semanal un reportaje alabando a nuestra pseudo-presidenta Merkel por su labor solidaria en venir a ofrecer trabajo. ¿Solida-qué? ¿Alguien se cree que incluso Alemania está para regalar algo o qué? Alemania ha venido a expoliar la inversión en educación hecha por España (el Presupuesto para 2011 es de 2.976 millones de euros), ya que aquí no confíamos/remuneramos nuestro talento.

Alemania, sueño para todos/as los/as universitarios/as ahora. Ya escribí en su día, que me parecía un disparate alabar tanto a Alemania. Rescato algunos datos, para que no nos creamos todo lo que nos dan por la TV:

  • Alemania ha pasado a ser el país de la UE-15 en el que las desigualdades sociales y la pobreza crecieron más rápidamente: el número de salarios por debajo del promedio salarial de Alemania subió de manera muy notable.
  • 7 millones de personas viven por las prestaciones del Estado del Bienestar, mientras 8 millones sobreviven con trabajos precarios.
  • Günter Wallraff, periodista de investigación de Alemania, ha expuesto recientemente que las estadísticas de paro en Alemania están manipuladas. Casi dos tercios de los trabajadores, que salen de las listas del desempleo, se ven obligados a trabajar por un sueldo de menos de 400 euros.
  • Existen estudios que constatan un aumento del 350% en los últimos ocho años de las personas que ingresan en clínicas psiquiátricas por sobrecarga laboral.

¿Por qué me creo todo esto? Tengo varios colegas (ingenerios) que han estado en Alemania. Dos de ellos, estuvieron trabajando meses sin ver un euro, siempre con la esperanza de que algún día la locomotora alemana le iba a dar el trabajo de su vida.

Muchos argumentan que la causa del desempleo estructural es el desfase educativo (el sistema educativo orientado a la fabricación y producción en masa tipo fábrica) y profesional entre la mano de obra desempleada y las nuevas oportunidades de empleo. Puede ser cierto, pero creo que el debate no se centra en lo importante.

No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país. (John F. Kennedy, 1917 – 1963)

Esta cita que leí cuando era muy pequeño, ha marcado mi vida. Con ella doy respuesta a todos esos que me dicen: “Por qué te metes en tantos líos/marrones“. Pues porque parado, mirando, pasivamente, sin escuchar al resto, no vamos a llegar a ningún lado. Así que tomo parte activa en todo lo que mi cuerpo aguante. ¿Cascaré antes de lo que debiera? Cada día estoy más convencido, pero también descansaré con la conciencia tranquila por haber hecho todo lo que podía.

Me involucro al máximo en las clases, soy muy cercano al alumno, promuevo el emprendimiento al máximo, oriento toda mi actividad docente e investigadora a DeustoKabi, vivero de empresas en Deusto, y sobre todo, trato de transmitir que siendo activo, no esperando que Accenture o KPMG venga a por ti, saldremos de esta.

Creo fehacientemente que es FUNDAMENTAL la empresa y su conexión con el saber universitario. Pero creo en ella desde una postura proteccionista (hasta cierto punto, claro), que el/la alumno/a explote su talento. Que no venga Alemania o Accenture a por él. Y si viene a por el talento, no con contratos en prácticas o con una beca, sino a financiar una idea empresarial. Buscar en nuestros jóvenes de últimos años que andan con proyectos apadrinados por profesores (aquí es donde entramos) o no, o esas investigaciones de departamentos (aquí es donde entramos) que quizás siguen un camino nuevo. Que vengan y financien, no que vengan a infravalorar nuestro talento.

Para ello también es FUNDAMENTAL que estimulemos la crítica en los/as alumnos/as. Que sepan tomar decisiones, que critiquen, no que vean como un dogma de fe lo que les/las digo en clase. Que aprendan a decidir, no a obedecer. De nuevo, posición activa o pasiva.

“El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.” (Plutarco, 46 – 120)

Que las familias inviertan más en educación/formación: en el 2009, el gasto medio por familia en educación fue un 10% inferior al gasto en tabaco, bebidas alcohólicas y juegos varios. Amén.

Autor: alrayon

Lecturer and Researcher at Deusto University. Somehow, a stranger that loves both technology and economics, a sinergy that will conquer the world.

2 opiniones en “Una de reflexiones personales (II): España invierte para luego regalar”

  1. Pues yo ya les habia comentado a mis padres mi intencion de marcharme para Alemania, no por que crea que es la tierra de las oportunidades de la actualidad si no por algo parecido a lo que tu comentas en este articulo. La importancia de las ideas aqui parece que se miden por quien las dice y no por lo que se dice. Y al igual que Zapatero hay muchos empresarios, inversores etc… mirando a nuestro pais vecino y mientras aqui te exigen años de experiencia en trabajos que nunca te van a dar, si leen en tu curriculum que has estado trabajando en Alemania, EE.UU, Japon… de repente les cambia la cara a los contratistas. A lo mejor me estrello contra mis ensimismaciones pero no se por que me da que no pierdo mucho por intentarlo.

    Gran aporte y aunque ya lei el articulo de por que Merkel quiere a los titulados en Alemania y como repercutiria esto en España, ha sido con esta entrada con la que me has conseguido dar un poco de miedo jejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *