Se habla de: lo que se esconde tras la subida de la gasolina y el gasóleo

10 minutes

En las últimas semanas se ha vivido en España un intenso debate sobre el incremento del precio de los combustibles. Es cierto, se está produciendo un fuerte incremento del precio del crudo, pero hay muchas cosas que destapar sobre ello.

En primer lugar, vamos a ver la composición de los precios del litro de Gasolina Sin Plomo 95 y del Gasóleo A con el desglose de los componentes de costes en toda la cadena producción-distribución-impuestos:

Precio litro Gasolina SP 95 y Gasóleo A (Fuente: http://www.energeticafutura.com/)
Precio litro Gasolina SP 95 y Gasóleo A (Fuente: http://www.energeticafutura.com/)

Componentes que podrían explicar la subida de los precios: la propia materia prima (el coste del producto, marcado en verde), los costes de logística, comercialización, amortización y remuneración a distribuidores (que también se imputan el litro de gasolina final) y los impuestos.

Vamos a analizar cada pata por su lado, porque tiene miga cada una de ellas. Y lo haré para el litro de Gasolina Sin Plomo 95 (para el gasóleo A es parecido).

Costes de la materia prima: el petróleo + Otros costes: logística, distribución, comercialización y amortización

El petróleo representa el 36% del coste final del litro. Es decir, que de cada € que nos gastamos en la gasolinera, por 36 céntimos nos podemos acordar del circo que montaron con el comercio mundial con el oro negro.

El resto de costes representan casi el 12% del coste final del litro. Es decir, que de cada € que nos gastamos en la gasolinera, por 12 céntimos nos podemos acordar del oligopolio que hay montado en España.

¿Y por qué trato estos dos costes de manera conjunta? Pues porque su manipulación es realizada por el mismo actor: las estaciones de servicio, vamos, las que distribuyen este preciado oro negro. Vayamos por pasos y por actores.

La Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES), la patronal de las petroleras, echa la culpa a los impuestos y al cambio €/$. Es decir, ya estamos con la moda de echar la culpa a los mercados (que ojo, no defiendo eh). ¿Ficción o realidad? Los datos mandan, así que veamos.

Es cierto que son las compañías petrolíferas, y no las gasolineras, las que marcan el precio de los carburantes, de acuerdo con la cotización internacional. Pero, ¿hay más costes no? Además, el negocio del petróleo es el típico que si fuera profesor de Producción pondría como ejemplo de integración vertical. Vamos, que una empresa domina desde la producción de la materia prima, hasta su distribución final, por lo que puede manipular los precios desde el principio hasta el final. Así que, ¿tan limpias de culpas están las gasolineras? En absoluto.

Comprobemos si está en lo cierto. La siguiente gráfica recogida de Expansión muestra la variación del barril de petróleo Brent en los últimos 2 años:

Evolución precio barril de Petróleo Brent (Fuente: www.expansion.es)
Evolución precio barril de Petróleo Brent (Fuente: www.expansion.es)

La evolución pueda engañar, pero con cuidado. En Julio del 2008, el precio del barril de crudo ha superado la cota de los 145 dólares, casi 50 dólares más que hoy en día. En Julio del 2008, los litros de gasolina y gasóleo valían 1,260 y 1,305 euros, respectivamente, aproximadamente lo que valen hoy en día (aunque recientemente se anunció récord histórico).

La otra patronal en el caso, la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), afirmó recientemente que el precio final de los carburantes depende fundamentalmente de los impuestos y no de la cotización del barril de petróleo. De nuevo, un poco de cortina de humo. El precio del oro negro varía fundamentalmente en función de la cotización del $ con el euro así como del precio del barril en origen (así funciona el casino, cada día juegas a una casilla distinta).

En consecuencia, ¿dónde está el problema de todo esto? ¿por qué suben los carburantes, cuando incluso bajan los precios en origen? Hace poco publiqué un tweet criticando el problema:

Me acaban de atracar en la gasolinera. Al irme, eso sí, me han dado unos puntos Travel y un ticket. Qué majos éstos de Repsol YPF…

El problema en España es que hay un pseudocartel oligopolístico de distribución. Repsol YPF tiene más del 50% de las gasolineras, y entre Cepsa y BP copan el podium restante. Tienen las mayores cuotas del mercado de carburantes, y agrupadas en la patronal AOP (Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos para que ejerza de lobby), controlaban en total 7.051 de las 8.622 gasolineras que existían en España en 2004 (último informe detallado que he encontrado, pero en la actualidad no ha variado en exceso). Éstas marcan precios, el resto les sigue.

Red de gasolineras en España (Fuente: patronal AOP)
Red de gasolineras en España (Fuente: patronal AOP)

Resumiendo el ránking:

  1. Repsol – Petronor – Campsa (que las 3 son lo mismo)
  2. Cepsa
  3. BP

El resto de gasolineras les compran a ellas. Galp a Repsol y, sí, Carrefour, Eroski y resto de grandes centros de distribución (las llamadas gasolineras abanderadas) compran al más barato en función de la época, lo que provoca que su gasolina sea de peor calidad porque se mezcla con distintas marcas, cosa que daña al motor y su rendimiento (de esto no tengo mucha idea, pero eso cuentan los que sí que saben). Por eso decía que el que me atraca es Repsol YPF.

¿Todavía no me créeis no? Un dato más para enfatizar el poder de manipulación que tienen estas grandes gasolineras. Siempre me resulta curioso que cuando se acercan vacaciones (Semana Santa, Agosto, Navidades o un puente largo) la gasolina esté más cara. ¿Alguien tendrá que tener el monopolio para poder manipular esto no? ¿Y qué pasa cuando se les dice algo al respecto a las manipuladoras? El clásico argumento: “Nuestra estación de servicio está en una autopista, lo cual hizo que nos supusiera 1.000 millones de pesetas montarla, y una ‘normal’ son solo unos 200 millones. Así que es normal que las grandes operadoras quieran recuperar la inversión. Esta fuerte inversión condiciona la duración de los contratos.

Por último, el resto de costes que las gasolineras tienen que soportar para obtener así un margen de comercialización, están (según datos de la patronal AOP):

  • Los costes de la distribución primaria, capilar y de mantenimiento de reservas estratégicas. España pertenece a la Agencia Internacional de la Energía (la que presidía el archiconocido AlBaradei de Egipto), que obliga a tener en reserva el equivalente a 90 días del consumo nacional de petróleo, con objeto de que no se pueda paralizar el país (como hubo rumores pudiera ocurrir en Francia con la reciente oleada de huelgas generales) en caso de una crisis de abastecimiento. Estos costes vienen a representar aproximadamente un 3% del precio de venta al público.
  • Los costes de márketing, amortización y mantenimiento de puntos de venta elevan al 13,6% el total de gastos asociados al margen de comercialización.

Dependiendo de la relación contractual entre mayorista y minorista, el margen del primero es del 1,4%, y el del segundo, del 6% sobre el precio de venta final.

En definitiva, que la desinformación a este respecto es de libro, echando la culpa, ahora que está de moda, a los mercados (que ojo, no defiendo). ¿Mercado liberalizado? JA! El gobierno de Aznar liberalizó los precios de los carburantes porque teóricamente iban a caer los precios. He ahí el resultado. Privatizar es muy diferente a liberalizar.

No sólo unos cuantos usuarios por Internet dudamos de la bondad de las distribuidoras de petróleo en España. Según datos que maneja la Comisión Nacional de Competencia, desde Mayo de 2004, y en aplicación privada del Derecho de Competencia (vamos, que yo como ciudadano consumidor español denuncie una falta de competencia, las otras vías son como empresa o asociación de consumidores), la mayoría de las reclamaciones consisten en demandas de estaciones de servicio contra distribuidoras de combustible (Repsol, Cepsa y BP básicamente) por relaciones verticales (la integración vertical que decía sería ejemplo mío en una clase de Producción). En pocas palabras: por monopolizar toda la cadena de suministro.

Impuestos

Representan casi el 52% del coste final del litro. Es decir, que de cada € que nos gastamos en la gasolinera, por 52 céntimos nos podemos acordar de Hacienda (¿somos todos/as no?). Básicamente (y de manera directa) hay 3 impuestos:

  1. Impuesto Especiales de hidrocarburos: se introdujo en 1992 por la trasposición de directivas europeas (esas que legislan el 70% de las leyes en España). Está regulado por la Ley de Impuestos Especiales, que distingue en el uso que se le vaya a dar al hidrocarburo:
    1. Como carburante: para ser usado como combustión en vehículos de motor. Eso sí, no se paga lo mismo si es para el coche o si es para otro vehículo de uso especial. Hay quien intenta defraudar utilizando gasoil para uso agrícola para uso no agrícola
    2. Combustible: para ser usado en la calefacción.
    3. Otros usos: fabricación de productos, etc.

    La distinción del uso es importante, ya que según el uso que le demos, pagaremos un tipo u otro de impuesto. Para fomentar el uso de carburantes alternativos de procedencia vegetal (bioetanol, biometanol y biodiesel) hasta el 31 de Diciembre de 2012 están exentos de los impuestos especiales. No obstante, a partir del 1 de Enero de 2013, cuando se usen para carburante el bioetanol y el etanol estarán regidos por los mismos tipos que la gasolina y el biodiesel por los mismos que el diesel.
    En palabras de barrio: lo que hace este impuesto es añadir la base sobre lo que se calcula el IVA. Es decir, al precio del petróleo, se le suma unos “céntimos de €” (es mejor hablar de céntimos para no enfadarnos) sobre el que luego se aplicaré el IVA. A fecha de Noviembre del 2010, eran 40,1 céntimos de €. Hay previsiones de que suban a corto/medio plazo.

  2. Impuesto de Venta Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH): se introdujo en el 2002 para financiar los gastos sanitarios a nivel estatal y autonómico. 0,03% del precio final. Recientemente, algunas Comunidades Autónoma,s han aprobado la implantación del tramo autonómico de este impuesto, que popularmente se conoce como céntimo sanitario. Sin embargo, la Comisión Europea ha instado a España a anularlo, porque sirve como financiación de las CCAA más que a financiar la sanidad. Spain is different.
  3. IVA: desde el 1 de Julio del 2010, del 18%, es decir, que de cada € que paguemos en la gasolinera, el 18% se lo lleva el impuesto indirecto del IVA que grava el consumo en España.

En 2009 se subieron los impuestos especiales (pasando en Gasolina 95 de 0,371€/litro a 0,401€/litro (+ 3c€) y en el verano del 2010 le tocó al IVA (del 16% al 18%). 52 céntimos de cada euro se van a impuestos. La media en los países de la OCDE es del 62%. Israel que anda ahora como loca porque ha descubierto unos pozos petrolíferos dice que los va a fijar entre el 55-60%. Es decir, que quizás ni tan mal cómo anda la cosa por España.

Como España no es productor de petróleo (no, los pozos de Álava no cuentan), se importa todo el petróleo, el cual o bien se comercia (España vende mucho a Francia, por ejemplo) o se manipula en las refinerías para obtener gasoil, naftas o gasolinas (entre otros). Este negocio tan lucrativo hace que me parezca una desfachatez no reducir los impuestos del petroleo, porque es mera recaudación lo que se produce con los aumentos, dado que es un negocio que no solo es consumir para andar con nuestro cochecito. El eterno debate de los objetivos del aumento de impuestos.

En definitiva, los impuestos también tienen mucho que ver, sí. Pero por mucho que diga la patronal de las petroleras, ni mucho menos es la única responsable. Eso sí, no tenemos que olvidar que también pagamos Impuesto de Matriculación y de Circulación (entre algún otro).

España vs. otros países

Comparar España con otros países en términos generales es difícil, sobre todo, porque no hay homogeneidad ni siquiera dentro de España. En las provincias limítrofes con Andorra, por ejemplo, se produce el “efecto frontera“: los precios más bajos de Andorra hacen que los precios de las gasolineras de España fronterizos tengan que bajar los precios para poder competir. O lo que ocurre en otros lugares donde una fuerte competencia entre las marcas hace reducir los precios al consumidor. O en A Coruña, que suele registrar los precios más económicos, influido por la proximidad a una refinería y la existencia de más zonas rurales, con menos gasolineras, cuyas ventas se incentivan reduciendo el margen de comercialización.

Un último asunto. Las famosas “modas” en España. Hace 20 años, solo el 10% de los automóviles eran de gasóleo. Hoy en día, ya el 70% de las ventas son coches de gasóleo. De hecho, en 2009 el número de coches diésel superó al de gasolina (50,4% frente al 49,6%), según la patronal de fabricantes de automóviles Anfac. Y como toda “moda” (ladrillo, vehículos, etc.) el gobierno echa una mano, ya que incentiva la compra de vehículos diésel a través del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos y el de Matriculación.

Es cierto que el combustible es algo más barato (tiene menor carga de impuestos, ya que es usado por camiones y taxistas. Sin contar impuestos, incluso rebasa el precio), los motores también es cierto que son más eficientes, y también es cierto que en los últimos años los motores diésel se han ido equiparando en potencia a los de gasolina.

Pero, no hay que olvidar que esta “moda” por el diésel/gasóleo, está justificada para coches que ruedan al año a partir de 25.000 kilómetros (los coches diésel pueden llegar a costar hasta 3.000 ó 4.000 € más que uno de gasolina), en los últimos años se ha reducido la ventaja de duración de los motores diésel frente a los de gasolina (la inyección electrónica de los gasolina ha ayudado) y que aunque emitan menos CO2, emiten otra serie de gases nocivos en forma de partículas y óxidos de nitrógeno (vierten a la atmósfero hasta 6 veces más de partículas nocivas que los de gasolina).

Y si no, que os lo cuente algún madrileño, que registra niveles de dióxido de nitrógeno (NO2)  de 44 microgramos por metro cúbico de media anual en 2010, cuando Europa marca un máximo de 40. Siempre quedará Gallardón y su “Es la mejor calidad del aire que ha tenido Madrid en toda su historia“. Una foto para pensar (vía blog Ignacio Escolar):

Contaminación madrileña (Fuente: www.escolar.net)

Actualización (4/3/2011)

– la Información recoge un artículo muy similar a este que escribí.

Autor: alrayon

Lecturer and Researcher at Deusto University. Somehow, a stranger that loves both technology and economics, a sinergy that will conquer the world.

5 opiniones en “Se habla de: lo que se esconde tras la subida de la gasolina y el gasóleo”

  1. Y lo peor es que lo que pasa con la gasolina pasa con muchisimas otras
    empresas y sus servicios, de nuevo otra muestra de falta de civismo.

    Tenemos la santa constumbre de en vez de intentar arreglar lo que esta
    mal excusarnos con el comportamiento del otro, “Yo robo por que todos
    roban, aver si voy a ser el unico tonto que no roba”.

    O bien falta de escrupulos o que resulta mas rentable dejarlos a un lado. Lo grave
    del asunto sera que encima su negligencia no haga mas que inflar el precio de
    la gasolina, me explico. Estoy convencido de que estan mas preocupaos por la
    “tajada” de pastel que van a coger ellos que los trozos de pastel que les han llegado
    (es decir, que no les preocupa lo que inflen el precio de producto los anteriores
    señores por los que haya pasado el producto si no lo que ellos lo van a poder inflar. A veces incluso se usaran de excusa unos a otros).

    Lo grave es como tu apuntas que todo el tinglado lo controlan unos pocos (ultimamente
    leo demasiadas veces esta frase…) con lo que es mas dificil cambiar las cosas (como si eso les interesase a nuestros representantes politicos) y como siempre tienen al rebaño desinformado para que no den problemas.

    Gran aporte.

    Un saludo.

    1. “Lo grave es como tu apuntas que todo el tinglado lo controlan unos pocos (ultimamente leo demasiadas veces esta frase…) ”

      Ya sabes, cuando pocos controlan y muchos obedecen, por la ley de Oferta y Demanda, más poder tiene el que oferta. Al final todo es pura economía, de ahí que me fascine 🙂

      Gracias por tu aportación Eneko, con estos feedbacks tan reflexivos de alumnos/as, da gusto 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *