La ley Islámica también llega a la economía

By | 26 marzo, 2010

5 minutes

Ayer estaba leyendo un artículo sobre el plan de reestructuración de Dubai World en The Economist y pensé en que quizás sería interesante hablar algún día en el blog sobre cómo la Ley Islámica también rige la economía de los países musulmanes. Así que voy a ello.

Se ha venido últimamente hablando de que el número de musulmanes supera incluso al número de católicos en el mundo. Es decir, que dentro de las principales religiones (las cristianas (católica, ortodoxa, anglicana y protestante), islam y judaísmo), parece que la musulmana es la que más adeptos congrega hoy en día. Y no son pocos. Hay cálculos aproximados que exponen como hay un total de 1.400 millones de musulmanes, es decir, que aproximadamente uno de cada cinco ciudadanos del mundo son musulmanes.

Pudiera parecer un dato estadístico más, si no fuera porque la Ley Islámica o Sharia es un código de conducta bastante estricto y que la mayoría de musulmanes acatan a raja tabla. De hecho, ya hay incluso países (como Irán) que son legislados bajo la doctrina del Sharia por completo (lo que se conoce como una teocracia). A todos nos dicen cuando somos jóvenes eso de que los musulmanes por ejemplo no pueden beber alcohol por respeto a su religión.

Pero es que la ley islámica llega incluso a regular las actividades bancarias y de los contratos. Por ejemplo, la Sharia prohibe invertir en empresas con negocios en el alcohol, el tabaco y la carne de cerdo, productos cuyo consumo no permite la citada ley. También se prohiben las cuentas corrientes remuneradas, créditos bancarios, hipotecas con pago de intereses, seguros, etc. Vamos, lo estricto llevado al extremo en términos de mercados financieros.

Los musulmanes no sólo son en términos demográficos muchos, sino también en volumen de negocio que manejan, que se estima en aproximadamente 2.400.000 millones de dólares. Pese a que este porcentaje represente aproximadamente solo el 5% del PIB total mundial, es un volumen de mercado importante, y más si tenemos en cuenta que incluyen a las principales economías exportadoras de petróleo, como pueden ser Arabia Saudí, Irán o los Emiratos Árabes Unidos.

Por lo tanto, es de interés conocer un poco lo que la Sharia expone acerca del comercio económico en general. Y es que muchas de las prácticas que llevan a cabo los bancos de Occidente son considerado como pecados por la Sharia. Los intereses (coste de un crédito o rentabilidad de los ahorros), son pecado. Es decir, la usura sobre transacciones comerciales son pecado para los musulmanes. Y os estaréis preguntando, ¿y cómo operan los bancos islámicos entonces? Vamos a explicarlo.

El Islam entiende que el dinero es un medio para la transacción de bienes, no un bien en sí mismo, por lo que no permite “jugar” con el mismo. Por eso no hay bolsas de valores o mercados financieros en los gobiernos musulmanes como los conocemos en Occidente. La Sharia expone que el dinero no debe servir como palanca para su reproducción/multiplicación, como provocan los intereses o rentabilidades en los mercados financieros occidentales. En definitiva, la Ley Islámica prohibe obtener interés alguno a cambio del dinero invertido. Es más, se prohibe la especulación, entendiendo por esto obtener rentabilidad especulando con bienes subyacentes en apuestas arriesgadas.

Vaya un ejemplo para explicar esto. Si un musulmán se quiere comprar una casa, en lugar de pedir prestado dinero al banco, el banco la compra por él, y luego el ciudadano musulmán se la recompra al banco por un importe mayor que el que el banco hubiera comprado, de manera que así el banco también obtiene un beneficio. Pudiera parece que es el mismo concepto que pagar intereses. Pero en realidad no lo es, ya un interés es un porcentaje de beneficio que se aplica sobre el dinero. La Sharia dice que el dinero no debe ser un bien en sí mismo, por lo que bajo el mecanismo musulmán se paga de más sobre un activo como es una vivienda, y no sobre algo que no consideran un bien, que es el dinero.

Así que en los últimos años, el reto ha pasado por el invento de productos financieros diferentes a los que en occidente (Europa sobre todo) consideramos como “de toda la vida” (acciones, futuros, etc.), ya que estos productos se articulan en torno a intereses en su gran mayoría. Ello ha provocado la aparición de una importante familia de productos financieros clasificados dentro de una categoría denominada sukuk. Éstos, se clasifican en 2 familias a su vez:

  • Instrumentos intercambiables: participaciones en compañías o negocios (certificados denominados “Mudarabah” y “Musharakah”). En comparación a las acciones que conocemos en Europa, estas participaciones reflejan la propiedad de una parte de la empresa que no se puede dividir. Es decir, que no se fragmentan en 8.000.000.000 de acciones el capital de una empresa como hace el Banco Santander. Por ello, estas participaciones dan derecho a unos retornos fijos y periódicos, que no dependerán de un porcentaje de los beneficios de la empresa como son pagados los dividendos en Occidente en función de los resultados de la empresa.
  • Instrumentos no intercambiables: se podrían describir como opuestos a lo que en Europa conocemos como bono. En Europa, un bono representa una parte proporcional de compra de una deuda de una empresa, y la empresa a la que le compras esa deuda, te paga un interés por ella. Pues bajo la ley Islámica, se compra  un bono a descuento, y en el momento de su amortización, te dará un capital fijo previamente establecido. De nuevo, no se usa interés, sino un capital fijo.

Para poner un ejemplo, en este artículo se explica cómo funcionan los Qatar Global sukuk, un tipo de sukuk concreto.

Estas peculiaridades de los mercados financieros islámicos, se ve acompañada con la cada vez mayor presencia de musulmanes en territorios de occidente, por lo que los bancos europeos ven un mercado en el que podrían innovar. De hecho, en el Reino Unido, ya existe un banco (Islamic Bank of Britain) que lleva 5 años operando y su número de clientes no para de crecer.

Pero no sólo se están creando bancos puramente islámicos, sino que bancos puramente occidentales como el Deutsche Bank (Alemania), HSBC (Reino Unido) o Lloyds TSB (Reino Unido), en lugar de articular su funcionamiento en base a la ley Islámica (como el Islamic Bank of Britain), han sacado productos adecuados a la ley musulmana.

En España sólo Banesto y Deutsche Bank ofrecen productos financieros que estrictamente cumplen la Sharia. Están pensados para la cada vez mayor masa de ciudadanos residentes musulmanes.

O por ejemplo en EEUU, donde Standar&Poor’s (líder mundial en proveer índices bursátiles, que no son más que referencias de un conjunto de empresas agrupadas por alguna características común, como el IBEX-35 (principales 35 empresas de España), Eurostoxx-50 (principales 50 empresas de Europa) o el Nasdaq-100 (principales 100 empresas tecnológicas de EEUU)) ha creado índices que recogen sólo las empresas que se dedican a sectores que respetan la normativa del libro sagrado del Islam, el Corán (S&P LargeCap World Shariah, el S&P SmallCap World Shariah y S&P UK Shariah).

La globalización en materia de transacciones comerciales es un hecho, y parece que en materia de mercados financieros lo está empezando a ser.

17 thoughts on “La ley Islámica también llega a la economía

  1. eladiofz

    Cuando soltaste lo de … voy a escribir sobre el islam y economía pensé .. se ha vuelto loco! jejeje
    Una vez leído, me dejas una vez más sin palabras. No se me había ocurrido pensar en las implicaciones que puede tener una cultura como el islam en la economía. Por otro lado, vivimos en una zona en la que la presencia de seguidores del islam es cada vez mayor. Como los bancos, los demás profesionales tendremos que subirnos al carro y ofrecer productos compatibles e interesantes para ellos. Muy instructivo el articulo y muy currado. Gracias y Felicidades una vez más!

    Reply
  2. alexrayon

    @eladiofz: Jajaja… entiendo que pudiera “asustar” el comentario, pero ya ves que siempre trato todo desde el respeto y la objetividad, que así nadie se me echa encima :-)
    Además, creo firmemente en que no hay sistemas buenos o sistemas malos, sino que creo que cada sistema tiene partes buenas y otras malas.

    Y dentro de la Sharia, creo que una de las cosas más loables es el sistema económico. Me fascina eso de que vean el dinero como un medio y no como un fin. Es una filosofía que comparto plenamente, y que por desgracia, en occidente cada día se pierde más :-(

    Y estoy contigo, creo que los negocios tendrán que adaptarse más a una perspectiva a global. De todas formas, tú personalmente no lo tienes mal, cada día apuestan más por las energías renovables en Oriente Próximo. Podría parecer paradójico (bastas reservas de petróleo), pero es así. Por ejemplo, quizás te interese echarle un ojo a Masdar: http://www.masdar.ae/en/home/index.aspx (quizás ya lo conocieras :-)

    Reply
  3. eladiofz

    Mi extrañeza no era por no creerte capaz de tratar el tema con respeto, sino porque no veía relación alguna entre las dos cosas.
    Yo, aparte de ser un poco torpe con estos medios, también lo soy con los idiomas. Llevo muy mal lo del inglés, y no, no conocía a Masdar. Me pongo con el tema. Muchas gracias de nuevo!

    Reply
  4. alexrayon

    @eladiofz: Cualquier cosa en la que puede serte de ayuda para entender algo del Proyecto Masdar, no tienes más que comentármelo.

    Veo muchas oportunidades para empresas españolas como la tuya en mercados donde las solares tienen todavía mucha capacidad de desarrollo. No dudes en que cualquier oportunidad que pueda ver interesante para ti y tu empresa te la haré llegar, ya que básicamente todo lo que leo es en inglés y sobre negocios :-)

    Reply
    1. eladiofz

      Muchas gracias, y no dudes que ya tengo claro quien contratare de asesor!! 😉
      Hoy mismo voy a reunirme con un compañero árabe y voy a plantearle todas estas cosas a ver que opina. Saludos!!!

      Reply
  5. Pingback: La ley Islámica también llega a la economía - apezz.com

  6. Tomas

    Jeje muy curioso Alex, la verdad que nunca había oído hablar de este tema. Son estrictos de verdad estos musulmanes, venga saludos alex

    Reply
  7. Fernando

    Muy completo!
    Me gusta su actitud. Es estéril ponerse a discutir si está bien o mal la economía según la sharia, ya es una realidad y es un magnífico negocio adaptarse a ese “nuevo” mercado.

    Reply
  8. alexrayon

    @Tomas: Sí, a mí me gusta decir que no hay sistemas/modelos buenos y malos, sino que cada uno tiene partes buenas e interesantes. Y una del Islam me parece ésta.

    @Fernando: completamente de acuerdo en que me parece una gran oportunidad para Occidente adaptarse a la Sharia. Es más, con una perspectiva global mayor, yo creo que las oportunidades de mercado actualmente pasan por adaptarse a la globalización, la integración cultural en las sociedades más desarrolladas.

    Reply
  9. oscar castaño

    porquè no se mencionan bolsa de valores en los paises islamicos cuando hay caida en los paises de occidente ?

    Reply
  10. Pingback: ¿Por qué existe rechazo hacia los judíos? | Blog personal de Alex Rayón Jerez

  11. Pingback: Una reflexión sobre la usura | Blog personal de Alex Rayón Jerez

  12. paquillo chocolate

    pues a lo que yo alcanzoa ver sobre las hipotecas , los dividensos o los bonos emitidos con descuento (los 3 casos que has expuesto ) es lo mismo que remunerar el capital ….:

    El banco compra el activo MAS caro y te lo revende a ti ( esa diferencia es su interes )

    Bonos con descuento : aqui en occidente compras la renta fija ( ipf o sea depositos de los bancos o Bonos de estados o Bonos De empresas etc etc ) y a vencimiento te abonan ( caso que no quiebren com grecia o islandia ) el principal ( lo que has puesto ) mas los intereses acordados .

    Por ejemplo un bono de la wolkswagen al 3% tu pones 100 y al cabo de un año te retornan 103 , ellos (sharia ) lo hacen diferente : pones 97 y al cabo de un año te dan 100 pero me parece que es exactamente lo mismo …parece como un sistema para eludir lo que hablabais antes ( esa especie de” categórico moral” ) solamente….

    saludos

    Reply
  13. Hammurabi

    El artículo está muy currado, sobre un tema muy polémico en la sociedad islámica , y de mucha controversia entre los proprio eruditos y jurisconsultos musulmanes, me gustaría -con tu permiso- añadir que en la práctica real, el sistema financiero de casi todos los países islámicos obedece a los mismos criterios económicos y de estructura financiera y societaria existentes en occidente, heredados de la época colonial, (mercado de valores, bancos, emisión de bono públicos, un tipo de enteres estatal establecido periódicamente por un banco central,) no obstante, En algunos de esos países (pj, países del golfo árabe) tienen sistemas alternativos que respetan la interpretación más ortodoxa de la SHARIA que considera, como bien has dicho, que el dinero no un bien susceptible producir fruto, por tanto cualquier enteres obtenido por motivo su préstamo, queda considerado como RIBA (usura) y por consiguiente ilegal.
    Ahora bien como he dicho antes esta interpretación no es mayoritaria entre OLEMAS Y FAKIHES musulmanes, los hay quienes optan por la interpretación literaria y gramática y del texto coránico, quienes introducen matices , y los hay incluso quienes dicen que el sistema financiero actual no encaja en la tipo prohibido en el coránico RIBA, en tanto en los tiempos de MOHAMMED la moneda que se utilizaba era de oro y de plata acuñados, materiales que por su escases mantiene fijo su valor, en cambio la divisa actual (dinero ficticio), tiende por su propia naturaleza a perder su valor por el paso del tiempo, es decir sí alguien le presta a otro una cantidad de dinero en papel acuñado por un lapsus de tiempo largo, trascurriendo este tiempo, la cantidad prestada habría perdido parte de su valor, suponiendo ello por tanto un agravio para el prestamista, cosa el derecho islámico no podría admitir, esta opinión fue emitida por la máxima seudo-autoridad religiosa el mundo islámico SUNNI (95% de los musulmanes), el Magnifico Imam Rector de la Universidad de Alazhar.
    Personalmente, considero que el tipo que prohíbe la RIBA (usura) en el derecho islámico, ha de interpretarse teniendo en cuenta el concurso histórico y la realidad económico social en la que vivió el Profeta MOHAMMED, los historiadores nos cuentan que en esos tiempos, era tan abusiva la práctica de la usura, hasta el punto, que un usurero se encontraba legitimado a quedarse con los hijos en condición de esclavos de un prestatario incumplidor para saldar la deuda, o a su mujer, o al propio prestatario si conviniere, por eso el Corán era y lo es, muy tajante en la prohibición de la usura, ahora bien los antiguos eruditos del islam entendieron que había que incluir en concepto RIBA cualquier otra clase de abuso mercantil o financiero PJ:
    – Prohibían contundentemente el acaparamiento de materias primas. Un mercante no podía bajo ningún concepto almacenar trigo, cebada, lana….. y esperar a que lleguen los periodos de escases para venderlos a mayor precio. “IHTICAR”.
    – Prohibían en atesoramiento del oro y de la plata bajo tierra. “IKNAZ”
    – El mercante podía obtener como ganancia en la venta de un determinado producto más allá del 1/3 del coste de producción del producto. “RIBA ALFADL”

    Reply
    1. alrayon Post author

      Muchas gracias Hammurabi por tu detallado comentario y por las magníficas explicaciones.
      Espero podamos seguir coincidiendo en el blog.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *